¿Qué tan fuerte es tu fe?, en ti mismo

Publicado en 'Filosofía' por Sermal, 11 Dic 2013.





  1. Sermal

    Sermal Miembro nuevo

    Registro:
    7 Mar 2013
    Mensajes:
    2
    Likes:
    3
    Temas:
    2




    36 años, padre de una niña de 9 años que vive conmigo desde hace 5, sin que la autora de sus días la visite más de 2 o 3 veces al año. Un padre soltero al fin y al cabo, con todo el amor que un ser humano necesita, pero sin el tiempo que a veces requiere un hombre.
    El deseo, el sacrificio y la constancia son la llave del éxito. La verdad lo he escuchado, lo he leído y hasta cierto punto lo creo, aunque por una temporada, dudé.
    Es que después de dedicarle más de 10 años a la empresa donde laboro, acabe en el cargo de supervisor de piso. No está mal la posición, pero como todo ser humano, “Quiero más, necesito más, y lucho por más”.
    Se abrió la oportunidad de ascender a jefe de sección; mayores responsabilidades, un mejor ingreso, pero lo que valoraría más, el estatus que pude obtener, mayor reconocimiento, un mayor escenario para demostrar mi valía. Me esforcé, no tienen idea de cómo me esforcé; todo lo que tenía que hacer lo hice, y el plus adicional también lo di, finalmente, contrataron a un chico de afuera, de tan solo 26 años. Entenderán mi reacción, desde la infantil posición de querer renunciar a mi trabajo y todo lo que había ganado a lo largo de los años, la negación, ¡Esto no me puede pasar a mí!, rabia, Y, ¿si lo gomeo?, para finalmente acabar en la aceptación, aderezada con algo de fastidio, ¡El gerente no sabe nada!

    Le encontraba defecto a todo lo que hacía, desde no saber bien un procedimiento estándar de la sección, hasta no cumplir con los horarios de entrega y solicitud de requerimientos. Pero de lo que si me burlaba era de su desastrosa ortografía, mensajes como:
    - Kiero la merk pa las 8
    - Muxo mejor
    - Ke ace
    Era lo que más me desesperaba de mi nuevo jefe; ¡Que tal ortografía!
    Han pasado 6 meses, la relación laboral es increíble, está lleno de nuevas ideas y su trato es muy cordial con todos, hasta conmigo, su mano derecha. Ha replanteado todo y ha optimizado tiempos; los procedimientos ahora no son tan burocráticos, las solicitudes son ahora más agiles y sencillas y sobre todo, me ha animado a estudiar.
    Tengo 36 años, estoy cursando el primer ciclo de sistemas (siempre me gusto programar) y aunque no diré donde (para evitar críticas injustas al instituto al que pertenezco) y después de superar la vergüenza inicial de compartir aula con chicos muy jóvenes, me siento bien. A veces no tengo tiempo de estudiar lo que debiera, de practicar lo que quisiera, de compartir con mi hija lo que necesita, pero sigo en la lucha por mejorar día a día.
    A veces no entendemos que un tropiezo no es el fin de la carrera, solo es la ubicación que necesitabas para darte un gran impulso. No logre el ascenso, por ahora, pero estoy bien, estoy aprendiendo, estoy enseñando y colaborando con todos. Finalmente un hombre es feliz por lo que tiene, por el día a día, por los sueños que persigue, por la música que baila, por las canciones que canta, por sentir en mi pecho, junto a los latidos de mi corazón, los latidos de mi hija, cuando la sostengo entre mis brazos y le digo ¡TE AMO!
     
    A Jeff_360, novicio y Gilgamesh les gustó este mensaje.


  2. serpien.

    serpien. Suspendido

    Registro:
    29 Oct 2009
    Mensajes:
    2,060
    Likes:
    721
    Temas:
    96
    extremadamente como siempre.....