¿Los padres deben intervenir en las relaciones amorosas de sus hijos?

Publicado en 'Amor y Vida en Pareja' por randyy, 29 Set 2014.





  1. randyy

    randyy Miembro nuevo

    Registro:
    18 Nov 2013
    Mensajes:
    44
    Likes:
    44
    Temas:
    4




    ¿Los padres deben intervenir en las relaciones amorosas de sus hijos?
    Psicólogo afirma que los progenitores no deben entrometerse, a menos “que exista un peligro real”.
    “No soporto al enamorado de mi hija”, confiesa Elizabeth (47), madre de una joven de 17 años. “Quiero que terminen de una vez”, agrega.

    Son comunes las declaraciones de este tipo. El dilema para los padres radica en si deben intervenir o no.

    “No tienen por qué entrometerse, a menos que exista un peligro real”, afirma Manuel Saravia Oliver, psicólogo del Instituto Guestalt de Lima.

    Para evitar conflictos mayores, es necesario preguntarse primero cuál es el motivo que despierta la discordia.

    “Los padres deben hablar con sus hijos sobre el tema, abrir el corazón, en vez de recurrir a indirectas sarcásticas y otras actitudes ofensivas”, dice Saravia.

    “La labor de los padres es querer a sus hijos, no sobreprotegerlos”, finalizó.
    Inmiscuirse en la vida de los hijos, sean jóvenes o adultos, para educarlos mejor o para corregir sus errores, no es entrometerse, interferir, injerir, interponerse, mangonear o fisgonear en su vida privada. Esos verbos son sinónimos peyorativos de una actividad que los padres, tienen la obligación irrenunciable de realizar, empleando todos los medios morales y legales que estén a su alcance. Antes de decidir si se deben inmiscuir o inhibir en algo, (acción u omisión) se debe analizar profundamente, el modo de hacerlo o no hacerlo, así como las consecuencias que podría originar esa decisión. Tanto si la decisión es mantener o fomentar un pensamiento, decir unas palabras o realizar unos hechos.

    Si, a las críticas constructivas, no a las destructivas. Las críticas realizadas a los hijos, no deben considerarlas como una intromisión en su vida privada, tengan la edad que tengan, pues los padres tienen razón, obligación y autoridad para hacerlo y así, mantener en lo posible la llama sagrada de la educación.

    No se puede considerar peyorativo inmiscuirse, sobre todo en cosas graves en las vidas de los hijos jóvenes o adultos, ya que los padres tienen la obligación de velar por ellas y por su mejor futuro. El hacerlo es una obligación realizada, en el mejor beneficio de ellos. El no inmiscuirse en sus vidas por dejadez, miedo, negligencia, por el qué dirán o por no querer enfrentarse, ante los problemas que pudieran acarrearles, supone una dejación de las obligaciones adquiridas, con la paternidad responsable. Dejadez que en muchos casos, puede ser castigada por las leyes civiles y morales.

    Es una irresponsabilidad inhibirse de la vida de los hijos, sean jóvenes o adultos, y abandonarlos a su suerte, cuando las obligaciones parentales están bien claras y hay obligación grave de cumplirlas. Estos casos de inhibición se dan con mucha frecuencia, en el caso de divorcios, donde la persona que no tiene la custodia de ellos, los abandona a su suerte o a lo que les pudiera ocurrir, con la nueva pareja de su ex-esposa o ex-esposo. Inhibirse de proporcionarles la manutención obligatoria, legal o extralegal, es un crimen, por muchas peleas que haya habido en el matrimonio. Inhibirse de los graves problemas que pudieran tener los hijos, aunque estén viviendo independientemente, también es faltar al compromiso familiar, que en su día adquirieron. Los hijos, como los padres, son para toda la vida, no como los amigos, que se puede prescindir de ellos, cuando conviene a las partes.

    Los padres muchas veces pueden y deben mediar, honradamente, en las disputas que pudieran surgir entre sus hijos adultos y sus familias. No pueden inhibirse y decir, que sus problemas los arreglen ellos, pues para eso se han independizado del hogar familiar. Un buen consejo o acción de los padres, realizada a tiempo, puede solucionar muchos problemas, antes de que lleguen a mayores.

    Los padres no pueden inhibirse de la educación de sus hijos, si esa inhibición les podría producir graves daños, tanto en temas escolares, religiosos, familiares o sociales. Los padres no pueden ignorar, cuando es importante, urgente o necesaria su presencia, consejo o apoyo, tanto en su vida privada, como en su vida ante otros colectivos. Ya que incluso cualquier grave inhibición, cuando hubiera sido necesario, podría generar en perjuicio de los propios hijos, otros componentes de la familia, los amigos o la sociedad en general. Los padres siempre tienen que estar pendientes de lo que sus hijos hacen, para intervenir incluso preventivamente, antes de que sea tarde. Los padres no pueden alegar, cuando el tema es importante o grave, que por su comodidad han dejado de inmiscuirse en los problemas de sus hijos, inhibiéndose de determinadas situaciones.

    No existe el concepto de inmiscuirse, en las vidas de los hijos menores de edad, que viven en el hogar familiar y bajo su patria potestad o de hijos adultos, que también viven en el mismo hogar. Los padres tienen la irrenunciable obligación, de educar a sus hijos y velar por su bienestar. Para ello, cuando se trata de educar a los hijos, pueden recurrir a todas las herramientas posibles, que sean moral y legalmente aceptables. La obligación decrece, pero no desaparece, cuando los hijos adultos abandonan el hogar familiar, para hacer su propia vida. Inmiscuirse en sus asuntos y no inhibirse, es obligación de los padres, para evitar que haya malos comportamientos o desviacionismos, que posteriormente, si no se corrigen a tiempo, podrían traer graves consecuencias para los hijos, para los padres y para el resto de la familia.

    No es inmiscuirse en la vida privada de los hijos, cuando los padres revisan sus mochilas, carteras, teléfonos, computadoras, libros, objetos, ropas, habitaciones, automóviles, etc. para conocer los detalles, del tipo de vida privada que llevan. Tampoco es inmiscuirse, cuando los padres tratan de enterarse de las amistades, noviazgos o sitios que frecuentan. Los objetos o señales que encuentren, les darán la posibilidad de ahondar más en la educación de los hijos, haciendo las correcciones oportunas. Inhibirse de hacerlo es una falta grave, muchas veces con resultados irreversibles.

    Si desde que los hijos son pequeños, los padres empiezan a inmiscuirse en las cosas de ellos, más fácil será corregir las posibles desviaciones que tengan, y que suelen quedar reflejadas, en las cosas anormales que los padres encuentran en sus pesquisas. Si esperan a hacerlo, cuando los hijos ya sean púberes o adolescentes, es muy posible que lleguen tarde, a enterarse de lo que ocurre en la vida privada de sus hijos. Especial atención deben darle a los problemas, cuando los hijos ya no son niños, pero todavía no son adultos, por lo que no se sienten parte de los unos, ni aceptado por los otros.

    Algunos padres de determinadas sociedades, apoyados por determinados profesionales de la salud mental o de la educación, prefieren que sus hijos se críen en total libertad, de hacer lo que les de la gana, considerando que cualquier comentario o actuación que les lleve la contraria, es inmiscuirse en la vida privada de los hijos y se pueden frustrar. Esta postura de no inmiscuirse en la educación de los hijos y de inhibirse de sus incipientes problemas, suele ser producto de la comodidad, porque “si no hago nada, nada sucede” No suelen tener en cuenta, que si la educación de los hijos no está bien dirigida, estos caerán en manos de los muchos depredadores, que siempre andan a su alrededor. Bastante difícil está la vida, como para no intentar conocer todos los detalles de los hijos, para así poder obrar anticipadamente, en función de los que vean u oigan. Nunca deben ceder ante la obligación irrenunciable de los padres, de educar a sus hijos, en el amplio sentido de la palabra.

    Los hijos ya independientes, no deben sentirse inmiscuidos, entremetidos o interferidos en sus vidas privadas, si reciben de sus padres opiniones o puntos de vista diferentes a los suyos. Deben entender que, son únicamente consejos, para continuar ejerciendo su obligación de educar y guiar la forma de sus vidas, aunque tengan una vida independiente. Nunca deben tener la inseguridad o el miedo, a perder su independencia familia, por no saber resolver sus propios problemas, conocidos o desconocidos. Siempre les queda el recurso de que, la última palabra y el poder de decisión, es de ellos. Tontos serian estos hijos adultos, si no aprovecharan el caudal de experiencias, que normalmente tienen los padres y hacen caso omiso o desprecian lo que les dicen, que se supone es siempre en su propio beneficio.

    No es inmiscuirse en sus vidas de adultos, cuando los padres opinan con buen criterio, lo que deberían hacer o no hacer, en determinadas cosas, máxime si son graves o ponen en peligro su futuro y el de su familia, debido a que van por un camino equivocado. Los padres tienen el derecho y la obligación irrenunciable, de hablar muy claro a sus hijos y darles los consejos convenientes. El mismo derecho irrenunciable e indiscutible, tienen los hijos independientes, a hacer su propia vida, sin seguir los consejos u observaciones que sus padres les hagan.

    Los padres pueden arruinar las relaciones matrimoniales de sus hijos, por lo que tienen que tener mucho cuidado en lo que atañe con sus hijos que viven independientes, si al inmiscuirse en sus cosas, lo hacen de forma inconsciente, improcedente y de mala forma. No es lo mismo inmiscuirse en cuestiones graves o importantes, donde algunas veces es necesario intentar abrir los ojos de los hijos casados o solteros, por muy mayores que sean, en beneficio de ellos mismos, de sus hijos y del bienestar de su familia.

    Hay situaciones límites, donde los padres tienen la obligación de inmiscuirse. En esas ocasiones, no pueden inhibirse de tomar el riesgo que sea necesario, con tal de salvarles de algún grave problema, auque corran el riesgo de que sea mal entendida su buena voluntad, para solucionar un mal mayor. Pudiera ser heroico tener que tomar el riego de inmiscuirse, ya que los padres con su sincera, valiente y decidida actitud, pueden perder situaciones ventajosas, económicas, familiares o sociales. Los hijos bien educados casi siempre les van a escuchar y en muchos casos, a creer las opiniones de sus padres, aunque sientan que se están inmiscuyendo en su vida privada. Tolerarán que les hablen de determinados temas, sobre todo de los que sean más difíciles de escuchar, y que en ningún caso, permitieran que se las dijeran sus amigos u otras personas, aunque fueran verdades irrefutables. Es un equilibrio entre inmiscuirse e inhibirse, que en el caso de los hijos independientes, la elección tiene que ser la de “mejor pasarse, que quedarse corto”.
    http://peru21.pe/vida21/padres-crianza-relacion-hijos-su-enamorado-no-me-cae-2199773
     


  2. Dreamliner

    Dreamliner Miembro de oro

    Registro:
    9 Nov 2012
    Mensajes:
    9,675
    Likes:
    9,990
    Temas:
    171
    a veces hay chicas que quieren "amarrarse" son mas vivas que el pata y chau juventud....... por el otro lado hay patas tontos que embarazan a sus enamoradas por un momento de calentura y el resultado es el mismo
     
  3. omarbell2015

    omarbell2015 Suspendido

    Registro:
    16 Jul 2014
    Mensajes:
    360
    Likes:
    154
    Temas:
    1
    no lei todo ese testamento.
    Pero creo q no deberian de meterse.... solo aconsejar.
    Si en caso fuera una relacion dañina ahi si podrian meterse
     
  4. Dreamy

    Dreamy Miembro legendario

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    53,930
    Likes:
    29,401
    Temas:
    33
    Dejemos eso para las familias orientales, que exclusivamente acaparan todo el tema desde el inicio al final.
    Yo creo que está bien que nuestros padres se preocupen, aconsejen y hasta nos riñan cuando estamos haciendo mal y no nos damos cuenta, por falta de experiencia en el tema o por otras razones, pero es suficiente hasta allí... hacer más que eso creo que no permite que los hijos conozcan la verdad de una relación, si nunca te equivocas, nunca aprendes, así de simple.
     
    A quesoo le gustó este mensaje.
  5. Solrac Sun

    Solrac Sun Miembro de bronce

    Registro:
    6 Set 2013
    Mensajes:
    1,690
    Likes:
    553
    Temas:
    20
    Un rotundo No.
     
  6. LauRa!

    LauRa! Miembro diamante

    Registro:
    30 Jul 2009
    Mensajes:
    14,777
    Likes:
    20,365
    Temas:
    45
    Conversar generalidades, sí; intervenir y entrometerse en casos particulares, no lo creo.
     
  7. flamma

    flamma Suspendido

    Registro:
    6 Jul 2014
    Mensajes:
    1,444
    Likes:
    949
    Temas:
    2
    para responder eso, deberían preguntarse: te gustaría o hubiese gustado que tus padres se metieran en sus relaciones amorosas de juventud, y hasta adultez?? es obvio que no.
    Aparte hay padres que quieren manejar y manipular la vida de los hijos, eso es dañino para la personalidad de los jóvenes.
     
    A quesoo le gustó este mensaje.
  8. El negro Milo

    El negro Milo Miembro diamante

    Registro:
    17 Jun 2013
    Mensajes:
    10,198
    Likes:
    7,481
    Temas:
    47
    Siempre y cuando no exista violencia ya sea verbal o física no tienen porque meterse.
     
  9. Wassapo

    Wassapo Miembro de oro

    Registro:
    31 Mar 2014
    Mensajes:
    7,915
    Likes:
    12,471
    Temas:
    21
    porsupuesto que NO
     
  10. Tatianaa

    Tatianaa Miembro frecuente

    Registro:
    2 Jun 2014
    Mensajes:
    105
    Likes:
    9
    Temas:
    8
    Aún cuando seamos mayores de edad nunca cae mal un consejo de nuestros padres.
     
  11. Slade

    Slade Miembro de honor

    Registro:
    26 May 2010
    Mensajes:
    38,936
    Likes:
    44,911
    Temas:
    160
    Pues que les diré, mi tio vive arrepentido de haberse casado y no haberle echo caso a su madre.

    La opinión de un padre o madre es importante, pero no determinante. Ellos solo quieren nuestro bien.
     
  12. Yukiteru

    Yukiteru Miembro de bronce

    Registro:
    17 Jun 2014
    Mensajes:
    2,065
    Likes:
    406
    Temas:
    26
    Solo hasta cuando termines el colegio. De la universidad en adelante debería importarles en lo más mínimo.
     
  13. sara2014

    sara2014 Miembro maestro

    Registro:
    19 Jul 2014
    Mensajes:
    693
    Likes:
    274
    Temas:
    16
    Si eres de una familia tradicional, la presentación es lo indispensable.
     
  14. deSalon

    deSalon Suspendido

    Registro:
    16 Ago 2014
    Mensajes:
    1,562
    Likes:
    1,006
    Temas:
    0
    No, que va ser.
     
  15. quesoo

    quesoo Miembro diamante

    Registro:
    14 Ene 2012
    Mensajes:
    20,327
    Likes:
    9,959
    Temas:
    288
    No. Que una cosa es opinar, otra creerse con derecho a decidir nada de la vida de un tercero(sea el pariente que sea).