Las víctimas del Vesubio no murieron vaporizadas cómo se creía, según una n

Publicado en 'Historia Universal' por Jos.Smir., 24 Ene 2020.





  1. Jos.Smir.

    Jos.Smir. Miembro de oro Plus

    Registro:
    24 Ene 2017
    Mensajes:
    9,755
    Likes:
    15,682
    Temas:
    5,634




    Las víctimas del Vesubio no murieron vaporizadas cómo se creía, según una nueva investigación
    [​IMG]

    Un novedoso análisis de los restos óseos de las víctimas del Vesubio que buscaron refugio durante la catastrófica erupción hace 2.000 años sugiere que sufrieron una muerte más lenta de lo que imaginábamos.

    Al igual que los asentamientos cercanos de Pompeya, Stabiae y Oplontis, la antigua ciudad romana de Herculano fue devastada cuando el Vesubio entró en erupción en el 79 EC. Las cenizas y los piroclastos que cayeron sobre la ciudad hicieron que se pudiese conservar mejor, convirtiéndola en un yacimiento realmente importante para los arqueólogos.

    A principios de la década de 1980, los arqueólogos se toparon con una escena espantosa mientras excavaban en la playa de la ciudad y en las habitaciones cercanas donde guardaban los barcos, conocidas como fornici. Durante la erupción, cientos de personas huyeron a la playa en un intento desesperado por escapar de la ira del volcán, y algunos de ellos lograron meterse debajo de las bóvedas de piedra de los fornici. A lo largo de los años, los arqueólogos han descubierto los restos carbonizados de 340 individuos, los cuales perecieron en la playa o dentro de una de las docenas de salas donde se guardaban los botes.
    [​IMG]
    Las salas donde guardaban los barcos en Herculano.
    Imagen: R. Martyn et al., 2020/Antiquity

    La teoría más extendida explicaba que los residentes que buscaron refugio en estas salas murieron al instante. Según la teoría que desarrolló Pierpaolo Petrone, de la Universidad Federico II en Nápoles, el tremendo calor generado por el flujo piroclástico del volcán (una ola de gases calientes y materiales volcánicos que se movía a gran velocidad) vaporizó instantáneamente el tejido blando de sus cuerpos. En 2018, Petrone fue coautor de un artículo PLOS One, en el que argumentó que el intenso calor de la erupción hizo que explotaran sus cráneos y que la piel se convirtiese directamente en cenizas. Petrone y sus compañeros estimaron que el calor dentro de las cámaras alcanzó los 500 grados Celsius.

    Una nueva investigación publicada hoy en la revista científica Antiquity ofrece una interpretación diferente de los eventos. El biológo y antropólogo Tim Thompson de la Universidad de Teesside y sus compañeros argumentan que los cuerpos dentro de las cámaras no sufrieron ninguna vaporización instantánea, y así lo demuestra el colágeno residual que se encuentra dentro de sus huesos. Más bien, los cuerpos de las víctimas se cocieron desde el exterior, como si estuvieran en un horno, y que el interior de sus cuerpos, incluidos sus huesos, se vieron menos afectados.

    Los autores especulan que el flujo piroclástico no era tan caliente como se creía y que las temperaturas dentro de los fornici no superaron los 400 grados C. Así que, en lugar de una muerte instantánea, las víctimas dentro del fornici vivieron lo suficiente como para morir ahogados por los gases tóxicos del volcán. Fue después de su muerte cuando sus cuerpos se quemaron, según la nueva investigación.

    Antes del nuevo estudio, Thompson y sus compañeros analizaron los cuerpos y el colágeno de los huesos de individuos que habían sido quemados (el colágeno es una proteína de unión que existe en grandes cantidades dentro del hueso). Las trazas residuales de colágeno en los restos quemados podrían tener una correlación con la forma en que los huesos habían quedado expuestos al calor. Algo similar se encontró en las estructuras cristalizadas dentro de los huesos. Estos hallazgos llevaron a los investigadores a desarrollar una técnica que les permitía determinar a cuánto calor había estado expuesto un cuerpo que se había quemado.

    “Estábamos realmente ansiosos por aplicar nuestro método en este increíble contexto para ver si podíamos comprender mejor a las personas que vivieron y murieron en Herculano”, dijo Thompson a Gizmodo. “Hemos usado estos métodos antes, tanto de forma experimental como con restos arqueológicos, pero nunca en Herculano y nunca en víctimas de una erupción volcánica”.

    [​IMG]
    Restos óseos encontrados en su posición original.
    Imagen: R. Martyn et al., 2020/Antiquity

    Para este estudio, los investigadores aplicaron su técnica a las costillas de 152 personas provenientes de seis salas diferentes de Herculano. Los resultados no coincidieron con lo que se podría esperar de la exposición al calor extremo (es decir, temperaturas entre 300 y 500 grados C).

    “En general, la buena conservación de colágeno y el grado de cristalización sugieren que las víctimas de Herculano dentro de los fornici no estuvieron expuestas a temperaturas significativamente altas en el momento de su muerte”, escribieron los autores en el estudio. “Esto significa que las estimaciones previas de la temperatura del flujo piroclástico habían sido demasiado altas o que otros mecanismos amortiguaron la exposición a la energía térmica de los esqueletos”.

    O quizás fue una combinación de los dos. De hecho, la nueva investigación sugiere que el flujo piroclástico no era tan caliente como se creía anteriormente, y que probablemente fuese inferior a 400 grados C e incluso hubiese alcanzado los 240 grados C. Además, los fornici seguramente hubiesen podido ofrecer cierta protección contra el calor. Por lo tanto, los habitantes de Herculano que buscaron refugio en los fornici no se vaporizaron instantáneamente, sino que vivieron lo suficiente como para morir por la exposición a los gases tóxicos producidos por la erupción volcánica, sugieren los autores.

    La nueva investigación “nos ayuda a comprender mejor lo que sucedió y cómo la gente respondió al desastre que se avecinaba”, dijo Thompson a Gizmodo. “Podemos ver hombres en la playa, presumiblemente llevando los botes al agua. Podemos ver a las mujeres y niños refugiándose en los fornici. Aunque desafortunadamente no fueron lo suficientemente rápidos, por lo que terminaron atrapados ahí y muriendo ahogados por el calor y los gases”.

    Petrone, el investigador que había extendido la teoría de la vaporización instantánea, no se encontraba muy entusiasmado con esta nueva investigación. Dijo a Gizmodo que los autores no estudiaron los esqueletos en su contexto arqueológico original (es decir, in situ), lo que dijo es “esencial para comprender cómo murieron estas personas y los efectos que sufrieron por la oleada de cenizas calientes”.
    [​IMG]
    “Los amantes de Pompeya”.
    Foto: Fotonews / Splash News / Renna (vía: The Sun).

    Por (aparentemente) pura coincidencia, Petrone publicó ayer un breve artículo en New England Journal of Medicine en el que él y otros investigadores, describen su análisis de un cerebro vitrificado (es decir, convertido en una sustancia similar al vidrio) que pertenecía a una de las víctimas de la erupción del Vesubio, y que también era de Herculano. Este individuo no estaba en los fornici, sino que estaba acostado en su casa cuando fue golpeado por el flujo piroclástico. El análisis del cerebro vitrificado de este individuo sugiere que el calor tuvo que haber alcanzado unos 510 grados C para que se produjese la vitrificación, por lo que según Petrone, es una prueba adicional de su hipótesis de la vaporización instantánea.

    “Si alguien quiere reescribir la historia de cómo murieron los habitantes de Herculano en el año 79 DC, que ya ha sido ampliamente documentada por prestigiosos científicos que han cavado y estudiado personalmente esos esqueletos, en mi opinión deberán aportar más pruebas convincentes”, dijo Petrone a Gizmodo.

    En respuesta a las críticas de Petrone, Thompson dijo que su investigación es novedosa en la medida en que es la primera vez que se usa un método de este tipo para estudiar los restos de Herculano. Dijo que las conclusiones del paper habían sido consideradas antes, “pero nadie se sentó a probarlo”. En cuanto a la afirmación de que los autores no estudiaron los esqueletos en su contexto arqueológico, Thompson dijo que al menos un coautor sí lo había hecho, pero que no era un requisito fundamental de la investigación. Ver los huesos in situ no “cambiaría el resultado de los resultados”, dijo, y agregó que los dos nuevos papers no se contradicen entre sí, ya que están hablando de dos momentos muy diferentes en Herculano durante la erupción.

    Dicho esto, Thompson tuvo cuidado de señalar que no acepta la hipótesis de la vaporización rápida. Dijo que “nunca vio un contexto en el que el tejido se vaporiza rápidamente” y que “realizó experimentos que involucran temperaturas más altas que un volcán, y el tejido blando se destruye, pero no se vaporiza rápidamente de la manera descrita”.

    Respecto al futuro, a Thompson le gustaría aplicar los nuevos métodos a las víctimas en la playa, para ver si obtienen lecturas similares en respuesta a la erupción. Pero él cree “que veremos resultados diferentes”, dijo.

    Esperamos ansiosamente los resultados de esta futura investigación, ya que el debate continúa sobre cómo estos desafortunados individuos perdieron la vida prematuramente.

    Fuente: Gizmodo


     
    A GusiHistoria, James Howlett, ukbadboy y 1 otra persona les gustó este mensaje.


  2. crock

    crock Miembro de honor

    Registro:
    27 Oct 2009
    Mensajes:
    35,089
    Likes:
    26,655
    Temas:
    46
    En resumen, murieron horneados.
     
    A Colonial Warrio y Jos.Smir. les gustó este mensaje.