TRIPAS 2 (Guts), una historia corta de Chuck Palahniuk, autor de Fight Club

Publicado en 'Literatura' por titoal3112, 11 Feb 2020.





  1. titoal3112

    titoal3112 Miembro frecuente

    Registro:
    3 Ago 2019
    Mensajes:
    200
    Likes:
    96
    Temas:
    43




    Los enfermeros de los servicios de urgencias cuentan que cada año hay unas ciento cincuenta personas que se quedan atascadas así, succionadas por una bomba de circulación. Se te engancha el pelo largo, o bien el ****, y te ahogas seguro. Todos los años se ahogan así montones de personas. La mayoría en Florida.

    La gente simplemente no habla de ello. Ni siquiera los franceses hablan de TODO.

    Levantando una rodilla, y metiendo un pie a presión debajo de mí, yo había conseguido ponerme medio de pie cuando noté el tirón en el ****. Pasé el otro pie por debajo de mí y me impulsé con el pie contra el fondo. Ya estaba pataleando libre, sin tocar el cemento pero sin llegar tampoco al aire.

    Todavía pataleando en el agua, agitando los dos brazos, noté que estaba tal vez a medio camino de la superficie pero que no podía subir más. Los latidos que oía dentro de mi cabeza eran cada vez más rápidos y más fuertes.

    Mientras los chispazos de luz pasaban una y otra vez por delante de mis ojos, me giré y miré atrás… pero lo que vi no tenía sentido. Una soga gruesa, una especie de serpiente, de color blanco azulado y llena de venas trenzadas, había salido de la piscina y me estaba agarrando el ****. Algunas de sus venas estaban soltando sangre, una sangre roja que parecía negra debajo del agua y que se alejaba flotando de los pequeños desgarrones en la pálida piel de la serpiente. El rastro de sangre iba desapareciendo en el agua, y dentro de la fina piel blanca azulada de la serpiente se veían bultos de comida a medio digerir.

    Aquella era la única explicación posible. Un horrible monstruo marino, una serpiente de mar, algo que nunca había visto la luz del día, había permanecido escondido en el fondo oscuro del desagüe de la piscina, esperando para comerme.

    Así pues… le di una patada, a aquel montón de piel y venas resbaladizo, con textura de goma y lleno de nudos, y más de aquello pareció salir del desagüe de la piscina. Ahora ya era tal vez tan largo como mi pierna, pero me seguía agarrando el agujero del **** con todas sus fuerzas. Le di otra patada y me acerqué unos centímetros más a dar una bocanada de aire. Aunque todavía sentía que la serpiente me tiraba del ****, me situé unos centímetros más cerca de mi escapatoria.

    Apelotonados dentro de la serpiente, se veían restos de maíz y cacahuetes. Se veía una pelota de color naranja brillante. Era uno de aquellos complejos de vitaminas en forma de pastillas para caballos que mi padre me hacía tomar para ayudarme a ganar peso. Para que me dieran una beca para jugadores de fútbol americano. Con hierro extra y ácidos grasos omega-3.

    Fue ver las vitaminas lo que me salvó la vida.

    No era una serpiente. Era mi intestino grueso, el colon que se me había salido. Lo que los médicos llaman un «prolapso». Eran mis tripas succionadas por el desagüe.

    Los enfermeros cuentan que la bomba de una piscina absorbe trescientos litros de agua por minuto. Lo que significa una presión de casi doscientos kilos. El problema es que por dentro lo tenemos todo interconectado. El **** no es más que el otro extremo de la boca. Si yo no me agarraba las tripas, la bomba seguiría succionando —sacándome las entrañas— hasta cogerme la lengua. Imaginad pegar una ****** de doscientos kilos y veréis que es algo que puede daros la vuelta de dentro afuera.

    Lo que sí puedo deciros es que las tripas no sienten mucho dolor. No de la misma forma en que la piel siente dolor. A la materia que estás digiriendo los médicos la llaman materia fecal. Más arriba es el quimo, grumos de una porquería semilíquida y tachonada de maíz y cacahuetes y guisantes redondos.

    A mi alrededor flotaba una sopa de sangre y maíz, de ****** y esperma y cacahuetes. Hasta con las tripas colgándome del ****, y yo agarrando lo que quedaba, mi primer impulso fue volver a ponerme el bañador.

    No fuera que mis padres me vieran la polla.

    Sin dejar de agarrar bien fuerte lo que me salía del ****, con la otra mano cogí el bañador a rayas amarillas y me lo solté del cuello. Aun así, ponérmelo resultó imposible.

    Si quieres saber qué tacto tiene tu intestino, cómprate un paquete de esos condones hechos de membrana intestinal de cordero. Saca uno y desenróllalo. Llénalo de mantequilla de cacahuete. Úntalo de vaselina y sostenlo bajo el agua. Luego intenta rasgarlo. Intenta romperlo por la mitad. Es demasiado resistente y gomoso. Es tan viscoso que se te escapa de las manos.

    Esos condones de membrana de cordero que no son más que intestinos. Ahora entendéis con qué me las estaba viendo.


    Como lo soltara un segundo, me quedaba sin tripas.

    Si nadaba hasta la superficie para coger aire, me quedaría sin tripas. Y si no nadaba, me ahogaría.

    Podía elegir entre morirme en ese instante o morirme al cabo de un minuto.

    Lo que mis padres encontrarían al volver del trabajo sería un enorme feto desnudo y encogido sobre sí mismo. Flotando en el agua turbia de la piscina de su jardín. Amarrado al fondo por una gruesa soga de venas y tripas retorcidas. Lo contrario de un chaval que se ha ahorcado accidentalmente mientras se la cascaba. El mismo bebé que habían traído a casa trece años atrás. El chaval que ellos confiaban que consiguiera una beca gracias al fútbol americano y se sacara un máster. Que los tenía que cuidar cuando fueran ancianos. Ahí estaban todas sus esperanzas y sus sueños. Aquel chaval que flotaba, desnudo y muerto. Rodeado de enormes perlas lechosas de esperma desperdiciado.

    O bien eso o mis padres me encontrarían envuelto en una toalla ensangrentada, desplomado a medio camino entre la piscina y el teléfono de la cocina, con un cacho partido y maltrecho de mis tripas todavía colgando de la pernera de mi bañador a rayas amarillas.

    El tipo de cosas de las que ni los franceses quieren hablar.

    Aquel hermano mayor que estaba en la marina nos enseñó otra buena expresión. Una expresión rusa. Igual que nosotros decimos en inglés: «Me hace tanta falta como un agujero en la cabeza», los rusos dicen: «Me hace tanta falta como tener dientes en el agujero del ****».

    Mnye etoh nadoh kahk zoobee v zadnetze.

    ¿Sabes esas historias que se cuentan sobre animales atrapados en una trampa que se arrancan su propia pata a dentelladas? Pues bueno, cualquier coyote te dirá que un par de mordiscos son preferibles a estar muerto.

    Joder… aunque no seas ruso, algún día esos dientes te pueden hacer falta.

    Porque si no los tienes, lo que has de hacer es lo siguiente: has de forcejear hasta darte la vuelta. Te pasas un codo por detrás de la rodilla y te levantas esa pierna hasta la cara. Luego te pones a darte dentelladas en el ****. En cuanto se te acaba el aire, eres capaz de morder cualquier cosa con tal de volver a respirar.

    No es algo que quieras contarle a una chica en vuestra primera cita. No si esperas un beso al final de la velada.

    Si te contara cómo sabía, nunca más volverías a comer calamares.

    Es difícil saber qué asqueó más a mis padres: cómo me había metido en aquel lío o cómo me había salvado. Después de salir del hospital, mi madre me dijo: «No sabías lo que estabas haciendo, cariño. Estabas en estado de shock». Y aprendió a hacer huevos escalfados.

    Todo el mundo estaba muerto de asco o de lástima por mí…


    Me hacía tanta falta como tener dientes en el agujero del ****.

    Últimamente la gente siempre me dice que estoy demasiado flaco. Cuando nos invitan a cenar la gente se queda callada y se cabrea porque no me como el estofado que me han preparado. El estofado me mata. También el jamón al horno. Todo lo que se pasa más de un par de horas en mis tripas sale exactamente igual. Si he comido judías blancas o atún en pedacitos, cuando me levanto del retrete los veo ahí exactamente iguales.

    Después de sufrir una resección intestinal radical, la carne no se digiere muy bien. La mayoría de la gente tiene un metro sesenta de intestino grueso. Yo soy afortunado de tener veinte centímetros. Así que nunca conseguí una beca para jugadores de fútbol americano. Y nunca me saqué un máster. Mis amigos, el chaval de la cera y el chaval de la zanahoria, crecieron y se hicieron grandes, pero yo nunca he pesado un kilo más del que pesaba aquel día a mis trece años.

    Otro grave problema fue que mis padres habían pagado un montón de dinero por aquella piscina. Al final, mi padre simplemente le dijo al tipo de la piscina que había sido un perro. Que el perro de la familia se había caído dentro y se había ahogado. Y que el cadáver había sido succionado por la bomba. Incluso cuando el tipo de la piscina rompió el armazón del filtro para abrirlo y sacó un tubo como de goma, una madeja acuosa de intestino con una pastilla enorme de vitaminas dentro, incluso entonces, mi padre se limitó a decir:

    —Ese perro de las narices estaba chiflado.

    Incluso desde la ventana de mi dormitorio en el piso de arriba, se oía decir a mi viejo:

    —A ese perro es que no lo podíamos dejar solo ni un segundo... Entonces a mi hermana no le vino la regla.

    Ni siquiera después de que cambiaran el agua de la piscina, ni siquiera después de que vendieran la casa y nos mudáramos a otro estado, ni después del aborto de mi hermana, ni siquiera entonces mis padres volvieron nunca a mencionar aquello.

    Nunca.

    Esa es la zanahoria invisible de mi familia. Ahora ya puedes respirar hondo otra vez. Porque yo todavía no he podido.
     
    A meisterdick le gustó este mensaje.


  2. meisterdick

    meisterdick Miembro diamante

    Registro:
    12 Dic 2014
    Mensajes:
    20,284
    Likes:
    13,711
    Temas:
    95
    Interesante que lo hayas posteado pero el cuento está incompleto por lo que no se entiende la referencia final a la zanahoria invisible.
     
  3. titoal3112

    titoal3112 Miembro frecuente

    Registro:
    3 Ago 2019
    Mensajes:
    200
    Likes:
    96
    Temas:
    43
    Lo de la zanahoria hace alusión a la historia del inicio con el chico y la vaselina, sobre como la historia es tan vergonzosa que su madre nunca se lo reprocha y prefiere convencerse de que nunca sucedió. Sale en la parte 1.
     
    A meisterdick le gustó este mensaje.