Un pacto para ganar

Publicado en 'Misterios y Enigmas' por Owenhart, 21 Ene 2020.





  1. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71




    UN PACTO PARA GANAR

    Hasta hace poco, Mauro estaba convencido de que sería elegido como asesor si el candidato que apoyaba conseguía una curul en el congreso. No había ni siquiera terminado la secundaria, pero, aun así, creía fielmente en la palabra de su «amigo de la infancia».
    Por eso Mauro era el primero en llegar al local partidario, en poner el pecho cuando hablaban mal del partido que, como un vientre de alquiler, cobijó a su «gran amigo».
    «Somos una propuesta joven, por eso nos quieren callar», alardeaba al ser cuestionado por los opositores de su candidato, a pesar de estar a punto de cumplir cincuenta años.
    Con un simple apretón de manos de su «mejor amigo», Mauro era capaz de sentir el aroma a cuero nuevo del sillón que adornaría su supuesta oficina en Lima. Y tanta era su confianza, al creer que su candidato ganaría, que no dudó en donar sus ahorros —los ahorros de su familia para ser exactos— para apoyar la «causa» del amigo que no tenía para costearse la campaña, pero sí para adquirir combustible para su camioneta del año.
    Mauro compró calendarios y afiches; mandó a confeccionar polos y gorras; donó llaveros y cajitas con fósforos; y no se olvidó de «colaborar» con las personas que necesitaban pagar su luz o comprar una cerveza bien helada para apagar el calor.
    En la mente de los seguidores del candidato todo iba bien, todo era excelente, hasta que las dos primeras encuestas trajeron abajo todas las expectativas. Junto a los seguidores de «la nueva cara del futuro», Mauro sintió que ya no tendría oficina en Lima y mucho menos un sofá de cuero que la adornara. Nadie intentaba dar soluciones, pues todos habían dejado de creer en los mensajes pomposos que engalanaban la mentira de un político paupérrimo en conocimiento; todos excepto Mauro, quien se quedó al final de la reunión para brindarle su apoyo incondicional al «amigo de la infancia», aun sabiendo que en la encuesta no llegaban ni al uno por ciento.
    De esa manera, a pesar de ya haber perdido a su familia por malgastar los ahorros de toda una vida, Mauro decidió entregar algo mucho más importante por un «bien mayor».
    Tal y como lo encontró publicado, Mauro prendió el incienso, dibujó meticulosamente el sello del demonio que quería invocar y empezó a recitar la oración demoniaca que era necesaria para el ritual.
    A los pocos minutos, Mauro empezó a sentir la energía amarga del demonio que había logrado invocar. La mayoría de personas no logran hacer contacto al primer intento, pero el deseo de Mauro era fuerte y tan sincero que el demonio se sintió atraído por ello. Sin embargo, el demonio invocado no se manifestó, pero a Mauro eso no le importó, así que se hizo un profundo corte en su muñeca izquierda como símbolo de respeto y obediencia.
    «Solo quiero que mi amigo logre una curul en el congreso. Te entrego mi alma para lograr eso, señor del inframundo», repitió tantas veces hasta que el incienso se terminó y él quedó inconsciente por la sangre que perdió.
    Hasta hace poco, Mauro ya no estaba convencido de que sería el asesor de su «mejor amigo» si este conseguía una curul en el congreso. Por eso había pactado con un demonio para que su candidato fuera elegido y, sorpresa, luego de algunos días de no haber podido ir al local de su partido —esperando a que su herida cerrara un poco— la nueva encuesta ubicaba a su candidato en el segundo lugar por el departamento que representaba.
    Con la algarabía de saber que el demonio le había entregado lo que el anhelaba, Mauro se dirigió al local del partido para reunirse con el candidato, pues ese mismo día tendrían una reunión general.
    Y todo sucedió como Mauro lo esperó, todo bien hasta que su «mejor amigo» —luego de saludarle como si no hubiese extrañado su presencia— presentó a los asesores del partido político que había pactado con él para conseguir los votos que les faltaba.
    A Mauro solo le quedó aplaudir al escuchar que su «amigo de la infancia» anunciaba que, de ser electo congresista, contaría con la asesoría de los profesionales que acaba de presentar. De esa forma, terminaron con sus sueños de ser un asesor congresal.
    ****
    Ahora, a una semana de las elecciones para congresistas, Mauro solloza en la plaza mayor de su pueblo. No puede creer que su estupidez le costó mucho dinero, acabó con su matrimonio y perdió su alma.
    —¿Cómo sabes que ya perdiste tu alma?», le pregunté al terminar de escuchar su relato.
    —Porque el demonio me ha dicho que en dieciocho meses se llevará mi alma —me contestó mientras lloraba.

    Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCLDg-lp1cUMyXmGC1eAqMbA
    Instagram: https://instagram.com/elobeliscodehades?igshid=11q1d4clanij2
    Facebook: https://www.facebook.com/elobeliscodehades/
    Twitter: https://twitter.com/ObeliscoDe?s=09
    Fuente y autor: ©El obelisco de Hades.
    Fuente de la imagen: ©El obelisco de Hades.
     
    A Odyssey le gustó este mensaje.


  2. KilJaeden

    KilJaeden Miembro de bronce YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    16 Ene 2020
    Mensajes:
    1,842
    Likes:
    1,078
    Temas:
    0
    :cafe:
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  3. arturo_19

    arturo_19 Miembro diamante YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    2 Ene 2013
    Mensajes:
    16,728
    Likes:
    5,016
    Temas:
    13
    Sin la parte del demonio mucho imbecil es como Mauro
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  4. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71
    Tienes toda la razón