Miguelito: Un héroe olvidado

Publicado en 'Misterios y Enigmas' por Owenhart, 21 Oct 2019.





  1. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71




    MIGUELITO: UN HÉROE OLVIDADO

    A mediados de los años ochenta, mucho antes de las calles asfaltadas y los modernos celulares, una pequeña figura redonda e inocente, vestida con ropas sucias, pies descalzos y mirada segura, se convirtió en el protector del barrio Pimpón.
    Aunque su nombre y sus aventuras han quedado en el olvido, pues el tiempo no se ha detenido, hoy es un buen día para recordar al pequeño Miguelito.
    En aquel entonces, Miguelito bordeaba los seis años de edad y no tenía ni una pizca de maldad, pues su alma era netamente pura, tan pura que le era fácil diferenciar entre el bien y el mal, gracias a que recibió de Dios el don de ver las dimensiones que conviven en nuestro mundo, don que le costó el color y la belleza física de uno de ojos; y, sin embargo, eso no le importó al pequeño niño, ya que a su temprana edad había aprendido que de lo malo algo bueno se ha de sacar; por eso, cada mañana, después de la escuela, y utilizando una caña de azúcar como arma, empezaba su lucha solitaria, para algunos imaginaria, pero para el resto de seres extraordinarios era tan real como los niños que morían en el canal de regadío --hoy y siempre llamado el canalito--, quienes eran ahogados por los duendes que habían logrado ingresar al mundo mortal a través de un agujero hecho en el largo muro de adobe que dividía a los cañaverales y a Pimpón, y es que es conocido que aquellos minúsculos demonios, con pequeños cuerpos y rostros perturbadores, solían alimentarse de las almas de los niños.
    Y de ahí nace el temor de Miguelito, quien a pesar de su corta edad, entendía que, si se descuidada, los duendes se llevarían a su hermanito de tres años de edad, quien por falta de dinero no había recibido el sacramento del bautizo ni el agua socorro que era la principal protección espiritual .
    Los duendes comenzaron un nuevo plan, antes de apoderarse del barrio de Pimpón y de sus niños, debían doblegar el alma de Miguelito para que este dejara de luchar, pues tocarlo no podían, ya que estaba bendecido.
    Así fue que los duendes empezaron a estudiar a la familia de su principal enemigo. Aprendieron que el niño no tenía papá, que su madre trabajaba todo el día y que el hermano de Miguelito era una presa lista para cazar.
    Con la información en sus arrugadas manos, dos duendes aprovecharon la oscuridad del primer miércoles del mes para rodear la casa de la familia, abrieron la puerta principal y caminaron hasta el cuartucho en donde dormían. En la misma cama se encontraban los tres, Miguelito y su madre a los costados, mientras que Ricardito dormitaba en el medio, protegido por el amor de la familia.
    Los duendes preferían alimentarse de los niños llenos de amor, pues sus almas tenían el sabor dulce que solía tener el maná, por lo que al sentir de cerca el aroma de su víctima, empezaron a chistar con locura solo para los oídos de Ricardito, quien al confundir a los duendes con niños bonitos --siendo aquello su mejor disfraz--, se levantó de la cama sin hacer ruido y empezó a seguirlos.
    Tal vez Miguelito nunca hubiera vuelto a ver su hermanito si la puerta de la sala no hubiera dado ese último chirrido, o quizá fue el suspiro de su ángel de la guarda quien le aviso que parte de su familia estaba en peligro; al fin y al cabo, algo le hizo abrir los ojos al no sentir la presencia de su hermanito.
    Miguelito trató de despertar a su mamá, pero estaba profundamente dormida, y decidido a que su hermanito no sea una víctima más, salió de su casa descalzo, con el vientre al aire y con un buzo que solo cubría la mitad de sus canillas, pues sabía que los duendes eran los antagonistas.
    Corrió lo más rápido que sus pequeñas piernas le permitían, gritó tan fuerte y ni aun así los perros empezaron a ladrar, pero aprovechando que pasaba cerca del canal, cogió un par de piedras y a lo lejos vio cómo Ricardito se cogía fuerte de los adobes que sobresalían del hoyo del muro.
    "¡Aguanta, hermanito!", gritó con lágrimas en los ojos Miguelito mientras la distancia se acortaba. Le salieron al frente cinco duendes, de esos que son de color verde y algo trompudos, para intentar detenerlo, pero Miguelito utilizó las piedras como puños y a los cinco les voló los deformes dientes.
    Miguelito levantó la mirada y ya no vio a su hermanito, se asustó, pero tiró las piedras y se limpió las lágrimas al escuchar su nombre detrás del agujero del muro, a donde decidió ingresar con la valentía que recorría su pequeño y robusto cuerpecillo. Los dos duendes intentaron acelerar su paso al ver el ojo de Miguelito, sin embargo, como haciendo berrinche, Ricardito hacia lo posible para demorarlos.
    "¡Suelten a mi hermano!", exclamó Miguelito antes de cogerlos de su fina y delicada melena para llevarlos a rastras hacia las cañas de azúcar en dónde otros duendes miraban preocupados al darse cuenta que un niño de seis años era más fuerte que dos o cinco de ellos.
    Con un último grito de advertencia, Miguelito los amenazó con enterrarlos de cabeza si intentaban, nuevamente, raptar a su hermanito o a otro niño. Los duendes no le respondieron, solo refunfuñaron al sentirse derrotados y se fueron escondiendo.
    Ricardito, al sentirse seguro, le agradeció a su hermano por llegar a su rescate, Miguelito le limpió las lágrimas, le mostró una sonrisa y tomados de las manos regresaron a su casa mientras Miguelito le hacía prometer que jamás se alejaría sin avisar ni pedir permiso.
    A los pocos días del rescate de Ricardito, su trabajadora mamá logró que le echaran el agua socorro y así consiguió su protección espiritual.
    Miguelito siguió con su guardia habitual, cuidando que los duendes no ingresaran al territorio que él debía cuidar. Siempre parado a unos metros del agujero, siempre acompañado con su caña de azúcar y unos cuadernos cuando tareas había que entregar, pero, sobre todo, siempre listo para luchar contra el mal.

    Lector, quizá no recuerdes a este niño o quizá no seas el lugar, pero si algún día te lo cruzas por alguna parte del mundo, pues de seguro a los cuarenta años está por llegar, agradécele con un apretón de manos el haber evitado que niños inocentes murieran, además, pregúntale si aún puede ver a los duendes, ya que a mí, absorto en su historia, se me olvidó hacerlo.

    Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCLDg-lp1cUMyXmGC1eAqMbA
    Instagram: @elobeliscodehades
    Facebook: https://www.facebook.com/elobeliscodehades/
    Fuente y autor: ©El obelisco de Hades.
    Fuente de la imagen: Enrique Mejía Alday.
     
    A relámpago, Mcity y _IlidanKC_ les gustó este mensaje.


  2. Bruno 34

    Bruno 34 Miembro de bronce

    Registro:
    25 Jun 2019
    Mensajes:
    1,891
    Likes:
    1,113
    Temas:
    69
    No me gustó la historia.
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  3. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71
    Esperemos que la próxima historia sea más terrorífica.
     
  4. Maritta

    Maritta Miembro de plata

    Registro:
    23 Feb 2014
    Mensajes:
    2,711
    Likes:
    1,218
    Temas:
    7
    "agradécele con un apretón de manos el haber evitado que niños inocentes murieran" .... ¿por qué dice en plural si sólo fue su hermanito?
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  5. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71
    Porque Miguelito siguió con su guardia habitual luego de salvar a su hermano.

    Porque
    Porque Miguelito siguió siendo el guardián luego de rescatar a su hermano.
     
  6. AlcoholPuro

    AlcoholPuro Miembro de plata

    Registro:
    24 Ene 2019
    Mensajes:
    2,780
    Likes:
    2,841
    Temas:
    4
    Pensé que era este miguelito :D
     
    A Joncho y Owenhart les gustó este mensaje.
  7. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    188
    Likes:
    89
    Temas:
    71
    Podría ser