Virus

Publicado en 'Misterios y Enigmas' por Owenhart, 11 Mar 2020.





  1. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71




    VIRUS

    Me lo han preguntado mucho, a pesar de que les he dicho todo, pero no me creen, siguen pensando que estoy ocultando información; simplemente están locos, histéricos porque no saben cómo afrontar lo que está sucediendo. Su plan se les fue de la mano.
    Estoy recluido aquí hace más de un mes, mucho antes de que se confirmase el primer infectado en Sudamérica. Nunca he salido del país. Siempre he vivido en la capital. Por eso no se explican —según lo que me dijo el primer médico que me analizó— cómo pude contraer este virus que se ha convertido en una plaga mundial.
    Pero estoy seguro de que ellos ya sabían que en el país habían infectados, sino cómo es que dieron conmigo, cómo es que lograron dar con la pensión en donde vivía. ¿Acaso es común que agentes del estado secuestren a una persona que tiene un simple resfriado?
    Intenté defenderme, pero no soy tan alto y, mucho menos, corpulento, así que un agente fue suficiente para detenerme y traerme a esta habitación sin ventanas. Grité y supliqué para que me dejaran ir, intenté derribar a patadas la puerta de fierro que me aprisionada a esta habitación blanca, pero decidí cooperar cuando el doctor Alayo —aunque ahora dudo que ese haya sido su apellido real— me informó que yo estaba infectado por un extraño virus.
    Quizá no tengo las respuestas para todas las preguntas, pero sí puedo asegurar que el primer síntoma es una intensa picazón que uno siente en el cuerpo, como si muchas hormigas mordisquearan con suavidad la piel; luego aparecen pequeñas ampollas en un lugar específico de la anatomía, a mí me brotaron en la pierna izquierda. Después de esos primeros síntomas, que solo duran dos días, los dolores de cabeza, la fatiga, la fiebre, los dolores musculares y la tos, aparecen.
    El doctor me trató con los medicamentos que se suelen usar para estos casos, y, a pesar de que había días en que mejoraba, el virus seguía en mi organismo.
    En la segunda semana de tratamiento le pregunté al doctor si me iba a convertir en zombi, sonrió y me dijo que la vida no era una película de ciencia ficción. Por desgracia, esa fue la última conversación que tuve con él. Luego de que el soldado que lo acompañaba le informara que tenía que abandonar la habitación con un baño sin puerta, no lo volví a ver.
    El nuevo médico era un estadounidense, disque el doctor Smith. No hablaba mucho, no respondía a mis preguntas y solo se limitada a ordenarle a la enferma —la misma que trabajó con el doctor Alayo— que me sacara sangre o me diera las pastillas del nuevo tratamiento. Mi condición no cambió mucho.
    Pedí muchas veces al doctor, a la enferma y hasta a los soldados, que me permitieran contactarme con mis padres, pero ninguno de ellos me respondió, simplemente se quedaban callados mientras hacían su trabajo. Pero cuando me negué a seguir colaborando, fue el soldado quien me dijo que tendría una visita importante y que pronto terminaría esto. El doctor lo miró con desprecio, —a pesar de que logró convencerme— y, con un español masticado, le ordenó a la enfermera que sacara la muestra de mi brazo.
    Fue verdad lo de la visita importante, se trató del mismísimo presidente de la republicaba, protegido como todas las personas que tenían algún contacto conmigo. Me trató de héroe, de luchador. Pregunté por mi familia, me dijo que habían hablado con ellos, que sabían que me encontraba aislado. No le creí, pues no se puede confiar en alguien a quien acusan de traidor.
    Antes de irse de mi habitación sin espejos, me preguntó que podía hacer por mí, le pedí un televisor para no vivir aburrido. Aceptó, le dio la orden a un agente, estrechó mi mano y se marchó.
    A los pocos minutos el televisor llegó; películas, noticias, series y dibujos, más de cien canales a mi disposición.
    Al terminar el tratamiento del doctor Smith el análisis de mi sangre volvió a dar positivo, seguía teniendo el virus en mi cuerpo.
    Estas dos últimas semanas han sido horribles, ya no me tratan con respeto, me inyectan todo el día. Soy menos que un conejillo de indias.
    Mi cuerpo está débil, más de lo normal. Ya no me dan vitaminas, y la comida que ahora me sirven es un asco.
    De no ser por la enfermera —dice que le recuerdo a su hijo—, me tratarían peor. Ella me ha defendido del soldado que la acompañaba cuando debía inyectarme. Él la quiso golpear y yo salté para defenderla, a pesar de mi condición. Si la enfermera no se ponía delante de mí, de seguro el soldado me fulminaba a tiros.
    Antes de que me quitaran el televisor —no lo dijeron, pero era mi castigo—, pude ver al presidente dando su mensaje a la nación. Me reí de las cosas que dijo, pues todo es mentira. En ese momento comprendí lo que estaba pasando. Se le fue la mano, quiso hacerse el héroe, aprovecharse de esta epidemia —como lo hacen otros presidentes para destruir la economía de China—, pero no es más que un títere de su propia ambición. No tiene la inteligencia ni la gente que se necesita.
    La enfermera me ha confesado que me matarán a las doce, ningún soldado la acompañó por el incidente que ocurrió. Le pregunté por qué me contaba eso, me dijo que no podía vivir cargando la muerte de un joven de dieciochoavos en su memoria.
    Estoy asustado, no es una bonita noticia saber que vas a morir. Ni siquiera pude abrazar a mis padres por última vez.
    Le pedí a la enfermera que me ayudara a mandar un mensaje, no se negó. Estamos usando su celular para dejar esta grabación, espero que ella pueda salir de aquí sin problemas.
    Me ha dicho que publicará lo que me ha sucedido por redes sociales, que mi muerte no será en vano.
    Si tengo que morir, es lo mejor. Tengo miedo. ¡Por dios! No me quiero morir, pero debe ser así. La enfermera me ha dicho que el virus ha mutado dentro de mi cuerpo y voy a correr el mismo destino que han tenido todos aquellos, alrededor del mundo, que han muerto en cuarentena.
    El virus no te mata, te matan cuando muta y se vuelve incontrolable.
    Adiós, mamá. Adiós, papá. Los amo.

    Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCLDg-lp1cUMyXmGC1eAqMbA
    Instagram: https://instagram.com/elobeliscodehades?igshid=11q1d4clanij2
    Facebook: https://www.facebook.com/elobeliscodehades/
    Twitter: https://twitter.com/ObeliscoDe?s=09
    Fuente y autor: ©El obelisco de Hades.
    Fuente de la imagen: Pixabay
     


  2. noc

    noc Miembro diamante

    Registro:
    21 Mar 2012
    Mensajes:
    14,758
    Likes:
    4,062
    Temas:
    59
    Eso es para el foro de literatura.. mamerto
     
  3. petsig

    petsig Miembro de oro

    Registro:
    29 Ago 2011
    Mensajes:
    8,464
    Likes:
    3,434
    Temas:
    78
    Resumen gil
     
  4. PaoloHeraclito

    PaoloHeraclito Miembro de oro

    Registro:
    30 Ago 2019
    Mensajes:
    5,286
    Likes:
    3,489
    Temas:
    5
    Esa cosa ni puede llamarse literatura
     
  5. Televideo

    Televideo Miembro maestro

    Registro:
    13 Oct 2019
    Mensajes:
    568
    Likes:
    239
    Temas:
    12
    Resumen level 5 forero
     
  6. CPerú

    CPerú Miembro diamante

    Registro:
    26 Set 2018
    Mensajes:
    19,494
    Likes:
    12,465
    Temas:
    30
    Algunos foreros creen que esto es un blog.
     
  7. Centaleon

    Centaleon Miembro maestro

    Registro:
    21 Jun 2019
    Mensajes:
    675
    Likes:
    1,283
    Temas:
    14
    Pensé que te referías a

     
    A 3en1 le gustó este mensaje.