Operación Tifón y la evacuación del occidente de la URSS.

Publicado en 'Historia Universal' por sergio_domingo, 9 Feb 2016.





  1. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19




    Operación Tifón y la evacuación del occidente de la URSS.


    Capítulo I Sorpresas para la Operación Barbarroja.

    Capítulo II Operación Tifón.

    Capítulo III Moscú entra en pánico.

    Capítulo IV 7 de noviembre, el desafío de Stalin.

    Capítulo V Debacle a las puertas de Moscú.

    Capítulo VI Entre el cielo y la tierra, la Luftwaffe ataca.

    Capítulo VII Pilotos suicidas defienden Moscú

    Capítulo VIII La gran batalla ganada.

    Capítulo IX La historia jamás contada.

    Capítulo X Los cuatro pilares de la evacuación.

    Capítulo XI Las causas del milagro.

    Capítulo XII El nacimiento de la Nomenklatura.

    Capítulo XIII Los alemanes pagan.

    Capítulo XIV Las decisiones de Hitler.


    Indiscutiblemente, si existe en el mundo un país ignoto, inexplorado, incomprendido e incomprensible para las demás naciones, limítrofes o remotas, ese país es Rusia respecto a sus vecinos occidentales. (…) En ese sentido, hasta la Luna está mucho más explorada que Rusia. Al menos se sabe positivamente que allí no habita nadie, mientras que en Rusia se conoce que está poblada y que sus habitantes se llaman rusos, aunque se ignora que gente es.

    Dostoyevski, Diario de un escritor. (1)

    (1) Dostoyevski entre Rusia y Occidente- Tamara Djermanovic- Herder-2006.


    Sorpresas para la operación Barbarroja

    [​IMG]
    [​IMG]

    “Al principio de cada campaña”, le confió Hitler a un ayudante antes de la invasión de la Unión Soviética”, uno entra a una habitación oscura, vacía, desconocida. No sabe lo que se oculta en su interior”. Y efectivamente esta puerta abierta le trajo al Canciller del Reich sorpresas ante la evidente falta de información por una abierta falla de sus medios de espionaje e inteligencia. La confianza en una avanzada exitosa sobre la URSS provino de la pobre actuación de esta en la invasión a Finlandia de 1940, donde el pequeño país con su férrea y hábil manera de luchar mostró las serias deficiencias del Ejército Rojo. También se desdeñó la capacidad industrial del coloso soviético, se pensaba en un “gigante de pies de barro”.

    El 22 de junio de 1941 empezó la invasión y para el anochecer del día siguiente se habían destruido 1800 aviones rusos.

    El 23 de junio el Grupo Norte estaba invadiendo los países Bálticos, quien tuvo la primer sorpresa fue el Panzer gruppe 4, más precisamente el cuerpo XVI al toparse con 300 tanques enemigos, muchos de ellos era el completamente desconocido tanque Kliment Voroshilov o KV-1 de más de 40 toneladas de peso que era dos veces más pesado que el Panzer III y el Panzer IV y poseía un blindaje entre dos y tres veces más grueso siendo unos pocos kilómetros más lento que estos y también el más pesado KV-2 con banda de rodaje más ancha lo que facilitaba el andar sobre lodo y arena. Los soldados alemanes se quejaban porque los disparos rebotaban sobre el blindaje del KV-1, con los KV-2 lo mismo, se contaban hasta 70 impactos en su blindaje sin sufrir mella alguna. Finalmente eran vencidos por la mayor capacidad táctica de los tanquistas alemanes.

    Quien tuvo otra sorpresa fue el general Ewald von Kleist quien el 23 de junio penetrando 80 km en territorio ucraniano se topó no solo con los tanques KV, sino con los desconocidos tanques T-34 que era un tanque mediano, más pesado y veloz que los Panzer III y IV lo que aturdió momentáneamente a los alemanes. Los disparos de los Panzer rebotaban a 90 metros de distancia en los T-34 pero una vez más la forma avezada y en masa de los alemanes venció a los blindados soviéticos, usando simultáneamente aviones, artillería y tanques para destruirlos.

    Otro gran problema para la Wehrmacht era los caminos rusos, la mayoría en mal estado, los mapas eran imprecisos, las tormentas convertían a los caminos en cenagales, cuando la tierra negra de Ucrania se secaba se formaba un polvillo que afectaba los motores y los pulmones de la gente.

    El Grupo del Centro avanzó velozmente merced a los grupos Panzer, el 2 comandado por el general Heinz Guderian y el 3 comandado por el general Hermann Hoth, con 400 km penetrados, cercaron la capital de Bielorrusia, Minsk el día 27 de junio, con 500.000 prisioneros soviéticos y el 28 de junio cercaron Bialistok dos cuerpos de infantería alemana, también se destruyeron 2500 tanques en los envolvimientos. Para el 30 de junio, Guderian y su cuerpo Panzer ya estaban en Brobuisk, siendo atacados por bombarderos soviéticos a su vez atacados por Jagdgeschwader 51 con sus Me 109, siendo destruidos 114 aviones rusos.

    Para entonces el Grupo del centro se encontró con las pesadillas de los T-34 y los KV, más precisamente una de las divisiones de Guderian en la carretera principal de Minsk a Moscú, contaron 11 impactos directo a un KV, ninguno de los cuales penetró, solo la habilidad de la infantería que con granadas y la superioridad táctica de los blindados alemanes pudo nuevamente capear la difícil situación.

    Para el 16 de julio la infantería motorizada de Guderian tomó Smolensk y al mismo tiempo el Panzergruppe 4 de Hoth rodeó 48 km al norte esta ciudad, tomando dos ejércitos soviéticos prisioneros. El Grupo de Hoth se encontró con otra sorpresa desagradable, los Katyusha, cohetes que se disparaban desde rieles, logrando una distancia de 6 km, tenían un sonido siniestro y al hacer impacto lanzaban metralla, que aterraban no solo a los soldados alemanes sino a los soviéticos que estaban en primera línea.

    Las metas alemanas ya parecían estar al alcance de las manos, el Grupo Norte estaba cerca de Leningrado y el Grupo Sur cerca de Kiev, pero el grupo más rápido fue el Central, en 25 días recorrió 720 km desde el inicio de Barbarroja, estaban ahora a 360 km de Moscú.

    El 22 de julio de 1941, un mes después del inicio de Barbarroja, la Luftwaffe inició el bombardeo de Moscú que debido a que los alemanes no tenían bombarderos ni bombas suficientes, más que para aterrar a los ciudadanos de Moscú.

    El Alto Mando Alemán tenía a esas alturas graves problemas de logística, estaban muy lejos de sus bases de abastecimiento en Polonia, se quedaban sin combustible para las distintas operaciones, debiendo esperar la llegada de los trenes, había discusiones entre Hitler y sus generales por la forma de seguir la campaña, quedaban bolsas de soldados soviéticos que seguían combatiendo, todo esto significó la demora en la llegada alemana a Moscú.

    Mientras tanto el Grupo de Ejércitos del Sur seguía su marcha en Ucrania, para julio tenían tomada Ucrania occidental, habían caído ciudades como Zhitomir, Vinnitsa, Berdichev; para agosto cayó la ciudad de Uman donde Edwalt von Kleist comandaba la 16ª división Panzer con 600 tanques quien junto con el 6º ejército y el decimoséptimo enfrentaron y envolvieron a los soviéticos, un relato de un oficial alemán nos deja ver lo increíble de las situaciones enfrentadas por estos “La infantería soviética avanzo hacia nosotros en camiones, intentado atacar en masa para suprimir la defensa. Embistieron con oleada de vehículos en los que la infantería iba de a pie, disparando sin cesar” los alemanes abrieron fuego con los cañones de asalto (obuses de 75 mm montados en chasis de Panzer III) “Vi un cañón de asalto, disparando desde una posición fija, destruir todos los vehículos del grupo de cabeza, cerca de 18 camiones en menos de tres minutos. ¡Fuego! Impacto directo. ¡Fuego! ¡Fuego! ¡Fuego! Los soviéticos se lanzaban en estampida, hombro con hombro, oleada tras oleada. Les abatíamos en grandes cantidades, pero siempre había más para lanzar contra nosotros”

    El Grupo Norte había recorrido 640 km para el mes de julio, encontrándose en el río Luga, su campaña fue difícil debido a ríos lagos y pantanos arenales, bosques densos, que salpicaban el paisaje, las maniobras de los Panzer de los grupos centro y sur eran imposibles en estas zonas.

    Para cuando llegaron a las cercanías de Leningrado, en julio, los fineses que podrían haber atacado la ciudad dese el norte, se atrincheraron a menos de 50 km en sus antiguas fronteras con la URSS, pese a las súplicas de los alemanes. Para el 4 de septiembre la artillería germana cañoneaba la ciudad y el 6 de septiembre la Luftwaffe la bombardeaba.

    El Panzergruppe 2 de Guderian junto con el segundo ejército a instancias de Hitler se dirigió al sur, a Ucrania para lograr una gran bolsa de fuerzas soviéticas en sincronía con el Panzergruppe 1 de Kleist y el 6º ejército por el sur, cerrándose la bolsa con 500.000 prisioneros soviéticos el día 14 de septiembre y tomando la ciudad de Kiev el 19 de septiembre. La capital de Ucrania era la tercera ciudad más habitada de la URSS, después de Moscú y Leningrado, tenía una importante industria.

    En ese momento Kiev estaba a cargo del coronel general Mikhail Kirponos y de quien gobernaba Ucrania, Nikita Khrushchev, ambos le pidieron más hombres y pertrechos a Stalin mediante conferencias telefónicas, este les dijo que tenían que contar con sus propios recursos tal como lo estaba haciendo Leningrado, que estaba sirviéndose de sus propios cohetes SRS (Katyusha) ¿Cuál es la razón para que Kiev no hubiera empezado a hacer lo mismo? Los dos le dijeron que estaban deseosos de utilizarlos pero que no tenían los planos, Stalin les replicó que se los habían enviado, sin embargo les enviaría una batería y los planos nuevamente del arma ultrasecreta que tan celosamente se guardaba el gobierno de la URSS, finalmente Kiev cayó igual en poder alemán.

    Hasta que el 6 de septiembre Hitler firmó la Orden nº 35, la operación Tifón, el ataque a Moscú estaba en marcha. Se reunió para tal fin una fuerza compuesta por 77 divisiones, más de 1.500.000 de hombres, 1700 tanques, 4000 cañones y 950 aviones de la Luftflotte del mariscal Kesselring. Ya era otoño en Rusia, los días se hacían más cortos, pero ese septiembre de 1941 fue una excepción, los días eran agradables, con días soleados, cielos azules y noches frescas.
     
    A Pepe45 y Arkasha les gustó este mensaje.


  2. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    [​IMG]
    Prisioneros soviéticos rumbo al cautiverio, más de 3.000.000 de soldados entre muertos, prisioneros y desaparecidos tuvo la URSS en tres meses.
    [​IMG]

    La punta de lanza alemana, las fuerzas blindadas actuando en la inmensidad rusa


    [​IMG]
    Los Stuka en su papel de bombarderos en picada y destructores de tanques.


    [​IMG]
    Así quedó Kiev después de la conquista alemana, con la destrucción del combate y además los soviéticos la dinamitaron para terminar de destruirla.

    [​IMG]
    El arma ultrasecreta de la URSS, los terroríficos cohetes Katyusha.
    [​IMG]

    Soldados alemanes inspeccionando un tanque KV-1, una verdadera sorpresa del Ejército Rojo.


    Operación Tifón

    Después de ríspidas disputas con el alto mando, Hitler se decidió por atacar Moscú, para ello le devolvió a von Bock todas las tropas quitadas en beneficio de la ofensiva norte y sur; tres ejércitos de infantería, el 2º, el 4º y el 9º; el Panzergruppe 3 de Hoth, el Panzergruppe 2 de Guderian, reforzado con un grupo acorazado del frente sur, el Panzergruppe 4 de Erich Hoepner. Bock tenía a su mando 14 de las 19 divisiones panzer, 8 de las 14 divisiones de infantería motorizada y 48 divisiones de infantería regular. (1)

    Después de tres meses y medio de campaña se estaban notando faltantes en las distintas unidades que apenas llegaban al 75 u 80 % de su personal, seguían además los problemas de logística, las bases de suministros se encontraban a 640 km y se necesitaban 30 trenes diarios para satisfacer las necesidades para la nueva ofensiva. Se estaban notando un faltante de combustible para tanques y vehículos, escasez de aceite para motores, neumáticos y piezas de repuesto. Como la capacidad de los trenes era limitada Bock decidió reducir el envío de víveres a favor de combustible, obligando a sus hombres a conseguir comida en el lugar o ajustarse el cinturón. (2)

    Mientras tanto Moscú se estaba preparando para la ofensiva alemana, se estaban cavando tres cinturones de zanjas anti tanques y se habían montado cañones pesados en emplazamientos a prueba de bombas. Los rusos habían reunido 1.250.000 hombres organizados en tres grupos de ejército, el frente de Briansk, bajo las órdenes de Yëremenko; el frente Oeste bajo las órdenes de Koniev, y un frente de reserva dirigido por Budënny. Ello significaba 84 divisiones de infantería, una división de tanques, dos divisiones de infantería motorizada. (3)

    [​IMG]
    El mariscal de campo Moritz Albrecht Franz Fedor von Bock, comandante del grupo centro y responsable de la ofensiva sobre Moscú.


    El 30 de septiembre comenzó la ofensiva, justo cuando Stalin estaba reunido con enviados británicos y estadounidenses, el dictador se encargó que estos no se enteraran del ataque; Averell Harriman, enviado del presidente Roosevelt y Lord Bearverbrook, enviado de su majestad británica, estaban siendo acosados por Stalin para que les enviara; 1.100 tanques, 4.000 toneladas de alambre de púa, 5.000 jeeps, 10.000 camiones al mes, miles de toneladas de láminas blindadas, aviones y el desembarco inmediato de tropas británicas (4)

    Los aviadores soviéticos de reconocimiento entraron en pánico, pudieron divisar una columna de tropas alemanas de 32 km de largo a 297 km de Moscú, era el Panzergruppe 2 de Guderian que el día anterior estaba en Roslavl a 378 km de Moscú, a las 10 a.m. avisaron al comando aéreo de Moscú quienes no podían creerlo.

    [​IMG]
    El 1º de octubre Stalin tuvo un banquete con los enviados occidentales y luego se reunió con el comandante de blindados Lelyushenko quien le informó que Guderian penetró por Briansk y con ayuda de 8 divisiones de infantería del general von Weichs cercaron un ejército y parte de otros dos, en la llamada bolsa de Briansk, amenazando Orel, Stalin de inmediato le dijo al comandante que debía contener a Guderian y en cuatro días debía estar en el lugar. Pero el avance del Panzergruppe 2 era demasiado enjundioso, ya estaban cerca de Orel por lo que Stalin les advirtió a sus comandantes que no debían traspasar Mtsensk, que estaba 47 km al norte de Orel.

    Lelyushenko llegó a Tula el 2 de octubre, ciudad que estaba a 160 km de Moscú, 24 horas más tarde llegaba a Mtsensk pero Guderian ya había tomado Orel y estaba llegando al mismo lugar, sabían los soviéticos que los paraban, o en 3 días los tenían en los suburbios de Moscú, Stalin le envió a Lelyushenko cohetes Katyusha, que eran tan secretos que no tenían la menor idea de cómo usarlos. (5)

    Cuando Guderian entró en Orel funcionaban los tranvías y las maquinarias de las fábricas estaban listas para evacuarlas al este.

    Absortos como estaban Stalin y la Stavka (Alto Mando de las fuerzas armadas soviéticas) en el ataque de Guderian, ignoraban lo que pasaba en la carretera Spas-Demenks que pasaba por Yukhnov y la localidad de Maloyaroslavets hasta Moscú, nuevamente aviones de reconocimiento divisaron, a las 2 p.m. una columna alemana a 16 km de Yukhnov, quien debía decidir si informar a la Stavka era el mayor general KF. Telegin, pues un dato alarmista podía costar la cabeza de quien lo emanara. A las 3 p.m. otro reconocimiento pudo constatar la toma de Yukhnov. Telegin entre la duda y la certeza llamó al mariscal Shaposhnikov quien tomó con desconcierto tales noticias que no coincidían con sus informes, inmediatamente pasó el informe que llegó a oídos de Stalin, mientras tanto Beria amenazaba a Telegin y sus subordinados con enviarles el NKVD para investigarlos.

    Finalmente pudieron confirmar la noticia y Stalin llamó al general Zhukov, que estaba en Leningrado, para que se hiciera cargo de la defensa de Moscú. (6)

    [​IMG]
    La embestida alemana sobre Moscú sorprendió a Stalin y su Alto mando.

    [​IMG]
    General Heinz Guderian, artífice del ataque masivo con blindados y comandante del Panzergruppe 2.
    [​IMG]

    Zhukov, con la difícil tarea de frenar el avance alemán sobre Moscú.

    [​IMG]
    Tropas soviéticas llegan a Orel, aclamadas por sus habitantes, finalmente

    el Panzergruppe 2 la tomaría.

    [​IMG]
    El Ejército rojo camino a Orel para frenar el rápido avance alemán.

    Para el 2 de octubre el Panzergruppe 4 de Hoepner atacó al sureste de Smolenks rebasando 30 km el frente y junto con el Panzergruppe 3 de Hoth en un movimiento de pinzas rodearon a numerosas tropas soviéticas, 45 divisiones con 673.000 soldados, se destruyeron o capturaron 1.200 tanques y 4.000 piezas de artillería. Llevo mucho tiempo reducir las bolsas, la de Viazma recién el 17 de octubre, fue reducida la de Briansk el 25 de octubre, pero de esta muchos lograron escapar para volver a combatir.

    Las fuerzas mecanizadas de Bock empezaron a sentir la falta de combustible, todo se complicó con las tropas soviéticas capturadas y que eran enviadas a la retaguardia, y que obstruían los caminos. El 6 de octubre cayó la primera nevada, que se derritió rápidamente y enseguida comenzaron las lluvias, convirtiendo los caminos no pavimentados en auténticos lodazales. (7)

    El camino a Moscú se encontraba expedito, las fuerzas soviéticas estaban dispersas y no eran capaces de detener el avance alemán.

    El 6 de octubre el I cuerpos de Fusileros de la Guardia de Lelyushenko, dos brigadas aerotransportadas y la 4ta Brigada de Tanques de MI.Katukov lanzaron un contraataque contra el Panzergruppe 4 de Guderian cerca de Mtentsk, los tanques T 34 de Katukov tendieron una emboscada a los Mark IV, teniendo graves pérdidas el Panzergruppe.

    El 14 de octubre, Guderian llegaba a Tula, por el sur de Moscú al norte el Panzergruppe 1 tomaba la ciudad de Kalinin, cortando la vía férrea Leningrado-Moscú a su vez por el centro del ataque a Moscú avanzaban la División SS Das Reich y la 10ª División Panzer llegaron a Borodino, escenario de la batalla que perdió Napoleón a las puertas de Moscú, a solo 110 km de la capital. (8)

    [​IMG]
    Comandante de tanques Katukov, el hombre que le causó grandes bajas al Panzergruppe de Guderian.

    [​IMG]
    Tropas soviéticas atrincheradas en un hoyo en la ciudad de Tula, a la espera del Panzergruppe 2 de Guderian.

    [​IMG]
    En las afueras de Tula, esperando al enemigo.


    [​IMG]
    Artillería antiaérea, pero en este caso esperando a los Mark IV de Guderian en Tula.

    [​IMG]
    Moscú al alcance de la mano, la Wehrmatch a 100 km de tomar la capital de la URSS.

    [​IMG]
    Ahora la amenaza de Guderian se cernía sobre la ciudad industrial de Tula.

    La ciudad de Kaluga a 136 km al sur de Moscú cayó el 13 de octubre, la capital estaba rodeada, solo era cuestión de tiempo su caída, el cerco se iba cerrando, el Panzergruppe 3 ya tenía un cabeza de puente al este del río Volga y el Panzergruppe 4 de Hoepner avanzó sobre Mozhaisk y Yaroslavets.

    El lodo estaba haciendo desastres sobre el ejército alemán, los vehículos se hundían a la altura de los ejes y solo con tractores podían ser sacados, los caballos que eran de raza alemana, húngaros y belgas empezaban a morir por falta de forraje, siendo reemplazados por pequeños caballos nativos que comían casi cualquier cosa. El sistema de aprovisionamiento se desmoronó con el barro, los soldados sobrevivían con lo que conseguían, a los tanques debían ponerles troncos para que avanzaran penosamente, la infantería hundía sus botas, siempre con los pies mojados y progresaban en el terreno muy lentamente.

    La brigada XXIV, comandada por el coronel Hans Eberbach, perteneciente al grupo de Guderian, lucharon contra el barro y el enemigo a 5 km de Tula, siendo detenidos con cañones antiaéreos de 85 mm y destruidos 20 tanques alemanes. (9)

    [​IMG]
    Camión imposible de sacar del lodazal.



    [​IMG]
    Camión Borgward B- 3000, atascado en el camino a Moscú

    [​IMG]
    Un automóvil alemán en un mar de barro.

    [​IMG]
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  3. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Moscú entra en pánico.

    Nunca desde su llegada al poder, los bolcheviques habían pasado por una situación tan delicada, su capital estaba rodeada y a punto de ser tomada, una a una las ciudades cercanas fueron cayendo, la tenaza se iba cerrando. Cuando Stalin se enteró de la caída de Kalinin, el 15 de octubre, decidió evacuar al gobierno, los cuerpos diplomáticos extranjeros serían traslados a la ciudad de Kuibyshev, sobre el Volga, que en la época de los zares era llamada Samara y está ubicada a 1057 km al este de Moscú. En 1991 se supo de la existencia de un bunker que hizo construir Stalin en caso que cayera Moscú. Molotov comunicó al embajador norteamericano Lawrence Steinhardt y al embajador inglés Sir Stanfford Cripps que debían trasladarse a Kuibyshev y que tanto él como Stalin se les unirían uno o dos días después. (10)

    Los funcionarios recibieron la orden de dirigirse en camiones a la estación de ferrocarril de Kazán, los directores de fábrica metieron a sus familias en camiones y los sacaron de la capital, lo que provocó la indignación de la gente, el enojo desencadenó el saqueo de tiendas, era impensable ver estas cosas dos días antes, pero el comentario era que Stalin ya no estaba en Moscú. Muchos funcionarios, ante la creencia de la inminente llegada de los alemanes, rompieron el carnet del partido, unas mil personas, lo que después lamentarían al ser acusados por el NKVD de “derrotismo criminal”. (11)

    El 16 de octubre el vicepresidente del Consejo de Comisarios del pueblo, Aleksei Kosygin, entró al Sovnarkom y encontró al edificio abierto y abandonado, con documentos secretos tirados en el suelo, los teléfonos sonaban en los despachos vacíos.

    En las calles ya no había policías, las multitudes se agolpaban en la estación de Kazán, para huir hacia el este, y las de Moscú estaban atestadas de soldados que partían al oeste, pero también estaban tirados los heridos que venían del frente, siendo buscados por madres, esposas y novias, la estación era una visión del fin del mundo, con sangre y pestilencias por todos lados. (12)

    Ese mismo día, el 16 de octubre pasó algo extraño, radio Moscú daba las noticias como todos los días, el locutor de apellido Levitan empezó con el boletín: “Este es el comunicado del SovInformBuro correspondiente a la mañana del 16 de octubre…” a continuación su voz se quebró y se escucharon los acordes de lo que parecía La marcha delos aviadores, en realidad se trataba de la marcha de las tropas de Asalto de Hitler la Horst Wessel Lied, ¿Estaban tan cerca los alemanes que entraron en la frecuencia de radio Moscú? A continuación, como si nada hubiese pasado, Levitan prosiguió “La situación en los alrededores de Moscú se ha agravado notoriamente...” El misterio en torno a este incidente nunca llegaría a desvelarse. (13
    [​IMG][/IMG] [​IMG]
    El locutor Levitan de radio Moscú y un extraño incidente.

    La ciudad estaba virtualmente colapsada, los carteros no salían a repartir cartas, no circulaban los tranvías, ni autobuses, ni los trolebuses, el metro también estaba inactivo.

    Los únicos que patrullaban las calles eran civiles con brazaletes rojos, los llamados “Batallones destructivos”, reclutados entre los comunistas de la ciudad.

    Empezó por todo Moscú a notarse una especie de nube negra, eran los papeles que quemaban los funcionarios, en los patios de los edificios; archivos, libretas personales, expedientes oficiales, registro de trabajo de los obreros, listas telefónicas, pero también había papeles muy delicados; expedientes personales, denuncias, materiales sobre las purgas, documentos sobre la expulsión de los kulaks, la situación en las granjas colectivas, actas del partido, todo fue incinerado en las calderas situadas junto al edificio del archivo del Partido. (14)

    Los obreros iban a trabajar a las fábricas y se encontraron con las puertas cerradas de las mismas, se les comunicaba que estaban despedidos, prometiéndoles la paga como anticipo de la indemnización, pero no había dinero disponible, el ministro de finanzas había huido y no había dinero en los bancos. Los desórdenes en las fábricas eran continuos, algunos obreros cometían actos de pillaje en las cantinas de las empresas fabriles, robaban comida o se emborrachaban con bebidas alcohólicas; otros atacaban a directivos de empresas que huían. En la inmensa fábrica de automóviles Stalin, se concentraron los obreros en las puertas de entrada, exigiendo su paga, dándoles una paliza a las milicias que cuidaban el lugar.

    Los rumores se adueñaron de la capital bolchevique; que hubo un golpe de Estado, que Stalin fue arrestado, que los alemanes ya estaban entrando a Moscú, todos infundados pero que marcaban un estado de cosas. (15)

    [​IMG]
    Moscú, la capital a punto de ser sitiada, plano del año 1939.



    [​IMG]
    Feldgerdarmerie alemana cerca de Moscú.

    [​IMG]

    Otro integrante de la Feldgerdarmerie, charlando con habitantes de un pueblito cerca de Moscú.

    Hubo una reunión en el apartamento de Stalin en el Kremlin, de a poco fueron llegando los personajes más conspicuos del régimen; primero el comisario Shajurin luego Molotov. Malenkov, Shcherbakov, Kosigyn, y otros más que se fueron uniendo; Stalin les espetó de repente ¿Cómo están las cosas en Moscú?, hubo un silencio incómodo y eterno, se miraron entre ellos y Shajurin se animó a decir que a los trabajadores no se les había pagado y se sentían abandonados, acto seguido Stalin le pregunta a Molotov ¿Dónde está Zveriev? Molotov le responde que el ministro de Finanzas está en Gorki, en la región del Volga, Stalin reaccionó al instante; “Hagan traer el dinero en avión de inmediato”.

    Shajurin informó al dictador sobre los actos de pillaje, como estaban cerradas las tiendas de comestibles, sobre los tranvías y el metro que no funcionaban; Stalin reflexionó un momento y dijo; “Bueno, no está todo tan mal. Pensaba que las cosas habrían ido peor”

    Luego dirigiéndose a Shcherbakov, dijo en forma terminante; “Hemos de conseguir que el metro y los tranvías vuelvan a funcionar enseguida. Ordene abrir las panaderías, los almacenes y las cantinas y haga poner en marcha los hospitales con cuantos médicos se encuentren aún en la ciudad. Usted y Pronin hablarán hoy por radio, para hacer un llamamiento la calma y garantizar a los ciudadanos que todos los servicios públicos funcionaran normalmente” (16)

    Con estas medidas Stalin logró calmar los ánimos, él estaba pensando en irse de Moscú, incluso había llevado a sus hijos, Vasily y Svetlana, a Kuibyshev, pero finalmente decidió resistir en Moscú. El día 19 de octubre hubo una tempestuosa reunión del Consejo de Defensa del Estado, en la cual se votó porque continuara la defensa de la capital. (17)

    Declarado el estado de sitio, el NKVD restauró el orden de la forma más brutal, fusileros recorrían la ciudad disparando contra saqueadores y desertores. (18)

    La evacuación de Moscú se había completado, 500 fábricas y 2.000.000 habían sido trasladados fuera de la ciudad, en una operación para la que se requirieron 70.000 trenes. (19)


    [​IMG]
    Margaret Bourke-White sacó esta foto del enviado de Roosevelt a la URSS, Harry Hopkins, esto fue en julio de 1941, Stalin ya le estaba haciendo el primer pedido de material de guerra.

    [​IMG]
    Moscú ya se estaba preparando para la invasión.

    [​IMG]
    El Kremlin en 1941, vísperas del ataque alemán, M. Bourke White era la única periodista occidental presente en ese momento y sacó esta instantánea.

    [​IMG]
    Integrantes de la granja colectiva “El camino de Ilich”, escuchan las últimas novedades de la guerra.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  4. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    7 de noviembre, el desafío de Stalin.

    Los soldados alemanes capturados se jactaban ante sus vigilantes que Moscú sería capturada el 7 de noviembre, día del aniversario de la Revolución.

    Stalin se planteaba como conmemorar el nuevo aniversario en una coyuntura desfavorable para la URSS, normalmente el día 6 de noviembre el Ayuntamiento de Moscú preparaba una ceremonia formal y al día siguiente era el gran desfile militar en la Plaza Roja. Stalin preguntó al general Artemiev y a los comandantes de la Fuerza Aérea si el desfile debería realizarse, los comandantes pusieron reparos y temores ante un bombardeo de la Luftwaffe además agregaron que sería un desfile deslucido con tanques y artillería en la zona de combate. Stalin decidió consultar a Zhukov quien le aseveró que era improbable un ataque terrestre ya que los alemanes se estaban reagrupando, después de importantes pérdidas en octubre, si cazas vigilaban el espacio aéreo, sería factible el desfile. Con estas garantías, Stalin prosiguió con la determinación de celebrar la Revolución, Artemiev consiguió 28.000 hombres, echando manos de cadetes, tropas de infantería, veteranas de la Revolución, soldadas y jinetes de la división Dzerzhinsky además de dos regimientos de artillería y dos de tanques.

    Artemiev quería saber la hora de comienzo del desfile, Stalin le dijo: “Asegúrese de que nadie lo sepa hasta el último minuto y ni siquiera me lo diga a mí hasta después de la ceremonia del 6 de noviembre”

    La ceremonia del día 6 se hizo en la estación del metro de Mayakovsky en la calle Gorki, que era la más profunda y suntuosa de Moscú, Stalin hizo su aparición seguido por miembros del Politburó, del gobierno y del Ayuntamiento de Moscú, siendo ellos objeto de aplausos durante diez minutos. Hubo quien se dio cuenta de las huellas de la guerra en el aspecto de Stalin, tenía los cabellos más blancos y el aspecto desmejorado.

    El discurso de Stalin fue sencillo, con su habitual acento georgiano. Daba cifras sobre la marcha de la guerra, que a todas luces resultaba falsa; según él los alemanes habían perdido 4.500.000 hombres en cuatro meses y los soviéticos apenas perdieron 350.000, 378.000 desaparecidos y 1.000.000 de heridos. Además de otras cuestiones, Stalin puntualizó que la URSS no se encontraba sola, las democracias occidentales le daban su apoyo y ya estaban suministrando carros de combate y aviones, aluminio y plomo, níquel y caucho. La derrota nazi era pues inevitable ante el poder de producción de los tres países aliados.

    Stalin concluyó con exaltadas proclamas llenas de propaganda soviética “¡Luchemos por liberar a los pueblos que gimen bajo el yugo de la tiranía hitleriana!” Los asistentes aplaudían enfervorizadamente, una orquesta interpretó La Internacional y el público pujaba por ver a Stalin. (20)

    Finalmente Artemiev decidió que el desfile se haría a las 8 de la mañana, dos horas antes de lo habitual y sin posibilidad de suspensión ante un ataque aéreo alemán, según las exigencias de Stalin.

    El día 7, Stalin se encontraba en lo alto del mausoleo de Lenin en la Plaza Roja, en aquellos momentos vacío, las tropas saludaban al líder bajo la nieve, giraban al noroeste para ir directo al frente. Tras varios meses de ausencia pública, buscando no asociarse ante el pueblo con los desastres del frente de guerra, Stalin aparecía por fin tomando las riendas y unido a la valerosa defensa de la capital. Previendo un golpe de efecto publicitario, dejó que los noticiarios cinematográficos nacionales y extranjeros filmaran el desafiante desfile del Ejército Rojo. (21)

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    Recreación del desfile militar del 7 de noviembre de 1941
     
    A Arkasha y Alexyevich les gustó este mensaje.
  5. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Debacle a las puertas de Moscú.

    El día del desfile militar en Moscú, Hitler ya estaba pensando en reanudar el ataque contra Moscú, para cuando empezó la acción, pronunció una arenga a las tropas:

    “Mis camaradas, habréis reconocido dos cosas; primero que este enemigo se había pertrechado militarmente para un ataque en medida tan inmensa que aun nuestras peores aprensiones se vieron sobrepasadas; segundo, ¡Que Dios se apiadara de nuestro pueblo y de todo el mundo europeo si este enemigo hubiese lanzado sus decenas de miles de tanques contra nosotros! Hubiera sido la perdición de toda Europa. Ahora, mis camaradas, habéis visto personalmente, con vuestros propios ojos, ese “paraíso de obreros y campesinos”. En ese país, que en razón de su extensión y su feracidad podría alimentar al mundo entero, impera una pobreza inconcebible para nosotros los alemanes. Este es el resultado de 25 años de dominación judaica, ya que el bolchevismo es básicamente una variante del capitalismo, pues los dirigentes son, en ambos casos, los mismos: judíos y solo judíos...” (22)

    [​IMG]
    A su vez Stalin había arengado a sus ciudadanos y tropas el 7 de noviembre en la parada militar del festejo de la Revolución;

    “El mundo entero os contempla, porque sois vosotros los que podéis destruir a las hordas de saqueadores del ejército invasor. Los pueblos esclavizados de Europa os miran como a sus libertadores… ¡Sed dignos de vuestra misión! Vuestra guerra es una guerra de liberación, una guerra justa. ¡Que en ella os inspire el valeroso ejemplo de nuestros grandes antepasados, de Aleksandr Nevsky, Dimitri Donskoi, Kuzma Minin, Dimitri Pozharski, Aleksandr Suvorov y Mijail Kutuzov, los victoriosos generales de las primeras guerras rusas contra el enemigo extranjero! (23)

    [​IMG]
    Los números hasta octubre de 1941 era ciertamente impresionantes, 178 divisiones alemanas y sus aliados habían destruido aproximadamente 325 divisiones soviéticas con 5.000.000 de combatientes, habían penetrado casi 1000 km en territorio soviético, destruido 20.000 tanques, 17.000 aviones y más de 60.000 cañones y morteros, esto es, casi todo el armamento fabricado antes de la guerra. Las expectativas del Alto Mando Alemán de toparse con 300 divisiones del enemigo se habían visto sobrepasadas. (24)

    Los alemanes estaban promedio a 200 km de Moscú, ya estaban cayendo las primeras nevadas, que serían fatales para la nueva ofensiva. Hitler y sus generales discutían que hacer, o reorganizarse o dar el último golpe a Moscú, finalmente se optó por seguir el avance, la fecha elegida sería el 16 de noviembre.

    El Panzergruppe 3 de Reinhardt junto con el 9ª ejército de Strauss se dirigían raudamente a los suburbios noroccidentales de Moscú, partiendo desde el área de Kalinin, tomando la ciudad de Klin y avanzando hasta el canal Mosvka-Volga, apenas a 60 km de la capital.

    La Luftwaffe comenzó los bombardeos en apoyo al avance a Moscú con entre 150 y 200 aparatos pero la nieve comenzaba a hacer estragos en los aparatos, debían ser calentados durante la noche para poder usarlos luego. (25) El procedimiento para arranque en frío ya había sido informado a todas las fuerzas de la Wehrmacht antes de la invasión pero increíblemente no se aplicaba, consistía en poner un poco de petróleo al combustible. Recién en noviembre de 1941 se recordó sobre el procedimiento y hasta que llegara a todas las fuerzas diseminadas en la inmensa URSS, se perdió mucho tiempo con los consiguientes perjuicios. (26) Respecto a la ropa, la Luftwaffe fue más previsora que el Herr, gracias al Inspector general del Aire, mariscal Erhard Milch, quien apenas supo de la campaña contra la URSS, encargó a la sastrería militar; ropa interior de lana gruesa, cinco pares de media, zamarras y botas forradas con piel de oveja para 1.000.000 de hombre de la Luftwaffe en el frente Oriental. Cuando llegó el terrible invierno ruso, los hombres de la Luftwaffe estaban bien preparados, pero debieron ceder al ejército parte de sus prendas. (27)

    A Hitler le habían presentado doce uniformes de invierno, pero nadie le dijo que eran los únicos doce existentes y que se demoraría fatalmente la provisión a las líneas del frente.

    Guderian estaba informado de un movimiento masivo de tropas venidas desde el este, y que estaban en la retaguardia de Moscú, pero el Alto Mando Alemán estaba en la seguridad de que el Ejército rojo se encontraba en agonía y no tomó medidas al respecto, ni requirió más información.

    El 27 de noviembre, Zhukov en conversación telefónica con Stalin, pide que las nuevas fuerzas fueran puestas bajo su mando, “¿Está usted seguro que el enemigo ha llegado a un punto crítico y no está en situación de presentar nuevas y grandes fuerzas dentro de la acción? -preguntó Stalin, “El enemigo ha sido desangrado” aseguró Zhukov, a lo que Stalin al día siguiente le dio el mando de las tropas siberianas.

    Zhukov presentó el plan de su ofensiva a Stalin, la idea era atacar con dos flancos poderosos al norte y al sur de Moscú, envolver a las fuerzas alemanas más poderosas y destruirlas.

    “¿Qué más podemos hacer para auxiliar al frente?” preguntó el dictador soviético, Zhukov pidió tanques y apoyo aéreo, Stalin no tenía tanques, pero prometió apoyo aéreo, quería que el ataque se iniciara el 5 de diciembre, pero la intensa nevada lo impidió, por lo que el 6 de diciembre fue la fecha de la ofensiva. (28)

    El 1 de diciembre empezó el avance de von Kluge, con su 4º ejército por el oeste de Moscú, entre bosques y tierras pantanosas, iba directo a la capital; el Panzergruppe 4 de Hoepner avanzaba por el norte y el Panzergruppe 2 de Guderian por el sur, en forma envolvente. El día 2 de diciembre arreció una tormenta de nieve y granizo. Un batallón de reconocimiento de la 258 división de infantería llegó a Khimki, en las afueras de Moscú, pero obreros armados los obligaron a retirarse a apenas 20 km de la gran urbe.

    Para el 4 de diciembre la temperatura estaba en – 20 grados centígrados, tanto la infantería de Kluge como la división Panzer de Hoepner estaban inmóviles. El día 5, Guderian se hallaba al frente de la 296 división y comprendió de inmediato que el frío extremo estaba atascando significativamente el ataque alemán, su jefe de Estado Mayor escribió; “Esta mañana 25 grados bajo cero. Las torretas de los tanques inmovilizadas por el hielo, serias bajas por congelación de miembros, el fuego de la artillería es ahora irregular debido a que la pólvora arde de modo diferente” (29)

    El 6 de diciembre los soviéticos estaban presionando, pero los alemanes recién el 7 se dieron cuenta de la magnitud del contra ataque. El 11 de diciembre hubo un anuncio del SovInformBuró donde se anunciaba del bloqueo del ataque de la Wehrmatch y la contraofensiva soviética. Habían rodeado Klin, ocupado Solnechnigorsk, recuperado Istra, hicieron retroceder Guderian al sureste de Tula y liberaron más de 400 pueblos y ciudades. (30) En total 14 ejércitos soviéticos se abalanzaron sobre las agotadas y congeladas tropas de von Bock, sobre una línea de 300 km a uno y otro lado de Moscú.

    La Luftwaffe no podía levantar vuelo, era preciso prender fuego debajo de los motores para descongelarlos, las armas y cañones estaban con los mecanismos trabados, el combustible se helaba en los depósitos de los tanques. Los rusos tenían lubricantes especiales para estas temperaturas. La impotencia se adueñaba de las tropas alemanas, un herido en batalla sino era puesto a resguardo en media hora, moría congelado. En un solo día Guderian perdió 1200 hombres congelados en una sola división, también perdían un promedio de 1100 caballos diarios, a esas alturas la temperatura había llegado a 35 grados bajo cero (31)

    La 2ª División Panzer (del grupo de Reinhardt) del tenente general Rudolf Veier se situó en un lugar llamado Ozeretskoye, a solo 40 km de Moscú, donde encontraron paradas de autobuses con destino a la capital. Elementos del Panzergruppe de Hoepner , llegaron combatiendo a Tushino, un barrio de Moscú, otros capturaron Krasnaia Poliana, la casa de campo del novelista León Tolstoi y un batallón llegó a Gorki Leninskoie a solo 20 km del centro del poder soviético. El punto más cercano a Moscú fue alcanzado por un batallón de motociclistas, que llegó a la estación de trenes de Lobnia, la volaron y siguieron luego llegarn hasta Jimki, un desembarcadero del río Moskva a solo 8 km de Moscú. (32)

    Mientras tanto en el cuartel general de Hitler la situación estaba creando una gran angustia, el Führer envió al comandante en jefe de la Wehrmatch, Walther von Brauchitsch, al frente de Moscú para que evaluara personalmente la situación.

    Hitler empezó a preguntar cuántas divisiones de fusileros podía enviar al ejército del Centro de forma inmediata, el general Friedrich Fromm le aseguró poder formar cuatro divisiones y media, que serían enviadas de urgencia, equipadas con esquís y ropa de invierno.

    Brauchitsch en su visita al frente, recibió todas las quejas de los comandantes, al respecto von Bock le dio un informe que decía: “El Führer debe decidir por sí mismo, si mi Grupo de ejércitos debe mantener sus posiciones y luchar, arriesgándose a la total destrucción, o debe emprender la retirada, lo cual entraña exactamente el mismo riesgo. Si decide la retirada, deberá tener en cuenta que es improbable que llegue a la nueva línea el número suficiente de tropas para defenderla, y que esa línea no estará debidamente preparada ni será mucho más corta que la actual” por razones desconocidas, Brauchitsch decidió guardarse el informe. La gota que colmó el vaso fue que Hitler se enteró que sus órdenes llegadas al ejército de reserva, eran diferentes a las por él dictadas, por lo que Brauchitsch debió dimitir de su puesto, el mismo Hitler reemplazó al comandante en desgracia.

    La orden de Hitler fue terminante: “No se pueden emprender importantes movimientos de retirada. Su consecuencia sería la pérdida total de las armas pesadas y el equipo. Bajo el mando personal de los comandantes jefes y de sus oficiales, las tropas deben ser obligadas a ofrecer fanática resistencia en sus líneas, haciendo caso omiso de las penetraciones del enemigo en sus flancos o retaguardia. Solo luchando de esta manera ganaremos el tiempo que necesitamos para aportar al frente los refuerzos que he ordenado, procedentes de Alemania y del Oeste” (33)
     
  6. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    [​IMG]
    Mapa del ataque final de la Wehrmacht y la contraofensiva soviética.

    Un total de 78 divisiones de fusileros estaban listas para la contraofensiva, se reunieron casi 700 tanques, 22 divisiones eran de caballería, las fuerzas siberianas estaban listas para golpear al menguado ejército alemán. (34)

    El primer golpe del Ejército Rojo fue al norte de Moscú, en la ciudad de Kalinin, en la mañana del 5 de diciembre. Todo comenzó con una andanada de cohetes Katyusha luego el general Iván Koniev dio la orden de cruzar el congelado río Volga a los ejércitos 31º y 29º, atacando a los alemanes del Panzergruppe 3 de Reinhardt, que estaban a la margen derecha del río. Los esquiadores soviéticos, siguiendo las tácticas aprendidas en la guerra con Finlandia, atacaban velozmente, penetrando por densos bosques y pantanos, sorprendiendo al enemigo, que descubrían sus armas trabadas sus parte móviles al congelarse el aceite durante la noche. Luego avanzaron el 30º Ejército y el Ejército de Choque un poco más al sur que los anteriores, atacando también al Panzergruppe 3 que comenzó a desmoronarse. (35) Zhukov envió tres Ejércitos más, el 16º de Rokossovsky y el 20º de Vlasov y el 60º, para aislar al Panzergruppe 3 de Reinhardt del Panzergruppe 4 de Hoepner. En medio del caos, logró el 2º cuerpo de Guardias de caballería del general Dovator, se filtró entre los dos grupos Panzer y atacó a la retaguardia alemana, Dovator en esta acción fue muerto de una ráfaga de ametralladora. El Panzergruppe 4 fue autorizado a una retirada ordenada, perdiendo gran parte de sus equipos pesados, en cambio el Panzergruppe 3 estaba en una situación desesperada, su flanco izquierdo se había hundido y la vía de escape era la ciudad de Klin. Esta ciudad estaba defendida por el teniente general Ferdinand Schaal, comandante del 56º cuerpo Panzer, quien con un variopinto grupo de oficiales de estado mayor, mensajeros, ordenanzas, unas cuantas secciones de artillería y ametralladoras y cañones autopropulsados de 20 mm, logró contener a una superior fuerza soviética. A la llegada de los tanques soviéticos, los mecánicos lograron arrancar los tanques propios, a fuerza de fuego debajo de los motores, logrando proteger la vía de escape de importantes fuerzas del Panzergruppe 3. (36)

    El Ministro de Relaciones Exteriores Anthony Eden estuvo recorriendo los campos de la batalla de Moscú, estuvo en Klim, quiso acercarse a los combates en Kalinin, pero no lo dejaron por su seguridad; observó la destrucción de aldeas, pueblos y ciudades, todas ruinas humeantes, se impresionó al ver ingente cantidades de cuerpos alemanes congelados tal como habían caído muertos. De vuelta a Moscú charló con prisioneros alemanes que caminaban muertos de frío, algunos con uniforme de verano, otros sin guantes o con ropa civil y ropa interior femenina cubriéndoles la cabeza como protección contra el frío. Eden se compadeció del destino que les esperaba en manos soviéticas. (37)

    Al sur, el 50ª ejército soviético atacó el flanco norte del Panzergruppe 2 de Guderian desde Tula y el 10º lo hacía desde el nordeste. El 1er Cuerpo de Guardias de Caballería de Pavel Belov, reforzado con tanques, arremetió contra la retaguardia alemana. Guderian, que ya estaba advertido de la magnitud de las fuerzas soviéticas, logró retirar sus fuerzas y salir de la trampa, pero todo se le complicó más al atacar por el sur el 13er ejército soviético, debiendo replegarse 80 km, quedando una brecha entre el Panzergruppe 2 y el 4º ejército de Kluge que estaba a su izquierda.

    Por el centro del ataque, atacaban tres ejércitos de infantería, el 9º de Adolf Strauss, el 4º de Hans von Kluge y el 2º de Rudolf Schmidt, este último era el que estaba recibiendo la mayor presión de los ejércitos soviéticos, se estaba a punto de perder el vital cruce ferroviario de Orel. Tanto el 2º ejército como el Panzergruppe 2 debieron replegarse al sur de Tula, Guderian recibió el mando de los dos ejércitos para coordinar la retirada.

    Pero Hitler hizo modificaciones en la cadena de mando, retiró a von Bock del mando del Ejército del Centro, nombró a von Kluge en su lugar, también destituyó a Hoepner del Panzergruppe 4, además del ya nombrado Brauchitsch. (38)

    El Ejército rojo estaba escaso de tanques y piezas de artillería pero había logrado igualar el número de soldados en combate. La debacle se sentía cerca, “¿Tendremos que salir huyendo? Pues que Dios nos proteja” escribía un soldado alemán el 8 de diciembre, las rutas estaban plagadas de vehículos abandonados sin combustible, caballos muertos por agotamiento, heridos abandonados en medio de la nieve, tropas muertas de hambre y frío que eran hostigadas por esquiadores siberianos que aparecían de la nada. Los soldados padecían amputación de miembros, diarreas por dormir en el suelo, estaban además infestados de piojos. El fantasma del desastre de la Grande Armée de Napoleón, en la misma situación climática de la Werhmacht de 1941, se abatía sobre las desoladas tropas, pero la retirada no degeneró en desbandada; la Feldgendarmerie pistola en mano, junto con oficiales del ejército, lograron imponer la disciplina y se cumplió la orden de Hitler a rajatabla. (39)

    Hitler tenía plena conciencia del desastre que revoloteaba a la Wehrmacht;”Los hombres se vieron sometidos a la misma tensión psicológica que aniquiló al ejército francés en 1812. En ese momento me sentí obligado a unir mi nombre a la suerte del ejército”

    Los 2500 km de frente corrían peligro de hundirse con una desbandada de los ejércitos de Kluge y Guderian. El historiador británico Liddell Hart analizó la situación; “Fue la decisión que Hitler adoptó para no retirarse lo que desvió el pánico en esa hora negra”

    Los soldados debían formar “erizos” en bosques, aldeas, ciudades, para resistir ataques de frente, flancos o retaguardia. (40)

    Stalin respiraba, creía que Moscú se había salvado y llamó al Kremlin a muchos funcionarios y administradores que habían sido evacuados meses atrás.

    El 18 de diciembre, Guderian recibió instrucciones de Hitler de mantener el terreno, este exasperado voló al cuartel general de Prusia Oriental y se entrevistó con el Führer el 20 de diciembre, la reunión fue poco amistosa, “Estamos sufriendo el doble de bajas por el frío que por el fuego soviético” argumentó Guderian, agregó “Cualquiera que haya visto los hospitales llenos de casos de congelación comprendería lo que esto quiere decir”, pero Hitler no dio el brazo a torcer, debían atrincherarse como pudieran, no podía permitir una desbandada que terminaría peor. Al poco tiempo, luego de una discusión con Kluge, Guderian fue destituido, por la pérdida del pueblo de Chern. (41)

    Stalin también tenía contradictores, Zhukov le pedía concentrarse sobre el eslabón más débil en ese momento de los alemanes, el Ejército del Centro, Stalin quería atacar sobre todo el frente, para que los alemanes no monten otra ofensiva en la primavera, el jefe de producción le recordó a Stalin que ya estaban escaseando armas y municiones debido a que las fábricas evacuadas se estaban armando en el este y todavía no estaban produciendo, pero el dictador no escucho argumentos, debían atacar a los agotados alemanes.

    El Ejército del Centro estaba teniendo muchas brechas por donde se filtraban los soviéticos, para enero ya los estaban envolviendo alrededor de Viazma y Smolensk, Hitler tuvo que aceptar que se necesitaba un repliegue, el 15 de enero dio la orden para asentarse en la línea Königsberg, de esa manera los comandantes pudieron tener la flexibilidad de realizar pequeños contraataques selectivos para detener las fisuras en el frente.

    El 9º ejército tuvo un nuevo comandante, el general Walter Model que reemplazó a un cansado general Strauss, Model era un dinámico e infatigable prusiano, que volaba en avió por el frente e infundía ánimo a las tropas al estilo Guderian o Rommel, prometió cerrar una amenazadora brecha en Rzhev y cumplió, demolió a los soviéticos del 29º y 39ªEjército con aviones y cañones autopropulsados. También al sur el Panzergruppe 4 junto con el 4º Ejército preservaron la carretera a Viazma.

    Zhukov se lamentaba por la decisión de Stalin de extender la campaña, las tropas soviéticas estaban hambrientas y ya no tenían fuerzas para proseguir la dura campaña.

    El envolvimiento gigante que tenía planeado el Ejército Rojo a través de Smolensk y Briansk al sur no estaba saliendo bien, pues en este último lugar las tropas de Guderian estaban resistiendo bien, en este envolvimiento el 9º Ejército alemán quedó insólitamente rodeado por el norte, este y oeste, pero Model aguantó tenazmente, junto con el Panzergruppe 4 y el 4º Ejército, defendiendo un estrecho corredor de Gzhatsk a Viazma, esto permitió al Panzergruppe 3 replegarse al norte de la carretera a Smolensk y detener la ofensiva soviética. Todo pendía de un hilo, pero de acá en más solo hubo escaramuzas. (42)

    El 26 de abril, Hitler anunció ante el Reichstag que la Wehrmacht había sorteado tan penosa experiencia, “Hemos dominado el destino que quebró a otro hombre hace 130 años”, el balance era tremendo, según Joseph Goebbels anotó en su diario las bajas eran: 199.448 muertos, 708.351 heridos (incluyendo 112.627 casos de congelación), 44.352 desaparecidos, o sea un total de 952.141 bajas. (43)

    [​IMG]

    El 30 de enero, Hitler pronunció estas palabras: “El pueblo alemán puede también tener una seguridad: mientras yo viva no se repetirá un 1918. Nunca arriare esta bandera. Este 30 de enero os aseguro que no sé cómo terminará este año. No sé si terminará la guerra…Señor; danos fuerza para defender nuestra libertad contra el comunismo; para defenderla para nosotros, para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, y no solamente para el pueblo alemán, sino para toda Europa, y así realmente, para toda la humanidad” (44)

    [​IMG]
    Provisión de combustible para el Ejército del Centro, debían recibir 60 trenes diarios, solo llegaban 33, para la operación Tifón se priorizó el combustible sobre los víveres de la tropa.

    [​IMG]
    [​IMG]
    Moscú lista para la lucha callejera. Población civil trabajando en zanjas anti tanques.

    [​IMG]
    Panzergruppen 3 en inmediaciones de Kalinin.

    [​IMG]
    11º división Panzer en Volokodamks a 100 km de Moscú.


    [​IMG]
    Camión alemán destruido y abandonado como tanto material del Heer.


    [​IMG]
    Columna de infantería, división 368º correspondiente a la legión francesa, rumbo a Moscú.

    [​IMG]
    Columna de carretas de la Wehrmacht, morían 1100 caballos diarios producto del frío intenso.


    [​IMG]
    El 16 de noviembre empezó la embestida final sobre Moscú, no esperaban los alemanes
    la avalancha de 14 ejércitos soviéticos del 5 y 6 de diciembre.


    [​IMG]
    Soldados soviéticos en la carretera que va de Moscú a Mozhaisk.
     
  7. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    [​IMG]
    Aviones soviéticos IL-2 en apoyo de las tropas de tierra.

    [​IMG]
    Infantería soviética saliendo de Moscú, rumbo al frente.

    [​IMG]
    Tropas soviéticas con abrigo, esencial para temperaturas extremas del invierno ruso.

    [​IMG]
    Batalla del saliente de Klin, a 85 km de Moscú, el teniente general Schaal contuvo a los soviéticos y logró una vía de escape para parte del Panzergruppe 3.


    [​IMG]
    Avalancha soviética en 300 km de frente, 100 divisiones y 700 tanques sobre la Wehrmacht.

    [​IMG]
    Tropas soviéticas sobre esquíes, lo que les daba gran movilidad.


    [​IMG]
    Columna alemana pasa por una aldea, una ofensiva que se consumía en cercanías de la capital del bolchevismo.

    [​IMG]
    Atendiendo un herido, en media hora debían ponerlo a resguardo o moría congelado.

    [​IMG]
    Tanque alemán disparando contra una aldea.

    [​IMG]
    Soldado alemán se rinde el 1º de diciembre de 1941.

    [​IMG]
    Soldados alemanes capturados, pasan por un puente de madera.

    [​IMG]
    Tropas germanas con atuendo para el invierno, una excepción para lo que fue la decidía de la intendencia de la Wehrmacht.

    [​IMG]
    Tropas germanas agotadas y congeladas, en un descanso con 35 grados bajo cero, con picos de – 50 Cº.

    [​IMG]
    Rendición de alemanes, el peligro del desbande se cernía sobre el Heer.

    [​IMG]
    Guardias alemanes congelados.

    [​IMG]
    Más soldados alemanes que se rindieron, sus ropas no eran las adecuadas, apenas 60 divisiones alemanas de 178 tenían uniformes de invierno.


    [​IMG]
    Columna de motocicletas soviéticas en la carretera de Moscú a Mozhaisk.


    [​IMG]

    Recreación de la Batalla de Moscú del año 2007.

    [​IMG]
    La misma recreación, ataque de la infantería alemana.

    [​IMG]
    Muerte de un infante alemán en la recreación del 2007.


    [​IMG]
    Infantería germana atrincherada en la nieve.

    [​IMG]
    Artillería soviética machacando posiciones de la Wehrmacht.

    [​IMG]
    Tanque alemán capturado en una de las 400 aldeas recuperadas por el Ejército Rojo.

    [​IMG]
    Tanque alemán incendiándose, muchos blindados se perdieron en la contraofensiva soviética.

    [​IMG]
    Blindados destruidos y cadáveres tirados, el resultado de un contra ataque inesperado.

    [​IMG]
    Tumbas alemanas en cercanias de Moscú.

    [​IMG]
    Un vehículo Kübelwagen abandonado en plena nieve, decenas de vehículos fueron dejados por falta de combustible.

    [​IMG]
    Blindados alemanes abandonados.

    [​IMG]
    Vehículos blindados soviéticos tipo BA A10 y BA 6.

    [​IMG]
    Tropas siberianas y tanques se abalanzan sobre los sorprendidos alemanes.

    [​IMG]
    Penosa retirada del Heer en plena nevada, hostigada por esquiadores y caballería soviética.

    [​IMG]
    Tanquistas alemanes prendiendo fuego para mitigar el frío y calentar los motores.

    [​IMG]
    Walter Model, infatigable y optimista.


    Citas:

    (1) El Tercer Reich-Autores varios- Tomo 22- Time Life Rombo-1997. pp.104

    (2) Ob. cit. pp.105

    (3) Rodric Braitwaite- Moscú 1941-Crítica-2006. pp 282.

    (4) Harrison E. Salisbury – La guerra desconocida – Diana – 1980 pp 90.

    (5) Ob. Cit pp 95

    (6) Ob. Cit pp. 98/99

    (7) El Tercer Reich pp. 108/109

    (8) Antony Beevor- La Segunda Guerra Mundial-Pasado y Presente- 2012- pp. 330 a 334.

    (9) El Tercer Reich pp. 111 a 113.

    (10) Harrison E. Salisbury- pp. 108 a 111.

    (11) Beevor pp. 335 a 336.

    (12 Beevor- pp. 336.

    (13) Rodric Braitwaite- pp. 324.

    (14) Rodric Braitwaite - pp. 325.

    (15) Rodric Braitwaite - pp. 326 a 334-

    (16) Rodric Braitwaite - pp. 335.

    (17) Harrison E. Salisbury- pp. 111

    (18) Beevor- pp. 336.

    (19) Rodric Braitwaite - pp. 364

    (20) Rodric Braitwaite - pp.366 a 371.

    (21) Beevor- pp.337.

    (22) Derrota Mundial- Salvador Borrego- editorial Nuevo Orden- 1983- pp. 313.

    (23) Rodric Braitwaite - pp. 376.

    (24) Rodric Braitwaite - pp. 398.

    (25) Salvador Borrego- pp. 318 y 319.

    (26) Ascenso y caída de la Luftwaffe- David Irving-1993- pp. 199.

    (27) Irving - pp. 167.

    (28) Harrison E. Salisbury - pp. 131.

    (29) La guerra de Hitler. David Irving-Planeta- 1989- pp. 295.

    (30) Harrison E. Salisbury - pp. 133.

    (31) La guerra de Hitler- pp. 295 y 296.

    (32) El Tercer Reich- pp. 130 a 132.

    (33) La guerra de Hitler- pp. 300 a 302.

    (34) El Tercer Reich- pp. 147.

    (35) Beevor- pp. 345.

    (36) El Tercer Reich- pp. 148/149.

    (37) El Tercer Reich- pp. 155 a 157.

    (38) Rodric Braitwaite - pp. 405/406.

    (38) Beevor- pp. 345 a 348.

    (39) Salvador Borrego- pp. 325/326.

    (40) El Tercer Reich- pp. 159/160.

    (41) El Tercer Reich- pp. 167 a 177.

    (42) Salvador Borrego- pp. 331.

    (43) Salvador Borrego- pp. 332.

    Entre el cielo y la tierra, la Luftwaffe ataca.

    El 14 de julio, Hitler decidió que había que bombardear Moscú, las razones eran que ahí estaba el centro de resistencia del bolchevismo y había que impedir la evacuación del aparato del gobierno. Además exigía una represalia por bombardeos soviéticos a Helsinki y Bucarest. El mariscal Albert Kesselring, alias “el sonriente”, el jefe de la Luftflotte 2, era el encargado de tal tarea, bajo su conducción la Luftwaffe había destruido; 2500 aviones, 165 tanques, 2136 vehículos y 194 cañones, sobre Minsk, Smolensk y Viazma.

    La Luftflotte 2 tenía un total de 1320 aparatos para la operación Tifón, número conseguido a expensas de la Luftflotte 1 que estaba en el Ejército Norte y la Luftflotte 4 que prestaba servicio en el Ejército Sur.

    Moscú estaba muy bien preparada para un ataque, los lugares más importantes estaban camuflados, como el teatro Bolshoi, la plaza Sverdlov , los muros del Kremlin y otros lugares; las cúpulas de las iglesias fueron pintadas de verde en lugar del dorado llamativo que siempre tenían. Se habían instalado cientos de reflectores y baterías anti aéreas además de dirigibles, para prevenir los vuelos bajos.

    El primer ataque se produjo el 22 de julio de 1941, un mes después de la invasión alemana a la URSS. Los objetivos estaban bien delimitados, el Kremlin, la sede del partido comunista, una planta de energía, una estación de trenes y tres plantas de fabricación de aviones. En este ataque fueron lanzados 200 aparatos, equipados con bombas incendiarias y de alto poder explosivo. Ya estaban asignados los objetivos de cada escuadrón; así el KG55 atacaría el Kremlin y el edifico del CC del PCUS, el KG53 plantas fabriles, el KG4 puentes en la parte occidental y norte de la capital. Se arrojaron 104 toneladas de explosivos y 46.000 bombas incendiarias. La defensa de Moscú constaba de 585 aviones; 200 Polikarpov I-16, 170 Mig-3, 95 Yakovlev -1, 75 Lavochkin LA GG3, 45 Polikarpov I-153, 1.000 cañones antiaéreos, reflectores y globos aerostáticos con minas en sus cables de suspensión.

    Los globos a diferencia de Londres, donde eran colocados a 2500 metros de altura, en Moscú los colocaban a 4500 metros. Los pilotos alemanes creyendo no encontrar demasiada resistencia volaban entre 2000, 3000 y 4000 metros de altitud, pero se encontraron con 618 reflectores, 303 globos y radares que detectaban al enemigo a 120 km de distancia, además los soviéticos contaban con 602 cazas para vuelos nocturnos. En el primer ataque murieron 130 personas y hubo 1166 incendios; los alemanes perdieron 20 aviones y solo la mitad de los 200 atacantes pudo arrojar sus bombas.

    De julio de 1941 y abril de 1942 la Luftwaffe efectuó 8000 incursiones sobre Moscú, logrando llegar a destino 234 bombarderos, lanzando 1610 bombas rompedoras y 100.000 bombas incendiarias, el precio para la Luftwaffe fue de 952 bombarderos derribados.

    En total murieron 1327 personas, 402 viviendas destruidas y 22 instalaciones industriales en la ofensiva aérea alemana, pero salvo los primeros ataques masivos con 100 o 200 aparatos, los posteriores eran con escasos aviones, 5 o 10 a veces.

    En diciembre de 1941 la Luftflotte 2 es transferida al mediterráneo, quedando el Fliegerkorps 8 (Cuerpo Aéreo) como apoyo del Ejército del Centro en un ancho de 640 km. A ese momento en todo el frente ruso quedaban 1700 aparatos debido a las transferencias a otros campos de batalla. El crudo invierno ruso había sido oneroso para la Luftwaffe, debido a aeródromos mal equipados y al extremadamente eficiente fuego anti aéreo soviético. Por otra parte la producción de aviones no alcanzaba a suplir el alto ritmo de las pérdidas, este y otros errores fue la causa del suicidio del general Ernst Udet, director de Armamento de la Luftwaffe.

    La Luftwaffe se encontró con una defensa enconada en la capital soviética, que puso al desnudo sus limitaciones, pocas veces pudo la fuerza comandada por Hermann Goring estar a la altura de las circunstancias, Moscú no fue la excepción.

    [​IMG]
    Artillería anti aérea, oteando la llegada de aviones alemanes.


    [​IMG]
    Vigilando los cielos de Moscú.


    [​IMG]
    Tripulantes de un HE-111 con máscaras de oxígeno.

    [​IMG]
    Bombardeo sobre Tushino, suburbio de Moscú.
     
  8. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    [​IMG]
    Insignias de un piloto de un avión alemán derribado sobre Moscú.


    [​IMG]
    El público moscovita mira absorto el avión Junkers alemán derribado, llevado y expuesto en la plaza Sverdlov.


    [​IMG]
    La inocencia en la guerra, la Luftwaffe sobre Moscú.

    [​IMG]
    La famosa foto de Margarete Bourke-White en un bombardeo nocturno, se puede apreciar la silueta del Kremlin y las bengalas alemanas que iluminan la noche.


    [​IMG]
    Radares soviéticos RUS-2.

    [​IMG]
    El caza Messerschmitt Bf 109, conocido por tener el mayor número de derribos en la historia de la aviación, más de 15.000 en total, estuvo presente en la operación Tifón.

    [​IMG]
    El bombardero estándar de la Luftwaffe, el HE-111, fue uno de los protagonistas en los bombardeos a Moscú, fue quedando obsoleto con el correr de la guerra, no pudiendo ser reemplazado hasta el final de la misma.

    [​IMG]
    Caza soviético Mig 3, participó en la defensa de Moscú.

    [​IMG]
    Polikarpov I-16, apodado “Rata”, con 200 aparatos de estos se defendió exitosamente la capital soviética.


    Bibliografía y red:

    El Tercer Reich- Tomo 49 – La Luftwaffe de Hitler- Editorial Time Life Rombo-1997.

    http://de.sputniknews.com/meinungen/20110722/259848907.html

    https://de.wikipedia.org/wiki/Luftangriffe_auf_Moskau

    http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=16139

    http://timemislead.com/vtoraya-miro...vki-moskvyi-nachalis-v-noch-na-22-iyulya-1941

    Pilotos suicidas defienden Moscú.

    Moscú fue defendida exitosamente de los ataques aéreos de la Luftwaffe, la Fuerza Aérea Soviética (SSV) utilizó los medios ortodoxos para defender la capital, artillería antiaérea, radares, globos con explosivos, salidas de aviones para interceptar a cazas y bombarderos alemanes, pero es poco conocida la orden de golpear a los aviones enemigos con el avión propio contra los timones, o acercarse ala con ala y desestabilizarlo, o directamente embestirlo de lleno, todos, se suponía, eran recursos de última instancia, cuando se acabaran las municiones, el combustible o se producía una avería. El as de la aviación soviética, Alexander Pokryshkin, lo explicaba: “Un ataque de embestida es un arma para pilotos con nervios de acero; en la defensa de Moscú, este método fue justamente necesario. A distancias cortas, detrás de la cola de un bombardero enemigo, nuestro caza era invulnerable, se metía en la zona muerta de fuego enemigo, se acercaba más y le seccionaba un parte de la cola o un ala”

    Estos antecesores de los kamikazes japoneses, debían saltar en paracaídas o controlar el avión dañado hasta aterrizar, cuestión harto difícil. Las estadísticas oficiales dicen que murieron el 37 % de los pilotos aplicando la táctica Tarán, que en ruso significa “ariete”.

    Esta forma de combatir en el aire fue ocultada por las autoridades soviéticas durante 30 años, pero los pilotos sobrevivientes fueron condecorados y la revista norteamericana Life mencionó el asunto e incluso entrevistó a algún piloto. En toda la guerra hubo alrededor de 600 ataques de este tipo, pero la gran mayoría se produjo durante los meses cruciales de los bombardeos a Moscú, especialmente en julio y agosto de 1941. Los aviones bombarderos alemanes Heinkel 111, Junkers 88 y Dornier 215 fueron las víctimas de las embestidas. El 2 de julio un avión HE-111 volaba en misión de reconocimiento a gran altitud, llevaba un coronel del Estado Mayor Alemán con mapas y códigos secretos, cuando fue interceptado por un avión Yak-1, piloteado por el teniente Sergei Goshko, que se acercó por detrás del Heinkel y le arrancó la cola con la hélice de su Yak-1 con alas de madera. El Heinkel se precipitó a tierra y Goshko recibió la Medalla de Oro al Héroe de la URSS.

    Quien fue un renombrado héroe se llamaba Víctor Talalikhin, la noche del 6 de agosto, cuando su grupo de caza estaba a la espera en un bosque de Moscú, cuando siendo las 23 55 hs. sonaron las alarmas, los reflectores buscaban a los atacantes y el fuego antiaéreo se hacía sentir. Rápidamente Talalikhin se sentó en la cabina del Polikarpov I-16 y partió raudamente, encontrando una silueta recortada contra la luna, era un Heinkel-111, pudo ver nítidamente su cruz gamada, enseguida lo siguió y le tiró una ráfaga de ametralladora, dándole a uno de los motores que se incendió y el piloto alemán empezó a realizar maniobras de evasión, Talalikhin agotó sus municiones y el piloto alemán comenzó a disparar, hiriéndolo en un brazo, en ese momento el piloto soviético arremetió contra el Heinkel, que se precipitó a tierra envuelto en llamas. Víctor Talalikhin se arrojó en paracaídas, cayendo en un lago cercano, siendo rescatado por campesinos, el Polikarpov cayó sin control en un bosque, siendo encontrado en el año 2014 en forma casual.

    Talalikhin fue el primero en abatir con la táctica Tarán en forma nocturna a un avión enemigo; considerado el primer héroe aéreo soviético con posterioridad derribó cinco aviones más, siendo el mismo muerto por un caza Messerschmitt Bf 109, el 27 de octubre de 1941, contando apenas con 23 años.

    ¿Era considerado por la SSV (Fuerza Aérea Soviética) un auto sacrificio las embestidas contra aviones enemigos? Según la directiva dirigida al 6º cuerpo aéreo que defendía Moscú, no necesariamente; “Si las ametralladoras se encasquillan, si los cartuchos se gastan antes de tiempo, si el enemigo se dirige contra un objetivo de importancia para el Estado, se deberá atacar y destruir al enemigo con una embestida” y a continuación expresa: “Embestir al enemigo es un acto supremo de heroísmo y valentía, pero no es un acto de auto inmolación, el piloto debe saber cómo embestir”



    [​IMG]
    Los aviones soviéticos con las hélices metálicas acometían a la cola de los bombarderos alemanes.

    [​IMG]
    Las alas de los Mig 3 eran reforzadas para esta maniobra de desestabilización del ala enemiga.

    [​IMG]
    Estampillas alusivas a los héroes de la aviación soviética, cultores de la peligrosa táctica Tarán.


    [​IMG]
    Poster soviético de las acciones “ariete”.

    [​IMG]
    Otro poster de un as suicida soviético.


    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    Distintas escenas de los audaces pilotos que defendían Moscú e inquietaban a los excelentes y experimentados pilotos alemanes.


    Fuentes en la red:

    http://interdefensa.argentinaforo.net/t8256-taran-los-kamikazes-sovieticos

    https://en.wikipedia.org/wiki/Viktor_Talalikhin

    http://www.forosegundaguerra.com/viewtopic.php?t=3499
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  9. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    La gran batalla ganada

    Se sabe a grandes rasgos lo que fue la gran evacuación del año 1941, donde los soviéticos debieron llevar su industria a zonas seguras, lejos de las tropas de la Wehrmacht. Para eso nos adentraremos en la historia de los detalles de la movilización general que implicó el impacto de la invasión alemana del 22 de junio de 1941. La desesperación ante el avance alemán llevó a la alta jefatura soviética a movilizarse de inmediato para salvar las fábricas de armamento. Para ello se creó un Consejo para la Evacuación presidido por NM Schvernik, AN Kosigyn, MG Pervukhin. Para el 24 de junio empezó a actuar o sea dos días después del comienzo de la operación Barbarroja. Las zonas receptoras serían la región del Volga, los Urales, Siberia Occidental, Kazajstán y Asia Central.

    La primera evacuación consistió en productos terminados, equipos desinstalados, materias primas y productos básicos. En segundo lugar fueron enviados máquinas y equipos de potencia para ajustar las instalaciones y en tercer lugar, vehículos, equipos y materiales auxiliares.

    Las fábricas producían hasta el último minuto en que debían ser evacuadas, para ello se enviaron alrededor de 30.000 trenes, se movilizaron todo tipo de vehículos, porque también debían enviarse depósitos de alimentos y las personas que trabajarían en las plantas.

    En total se evacuaron 2600 empresas, doce millones de personas, en una labor increíble, por lo compleja y bajo rigurosas condiciones, como el bombardeo de trenes por parte de la Luftwaffe. También se llevó ganado, 11.000 tractores de las granjas colectivas y maquinaria agrícola. (1)


    [​IMG]
    Vagones abarrotados en plena evacuación hacia el este.

    [​IMG]
    Maquinaría industrial rumbo a lugar seguro, 2600 fábricas evacuadas.

    [​IMG]
    Ganado vacuno por las calles de Moscú, enviado al este.

    Quien tuvo a cargo la jefatura máxima en la realización de la evacuación fue Lavrenti Beria, el todopoderoso comisario del NKVD, esta organización construyó 842 aeródromos, 3570 km de vías ferroviarias y 4700 km de rutas hacía las zonas de evacuación. (2)

    Una de las ciudades elegidas para enviar plantas fabriles fue Krasnoyarsk , ubicada en Siberia a 3500 km de Moscú.
    [​IMG]

    En octubre de 1941 las tropas alemanas se encontraban cerca de la ciudad ucraniana de Odessa, cuando las fábricas de dicha ciudad fueron desmanteladas y enviadas a Krasnoyarsk y otras ciudades al oriente, bajo intensos bombardeos por tierra y agua.

    La primera planta que llego a Krasnoyarsk fue en agosto de 1941, se trasladó en dos trenes, personal especializado y equipo procedente de la ciudad de Bryansk, se trataba de una fábrica que proveía del 30 % de las locomotoras soviéticas, el 100 % de las plataformas ferroviarias y grúas. Equipos para centrales hidroeléctricas y productos de defensa, así mismo se trasladaron 15.000 trabajadores con sus familias. Llegaron a un lugar que no había almacenes ni tiendas, ni carreteras. Todo lo traído debió ser desmantelado pieza por pieza y llevado en trineos. Un total de 868 máquinas, toneladas de alambres, electrodos, metal, etc. Las empresas soviéticas eran numeradas y esta sería la nº 327, las memorias de una trabajadora de la planta, Valentina Boulygina, nos da un idea de las condiciones de los obreros: “La planta trabajaba en dos turnos de 12 horas cada uno, y a veces hasta 18 horas, no había ni fines de semana ni fiesta, trabajaban mujeres, ancianos, adolescentes y presos. Los hombres eran

    los únicos en los puestos de dirección. En invierno el frío era terrible y en verano el calor sofocante” (3)

    El avance alemán se cernía sobre la parte europea de la URSS amenazando sobre el 40 % de la población total, donde había 31.850 empresas industriales, de las cuales era 37 metalúrgicas de materiales ferrosos, 749 plantas de fabricación de maquinarias pesadas y medias, 169 plantas de productos agrícolas, químicos, madera además de 1135 minas y 3000 pozos de petróleo, cientos de plantas de textiles, alimentos. (4)

    Además la zona ocupada por los alemanes producía el 63 % de carbón, el 68 % de arrabio, el 58 % de la producción total de acero y el 60 % del aluminio producido. También para noviembre de 1941, Alemania se había quedado con el 38 % de la producción de cereales, el 84 % de la producción de azúcar, el 38 % del ganado vacuno y el 60 % del total de cerdos, también el 41 % de las vías férreas quedaron en manos alemanas. Las materias primas dejaron de llegar de la cuenca del Donetsk, por ello cayeron 430 veces la producción de laminados ferrosos, sin los cuales no existe la producción militar, también los rodamientos de bolas (rulemanes) cayó 21 veces la producción, sin los cuales no hay aeronaves, ni tanques ni artillería (5)

    [​IMG]
    Mujeres trabajando en una mina, el esfuerzo femenino fue grande en la guerra contra los alemanes.

    [​IMG]
    La cuenca del Donetsk, Ucrania, era el corazón de la metalurgia soviética, el carbón de esa zona era vital para todas las plantas de la URSS tal como lo indica este cartel.

    [​IMG]
    Mina destruida en la cuenca del Donetsk.

    Los dos últimos meses de 1941 fueron los más críticos para la producción de guerra, pues las plantas habían dejado de producir en el occidente de la URSS y todavía no estaban del todo acondicionadas en el oriente.

    La pérdida de las minas de la cuenca del Donetsk hubo de ser reemplazada por similares en la zona oriental como la región minera de Kuznetsk, con el 18 % de la producción de carbón, donde fueron trasladados 153.000 mineros, también la cuenca de Karaganda con el 14 % del total de carbón tuvo su importancia y finalmente los Urales con el 12 %. Para septiembre de 1942 se recuperó la producción de carbón anterior a la guerra y para 1943 se superó.

    ¿Hubo previsiones del gobierno soviético ante un posible ataque alemán? En mayo de 1941, el Jefe del Estado Mayor General del Ejército Rojo, GK Zhukov, advirtió sobre la inminencia de un ataque de la Wehrmatch, teniendo una reunión con Stalin el 24 de ese mes, para junio, o sea un mes antes del ataque tenía los lineamientos de un plan básico de evacuación, estableciendo prioridades por áreas y grupos, en una profundidad de entre 75 y 100 km de la frontera serían evacuados niños de hasta 15 años y personas mayores de 60 años y todos los masculinos en edad militar. (6) Stalin finalmente no aprobó el plan por considerarlo prematuro, pero fue usado ante el ataque que finalmente se produjo. Para Zhukov la evacuación resultó “la más grande de las batallas de la segunda guerra mundial”

    El 3 de julio Stalin dejó claro en un discurso los principios de la defensa del país, ordenó no dejar al enemigo “un solo motor, un litro de combustible o un kilo de pan, llevarse el ganado y toda propiedad de valor que no se pueda llevar, destruirla”

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]

    De la capital de Ucrania, Kiev, mediante 450 trenes, se evacuaron 197 empresas industriales, el comisario del Consejo para la Evacuación LI Pogrebnoy decía en sus memorias “La situación era muy difícil, de la mañana a la noche Kiev era bombardeada, pero la evacuación se hizo a toda prisa, bajo una situación tan tensa se logró en base al heroísmo sacar bienes de capital y materias primas”.

    De toda Ucrania se llevaron a la parte oriental de la URSS, 500 empresas industriales, 6.000.000 millones de personas, toneladas de granos, miles de cabezas de ganado, tractores, automóviles y bienes culturales.

    La República Socialista de Bielorrusia también fue de las primeras invadidas, el comisario del Comité Central de Bielorrusia tuvo un dialogo con Stalin donde le informaba de la urgencia de la evacuación, Stalin le dijo: “¿Crees que lo debes hacer de inmediato?, “Si” le replicó Ponomarenko “la parte occidental de Bielorrusia ya está perdida, debemos evacuar la capital Minsk y la zona oriental, antes que sea tarde”, “Pues bien, procede entonces” replicó Stalin. Finalmente se evacuaron 83 empresas, fábricas de máquinas herramientas, de aviones, plantas de cemento y otras. La cantidad de gente destinada al oriente de Rusia fue de 1.500.000.

    [​IMG]
    Gente evacuada de diversas maneras, más de 12.000.000 se fueron al este.

    La historia jamás contada

    Se ha descripto la manera en que industrias completas se evacuaron a zonas lejanas de la URSS, pero ¿Qué pasó con las personas durante la evacuación? ¿Quiénes lo fueron y por qué? ¿Cuántos se evacuaron y cuantos se auto evacuaron? Vamos a tratar de dar una respuesta a los interrogantes y descorrer el velo de una situación que los historiadores occidentales ignoran por completo ¿Qué pasó con los judíos evacuados? ¿Cuántos lo fueron? Y fundamentalmente ¿Por qué fueron evacuados?

    Empecemos por el archivo estatal de Kazajstán, donde nos desglosa los números de la llegada de los evacuados del Occidente de la URSS en septiembre de 1941:

    Por sexos: 67,4 % de mujeres, 32,6 % de hombres.

    Por edad: masculinos de entre 10 y 59 años 10,5 %, mujeres entre 16 y 54 años 39,2 %, niños 50,3 %

    Por etnias: rusos 54,9 %, judíos 17 %, ucranianos 10 %, bielorrusos 4,6 %, letones 1,5 %, polacos 1,2 %.


    [​IMG]

    En el norte de Kazajstán está la ciudad de Petropavl que recibió la siguientes grupos étnicos según porcentajes: Rusos 42,2 %, judíos 37,3 %, ucranianos 18,6 %. Estos son grupos asentados para julio de 1945.

    En el centro de Kazajstán vemos la provincia de Karagandá, que tenía y tiene un importante desarrollo minero, empezaron trabajando en las minas gente deportada a los gulag, también llegaron en 1941 alemanes del Volga, deportados (no evacuados) por considerarlos Stalin poco dignos de confianza ante el avance alemán, de tal manera que el 70 % de los habitantes de la capital, llamada también Karagandá, eran de origen alemán. Este centro minero fue uno de los que proveyó de carbón a la maquinaria bélica soviética ante la pérdida de la cuenca del Donetsk en Ucrania.

    Una de estas plantas evacuadas se llamaba Parkhomenko, procedente de Ucrania, se la numeró con el Nº 19 y su director era Falik Boris Abramovich y el ingeniero jefe era Yehuda Elkind Abramovich, ambos de origen étnico judío. (7)

    [​IMG]
    Planta Nº19 de Parkhomenko en Karagandá, Kazajstán

    Otra zona donde fueron enviadas plantas industriales es RS de Uzbekistán, que está ubicada al sur de la nombrada RS de Kazajstán, su capital es Tashkent y a este lugar fueron enviados 151.964 personas de origen judío, cada una tiene su ficha personal donde consta sexo, nombre, fecha de nacimiento y de qué lugar de la URSS provenía. Se puede verificar viendo las fichas en internet que muchos venían de Leningrado, de diversas ciudades de Ucrania, de Moscú y alrededores, de Bielorrusia, de la RS de Moldavia (al norte de Rumania).

    [​IMG]
    Fichas personales de judíos enviados a Kazajstán.
     
  10. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Las distancias hasta Tashkent eran enormes, para dar ejemplo:
    [​IMG]

    Desde Kamenets Podolski en Ucrania hasta Tashkent hay 4225 km.
    [​IMG]

    Desde Kirovogrado hasta Tashkent 3792 km.

    Esta gente figura en una base de dato de sobrevivientes del holocausto del United States Holocaust Memorial Museum, se pueden verificar cada una de las 151.964 fichas, de esta manera podemos tener una idea de la magnitud de la evacuación de ciudadanos de origen étnico judío. (8)

    [​IMG]


    Los evacuados con privilegios eran los llevados como trabajadores, técnicos, gerentes de plantas industriales, pues conseguían alojamiento, vales de alimentos así también lo eran los de universidades, centros de investigación, y administración estatal.

    Como ejemplo de tipos de evacuación tomemos la ciudad ucraniana de Odesa, tenía como total de habitantes 600.000 personas, 155.000 habitantes fueron retirados de manera organizada, es decir trabajadores o técnicos de una plata industrial o empleados de una universidad, siendo el 25 % del total, mientras 250.000 personas se auto evacuaron, el 42 %, siendo difícil la tarea pues en agosto Odesa estaba casi totalmente bloqueada por tierra. (9)

    [​IMG]
    Ciudad de Odesa, totalmente bloqueada por tierra en agosto de 1941.

    Vemos en estos porcentajes que el número de judíos evacuados era muy grande ¿Pero de cuantos es el porcentaje total de judíos evacuados? Veamos algunos números, el total de judíos en la URSS era 4.855.000 judíos, excluyendo los refugiados de Polonia y Rumania, el total en la zona que luego sería ocupada por los alemanes era de 4.100.000, los evacuados al oriente sería 1.400.000 de judíos como mínimo sobre 12.000.000 del total de evacuados de todas las etnias. Por otra parte los porcentajes de judíos ingenieros, oficiales del Ejército Rojo, el NKVD y funcionarios del partido comunista eran superiores al porcentaje de habitantes judíos de la URSS, esto dicho por la página Yad Vashem en idioma ruso (10), con lo cual queda claro la importancia de la etnia judía en el aparato del gobierno comunista, sea como profesionales en las plantas bélicas, como agentes del aparato de represión (NKVD), como integrantes del ejército y como funcionarios del aparato administrativo del gobierno estalinista, con lo cual las acusaciones del gobierno alemán sobre la connotación judeo-bolchevique del gobierno soviético no era totalmente cierta, pues había mayoría de rusos étnicos en la misma situación, pero tampoco estaba lejos de la verdad.

    La pregunta clave es ¿Fueron los judíos beneficiados en la evacuación? La comunidad judía actual de Rusia dice que Stalin no hizo más para evacuar a su pueblo teniendo en cuenta que los alemanes entraron a fusilar a todos los judíos a su alcance, pero también están las voces contrarias en la misma Rusia y un autor occidental, EM Kulisher en el año 1946 escribió: “No hay duda de que las autoridades soviéticas hicieron arreglos especiales para la evacuación de la población judía o para facilitar sus escapadas espontáneas. Junto con el personal del Estado y los trabajadores industriales, todos los judíos tenían prioridad durante la evacuación. Las autoridades soviéticas pusieron a disposición miles de trenes, específicamente para la evacuación de los judíos” Otras fuentes de origen judío también han determinado que el estado soviético actuó en esa dirección, como B. Goldberg, hijo de Scholem Aleijem, quien estuvo en la URSS en 1946/47, también Moshe Kaganovich, funcionario del gobierno soviético, confirmo en 1948 que la prioridad la tenían los judíos en cuanto trenes disponibles. Gran parte de los judíos fueron llevados a Siberia. Los Urales, y algunos al Volga, irónicamente a las granjas de los alemanes del Volga que habían sido deportados como etnia sospechosa de colaboración con el enemigo.

    Un demógrafo ruso, M.Kupovestky, en la década del 90, publicó un estudio con las bajas judías en la URSS, teniendo en cuenta las fronteras de la pos guerra, entre 1941-1945, la cifra es de 2.733.000 muertos o sea el 55 % de 4.950.000 calculados por él de antes de la guerra, pero esta cifra no solo contiene los asesinados por los alemanes, sino también: pérdidas de combatientes y gente del partido comunista, víctimas durante la evacuación y deportación en algunos casos, además víctimas de Stalin que fueron a parar a los Gulags del sistema. (11)

    [​IMG]
    Masiva evacuación, con prioridades dictadas por el gobierno.

    Los cuatro pilares de la evacuación

    Es poco conocida la incidencia de la etnia judía en la industria militar soviética, tanto en la planificación y gestión, como ingeniería del desarrollo y en los procesos de producción. Desde la década del 30 la presencia en las universidades oscilo entre el 12 y el 15 % del estudiantado, siendo la etnia judía del 1,8 % de la población total, estando sobrerrepresentada también en las etapas posteriores a la universidad.

    La evacuación se asentó sobre cuatro pilares, donde mucho tuvieron que ver justamente cuatro personas de origen judío, a saber:

    Lazar Kaganovich: Nacido en el año 1893, en un aldea cercana a Kiev, la capital de Ucrania, la mano derecha de Stalin, en la época de la invasión alemana fue comisario de ferrocarriles, elemento fundamental para el traslado de plantas completas, trabajadores, materias primas, personal de todo tipo hacía el este de la URSS y transporte de militares y sus elementos hacía el oeste del país. Las tropas que llegaron a Moscú desde Siberia, 25 divisiones, contaban con seis vías para llegar a la capital mientras que el Ejército alemán del Centro solo contaba con una vía para abastecerse.

    Los ferrocarriles llevaron todo el peso del transporte, desde Moscú se evacuaron a 2.000.000 de personas, de Leningrado 1.700.000, de Kiev 350.000, en total los trenes llevaron a 10.4000.000 personas de un total de 12.000.000.

    Pero el papel de Lazar Kaganovich no se terminó en los ferrocarriles, fue quien le sugirió a Stalin evacuar a los judíos en forma prioritaria ante el avance alemán, lo cual fue aceptado por el líder soviético (12), se aplicaría además la política de tierra arrasada a través de los judíos, sea destruyendo todo, llevándose lo que se pudiera y formando además bandas partisanas. También antes de la guerra convenció a Stalin de construir fábricas detrás de los montes Urales, fuera del alcance del conocimiento de todo el mundo (13)

    [​IMG]
    Lazar Kaganovich, uno de los funcionarios preferidos de
    Stalin, muy activo en las represiones del régimen soviético.


    [​IMG]
    Cartel de propaganda soviética, ensalzando las virtudes de los ferrocarriles.

    [​IMG]
    Red ferroviaria soviética, fundamental a la hora de la evacuación.

    [​IMG]
    Locomotora del año 1932.


    Isaac Moiseevich Salzman: comisario de tanques, llamado también “El rey de los tanques”, en 1939 era director de la planta Kirov, en agosto de ese año salió de producción el primer KV-1. Para cuando estalla la guerra con Alemania, aumentó la producción de tanques KV-1 en forma notable, siendo premiado por el Presidium del Soviet Supremo de la URSS con la Orden del Trabajo Socialista, con la adjudicación de la Orden de Lenin y la medalla de la Hoz y el martillo. En 1941 tuvo el cargo de vice comisario del pueblo para la industria del tanque de la URSS. Al estar rodeada Leningrado donde estaba la planta de producción Kirov, la llevó a los Urales, a la ciudad de Chelyabinsk, que era un lugar con déficit de trabajadores, profesionales, materias primas y equipos. En 1942 fue nombrado director de la fábrica Comitern en la ciudad de Nizhny Tagil, donde fabricó el tanque T-34, después de 33 días de reconstrucción de la planta.

    En julio de 1942 fue designado Comisario de tanques, en 1943 se empezó a fabricar el tanque pesado IS-2. En total la planta Kirov produjo 18.000 tanques, cañones auto propulsados, 45.000 motores de tanques, domina la producción de 13 tipos de tanques y auto propulsados y seis tipos distintos de motores de tanques.

    [​IMG]
    Isaac Moiseevich Salzman


    Boris Vannikov: nacido en Bakú en el año1907, de una familia judía, se recibió en la Escuela Superior Técnica de Moscú en 1926.

    Vannikov fue descripto por un colega de la siguiente manera: “Fue una figura colorida, no muy alto, de apariencia típicamente judía, se comportaba a veces de manera crudamente cínica, de carácter fuerte y cuando era necesario agradable, con muy grandes dotes de organizador”

    Luego de dirigir en la década del 30 varias fábricas de armas, fue comisario adjunto de la Industria de Defensa de la URSS.

    En 1941 fue arrestado y enviado a la Lubyanka, para ser posteriormente liberado y nombrado en febrero de 1942 Comisario de municiones. Es el encargado de proporcionar pistolas, morteros, municiones de distintos calibres, para el ejército y la marina. Logró una producción excepcional de municiones, doblando en 1942 lo fabricado en 1941 y triplicando en 1943, de tal manera que el Ejército rojo no tuvo escasez de municiones y superando en calidad a las similares alemanas.


    [​IMG]
    [​IMG]
    Boris Vannikov
     
    Última edición: 9 Feb 2016
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  11. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Semyon Ginzburg: nació en Minks, la capital de Bielorrusia, se recibió de ingeniero en la Facultad de ingeniería civil de la Escuela Técnica Superior de Moscú en 1927. Estuvo en el Ejército Rojo, en la década del 30 trabajó en el Consejo Económico Supremo de la URSS, también ocupó un cargo en el Comisariado del Pueblo de la Industria Pesada de la URSS, siendo jefe de la industria de la construcción. El 19 de octubre de 1938 se decidió la expulsión de Ginzburg del partido, además de su arresto, pero cuatro meses después se revee tal decisión y es cambiada por una severa reprimenda. En mayo de 1939 el Soviet Supremo aprueba la Ley de creación del Comisariado del Pueblo para la Construcción, Ginzburg tuvo la responsabilidad de la construcción de las grandes fábricas industriales, además de construcciones para la cultura y servicios. El mismo Stalin en persona le comunicó la decisión y preguntándole como se sentía con la propuesta, ginzburg tuvo una gran emoción y aprovechó para señalarle la injusticia de haberlo apartado del partido en su momento y darle una gran reprimenda después a lo que Stalin contestó que era su oportunidad para demostrar cuan equivocados estaban.

    Para cuando llego la invasión alemana, Stalin le dijo a Ginzburg que debía desmantelar las plantas Kirov de Leningrado y la planta Lenin de Mariupol para ser llevadas a Nizhny Tagil y Magnitogorsk en el menor tiempo posible. En diciembre de 1941 le dieron 75 días para trasladar la planta Elektrostal, que era la empresa metalúrgica más grande de la URSS ubicada en Moscú y llevarla a Cheliabinsk, para marzo de 1942 la planta ya estaba trasladada. También en Ucrania debió evacuarse la planta OSMCH de la localidad de Zaporozhstroy hasta los Urales, para ello fue necesario construir una nave industrial de 62.000 m2 con un volumen de 400.000 m3 de hormigón, construir los hornos industriales y llevar 6.000 toneladas de equipamiento tecnológico, todo esto a 45 grados bajo cero en los Urales, esta planta para el 15 de marzo de 1942 ya estaba funcionando.

    35 años después N.S Patolichev que fue protagonista de todo aquello dijo sobre Ginzburg: “Todo este trabajo fue liderado por Semyon Ginzburg, yo ya sabía que este hombre era inteligente y talentoso, pero en estas circunstancias demostró grandes habilidades de organizador” (14)

    [​IMG]

    Semyon Ginzburg

    Las causas del milagro

    Fue un verdadero milagro la evacuación de las industrias al Este de la URSS, todo basado en una férrea disciplina, verdadera devoción al sistema de muchos de sus funcionarios, una gran profusión de elementos étnicos judíos que sentían una gran lealtad al partido comunista de la Unión Soviética y que pusieron todo de sí para ayudar a la supervivencia del Estado soviético, a pesar de que muchos de ellos habían sido expulsados del sistema y encarcelados como Vannikov y Ginzburg. Pero hay otra razón muy importante para que todo el sistema soviético no cayera como un castillo de naipes ante la irrupción alemana, la manera de conseguir la mano de obra en el país de Stalin, un 10 % de ella provenía del sistema concentracionario soviético, más conocido como Gulag, tampoco se privó el sistema del uso intensivo de mano de obra femenina e infantil, que se parecía a un sistema esclavista, dada la condición y cantidad de horas que trabajaban tanto mujeres como niños.

    ¿Pero cómo se llegó a esto en la economía soviética? Para saberlo debemos hacer un poco de historia, la URSS no podía contar con inversiones extranjeras para un desarrollo industrial, tampoco contaba con capital local, por lo cual su única salida era mirar al campo, donde el 78 % de la población del país aún vivía en él (1926), Stalin vio la oportunidad para solventar los gastos del Estado e iniciar el proceso industrial colectivizando la agricultura y obligando a los agricultores a formar comunas, destruyendo a los llamados kulaks, controlando la producción de la tierra y fijando tanto los salarios de los trabajadores de campo, como los precios de los comestibles (mucho más altos) para la reventa (15). De una manera espantosamente draconiana, el Estado se interpuso así entre los productores rurales y los consumidores urbanos y sacó dinero a todos ellos. Esto se acentuó por la deliberada inflación de los precios, una variedad de nuevos impuestos y tasas, además de presiones para que los ciudadanos comprasen valores del Estado.

    Resultado de todo esto fue que el PNB (Producto Nacional Bruto) dedicada al consumo privado, que en los países en vías de recuperación era del 80 %, cayó a un dramático 51 %.

    La resistencia de los kulaks a la colectivización trajo como consecuencia una catastrófica decadencia de la agricultura y del campo en general, la matanza de animales fue espantosa en los números, así por ejemplo de 33,5 millones de caballos en 1928 se pasó a 16,6 en 1935 y las cabezas de ganado pasaron de 70,5 a 38,4 millones.

    Como dijimos anteriormente la baja extraordinaria del consumo privado sirvió al régimen para destinar el 25 % del PNB en inversiones industriales, una cifra inusitada que también le alcanzó para la educación, ciencia y servicios armados.

    La gente empezó a abandonar el campo, pasando del 71 % de personas viviendo en el campo al 51 % desde el año 1928 a 1940.(16) Necesariamente el Estado soviético debía acelerar el proceso educativo, el proceso industrial lo necesitaba, no podía tener una mano de obra mal adiestrada ni analfabeta, tampoco debía tener un minúsculo número de ingenieros, científicos y directores, necesario para la alta dirección y el continuo mejoramiento del sector manufacturero.

    Miles de trabajadores pasaron a instruirse en colegios técnicos, escuelas industriales y en universidades, de a poco el país fue adquiriendo los cuadros competentes para el crecimiento industrial continuado, así por ejemplo el número de ingenieros graduados pasó de 47.000 en 1928 a 289.000 en 1941.

    Muchas de las cifras fueron infladas por la propaganda del régimen, pero indudablemente se dedicaron ingentes cifras y esfuerzo industrial que llevara a la URSS a ser una potencia militar. Se crearon enormes centrales de energía, acerías y fábricas en los Urales, lejos del alcance de Occidente y Japón.

    Un crecimiento impresionante en la producción manufacturera y la renta nacional fue algo sin precedentes en la historia de la industrialización; a finales de los años 30, la producción industrial de la URSS había superado a Francia, Japón e Italia y alcanzó a Gran Bretaña.

    Pero había graves deficiencias en la economía. Si bien la agricultura había mejorado algo después del desastre de la colectivización no alcanzaba para alimentar a la población, entonces tampoco había ya excedente para exportar, el rendimiento por hectárea era exiguo. Se invirtió mucho en ferrocarriles, pero todavía el sistema de comunicación era primitivo e inadecuado para les necesidades crecientes del país. En muchos sectores de la industria había una fuerte dependencia de empresas y técnicos extranjeros, especialmente de EEUU. (17)

    Para el 26 de junio 1940 hubo un decreto del Presidium del Soviet Supremo donde se estipulaba la jornada de 8 horas los siete días de la semana y la prohibición de salida no autorizada de los trabajadores y empleados de las empresas e instituciones. Hubo en 1940 3.330.000 personas llevadas a tribunales, el 64 % por ausentismo laboral, finalmente 633.000 fueron a la cárcel. Había un caso por ejemplo de una madre con cuatro hijos pequeños que debía dejarlos para trabajar en una planta industrial, “Triangulo Rojo”, se la condenó a cuatro meses de prisión por ausentismo, debió ir a la cárcel con un pequeño bebe. Finalmente al apelarse su caso fue absuelta, pero las libertades laborales estaban fuertemente suprimidas en la URSS. (18)

    La crisis de suministros alimentarios llevó a un aumento de los productos por resolución del Consejo Económico de fecha 22 de enero de 1940, donde se elevó el precio de aceite animal, margarina, productos de la pesca, cárnicos, pastas, patatas, quesos. Los trabajadores y empleados gastaban cada vez más en alimentos, el 53,8 % del sueldo de los trabajadores se iba en alimentos, en los agricultores representaba el 68,3 %. Otra causa que motorizó la crisis alimentaria fue la distribución de los mismos, se utilizó menos para el consumo de la población y más para el Ejército y las agencia gubernamentales.

    En enero de 1940 hubo una grave escasez de pan en Moscú donde el número de comercios donde se vendía era el mismo de 1935 con 1.000.000 más de habitantes.

    Difícil también fue la provisión de ropa y calzado para el común de la gente, ya que la mayoría de la producción iba al ejército.

    En 1940 también había artículos no alimentarios difíciles de conseguir; jabón, bombillas de luz, caucho, productos de metal y lo poco que había tenía unos precios prohibitivos para la gente. El hecho de pagar caros los pocos insumos que se conseguían se veía agravado por las colas en los comercios, un estudiantes de la Universidad Estatal de Leningrado se quejaba; “Estoy persiguiendo un pantalón por segundo mes consecutivo, busco un pantalón mínimamente decente, finalmente aparecen 30 para 300 personas…tenemos la mejor Constitución del mundo pero no hay zapatos, botas ni ropa” (19)

    El problema de las colas en las tiendas fue tan grave que hubo un decreto de 1939 prohibía las mismas en las puertas de los comercios, la gente simplemente se dedicó a caminar cerca de las tiendas, porque en definitiva el problema no era las colas sino las escasez de productos por el desproporcionado gasto del Estado en bienes industriales para uso militar.

    Para 1940 había una aguda escasez de viviendas, de 26 millones de personas en las urbes en el año 1926 se pasó a 63 millones en 1940. Para ese año había 6,3 m2 promedio por habitante, lo mismo que antes de 1917, en Moscú apenas llegaba a 4 m2 por persona. La gente se hacinaba en viviendas que compartían, lo que causaba problemas al compartir la privacidad con personas ajenas, los únicos que tenían viviendas independientes eran los jerarcas de la Nomenklatura. No solo era grave el problema de las viviendas sino también la infraestructura que toda ciudad requiere, pero los presupuestos eran cambiados para destinarlos al gasto militar, por ejemplo los Comisarios del Pueblo de la URSS resolvieron achicar el presupuesto de vivienda de 9,3 millones de rublos a 5,5 millones de rublos, desviando la diferencia a construcciones industriales.

    [​IMG]
    Margarette Bourke-White era una norteamericana admiradora del régimen soviético y única occidental autorizada a sacar fotos de la URSS por dentro, en este caso no favoreció para nada al gobierno de Stalin, gente haciendo cola en una tienda para obtener alimentos.

    [​IMG]
    El campesino soviético sufrió como nadie el sistema asfixiante del comunismo.

    [​IMG]
    La pobreza en la URSS era inadmisible para los estándares occidentales.

    [​IMG]
    Bourke-White fotografió a una ama de casa en su paupérrima vivienda, en un país con una escasez aguda de las mismas.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  12. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    El nacimiento de la Nomenklatura

    Lenin, el líder de la revolución sostenía que para llegar al poder y establecer la dictadura del proletariado debía contarse con una vanguardia de revolucionarios profesionales, que se la conocía como la vieja guardia bolchevique, ellos fueron los que conspiraron y aportaron la masa crítica para que Lenin tuviera su octubre en 1917. Pero para 1922 algo estaba cambiando, Lenin se dio cuenta y perspicazmente dijo: “La invasión del ruso autentico, del gran ruso, del chauvinista, de ese cretino y ese opresor que es en el fondo el burócrata ruso típico. No hay duda que los obreros soviéticos o sovietizados son una proporción mínima y se ahogarán en este océano de gentuza gran rusa chauvinista, como una mosca en la leche” (20)

    ¿Quiénes eran los cretinos a los que se refería Lenin? Eran los que entraron al partido comunista y a la administración soviética después de 1920, que por supuesto no tenían los ideales de la vieja guardia sino la ambición de ascender en la jerarquía soviética y que estaban dispuestos a cualquier cosa para satisfacer sus ansias de progreso. ¿Quién fue el principal beneficiario de esa inmensa marea de gente que ahogó en número a la vieja guardia? Stalin, que hábilmente se sirvió de esta nueva clase en ciernes, se valió de ella para vencer a Trotsky y poder llegar al poder. Lazar Kaganovich sería el encargado de llevar el fichero de lo que se daría en llamar la Nomenklatura, la gente que coparía la administración del inmenso territorio soviético, la gente aliada de Stalin incondicionalmente.

    Lenin lo intuía cada vez más: “Si no se cierran los ojos frente a la realidad, es preciso reconocer que actualmente la política proletaria del Partido es determinada no por sus efectivos, sino por la autoridad inmensa y no compartida de que goza esta capa muy delgada que uno puede denominar la vieja guardia del Partido. Es suficiente una débil lucha intestina en el seno de esta capa para que su autoridad resulte, sino arruinada, al menos debilitada, hasta el punto que las decisiones ya no dependan de ella” (21)

    Lenin fallece en 1924 y en 1937 se producen los dramáticos acontecimientos que significaron la destrucción de la vieja guardia bolchevique. Para ese año ya habían pasado veinte años de la revolución y si bien la antigua guardia ya tenía el peso de los años, todavía podía pensar en quince años más de poder, pero la Nomenklatura stalinista cortó de cuajo esos sueños. Sería mediante la más ultrajante violencia, pues todavía los leninistas representaban el 69 % de los secretarios de las regiones y los secretarios del Comité Central y el 80 % de los delegados del XVII Congreso del año 1934, por lo cual era imposible eliminarlos de forma normal. Yezov sería el encargado del trabajo sucio y el asesinato de Kirov el punto de partida para la llegada al poder total por parte de la Nomenklatura. Zinoviev, Kamenev, Rykov, Bujarin, Krestinsky, Piatakov, Radek, se declararon culpables de diversos cargos y toda la Unión Soviética fue testigo de la caída de la primigenia dirigencia bolchevique entre los años 1937 y 1938. Kaganovich, el fiel aliado de Stalin se refería al método de exterminio usado: “Nosotros procedemos por capas”, los acusadores del principio después se encontraban entre los condenados al final del proceso. (22)

    La vieja guardia bolchevique estaba compuesta por gran número de judíos ¿Significaba esto que Stalin los eliminó por su etnia? Definitivamente no, el nuevo poder omnímodo, la Nomenklatura tenían en sus filas a gran número de judíos, ellos estaban en la administración de diversas formas, como hemos podido comprobar en la larga lista de científicos, gerentes de fábricas, profesores universitarios, inventores, altos burócratas, esta gente estaba en el poder en el momento de la entrada de la Wehrmatch en territorio soviético. ¿Qué nos dice el hecho de la aparición y consolidación de la Nomenklatura? La paradoja de una clase poderosa en una sociedad autoproclamada carente de clase alguna, la ideología marxista en su primer intento real de plasmarse como poder, fracasaba en el proyecto de una sociedad igualitaria, lo que realmente sucedió fue la existencia de tres clases sociales bien definidas, la campesina, que es la que peor vivía, con ingresos muy bajos, la clase obrera, que representaba al proletariado y era la clase con conciencia política según Marx, la endiosada dentro del panteón marxista, era la clase exaltada, pero su nivel de vida era si apenas un poco mejor que la campesina. La Nomenklatura, la clase dirigente del país, empezó a consolidarse y tenían una vida privilegiada dentro del sistema, escuelas y universidades especiales, sueldos varias veces mayor al de las dos clases mencionadas, casas amplias y confortables, dachas de vacaciones que pertenecían al Estado pero que usaban únicamente ellos y sus familias, mercados y cantinas con alimentos especiales, automóviles caros. Los dueños del poder estaban bajo el ala de Josef Stalin, harían todo lo que él les mandara y Stalin les retribuiría.

    La política laboral se fue convirtiendo de a poco en una explotación, lejos habían quedado los días revolucionarios de las promesas exultantes, la vanagloria del ser el país “con la semana laboral más corta del mundo”, pasaron de la semana de 5 días (cuatro dedicadas al trabajo) a la de seis días (cinco días de trabajo) hasta el año 1940 con la semana de 7 días (48 horas de trabajo semanal). Las vacaciones prometidas tras la revolución 30 días pasaron a apenas 12 días. El número de feriados también se fue limitando con el paso del tiempo, se eliminaron las fiestas religiosas de Pascuas y Navidad, se suprimieron fiestas revolucionarias como el 22 de enero (por el “domingo sangriento” de 1905), el 18 de marzo, día de la comuna de Paris. Se dejó de festejar el aniversario de la revolución de febrero y el día internacional de la juventud (el 31 de agosto)

    Stalin impuso una legislación del trabajo como no se conocía en ninguna parte de Europa dese hacía mucho tiempo. Con un decreto del presídium del Soviet Supremo de fecha 26 de junio de 1940, permite llevar ante un tribunal a los trabajadores que se hubieran ausentado o presentado con un retraso de 20 minutos y condenarlos a trabajos forzados a su vez los médicos tenían que dar una cuota fija de certificados por enfermedad. (23)

    Pero Stalin se preocupaba mucho por tener a sus adictos nomenklaturistas con sueldos que los hiciera leales a su persona, en los archivos de la ciudad de Smolensk se encontró un decreto secreto que fue llevado a EEUU después de la guerra:

    “No destinado a la publicación. Resolución nº 274 del Consejo de Comisarios del pueblo de la URSS y del Comité Central del PCUS, con fecha 11-11-1936. Aumento de los salarios de los principales responsables de distrito.

    El Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS y el Comité Central del PCUS decretan:

    1- A contar desde el 1-2-1936, los honorarios de los presidentes de los comités ejecutivos de distrito y de los primeros secretarios delos comités de distrito, serán elevados, en el 50 %de los distritos, a 650 rublos y en el 50 % de los distritos restantes, a 550 rublos. Los emolumentos de los responsables de los departamentos de Agricultura, Comercio y Finanzas; los directores de filiales de distrito del banco del Estado, los jefes de los departamentos de Cultura y de Propaganda que dependen del comité de distrito y los secretarios de los comités de distrito del Komsomol, aumentaran a 500 o 400 rublos según el distrito.

    2- Los presidentes de 250 comités ejecutivos de distrito y los primeros secretarios de 250 comités de distrito del Partido particularmente importantes, que figuran en una lista especial aprobada por el Ogburó del Comité Central del PCUS, deberán recibir un salario de 750 rublos. Los vicepresidentes de los comités ejecutivos de distrito y los segundos secretarios de los comités de distrito del Partido, tendrán un salario de 650 rublos.

    3- Estos aumentos de salarios se encuadrarán en el presupuesto provisional establecido para 1936.

    Firmado por el presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS: Molotov

    Firmado por el secretario del Comité central del PCUS: Stalin

    [​IMG]
    Un niño usado como mano de obra.

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    Claramente se ve en la imagen, mujeres en un trabajo pesado en una mina,
    Estas no tenían opción a no hacerlo ni derecho laboral alguno.



    [​IMG]
    Mano de obra gratis o casi gratis, una de las claves de la guerra,
    además de un nivel de vida muy bajo para la población civil, excepto
    para los altos funcionarios del gobierno y el partido comunista.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  13. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Los alemanes pagan.

    El 1 de noviembre del año 2012 la llamada “Conferencia de reclamaciones”, o sea organizaciones judías que le reclaman a Alemania por las evacuaciones durante la invasión alemana, una indemnización de 2556 euros como único pago, comprende a los judíos que huyeron de los territorios de la ex Unión Soviética posteriormente ocupada por la Wehrmatch, los que huyeron durante el período del 22 de junio de 1941 hasta el 27 de enero de 1944 y que estaban 100 km al este de la ofensiva alemana y posterior ocupación de ese territorio por tropas alemanas, esta categoría incluye a judíos que huyeron de Moscú, Leningrado y Stalingrado durante ese período.

    - Los que se quedaron en Leningrado en algún momento durante el período comprendido entre septiembre 1941 a enero 1944.

    - Los que han sufrido restricciones de la libertad como se define por el gobierno alemán (por ejemplo, vivían en guetos, campamentos, ocultando o viviendo bajo un nombre supuesto)

    - Los que han sido afectados por las restricciones a la libertad de movimiento, tales como toques de queda, la inscripción obligatoria con la limitación de la residencia, el uso de la Estrella de David (estrella amarilla), etc.

    - Los que estaban en el vientre materno, sufrieron persecución, como se describió anteriormente.

    No pueden recibir este pago quienes perciban algunos de estos programas de beneficios:

    - La Ley alemana Indemnización Federal (BEG);


    - Fondo para una pensión mensual (artículo 2);


    - Fondo de Europa del Este (FECO) Central y;


    - Ley austriaca sobre la asistencia a las víctimas (OFG);


    - El acuerdo de Berlín sobre el reconocimiento y apoyo a las víctimas del nazismo por motivos de raza, así como las creencias políticas y religiosas (PRVG);


    - Ley de la República Democrática Alemana sobre la indemnización a las personas que son víctimas del régimen nazi (VDN);


    - Beneficio del Ministerio israelí de Finanzas de la Ley 5717-1957 de víctimas discapacitadas de la persecución nazi.

    Con este acuerdo se logró ayuda financiera para judíos alemanes que bien actualmente en el este de Europa, que son aproximadamente 80.000 personas.

    Como vemos siguen logrando las organizaciones judías sacarles indemnizaciones a Alemania de todo tipo, ahora para beneficio de los evacuados de 1941, lo que cabe preguntarse es si los funcionarios de la Nomenklatura y todos los evacuados que pertenecían al Estado soviético cobran también estos beneficios, porque en definitiva estamos hablando de un Estado agresor, que antes de la invasión alemana atacó Finlandia, los países bálticos, se quedó con parte de Rumania e hizo un acuerdo con la misma Alemania para invadir parte de Polonia y que sepamos, todos estos funcionarios judíos soviéticos tomaron parte en estas aventuras militares; por lo demás Alemania sigue pagando, como siempre.(24)

    [​IMG]
    Fuentes en la red y bibliográficas:

    1) http://svpressa.ru/war/article/10365/

    2) http://www.scienceforum.ru/2015/1169/11501

    3) http://pobeda.krskstate.ru/oborona/part2_2


    4) http://oko-planet.su/history/historysng/184428-voyna-i-evakuaciya-v-sssr-1941-1942-gody.html

    5) http://militera.lib.ru/h/voznesensky_n/03.html

    6) http://jewishfreedom.org/page554.html

    7) http://www.parhomenko.kz/success_story.php

    8) http://www.ushmm.org/online/hsv/person_advance_search.php?Sourceid=20492#top

    9) http://maksudovsergei.com/index.php/poteri/iiwar/33-2012-04-02-

    10)http://www.yadvashem.org/yv/ru/education/learning_environments/families/evacuation.asp

    11)http://www.jewniverse.ru/RED/Solzhenitsin/dvesti21.htm

    12) Stuart Kahan-El lobo del Kremlin-Editorial Datanet SA. pp.246.

    13) Ob.cit. pp.248

    14) http://respublika.sb.by/istoriya/article/pervyy-narkom-stroitelstva.html

    15) Paul Kennedy, Auge y caída de las grandes potencias- pp. 402

    16) Ob.cit. pp.403.

    17) Ob.cit.pp.404.

    18) http://www.intelros.ru/readroom/mir...niya-sssr-v-predvoennye-gody-19381941-gg.html

    19) http://www.intelros.ru/readroom/mir...niya-sssr-v-predvoennye-gody-19381941-gg.html

    20) Michael Voslensky, “La Nomenklatura”-Editorial Abril. pp.55.

    21) Ob.cit. pp.56

    22) Ob.Cit. pp. 66.

    23) Ob.Cit.pp.153.

    24) http://www.jewish.kiev.ua/news/6218/
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  14. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Las decisiones de Hitler.

    Entre las preguntas más usuales, está la de saber porque Hitler tomó la grave decisión de invadir la Unión Soviética, la respuesta no es sencilla, pues no es una sola la contestación. El Generalfeldmarschall Karl Rudolf Gerd von Rundstedt, fue quien más se opuso a la invasión, al respecto, terminada la guerra recordó palabras de Hitler: “Hitler insistió en que debíamos atacar antes de que Rusia se hiciera demasiado fuerte y que estaba mucho más dispuesta a atacarnos, de lo que nosotros nos imaginábamos. Nos proporcionó informaciones de que Rusia estaba planeando una ofensiva para ese mismo verano de 1941. Yo, por mi parte, dudé mucho de eso y cuando cruzamos la frontera no hallé ningún síntoma que lo confirmara”

    También los generales Brauchitsch, comandante en jefe del Ejército y Franz Halder, jefe del Estado Mayor General, se opusieron a la invasión a la URSS, los tres nombrados debido a la experiencia de la guerra de 1914-18, sabían de los problemas de movimiento, refuerzos y abastecimiento que tendrían en Rusia.

    El Mariscal von Rundstedt le preguntó sin ambages a Hitler. “¿Ha reflexionado sobre lo que está emprendiendo en un ataque contra Rusia?, pero Hitler ya tenía tomada la decisión, el Ejército Rojo debía ser liquidado al oeste del río Dnieper, mediante movimientos envolventes.

    Otro Mariscal de Campo, en este caso von Kleist, dio su opinión de pos guerra: “No subestimamos al Ejército rojo, como se ha creído generalmente. El último agregado militar alemán en Moscú, el general Köstring -un hombre muy capaz- nos mantuvo perfectamente informados sobre el estado del ejército ruso. Pero Hitler se negó a creer en sus informes”

    El general Walter Warlimont, integrante del OKW, decía: “Los informes del servicio de inteligencia sobre la potencia militar de Rusia siempre fueron extremadamente pobres”

    Pero la subestimación de la potencia militar de la URSS, no solo provino de Hitler, pues Halder escribió en su diario: “Subestimamos a Rusia; habíamos calculado unas 200 divisiones, pero ya hemos identificado 360” (1)

    Finalmente se encontraron con 460 divisiones, unos 7.000.000 de combatientes, pero Hitler se basaba en 145 divisiones alemanas y 33 de sus aliados contra 300 soviéticas, siendo que consideraba a la calidad de sus fuerzas como supletoria del inmenso poder de la masificación soviética. La demografía le jugaba en contra a Alemania, mientras la URSS disponía de 2.000.000 de jóvenes en forma anual, la primera apenas llegaba a 500.000, pero de todas maneras el Reich estuvo cerca de lograr su cometido, hasta donde llegó y las bajas causadas al enemigo fueron tremendas.

    ¿Eran incorrectos los temores de Hitler respecto a una agresión soviética? 160 divisiones estaban en las fronteras con Alemania, no podía esta nación lanzarse en una operación contra Inglaterra sin despejar el potencial peligro de un rápido ataque del ejército Rojo. (2)

    Lo que había deslizado la voluntad de Hitler en favor de penetrar en territorio soviético tenía nombre y apellido, Vyaleschav Molotov, el ministro de Relaciones Exteriores de Stalin, que por invitación del gobierno alemán, se apersonó en Berlín el 12 de noviembre de 1940 y se entrevistaría con el Führer a las 15 hs de aquel día.

    Molotov llevaba un libreto bien estudiado y escrito íntegramente por Stalin, su primer punto era que querían llevar a cabo una nueva invasión a Finlandia, lo que llevó a Hitler a contestarle que no permitiría una alteración de la situación en el Báltico, la guerra lo obligaba a resguardar la provisión de níquel y madera finlandesa. Molotov se quejó del envío de tropas alemanas a Rumania, Hitler replicó que esto fue a pedido de Rumania. También el ministro soviético anunció que iban a firmar un pacto con Bulgaria para establecer una base cercana a los Dardanelos y que Rusia garantizaría la permanencia del rey Boris, Hitler ironizó si todo fue por pedido búlgaro. Cuando Molotov insistió por tener respuestas a sus pedidos, el canciller alemán repuso en forma evasiva que debía consultar con Mussolini.

    Molotov pudo apreciar personalmente que los ingleses bombardeaban Alemania, demostrando que su poder estaba lejos de ser liquidado. En determinado momento se sinceró con Ribbentrop, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, le dijo que el interés territorial de la URSS iba mucho más allá de los Balcanes y que su país jamás renunciaría a las entradas occidentales al Báltico. Cuando Ribbentrop comentó al Führer las intenciones soviéticas este se quedó pasmado, ya habían pedido antes; bases militares en suelo danés, en los pasos del mar del Norte, querían Constantinopla, Rumania, Bulgaria y Finlandia.

    Para el Alto Mando Alemán y la Cancillería de Hitler estas reuniones marcaron un quiebre, las conversaciones habían revelado en qué dirección estaban orientados los planes rusos. Para Hitler era el fin de este mariage de convenance (matrimonio de conveniencia), la decisión estaba tomada, decisión de la que no se arrepintió ni siquiera cuando ya el Reich estaba derrotado en 1945. (3)

    Hitler tenía un grave problema que eran algunos generales alemanes que lo despreciaban personalmente y estaban absolutamente en contra de su gobierno, llegando al punto de la traición, no ya a Hitler, sino a su país, a su Estado y al pueblo alemán, pues cada acción entablada por ellos significaba la perdida de la vida de miles de sus compatriotas. Uno de ellos fue von Kleist, al que ya nos referimos con sus palabras sobre que se conocía el potencial militar ruso. Ya en 1938 Edwald von Kleist viajó a Inglaterra para mantener conversaciones con dirigentes ingleses como Vansittart, lord Lloyd y Churchill, bajo los auspicios de un enemigo de Hitler que era el jefe de la Abwehr, el servicio de inteligencia del ejército, el almirante Wilhelm Canaris. Kleist les pedía a los dirigentes ingleses que no pactaran con Hitler a cambio ellos se comprometían a derrocar al Führer, “ellos” eran Canaris, Oster, importante funcionario de la Abwher y Ludwig Beck, jefe del Estado Mayor Alemán (OKW), hasta ese año de 1938, los dirigentes ingleses desconfiaban de estos alemanes que temían por su vida, sobre todo porque seguían vivos.(4)

    Recordemos que Kleist fue comandante del Panzergruppe I que pertenecía al Grupo de Ejércitos Sur de la operación Barbarroja.

    El Generaloberst Franz Halder, jefe de Estado Mayor del OKW, estuvo en la conspiración de 1938 cuando la crisis de las Sudetes, en noviembre de 1940 llevaba una pistola a todas las reuniones con Hitler para asesinarlo, acción que desistió al sopesar las consecuencias de tal crimen.(5)

    Otro conspirador fue el general Henning von Tresckow, un descendiente de aristócratas prusianos, sobrino de Fedor von Bock, comandante del Grupo Centro, quien en 1941 avisó a la oposición en Alemania que el Grupo de Ejércitos del Centro estaba “preparado para cualquier cosa” Para 1943 planeaba matar a Hitler en Smolensk, en el cuartel general, para ello presionó a Kluge, quien había suplantado a von Bock como comandante, pero este se negó al enterarse que matarían también a Himmler, temiendo una guerra entre las SS y el Ejército. Tresckow puso una bomba en el avión de Hitler en 1943, no explotando al no funcionar el detonador. Se suicidó el 21 de julio de 1944 al estar comprometido en el atentado contra Hitler de julio de 1944.

    En ese aspecto Stalin no tuvo la oposición que tuvo Hitler. Ya en 1937 puso en práctica una purga en el Ejército Rojo, donde la principal figura ejecutada fue el general Mijail Tujachesvky y muchos más militares fueron fusilados. Otros como el caso de Konstantin Rokossosvki fue encarcelado desde 1937 hasta marzo de 1940, cuando fue liberado de un campo de trabajo con nueve dientes menos, fue restaurado como comandante en la región militar de Kiev. En la forma más brutal, Stalin ahogó desde un principio cualquier intento de rebelión o asesinato en contra suyo.

    La otra red de espionaje que padeció Alemania fue la famosa Orquesta Roja, uno de cuyos integrantes fue Rudolf Roessler, un alemán nacido en Baviera, que tenía contactos en el Alto Mando del Ejército (OKH) que le suministraban valiosa información y hasta el día de hoy no se saben sus nombres. Roessler pasaba la valiosa información a través de Suiza, de donde la retransmitían a Moscú. De tal manera que Stalin siempre estuvo informado sobre todos los detalles de la campaña alemana en el Frente Oriental.

    El otro espía que mantuvo al tanto a la Unión Soviética sobre los movimientos alemanes fue Richard Sorge, de nacionalidad alemana, había nacido en Bakú, Azerbaiyán, hijo de un ingeniero alemán que trabajaba en petróleo y madre rusa. Sorge se crió en Alemania, estudiando ciencias políticas en Hamburgo. Tuvo una inclinación hacía el país de su madre y adoptó en forma fanática la ideología comunista. Fue activista del partido comunista alemán (KPD) desde 1925 y reclutado por el espionaje soviético en 1926.

    Como corresponsal del Frankfurter Zeitung, prestó inestimables servicios a la URSS, siendo conocido del embajador alemán en Tokio, Eugen Ott, tuvo acceso a los secretos más recónditos del Reich alemán, de tal manera que informó de Barbarroja, aunque con fecha del 20 de junio en vez del 22 de junio, día de la invasión. Pero su mayor aporte fue informar a Stalin sobre las intenciones del gobierno japonés de entrar en guerra con EEUU, pudiendo trasladar el dictador soviético a la mitad de las tropas que tenía en la frontera con China y de esa manera reforzar marcadamente a la defensa de Moscú ante el ataque alemán. Sorge fue descubierto y ejecutado en 1944. (6)
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  15. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    [​IMG]
    Molotov en Alemania, su visita fue fundamental para la decisión de Barbarroja.

    [​IMG]
    Reunión de Molotov con su par alemán, Ribbentrop.
    El diplomático soviético llevó exigencias territoriales que pasmaron al canciller alemán.




    [​IMG]
    Wilhelm Canaris, jefe de la Abwehr, un personaje hábil y enigmático, colmó su organismo de inteligencia con enemigos del régimen, ejecutado en 1944.

    [​IMG]
    Erich Hoepner, comandante del Panzergruppe 4 durante Barbarroja y operación Tifón, fue destituido en 1942. Ya había conspirado en 1938 y 1939, fue cómplice en el atentado contra Hitler en 1944 y ejecutado ese año.

    [​IMG]
    Franz Halder, jefe de Estado mayor del Alto Mando Alemán dese 1938 a 1942, estuvo en contra de Barbarroja, estuvo en contra de la estrategia de Hitler, quería una embestida contra Moscú. En 1940 estuvo a punto de asesinar a Hitler.

    [​IMG]
    Henning von Tresckow, aristócrata prusiano, odiaba profundamente a Hitler, e intentó asesinarlo.


    El plan original de Hitler para Barbarroja era tomar Leningrado como objetivo primario, despejando el Báltico y estableciendo un enlace con los finlandeses, además teniendo en cuenta los factores económicos, tomaría la fértil Ucrania y la zona industrial del Dnieper inferior. Estos dos objetivos estaban a una distancia enorme por lo que las líneas de operación serían completamente diferentes.

    Brauchitsch y Halder eran partidarios de avanzar hacia Moscú, no con la intención específica de tomar la capital sino de destruir el grueso de las fuerzas soviéticas camino de ella, pero Hitler era contrario a ese plan, temía que el Ejército Rojo se retirara y quedaran fuera del alcance al de Wehrmacht. Finalmente se pusieron de acuerdo en definir la situación después de terminada la primera fase de la operación, lo que acarrearía luego intensos debates, postergaciones, indefiniciones que serían fatales para el desarrollo normal de Barbarroja y el posterior perjuicio para la operación Tifón. (7)

    La pregunta es porque fracasó la toma de Moscú estando tan cerca, que falló para que se escamoteara la victoria en una situación en apariencia totalmente favorable. El general Günther Blumentritt nos relata. “Las tropas estaban menos deprimidas que sus generales. Podían ver los fogonazos de los cañones antiaéreos sobre Moscú y eso alentaba su imaginación; ¡la ciudad parecía tan cerca! Sabían también que allí encontrarían abrigo contra los rigores del invierno tan cruel. Pero los comandantes sabían que no tenían la potencia suficiente para trasponer los últimos 65 km” (8)

    Las diferencias de criterio fueron marcadas, Bock quería seguir la ofensiva, Brauchitsch y Halder también, Rundstedt y Leeb deseaban interrumpir el ataque. Hitler quería seguir el ataque, pero tenía noticias ya del refuerzo de tropas siberianas, por lo tanto tenía la intención de rodear Moscú y atacar los nudos ferroviarios que estaban detrás. Kluge se opuso a esto argumentando lo avanzado de la fecha. Finalmente se decidió por la toma de Moscú como símbolo de la resistencia rusa, debía ser dinamitado el Kremlin como bastión del bolchevismo. Ya era tarde, el temible frío ruso y la poderosa contraofensiva soviética terminaron con las ilusiones alemanas. (9)

    Las decisiones de Hitler respecto a la guerra con la URSS la vamos a encontrar en forma explícita en la única grabación de la voz de Hitler hablando en forma normal, es decir, no en un discurso. La misma fue hecha por una radio de Finlandia, se festejaba el 75 cumpleaños del mariscal Carl Mannerheim, jefe de las fuerzas armadas finlandesas. Esta grabación es impresionante, porque además de dejar la voz de Hitler en conversación, nos deja la verdad directa, su decisión genuina de porque atacar a la URSS.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  16. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Hitler: …un peligro muy serio, quizás el más serio. Es ahora cuando podemos juzgarlo. No comprendimos hasta qué punto ese Estado (la URSS) estaba armado.

    Mannerheim: No, no podíamos imaginarlo.

    Hitler: No, tampoco yo.

    Mannerheim: Durante la Guerra de Invierno ni lo imaginábamos. Por supuesto.

    Hitler: (interrumpe) Si.

    Mannerheim: Si, tenían - y ahora no cabe duda de todo lo que tenían - ¡Todo lo que tenían en sus almacenes!

    Hitler: Totalmente, esta es la cuestión. Tenían el mayor arsenal que, eh, cualquiera podía imaginar. Mire, si alguien llega a decirme que un país con (una puerta que se abre y cierra interrumpe a Hitler). Si alguien me hubiera dicho que un país podía empezar con treinta y cinco mil tanques, le habría dicho que estaba loco.


    Mannerheim: ¿Treinta y cinco?


    Hitler: Treinta y cinco mil tanques.


    Una voz de fondo: ¡Treinta y cinco mil tanques! ¡Sí!


    Hitler: Hemos destruido, hasta ahora, más de treinta y cuatro mil tanques. Si alguien me cuenta esto le hubiese dicho “¡usted!”. Si usted es uno de mis generales y me dice que cualquier país tiene 35.000 tanques, yo le diría: “Señor mío, usted lo ve todo duplicado o decuplicado. Está loco, ve fantasmas”. Antes le he contado que hemos encontrado fábricas, una en Kramatorskaja, por ejemplo. Hace dos años había como doscientos tanques. No teníamos ni idea. Ahora allí hay una planta de fabricación de tanques donde, cada turno [trabajan] 30.000 [obreros], y en un día trabajan 60.000 obreros. ¡En una sola fábrica! ¡Una planta gigantesca! Masas de trabajadores que, ciertamente, viven como animales...


    Una voz de fondo: (Interrumpe) ¿En la zona de [el río] Donets?


    Hitler: En la zona del Donets. (Trasfondo de platos y tazas.)


    Mannerheim: Bueno, si tiene usted en cuenta que han tenido 20 años, casi 25 años de libertad para armarse...


    Hitler: (le interrumpe en voz baja) Era increíble.


    Mannerheim:Y todo [el dinero], todo gastado en armamento.


    Hitler: Sólo en armamento.


    Mannerheim: ¡Sólo en armamento!


    Hitler: (Suspira) Sólo que - como le he contado a su presidente [Ryti] antes - yo no tenía ni idea. Si la hubiese tenido, en ese caso habría sido aún más difícil para mí, pero habría tomado la decisión [de invadir] de todos modos, porque no había otra posibilidad. Era, ciertamente, ya por el invierno de 1939-40, cuando la guerra [contra la URSS] debería haber empezado. Sólo tenía esa pesadilla, ¡pero aún hay más! Porque una guerra en dos frentes, eso habría sido imposible, eso nos habría descalabrado. Hoy lo vemos con más claridad que entonces, nos habría descalabrado. Y todo mi ser, originalmente, lo quería así, ya para el otoño de 1939 quería llevar a cabo la campaña en el oeste [la invasión de Francia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo, que tuvo lugar en mayo de 1940], pero el constante mal tiempo que hizo nos estorbó.


    Como usted sabe, nuestro arsenal era armamento para buen tiempo. Muy capaz, muy bueno, pero por desgracia sólo sirve cuando hace bueno. Lo hemos visto en la guerra. Nuestras armas fueron diseñadas para el oeste [Europa occidental], y todos pensábamos que era lo acertado hasta entonces; era la opinión de los primeros tiempos: no puedes emprender la guerra en invierno. Los tanques alemanes no se probaban para luchar en invierno. Por el contrario, hicimos pruebas para demostrar que era imposible luchar en invierno. Es un punto de partida distinto [al de los soviéticos]. En otoño de 1939 no parábamos de plantearnos el asunto. Yo quería atacar, desesperadamente, y creía de verdad que podíamos acabar con Francia en seis semanas.


    Sin embargo, nos enfrentábamos al dilema de si podríamos movernos siquiera un poco: no paraba de llover. Conozco muy bien la parte de Francia y no podía ignorar las opiniones, las opiniones de muchos generales, de que no teníamos el élan (impulso vital), de que nuestras fuerzas acorazadas no serían efectivas, que nuestra fuerza aérea no podía ser efectiva por culpa de la lluvia.


    Conozco el norte de Francia. Como sabe, serví en la Gran Guerra durante cuatro años. Así que el retraso fue inevitable. Si hubiera eliminado a Francia en 1939, entonces la Historia del mundo habría cambiado. Pero tuve que esperar hasta 1940, y por desgracia no fue posible antes de mayo. El diez de mayo fue el primer día que hizo bueno, y el diez de mayo ataqué inmediatamente. Di la orden de atacar para el diez el ocho de mayo. Entonces tuvimos que acometer ese inmenso traslado de nuestras divisiones del oeste al este.


    Primero la ocupación de... tuvimos ese asunto de Noruega, y, al mismo tiempo, hoy puedo decirlo con franqueza, la seria desgracia, de, a saber, la debilidad de Italia. Porque, primero por la situación en el norte de África, y luego la situación de en Albania y Grecia [las fallidas ofensivas Italianas, que dejaron desguarnecido el “blando vientre de Alemania”]; una gran desgracia. Tuvimos que ayudarles. Para nosotros eso significó, de un plumazo, dividir nuestra fuerza aérea, nuestras fuerzas acorazadas, al tiempo que nos estábamos preparando para la guerra en el este. Tuvimos que ceder, de un plumazo, dos divisiones, dos divisiones completas y una tercera posteriormente [se refiere al Afrika Korps de Rommel], y tuvimos que reemplazar constantemente pérdidas muy severas.


    Todo esto era, naturalmente, inevitable, como puede ver. Tuve una conversación con Molotov [ministro de exteriores soviético] en aquel entonces, y estaba totalmente claro que Molotov se marchó de allí con la decisión tomada de empezar la guerra. Quise prevenirlo, pero no hubo forma. Porque las exigencias que aquel hombre trajo apuntaban claramente a dominar Europa en última instancia.


    Ya en el otoño de 1940 afrontábamos el dilema: ¿debíamos considerar romper [las relaciones con la URSS]? Por ese entonces, aconsejé al gobierno finlandés para que negociara y ganase tiempo, que actuara dilatoriamente en este asunto, porque siempre temí que Rusia atacaría Rumania a final de otoño y ocuparía los pozos de petróleo, y no habríamos estado a punto en otoño. Si, de hecho, Rusia hubiera capturado los pozos de petróleo rumanos, entonces Alemania habría perdido. Habría bastado con sesenta divisiones rusas para manejar el asunto.


    Por supuesto, en esa época en Rumania no teníamos fuerzas de entidad. El gobierno rumano se había puesto de nuestro lado hacía poco y lo que teníamos allí era de risa. No tenían más que ocupar los pozos de petróleo. Por supuesto, con el armamento que teníamos no podía empezar una guerra en septiembre u octubre. Eso estaba fuera de toda duda.


    Naturalmente, el trasvase al este no estaba tan avanzado entonces. Por supuesto, las unidades tendrían primero que consolidarse en el oeste. Primero el armamento debería pasar una revisión -sí, nosotros también tuvimos pérdidas en la campaña del oeste. Habría sido imposible atacar antes de la primavera de 1941. Y si entonces, en otoño de 1940, los rusos hubieran tomado los pozos de petróleo, entonces en 1941 habríamos estado inermes.


    Una voz de fondo: Sin petróleo...


    Hitler: (Interrumpe). Disponíamos de una gran producción alemana [petróleo sintético]: sin embargo, las necesidades de la fuerza aérea, nuestras divisiones Panzer, son realmente inmensas. Es un nivel de consumo que supera lo imaginable. Y sin el añadido de cuatro a cinco millones de toneladas de petróleo rumano, no podríamos haber luchado la guerra -y tendríamos que haberlo dejado estar- y esa era mi gran preocupación. Por tanto, aspiraba a sortear el periodo con negociaciones hasta que fuéramos lo bastante fuertes como para contrarrestar las demandas extorsionistas [de Moscú], porque aquellas peticiones eran lisa y llanamente una extorsión. Los rusos sabían que estábamos comprometidos en el oeste. Podían coger lo que quisieran. Sólo cuando Molotov nos visitó, sólo entonces, le dije francamente que aquellas peticiones, sus numerosas demandas, nos resultaban inaceptables. Con eso las negociaciones se interrumpieron bruscamente esa misma mañana.


    Había cuatro asuntos [en la mesa de negociaciones donde se acordaba el pacto entre Alemania y la URSS]. El que afectaba a Finlandia era la libertad [que reclamaban los soviéticos] para defenderse de la amenaza finlandesa. [Yo le dije] “¡¿Me está diciendo que Finlandia le supone una amenaza?!” Pero el replicó: “Finlandia, eso es. Aquellos que agreden a los amigos de la Unión Soviética. Atacarían a nuestra sociedad, nos acosarían constantemente, y una gran potencia no puede ser amenazada por un país menor.”


    Yo le dije: "¡Finlandia no amenaza su existencia! O sea, me está usted diciendo que..."


    Mannerheim: (Interrumpe) ¡Irrisorio!


    Hitler: "...que su existencia se ve amenazada por Finlandia?" Bueno, [me dijo que] era un asunto moral - la amenaza a una gran potencia, y que lo que estaba haciendo Finlandia era de carácter moral... una amenaza a su existencia moral. Entonces le dije que no asistiríamos como espectadores pasivos a otra guerra en el Báltico. En respuesta me pregunto cómo veíamos nuestra posición en Rumania. Ya sabe, les habíamos dado ciertas garantías [a los rumanos]. [Quería saber] si la garantía estaba dirigida contra Rusia. Entonces le dije: “No creo que esté dirigida contra ustedes, porque no creo que vayan a atacar Rumania. Ustedes han dicho siempre que Besarabia [región rumana fronteriza con Rusia, hoy en día Moldavia] les pertenece, ¡pero nunca han dicho que vayan a atacar Rumania! "


    "Sí," me dijo, pero quiso saber con mayor precisión si esa garantía... (Se abre una puerta y la grabación termina.)

    [​IMG]
    Se ve departiendo a Hitler a su izquierda el primer ministro finlandés, Rangell, enfrente suyo el presidente de dicho país, Ryti y en diagonal a Hitler, Mannerheim, jefe de las fuerzas armadas finlandesas.


    La reunión se produjo el 4 de junio de 1942, en una vía muerta cerca de Helsinki. La grabación fue cortada de inmediato apenas se dieron cuenta los alemanes. No hay dudas de la sinceridad de Hitler pues era una charla reservada con las máximas autoridades finlandesas y en donde se pueden ver claramente las motivaciones del ataque a la Unión Soviética.

    http://www.simbiontes.com/archives/...grabacion-de-hitler-en-tono-de-voz-normal.php






    (1) Los generales alemanes hablan- C.H.Liddel Hart-editorial Rioplatense-1974- pp.219 a 222.

    (2) Derrota Mundial-Salvador Borrego-editorial Nuevo Orden-1983- pp.269 a 274.

    (3) La guerra de Hitler-David Irving-Planeta-1989- pp. 165 a 168.

    (4) Alianza contra Hitler-A.von Hassel y S. Mac Rae- Editorial Ariel- 2008. pp. 74.

    (5) von Hassel- pp. 124.

    (6) http://www.exordio.com/1939-1945/militaris/espionaje/richardsorgeLARGE.html

    (7) Liddel Hart-pp. 225 y 226.

    (8) Liddel Hart-pp.242 y 243.

    (9) Liddel Hart- pp. 243 y 244.


    Evacuación de ciudadanos soviéticos


    Evacuación de plantas fabriles.


    Desfile de Moscú



    Noticiero alemán sobre la batalla de Moscú



     
    Última edición: 9 Feb 2016
    A Arkasha, Eösphoro y Oriental les gustó este mensaje.
  17. Oriental

    Oriental Miembro de oro

    Registro:
    16 Nov 2013
    Mensajes:
    5,504
    Likes:
    2,477
    Temas:
    53
    ¡Excelente y completo informe!
    Según algunos autores ( Alan Clark, David Irving) las discusiones en el mes de agosto de 1941 entre Hitler y el Alto Mando del Ejército fueron funestas para los alemanes.
    También hay que tener en cuenta que el Abwehr o servicio de espionaje dirigido por Canaris no solo era una nulidad sino una cueva de traidores, como el famoso caso del coronel Oster que advirtió a los Aliados Occidentales a través del agregado militar holandés, del ataque alemán del 10 de mayo de 1940.
    Es cierto que influyeron otros factores ( el invierno, la decisión defensiva de los soviéticos , las carencias alemanas de ropa de abrigo, etc.) pero las dos anteriores me parecen muy importantes.
     
  18. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    Si, las disensiones entre el Alto mando y Hitler fueron decisivas para el desenlace de la guerra y las otras circunstancias tuvieron su peso.
    La batalla de Moscú a mi entender fue más decisiva que la de Stalingrado, porque si Alemania tomaba Moscú a la URSS le hubiese costado recuperarse, por otra parte el número de tropas participantes fue mayor que la batalla de Stalingrado.
     
    A GoBU le gustó este mensaje.
  19. TAMARAN

    TAMARAN Miembro de bronce

    Registro:
    26 Mar 2008
    Mensajes:
    1,666
    Likes:
    826
    Temas:
    229
    El topo chino de Stalin.

    En 1940 y tantos el general chino del Kuomintang al mando de Shangai, que era un topo de Stalin, recibio ordenes de este de atacar a los japoneses de Shangai para que estos entraran en guerra en el Sur de China.

    Mientras tanto el ejercito japones iba tomando posiciones en el Norte de China a lo largo de la frontera siberiana de la Union Sovietica, preparando la invasion, habian dando ordenes estrictas de mantener alejado al grueso del ejercito japones del Sur de China.

    El topo de Stalin en Shangai después de atacar varias veces a las tropas japonesas de la zona consiguio que estan se olvidaran del objetivo del Norte y desviaran su esfuerzo belico hacia el Sur de China.

    Despues de los hechos anteriores Sorge, el espia de Stalin en la embajada alemana en Tokio informo que los japoneses estaban construyendo gran cantidad de equipamiento militar para climas calidos.

    Cuando los japoneses movieron sus divisiones desde el Norte de China hacia el Sur, Stalin trajo hasta Moscu las amplias divisiones siberianas acantonadas en la zona en previsión de una invasión japonesa que ya no se iba a producir. Fueron estas divisiones sovieticas siberianas las que frenaron a Hitler y le impidieron tomar Moscu, participaron activamente y decisivamente en los posteriores combates de los años sucesivos.

    Batalla de Krasny Bor

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/07/espana/1360249656.html

    Fue unos meses antes de Krasny Bor. Pasadas las seis de la mañana de aquel 10 de febrero de 1943, la artillería soviética comenzó su descarga sobre las posiciones del regimiento 262 de la División Azul. No pararía hasta un par de horas después. Acto seguido, cuatro divisiones del Ejército Rojo, acompañadas por carros KV-1 y T-34, se lanzaron sobre las castigadas líneas españolas.

    El objetivo soviético era romper el frente en poco tiempo y envolver a los alemanes. El invierno en Leningrado es muy frío y anochece prontísimo. Sin embargo, la Stavka fracasó: el barrizal provocado por el fuego artillero sobre la nieve atrapó a los carros de combate y los supervivientes del regimiento opusieron una fiera resistencia hasta el final.

    Los soldados españoles se reagruparon como pudieron para defenderse, incluso se desplegaron en los cráteres abiertos por la artillería rusa. Entre las hazañas que se recuerdan está, por ejemplo, la del divisionario al que explotó la mina que colocó en un carro pesado.

    A pesar del ataque, dos divisiones alemanas situadas en el flanco derecho de la División Azul no acudieron al rescate porque esperaban un ataque que nunca tuvo lugar. Entre ellas estaba la 4 Polizei Division de las Waffen SS.

    Pasado el mediodía, el Ejército Rojo logró romper las líneas por tres zonas y tomar casi entera Krasny Bor. Sin embargo, los restos de la División Azul aún resistían al sureste del pueblo y en los aledaños del río Ishora.

    Aunque las tropas soviéticas lograron penetrar tres kilómetros, su cuartel general ordenó parar el avance al anochecer. Los alemanes habían enviado refuerzos y la rotura del frente era inviable tan tarde. El Ejército Rojo había tomado Krasny Bor, pero fue una victoria pírrica. Los 11.000 fallecidos en la operación 'Estrella Polar' se sumaría al millón de soldados soviéticos muertos en toda la batalla de Leningrado y el frente seguiría estable un año más.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.
  20. sergio_domingo

    sergio_domingo Miembro de plata

    Registro:
    13 Feb 2012
    Mensajes:
    2,616
    Likes:
    1,556
    Temas:
    19
    ¡Que buen aporte! Incluso Hitler no quería que Japón atacara a la URSS, obviamente fue un gran error y a su vez Japón estaba siendo estrangulado económicamente por EEUU para obligarlo a atacar.
    Gracias por el recuerdo de la división Azul, valientes soldados españoles que lucharon contra el comunismo asesino.



    [​IMG]
    Efectivos de la división Azul en los alrededores de Leningrado.

    [​IMG]
    Cartel noruego que explica la existencia del frente europeo contra la horda comunista.

    [​IMG]
    Cartel que muestra la Gran Alemania y la vigilancia de las fronteras
    donde será arrinconado el bolchevismo.


    [​IMG]
    Cartel alemán escrito en cirílico que hace un nexo entre comunismo y judaísmo.

    [​IMG]
    ¿Era cierto este nexo? No del todo, porque también había muchos rusos y georgianos, pero la burocracia soviética contaba con una gran cantidad de judíos en sus filas.

    [​IMG]
    ¿Quien mandaba en la URSS?

    [​IMG]
    Trostky sobre una montaña de esqueletos, cartel polaco.

    [​IMG]
    Cartel anti bolchevique de 1937, del NSDAP. Un siniestro comisario
    bolchevique sobre varios cadáveres.
     
    A Arkasha le gustó este mensaje.