Señales en el cielo... extracto

Publicado en 'Literatura' por eklektiko, 14 Dic 2013.





  1. eklektiko

    eklektiko Miembro de plata

    Registro:
    11 Abr 2007
    Mensajes:
    4,874
    Likes:
    2,115
    Temas:
    237




    Un extracto, avance de un cuento inédito. Un regalo por fiestas...


    BA´L ALT ZUR
    Las nubes continuaban impávidas oscureciendo el cielo. Durante cuatro días había cesado la comunicación con la estructura del Cosmos.

    Melkart sabía que la interrupción agotaba los alimentos mas rápidamente que la paciencia del comitiva. Vio acercase al jefe de la intendencia. Le diría que quedaba poca agua, quizás resistirían con las reservas de vino. Dos días mas a lo sumo. Esta noche decidiremos, respondió cortante.

    Se frotó los ojos intentando ahuyentar el sopor que la siesta había producido y se incorporó. La puesta del Sol se había iniciado y la penumbra intentaba ganar el forcejeo ocupando el cielo.
    -Vamos a tener una noche cerrada. Ojalá esta vez pueda observarse el astro –dijo hablándole a su compañero de viaje.
    Caspiar ofreció a su amigo un cuenco con agua y un dátil. Miró hacia la línea del horizonte que se extendía en el límite de la alfombra arcillosa de aquella vasta llanura. Alzó la vista y extrajo de los pliegues de su vestimenta un corto tubo hecho de ébano. El aparato tenía circunferencias de cristal sujetas en ambos extremos. Los servidores a cargo de la logística de la caravana se dieron cuenta que se daba inicio al procedimiento de escudriñamiento y comenzaron los aprestos para una larga vigilia.
    Ingeridos los alimentos, Melkart colocó sobre una piedra plana que servía de mesa los elementos cartográficos. Desplegó la carta de los cielos. Señaló con el dedo mayor la constelación sagrada y alzó la vista. Observó complacido que el cinturón de Orión brillaba nítido. Contó seis veces la longitud de aquella banda en dirección del noroeste celeste y fijó la posición de Hamal.
    -La Luna de plata ha disminuido su brillo pero aún esta bajo, demasiado bajo, mi amigo –dijo Caspiar. Llevaba una túnica de rojo encendido con ribetes púrpura, del mismo color que el tocado que cubría sus hombros. Completaba su vestimenta un gorro frigio que delataba su condición de Gran Vigilante de los Rollos del Templo de Borsippa.
    Melkart asintió. La virtud asiria de la paciencia se reflejaba en su actitud. Debía encontrar a la mensajera luminosa a quince grados nor-noroeste. <<Esperemos un poco>> se dijo a si mismo.
    Esta vez el reflejo de la Luna les impedía la observación. El viaje se había dilatado ya por siete semanas y habían perdido el rastro de la ruta pues el marcador luminoso estaba atrapado en las penumbras. Su compañero le preguntó sobre el ciclo de lluvias en la Tierra Media. Era la mejor forma de enfrascarse en una conversación animada y aceptar el inconveniente con buen ánimo. La discusión pronto discurrió entre la velocidad del movimiento del León y el acercamiento recurrente de la Hidra. Este año su anillo se aproximó a mayor proximidad que en ciclos previos, indicando un próximo invierno de graves lluvias.
    Los sabios de la Orden de Apolo-Mitra se dieron cuenta que recibían la mirada persistente de uno de sus servidores. Los ojos de aquel hombre señalaban una urgencia en dirección al oeste arriba en el cielo. Los sabios comprendieron súbitamente. La Luna había ascendido dejando el lugar despejado. La magnífica supernova nuevamente se anunciaba.
    -Al norte del Triángulo y oeste de Mirach, se puede ver a simple vista.
    Melkart colocó el extremo de su telescopio en el ojo derecho. –El astro ha aumentado su fulgor. Ahora predomina el blanco –agregó. –Seis grados desde la perpendicular al oeste.
    Caspiar, hábil en el manejo de las coordenadas, colocó el mapa terrestre encima de la mesa de piedra. Con la vista sobre el pergamino dibujó mentalmente un arco que se extendía al oeste según las indicaciones del navegante.
    -Es un pequeño pueblo a doce estadios hacia el oeste –dijo en voz baja.
    -¿Qué dices? –preguntó Melkart retirando el artefacto de su vista.
    -La perpendicular cae sobre un pequeño pueblo en medio de la llanura, es el único pueblo en aquella dirección. Enviaremos un mensaje a Ba’l alt Zur de inmediato.
    Al despuntar los primeros tintes granates de la aurora, el grupo levantó el campamento. Dos hombres montados en caballos árabes, soberbios y veloces, se lanzaron hacia la ciudad capital con un mensaje urgente. Las ánforas con agua y vino fueron sujetadas con cuidado. Los camellos se levantaron con estrépito y en poco tiempo el pequeño ejército levantaba una estela de polvo a través de la tierra desolada. Arbustos raquíticos sobrevivían en las laderas de una breve quebrada. Pronto la luz del sol cayó a plomo sobre aquellas tierras yermas.

    (continuará... )
     


  2. pitufo_perezoso

    pitufo_perezoso Suspendido

    Registro:
    7 Abr 2013
    Mensajes:
    3,806
    Likes:
    6,270
    Temas:
    192
    II Parte
    Dos días después la caravana llegó al punto designado para la reunión. Caspiar salió de su tienda y levantó ambos brazos para saludar a sus compañeros.

    La ceremonia de intercambio de saludos fue breve. Caspiar deseaba ir directo al grano.

    -El rey quiere encontrar al niño. No tardará en averiguar cuál es la villa donde buscar. Sus consejeros son sujetos absurdamente mediocres; pero la información es facil de hallar, está en los escritos de su tradición. Es un sujeto celoso y perturbado. Me temo lo peor. Debemos apresurar el paso.

    (continuará)
     
    A eklektiko le gustó este mensaje.
  3. OffLine

    OffLine Suspendido

    Registro:
    19 Nov 2013
    Mensajes:
    12,896
    Likes:
    5,812
    Temas:
    92