Recuento de mayo

Publicado en 'Literatura' por Patrickma10, 1 Jun 2018.





  1. Patrickma10

    Patrickma10 Miembro de bronce

    Registro:
    28 Abr 2009
    Mensajes:
    1,869
    Likes:
    665
    Temas:
    38




    La tierra baldía es uno de mis poemas favoritos, incluso por encima de sus Cuatro Cuartetos :yeah:.

    Respecto a mi lista de arriba, actualmente sacaría algunos y agregaría otros; Ciudad en llamas de Hallberg probablemente aparecería por ahí (y quizá también Hotel Nómada).

    Tengo pendientes un mini ensayo de Eliot sobre Hamlet, y otro de Poe sobre el proceso creativo en El Cuervo (de la misma extensión).
     
    A Rayovac y Duenderelojero les gustó este mensaje.


  2. CatPeople

    CatPeople Miembro maestro

    Registro:
    24 Jun 2010
    Mensajes:
    813
    Likes:
    635
    Temas:
    4
    Qué rayos pasa con el clima; a todos nos dio la gripe de Eliot.

    Días atrás estuve frecuentando sus magníficos ensayos. En especial, el tiulado "Tradición y Talento Individual" me mantuvo ocupada más de lo que planeé (qué lastre es discutir con poetas en el mundo real, donde no existe el botón de bloquear).

    El ensayo, bastante famoso y que tal vez ya conozcan, va de la dura formación que deberá tener todo escritor que aspire a valer algo. La fórmula: estudiar hasta la agonía las grandes obras de la literatura. Anulará el aprendiz poeta su pobre e insignificante discurso, renacerá henchido del ilustre pasado y serán los verbos divinos los que hablen por su lengua profana. Despersonalización, lo llama Eliot. Una idea muy distintiva del modernismo y la posmodernidad, dicho sea de paso.

    El ensayo dejó huella, y me parece que retrata bien el camino que se trazaron Dante y Milton, Góngora y Goethe, Joyce y Beckett, el mismo Eliot y Pound, Borges, Lezama Lima y un larguísimo etcétera.

    Lo recomiendo; da para debate. Intuyo que las artes en general no alcanzan los viejos brillos precisamente por esta generalizada desconexión con la herencia de los maestros.
     
    A Patrickma10 y WilliamHatfield les gustó este mensaje.
  3. Patrickma10

    Patrickma10 Miembro de bronce

    Registro:
    28 Abr 2009
    Mensajes:
    1,869
    Likes:
    665
    Temas:
    38
    Pues se me ha pasado por un par de días, pero aquí les comparto mi [RECUENTO DE JUNIO]:

    Proyecto Esposa — Graeme Simsion.

    Perros e hijos de perra — Arturo Pérez-Reverte.

    El Quijote de Wellesley — Javier Marías.

    Configuración de la última orilla — Michel Houellebecq.

    Cuerpo transparente — Max Blecher.

    60 poemas — Emily Dickinson.

    42 poemas — Fernando Pessoa.

    Poemas del manicomio de Mondragón — Leopoldo María Panero.

    Encrucijadas — W. B. Yeats.

    Disfraces — Ezra Pound.

    El jinete de bronce — Aleksandr Pushkin.

    Al norte de los ríos del futuro — Jerónimo Pimentel.

    La muerte de un burgués — Jerónimo Pimentel.

    El nudo — Teresa Cabrera Espinoza.

    Actualmente estoy leyendo “Confesión” de Tolstói, aunque lo dejé al 60% y ya no pude terminarlo porque estuve ocupado con otras cosas en estos últimos días; intentaré hacerlo mañana ya que debo leer “Otra vuelta de tuerca” para comentarlo el fin de semana en un grupo de lectura al que recién me uní (este será el primer libro). Este mes he bajado el ritmo y varios de los libros que leí son poemarios, además de que tampoco escribí —a diferencia de mayo— mis apreciaciones de cada una de las obras. Intentaré retomar el ritmo y volver a comentar los libros en este mes (¡se viene la FIL!). Por lo pronto ya tengo una lista de varios libros bastante interesantes como próximas lecturas.
     
    A CatPeople le gustó este mensaje.
  4. WilliamHatfield

    WilliamHatfield Suspendido

    Registro:
    27 Mar 2018
    Mensajes:
    701
    Likes:
    3,720
    Temas:
    6
    ¿Qué cosas, picarón?
     
  5. CatPeople

    CatPeople Miembro maestro

    Registro:
    24 Jun 2010
    Mensajes:
    813
    Likes:
    635
    Temas:
    4
    ¿Algo tuvo que ver Cartarescu en esta elección?

    De tanto que lo recomendaba a Blecher (y es imposible también resistirse a esa biografía tan tétrica) me descargue una de sus novelas (Acontecimiento de la irrealidad inmediata) y a las pocas páginas me di de cara con la genialidad. Maravilloso librito sobre la infancia y el despertar sexual; con una escritura ensoñadora, como si Proust lo hubiera llevado de la mano.

    Y yendo al tema:

    Junio empezó eléctrico con la cinematográfica y formulaica "Neuromancer", que se lleva su aprobado, a pesar del technobabble que obstruye no poco la lectura.

    Luego abordé ese pilar indiscutible que es Hambre, de Knut Hamsun. Libro trágico, con un protagonista que bien se podía llamar Raskolnikov, y al mismo tiempo, en su progresiva demencia, en la deriva absurda del mundo, anuncia el mundo original de Kafka. Ciento y poco paginitas que también dejaron huella en la modernidad latinoamericana (Onetti y Rulfo lo admiraban hasta el plagio).

    La Iluminación de Katzuo Nakamatsu, de Higa, es un logro mayor, de una enorme riqueza de lecturas y especialmente dolorosa para el lector peruano. Del nivel de Coetzee no baja. Una vergüenza que no lo traduzcan a otros idiomas.

    Luego, relecturas de T.S. Eliot y Lorca. Dos ladrillos, de Gerard Genette (Palimpsestos) y Husserl (Crisis de las Ciencias Europeas), no me han dejado leer más.
     
    Última edición: 11 Jul 2018
    A Patrickma10 le gustó este mensaje.
  6. Bruno_1985

    Bruno_1985 Suspendido

    Registro:
    21 May 2018
    Mensajes:
    651
    Likes:
    297
    Temas:
    15
    Y estamos julio.
     
  7. Patrickma10

    Patrickma10 Miembro de bronce

    Registro:
    28 Abr 2009
    Mensajes:
    1,869
    Likes:
    665
    Temas:
    38

    [​IMG]

    Aunque posteriormente leí una entrevista suya en la que vi que lo menciona —junto a otro compatriota suyo que desconozco—, llegué a Blecher buscando poesía rumana más allá de uno de mis poetas favoritos: Eminescu. Me da curiosidad leer alguna de sus novelas (creo que tiene tres), pero el libro que leí es en realidad un poemario (el único con el que cuenta); lo que me pareció realmente interesante en él es la lucidez que destila a pesar de sus circunstancias atroces (vivió solo hasta los 29 años por la enfermedad que lo aquejaba). El prólogo del libro es una traducción del breve ensayo sobre su figura y obra: Max Blecher o la literatura como antidestino, de Gheorghe Glodeanu, del que me parece puede encontrarse un fragmento en Internet; el prólogo es más o menos extenso —incluso más que el breve poemario, que cuenta con apenas 15 poemas— y es en verdad sorprendente el contexto de la producción del escritor, su circunstancia de reclusión (no voluntaria como la de Emily Dickinson, que por lo menos salía de vez en cuando y se carteaba con sus amistades), su muerte anunciada, y su única vía de escape de la realidad (la literatura). Cercano a los surrealistas y a Andrés Breton, como poeta estaba en esa transición de encontrar una voz propia.

    [​IMG]

    Desde hace tiempo que vengo recomendado La iluminación de Katzuo Nakamatsu siempre que puedo, así que me alegra que la hayas leído. Esta «novelita iluminada» (como la llamó cierto blogero peruano) es una lectura imprescindible para la literatura contemporánea en nuestro país, y una de las mejores nouvelles que he leído en general. Con reminiscencias a La muerte en Venecia, esta obra de Higa Oshiro me parece superior incluso a esas novelas cortas de adolescencia como “El Túnel” o “Rebelión en la granja”, y se equipara a la de otros maestros del género como Stefan Zweig. La única pega que le pongo es que sentí que hacia el final va perdiendo fuelle en comparación con la primera parte que es monumental, aunque no de forma exagerada ni que moleste, ya que con todo eso sigue siendo una obra señera dentro de nuestras letras. Una pequeña obra maestra, que me hace desear leer más de nuestro autor nisei. Recuerdo que la primera vez que comenté el libro en otro lugar, un estudiante de San Marcos —que había hecho su tesis sobre él— me dijo que lo conocía y que si quería podía unirme a ellos para conversar y tomar unas cervezas (cosa que nunca hice, por cierto).

    No creo que lea a Gibson en el mediano plazo, pero “Hambre” me ha llamado bastante la atención (y más por lo que mencionas sobre Kafka, Onetti, Rulfo y hasta Dosto). Lo anoto.
    Este mes he leído dos libros: terminé “Confesión”, de Tolstói (dejo algo que le escribí a unos amigos sobre la obra):

    «Primera salida: no comprender que la vida es absurdidad, vanidad, mal, y que es mejor no vivir. No podía dejar de saber esto y, una vez descubierta la verdad, no podía cerrar los ojos. Segunda salida: aprovechar la vida tal como es sin pensar en el futuro. Y yo no podía hacer esto. Al igual que Sakyamuni, no podía encontrar placer en la vida sabiendo que existían la vejez, el sufrimiento y la muerte. Mi imaginación era demasiado fértil. Además, no podía alegrarme por esas ocasiones fugaces que momentáneamente traían placer a mi existencia. Tercera salida: tras comprender que la vida es un mal y una absurdidad, poner fin a la vida, matarse. Lo había comprendido, pero por alguna razón todavía no me había matado. Cuarta salida: vivir como Salomón y Schopenhauer habían descrito, esto es, continuar lavándose, vistiéndose, comiendo, hablando e incluso escribiendo y publicando libros, aun sabiendo que la vida es una broma estúpida que alguien nos ha gastado. Esa posición era, para mí, repulsiva, tormentosa, pero seguía en esa situación.

    »Nada nos impide negar la vida, como ha hecho Schopenhauer. Así que mátate y no tendrás que volver a pensar en ello. Si no te gusta la vida, mátate. Si vives y no puedes comprender el sentido de la existencia, ponle fin, en lugar de dar vueltas contando y escribiendo que no la comprendes. Tienes una alegre compañía, todos se encuentra muy bien en ella y saben lo que hacen; si te aburres y la encuentras ofensiva, vete. Los que estamos convencidos de la necesidad del suicidio y no nos decidimos a llevarlo a cabo, ¿qué somos, si no los hombres más débiles e inconsecuentes y, hablando con franqueza, los más estúpidos, que se enorgullecen de su estupidez como un niño lo haría de su juguete nuevo? Después de todo, nuestra sabiduría, por muy irrefutable que sea, no nos ha dado a conocer el sentido de la vida. Mientras que las millones de personas que conforman la humanidad participan en la vida sin dudar de su sentido».
    Esto es de “Confesión” de Tolstói. Curiosamente, aunque no lo parezca a simple vista (y de hecho, aunque parezca lo contrario) en este libro cuenta su proceso de conversación hacia el cristianismo. Un hombre extremadamente racional e inteligente que vive al borde del suicidio y con preguntas existenciales demasiado acuciantes, casi patológicas, ve más allá de las cuatro posibilidades que le daban su razón: una quinta vía, la de la gente sencilla e ignorante del campo con la que él se relaciona. Una necesidad de creencia ante la decadencia. También es muy interesante su posición bastante crítica hacia la percepción de los grandes artistas y escritores como sacerdotes y profetas de una nueva doctrina intelectual, “donde se enseña sin saber qué es lo que se está enseñando”. Cita a autores como Schopenhauer, Salomón y hasta la historia del Buda histórico. Es muy interesante; no solo lo que escribe en sí, sino el proceso de discernimiento de un hombre en sus circunstancias en su contexto específico.

    Que un hombre de una racionalidad tan superlativa se arroje a la fe no tanto como una búsqueda espiritual legítima, sino como una excusa de sentido; la insatisfacción de lo humano.

    La vía que encontró implica para él que tenía una visión limitada en la racionalidad para solo ver las otras cuatro, y que algo le faltaba y estaba fallando. No quería renunciar a su racionalidad, así que se alejó de la Iglesia Ortodoxa rusa después de conversar con muchos líderes religiosos y creyentes de su clase, a los que consideraba personas que eran creyentes no por una búsqueda de sentido legítima —como la suya— sino por otras razones personales y hasta egoístas. Fue ahí que se enfocó en los campesinos, pobres y analfabetos pero que a su modo comprendían la vida de una forma que no le parecía ser más baja que la de la gente de su clase, y se contagió de la convicción de sus creencias y su necesidad de sentido fue satisfecha por Dios (para él era imposible vivir sin sentido, y si lo haces, tus opciones se reducen a las cuatro primeras), en contraposición a la racionalidad de Salomón (curiosamente), Schopenhauer o él mismo, que consideraba errónea.

    Y también leí “Otra vuelta de tuerca” de Henry James (novela bastante ambigua con un final abierto y lleno de posibilidades). Y ahora estoy con este libro, que es el último que compré:

    [​IMG]
    [​IMG]

    Este escritor colombiano es muy interesante, de esos gratos descubrimientos que se hacen rara vez.

    P. D.: Ahora que he leído Al norte de los ríos del futuro, de Pimentel, pienso que también está entre lo mejor de nuestra literatura de la última década, y un poco más atrás.

    [​IMG]
     
    Última edición: 12 Jul 2018
    A CatPeople y Raggamuffin les gustó este mensaje.
  8. Raggamuffin

    Raggamuffin Miembro de bronce

    Registro:
    26 Abr 2011
    Mensajes:
    2,333
    Likes:
    1,441
    Temas:
    36
    Oh, wow... Para agosto haré un conteo de las reseñas que leí de los libros de leyó Patrickma10
     
    A Chubbi le gustó este mensaje.
  9. Le rayon vert

    Le rayon vert Miembro diamante

    Registro:
    27 Jul 2008
    Mensajes:
    19,161
    Likes:
    20,066
    Temas:
    205
    ¿Cuentan los mangas?

    [​IMG]

    A falta de fútbol, después de la final empecé el Domingo con estos y ya voy a terminar todos los 13 tomos. Qué rápido se lee esto del manga. 10 años que no leía uno. Precisamente fue este que lo deje hace 10 años y lo he vuelto a retomar desde el inicio.


    Algo que me he dado cuenta es que los japoneses no pueden pronunciar la letra L, y la pronuncian como R. Tal vez por eso L se hacia llamar L, para que los japoneses no pudieran pronunciar su nombre correctamente.
    En Japón le decían Rōraito Erui, que es la forma japonesa de decir Lawliet L.

    Imposiburu.
     
    Última edición: 18 Jul 2018
  10. Patrickma10

    Patrickma10 Miembro de bronce

    Registro:
    28 Abr 2009
    Mensajes:
    1,869
    Likes:
    665
    Temas:
    38
    Claro, en mi recuento incluí un cómic (Watchmen). Leí Death Note hace como 10 años (los 12 tomos originales; en ese tiempo no encontré traducido el How to read que es donde está el verdadero nombre de L [ya que nunca se llega a saber]). Me gustó en su momento, es un shonen bastante entretenido y más o menos interesante (además que es mejor que el anime), aunque después de la muerte del detective baja la calidad. Pero como está dirigido al público adolescente, sigue conservando algunos de los tópicos clásicos del género. Cuando apareció Bakuman hace algunos años (de los mismos autores: Ōba y Obata) intenté seguirlo semanalmente, pero terminé dejándolo. Es verdad que los mangas se leen super rápido, y hay algunos que valen muchísimo la pena (especialmente los seinen, cuya demografía son los adultos). Te recomiendo estos tres:

    * Monster, Naoki Urasawa.

    * Oyasumi Punpun, Inio Asano.

    * Berserk, Kentaro Miura (este todavía está en «emisión», pero sale cuando al autor le da la gana).

    Actualmente leo One Piece (una vez por semana), que es otro shonen que ya cuenta con más de 900 capítulos; HxH (que se encuentra en una situación similar a Berserk); y One Punch Man, un manga bimensual divertidísimo.

    P. D.: Urasawa y Asano deben ser los mejores mangakas vivos; Monster y Punpun son verdaderas obras maestras del género (así como otros de sus trabajos), que no tienen nada que envidiarle a casi cualquier gran obra literaria.

    P. D.2: A Watchmen también lo colocaría en esa escala, aunque un poco por debajo de esos dos.
     
    Última edición: 18 Jul 2018
  11. Chubbi

    Chubbi Miembro maestro

    Registro:
    25 Nov 2016
    Mensajes:
    411
    Likes:
    357
    Temas:
    30
    :aplausos:
     
  12. Le rayon vert

    Le rayon vert Miembro diamante

    Registro:
    27 Jul 2008
    Mensajes:
    19,161
    Likes:
    20,066
    Temas:
    205
    Hace años intenté ver el anime de Monster pero me aburrió por lo lento que avanzaba.
    Ahora solo retomé el Death Note porque ví que la estaban dando en un canal de TV y como ya hace años ví al anime, quería ver que habia en el manga que me habia perdido.

    También hoy termine un manga de horror "Yami no Koe" (Voces en la Oscuridad) de Junji Ito, autor de Uzumaki. Es un autor especializado en mangas de horror. Digo horror y no terror, porque realmente su fuerte es un horror bien especial, te sumerge en una atmosfera de desasosiego y a veces triste, como de una dimensión paralela muy angustiante. Se enmarca en escenarios urbanos y pueblerinos, una cotidenaidad que puede ser la de nuestra infancia, pero con la aparición de hechos sobrenaturales y horrendos que se dan de súbito y desconciertan a los mismos personajes del interior de sus páginas que por lo general son gente común.
    upload_2018-7-22_15-31-16.jpeg

    A Oyasumi Pun Pun lo tengo en la mira desde que ví esta reseña:



    Y después tal vez lea el manga de FMA (que no era como el anime que vi hace 15 años) y termine el de Gantz que también deje a medias hace 10 años.
     
    Última edición: 22 Jul 2018
    A Patrickma10 le gustó este mensaje.
  13. jose.pamuk

    jose.pamuk Miembro maestro

    Registro:
    6 Abr 2010
    Mensajes:
    503
    Likes:
    208
    Temas:
    15
    Perdon, no pude evitarlo.
     

    Fotos adjuntas:

  14. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Miembro de bronce

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    1,229
    Likes:
    813
    Temas:
    55
    Ya estamos agosto, giles.
     
  15. A loner

    A loner Suspendido

    Registro:
    28 Jul 2018
    Mensajes:
    143
    Likes:
    1,748
    Temas:
    2
    [​IMG]