La niña Lorena

Publicado en 'Proyecto Escritura' por Norman Alastor, 4 Nov 2018.





  1. Norman Alastor

    Norman Alastor Miembro de bronce

    Registro:
    10 Oct 2014
    Mensajes:
    1,696
    Likes:
    784
    Temas:
    78




    Esta historia pensaba publicarla en el concurso de Halloween pero se me pasó el tiempo. Igual la comparto, ya saben que todas las crfíticas son bienvenidas (comentarios troll o de odio simplemente serán ignorados)

    La niña Lorena



    La historia que, a continuación, les voy a relatar no es una típica historia de terror o miedo. Es más, ni siquiera se las voy a contar con la intención de asustarlos.



    Fue un suceso terrible y doloroso que ocurrió en mi pueblo. Si vas a Sayán, en la provincia de Huaura, y preguntas a cualquiera por la historia de la niña Lorena obtendrás solo dos reacciones: o bien la persona pondrá un gesto de tristeza y te dirá que es mejor no hablar de ello, o bien con expresión de miedo se irá con paso presuroso dejándote con la palabra en la boca.



    En el pueblo de Sayán la vida es tranquila y para muchos, sobretodo gente de la capital, hasta aburrida. Clima cálido en la mañana, templado en la tarde y frío bien entrada la noche y también en la madrugada. La actividad comercial es poca pero lo suficiente para satisfacer la demanda local. Inseguridad ciudadana es nula en nuestro pueblo, el peor problema que se puede generar es la pelea entre dos hombres que no han sabido controlar su nivel de alcohol en la sangre.



    Podría continuar haciendo más descripciones pero no quiero aburrirlos, además de que ese no es el tema principal a tratar. En conclusión Sayán es un pueblo tranquilo y de ritmo sosegado.



    Lorena era una chica muy dulce y tierna. Tenía 16 años cuando la conocí pero aparentaba tener doce años. Por eso en el pueblo era conocida como la niña Lorena y era querida por todos. Tenía un ángel, un carisma inigualable que te hacía adorarla desde el primer instante en que la conocías.



    Ella no era oriunda de nuestro pueblo, vino a Sayán en 1989 a la edad de 15 años proveniente de la ciudad de Quillabamba, ciudad ubicada en el departamento de Cuzco. Si bien yo amo mucho a mi pueblo, siempre me pregunté porque razón llegó a un lugar apartado viniendo de una ciudad más desarrollada, es algo que nadie ha logrado saber nunca. Su familia era muy hermética y poco sociable con el resto del pueblo, y a Lorena nunca le gustaba hablar de su pasado, cuando le preguntabas sobre su vida antes de venir a este pueblo era el único momento en que no la veías sonreír y se encerraba en un mutis absoluto obligándote a cambiar de tema de conversación.



    Si bien llegó a los 15 años a mi pueblo recién la conocí a los 16 porque en el lapso de un año fue educada e instruida por profesores particulares traídos directamente de su ciudad de origen. Luego, ya sea porque dichos profesores no se acostumbraron a la vida aquí o porque mantenerlos era muy costoso, cuando éstos se fueron a los padres de Lorena no les quedó otra opción que matricularla en el único colegio que había en Sayán.



    Todavía recuerdo ese primer día de clases de 1990 como si hubiera sido hace pocos días. Estábamos en quinto grado de secundaria, época especial porque llegan las actividades de promoción aunque nuestras familias eran pobres que ese año solo nos permitimos un baile con bocaditos y foto del recuerdo. Pero éramos felices e inquietos, propio de la edad.



    Estábamos en el salón, gritando y corriendo cuando entro el profesor y todos automáticamente nos sentamos en nuestras carpetas como si éstas fueran imanes y nosotros metales pesados. El profesor no necesitó decir ni una sola palabra, basto su mirada para que todos nos mantuviéramos en orden y en silencio.



    Entonces entro ella, la niña Lorena, aquella que deslumbro a los varones e hizo incomodar a las mujeres del salón solo con su presencia. Pero de todos los alumnos del salón, dos quedaron para siempre marcados: Julián y Mateo.



    El primero era un chico problema, había llegado de Lima expulsado de un colegio por haber atacado con un cuchillo a un compañero. Sus padres lo enviaron a este pueblo, confiados en que un lugar alejado y tranquilo reformaría su carácter. Y en verdad ese objetivo se estaba logrando pero la llegada de Lorena cambiaría todo el panorama.



    Y el otro alumno, Mateo, era un chico tranquilo, de padres humildes dentro de un pueblo humilde pero que siempre luchaban por progresar y ser una familia feliz.



    Ambos adolescentes se enamoraron de la misma persona en el preciso instante en que la vieron.



    Y como en todo triángulo sentimental, uno ganaría y otro se tendría que resignar.



    La niña Lorena desde un comienzo fue amable y considerada, a partir de ese día todos andaban con un buen humor incluso nuestro tutor que era famoso por andar siempre serio mostraba de vez en cuando una sonrisa. Hasta las mujeres de nuestro salón, que en un comienzo se mostraron celosas de su llegada, la aceptaron en su grupo y andaban juntas para todos lados.



    Pasaron los días y llego el mes de agosto donde recibíamos 3 semanas de vacaciones. En setiembre se tenían que definir los planes y las parejas para el baile de promoción y por eso los estudiantes aprovechaban las vacaciones para verse con la chica de su preferencia e invitarla a ser su compañera de baile.



    Tiempo después logré averiguar que en esas vacaciones, Julián de algún modo se las arregló para estar a solas con la niña Lorena en un parque e invitarla al baile de promoción. Sin embargo el plan no culminó en un éxito. La niña amablemente rechazó su propuesta y Julián se retiró de inmediato. Ojalá las cosas se hubieran quedado ahí.

    Cuando terminaron las vacaciones y llegó la última semana de agosto, las clases se reanudaron y la mayoría de estudiantes ya habían conseguido pareja de baile. Mateo era uno de los que no habían conseguido y tampoco lo había intentado. En su mente solo estaba el nombre de una chica pero hasta ahora no se decidía cuándo y cómo hacerlo.



    Llegó el primer día de clases, por lo general la mayoría llegaba tarde pues aún les quedaban rezagos de las vacaciones. Mateo no sabía porque pero un presentimiento desconocido le hizo llegar temprano ese día. Cuando abrió la puerta de su salón de clase, estaba ella: la niña Lorena. Escribía algo en un cuaderno rojo más pequeño que los cuadernos que se usaban en la escuela. Cuando la niña Lorena se dio cuenta de la presencia de Mateo rápidamente guardo su cuaderno en la mochila y lo saludo tiernamente.



    Mateo estaba hecho un manojo de nervios y no era para menos. En anteriores ocasiones tuvo oportunidad de conversar con la niña Lorena pero de temas casuales y comunes y estando en grupo. Pero en este momento todo era diferente. No sólo le iba a pedir para que fuera su pareja de baile sino también para que fuera su enamorada. La ocasión era perfecta e irrepetible. En su mente no había espacio para otra cosa más que no fuera el objetivo que se había propuesto. No pensó en las consecuencias que acontecerían si ella le decía que no; no pensó en cómo llevarían una relación sentimental si ella le decía que sí teniendo en cuenta los padres estrictos que la niña Lorena tenía; no pensó en las futuras bromas y molestias que les ocasionarían sus compañeros, los del mismo salón sobre todo, porque de llegar a estar juntos tarde o temprano todos se iban a enterar.



    Avanzó y correspondió el saludo de manera amable, luego se sentó a su costado mirando su sonrisa. Pensó por unos instantes en simplemente iniciar un diálogo trivial pero descartó la idea en el acto y puso en acción lo que quería y tenía que hacer. Ella se puso roja y agacho la cabeza, Mateo interpreto esto como una negativa y, destrozado por dentro, se levantó para irse pero Lorena también se incorporó y le dio un beso. Ambos labios se unieron por varios segundos, cuando aquel glorioso momento terminó él seguía sin reacción y ella sacó el cuaderno que había guardado y se lo dio. Mateo por inercia lo recibió y hojeo, era una especie de diario con una carátula de hadas en el bosque. Estaba por fechas y relataban hechos que la niña Lorena consideraba importante. Empezó a hojear al azar hasta que un dibujo le llamó la atención. En una hoja estaba el dibujo de un chico y una chica abrazados, la chica definitivamente era la niña Lorena y el chico era ¿él? El parecido estaba pero él seguía dudando porque los hechos llegaban de golpe. Hasta que leyó lo que estaba escrito en el dibujo.



    "Desde que conozco a Mateo me he interesado en él. Al igual que sus compañeros es bromista y travieso pero a diferencia de ellos he podido ver que es amable y tiene un buen corazón. Le gusta ser aplicado en los cursos y los fines de semana ayuda a sus padres con la bodega que tienen. La vez pasada él estaba caminando y se le cayó una hoja, la recogí y se la iba a devolver pero me dio curiosidad el contenido. Era un poema, uno muy lindo y tierno. Mis ideas se confirmaron: él era diferente. Y mi gusto por Mateo creció. Ojalá en el algún momento ponga sus ojos y se interese por mí, yo no me atrevo".

    Mateo recordó el poema, él que había escrito especialmente para la niña Lorena pero que pensaba guardárselo para él y por eso se volvió loco cuando nunca más lo encontró. Así que ella lo encontró y lo leyó, enhorabuena se dijo a sí mismo.



    No hubo tiempo para más, dos amigas de la niña Lorena entraron y detrás de ellas el tutor del aula. En poco más de dos minutos fueron llegando el resto de compañeros del salón, como si fueran actores tras el telón que esperaron este momento para poder entrar. Sin embargo no se necesitó nada más, no fue necesaria una respuesta verbal, ese beso marcó el inicio de la relación entre los dos. Durante todas las clases no dejaron de lanzarse miradas y mandarse frases en papelitos.



    Todo estaba encaminado hacia la felicidad, pero nada en la vida es perfecto y pronto se realizaría un cambio que involucraría a todos.



    Mateo y la niña Lorena tuvieron meses de felicidad, las salidas eran limitadas pero gracias al apoyo de una tía se las arreglaron para ir al cine, al parque, a comer y de esta forma para los padres de ella la relación pasó desapercibida.



    Para quién no pasó desapercibida la relación fue para Julián quién los vio saliendo del cine en los primeros días de noviembre y desde entonces tuvo un gran dolor y desarrollo un odio creciente a Mateo. Julián pensó contar todo a los padres de la niña Lorena pero lo descartó, otro plan se le vino a la cabeza.
     


  2. Norman Alastor

    Norman Alastor Miembro de bronce

    Registro:
    10 Oct 2014
    Mensajes:
    1,696
    Likes:
    784
    Temas:
    78
    El mes de noviembre llegó a su fin y Mateo estuvo emocionado, el cumpleaños de la niña Lorena era el 5 diciembre y él decidió darle un buen regalo, compró una cajita musical donde una bailarina marcaba el compás de la música. Habían quedado en encontrarse en su parque favorito saliendo de la escuela. Él espero y espero pero ella nunca llegó. Cuando estuvo por anochecer Mateo, triste y confundido, se regresó a su casa más a medio camino se encontró con un compañero de salón. Éste asustado dijo cosas confusas, lo único que se le llegaba a entender eran las palabras espíritu, Lorena, sótano, casa maldita...



    Mateo rápidamente corrió, él ya supo adónde dirigirse. En el pueblo de Sayán hay una casa muy grande cuyos dueños murieron hace años por lo tanto estaba abandonada y nadie quiso vivir ahí. Con el pasar de los años la historia de la casa y de los últimos dueños pasó a convertirse en leyenda urbana. Algunos pobladores dijeron haber visto a los espíritus de los antiguos dueños en una ventana o parados en el techo pero todo quedaba en palabras. ¿Qué hacía la niña Lorena en un lugar como ese?



    Lo que había pasado fue algo que indignó a todo el pueblo. Julián con el apoyo de dos amigos llevaron con engaños a la niña Lorena a la casa maldita, le hicieron creer que preparon una fiesta especial por su cumpleaños y le pusieron una venda en los ojos para supuestamente darle una sorpresa. Cuando la niña Lorena se quitó la venda de los ojos y vio que estaba en la casa maldita quiso irse pero Julián, producto de la frustración y el despecho, le dio un golpe y jalándola del brazo la encerró en un sótano. Ella se asustó al verse en un lugar completamente oscuro, golpeó la puerta y suplicó que la dejaran salir. Pero Julián no cedió, lo que hizo fue pedirle que dejará a Mateo y estuviera con él. Sino accedía la dejaría encerrada hasta que alguien la encontrara ahí.



    Pero la niña Lorena no tuvo tiempo de responder, la puerta del sótano dejo de sonar y un silencio sepulcral invadió todo el lugar. Julián con aire de duda intentó abrir la puerta pero ésta no cedía, cuando iba a darle una patada un grito sonó en toda la casa. La puerta entonces se abrió pero quien salió fue una anciana vestida de negro y con una vela en la mano. Los dos amigos se fueron corriendo del susto y fue ahí donde Mateo se encontró con uno de ellos.



    Finalmente Mateo llegó a la casa maldita, casa que desde niño le inspiró temor pero que con los años la tomó como un cuento para asustar muchachos. Cuando entro a la parte de la sala que es contigua al sótano encontró a Julián en el piso, totalmente en shock y con la mirada perdida. Cuando Mateo dirigió su vista a la puerta del sótano encontró a la anciana con la vela y se petrificó del susto. La anciana lo único que hizo fue decir "gracias por la dulce niña, será un buen reemplazo para nuestra hija" y se esfumó sin dejar rastro, como si nunca hubiera estado ahí.



    Mateo recuperó gradualmente la razón y un sentimiento de cólera le invadió levantando a Julián por el cuello. "Qué estupidez has hecho" gritó mientras le propinó un golpe en el rostro. Pero Julián ni reaccionó. Lo único que hizo fue marcharse hablando en voz baja y con la cabeza gacha.



    Mateo se adentró en el sótano y encontró a la niña Lorena desmayada, por más que le habló, le rogo y lloró ella no despertó. Entonces él la beso y abrazándola se quedó dormido.



    Cuando despertó estaba en su habitación, ya era otro día y su mamá entro con una taza de chocolate caliente. Y fue en ese momento en que se enteró toda la verdad.



    El otro amigo, el que no se encontró con Mateo, fue raudo a la casa de la niña Lorena y, acongojado, les contó a sus padres todo lo que ocurrió. Éstos se dirigieron a la casa maldita y encontraron a Mateo y la niña Lorena abrazados. Se la llevaron sin demora al centro de salud del pueblo mientras los padres de Mateo vinieron para recogerlo, estaba en shock y hablaba incoherencias pero él no recordó nada.



    En el centro de salud no supieron que hacer, la niña Lorena no reaccionó con nada y no pudieron dar un diagnóstico. Por esos sus padres la llevaron a una clínica en Lima. "La tía de la niña llamó hace unos minutos, quiso hablar contigo pero seguías durmiendo, nos comunicó que la niña fue declarada en coma y no se sabe cuándo se recuperara" fue lo último que le contó su madre.



    Cuando se quedó a solas, Mateo lloró y maldijo a Julián y al destino. Por cierto los padres de Julián se lo llevaron fuera del país y nunca más se supo de él. Los otros dos amigos pidieron disculpas y contaron que Julián les había obligado a ayudarlo sino los golpearía.



    Con el pasar de los meses, en el pueblo de Sayán se formó la leyenda urbana de la niña Lorena, algunos pobladores decían que a la medianoche se veía a la niña pasear por el parque y caminar rumbo a la casa maldita donde finalmente entraba y desaparecía. Otros más atrevidos incluso dijeron que si a la medianoche te parabas frente a un espejo que tuvieras en tu casa y pronunciabas el nombre de la niña Lorena seis veces, ésta se te aparecía y quedabas en estado catatónico.



    Mateo nunca creyó en tales historias y siempre discutía cuando escuchaba a alguien en la calle contarlas. Para él la niña Lorena fue tan dulce y amable que era imposible que le hiciera daño a alguien. Es cierto que sucedieron casos sin explicación en el pueblo: a los dos amigos que ayudaron a Julián se les encontró en el baño de sus casas desmayados y con los ojos desorbitados, en el mismo día. Y así otros casos parecidos, pero nunca se descubrió alguna explicación.



    Día tras día Mateo aguardaba que la niña Lorena despertara, siempre se negó a resignarse y perder la esperanza e incluso cuando ingresó a la universidad la seguía amando como la primera vez.



    Y ¿cómo es que yo se eso? Pues fácil, porque el tal Mateo soy yo. Han pasado ocho años de aquel suceso que les acabo de narrar y en mi corazón aún sigue habiendo nostalgia y melancolía. Pero ahora esa etapa de mi vida está por acabarse. En unas horas tengo un evento importante: se viene la ceremonia de mi licenciatura donde recibiré el título profesional de economista.



    Sin embargo hace unos 50 minutos me llamó la tía de la niña Lorena. Estaba llorando porque ya la esperanza agotó todos los recursos posibles. Y es que mantener ocho años a una persona en coma demanda grandes cantidades de dinero, lo cual los padres de la niña Lorena ya no tenían y la clínica la iba a desconectar acabando con su vida, ese proceso se debe estar llevando a cabo justo ahora si es que no se ha hecho ya...



    En estos precisos instantes he sentido como si "algo" acariciara mi mejilla izquierda y luego bajara por el brazo, ¿habrá sido el viento o mi imaginación? o ¿la niña Lorena despidiéndose en una última muestra de afecto?



    Ya terminé de honrar tu memoria y prometo no volverla a perturbar. Es tiempo de seguir adelante.



    Descansa en paz, mi amada niña Lorena.
     
    A patricia1369 y meisterdick les gustó este mensaje.
  3. patricia1369

    patricia1369 Miembro de plata

    Registro:
    31 Dic 2011
    Mensajes:
    2,791
    Likes:
    5,542
    Temas:
    59
    Primero que nada, te felicito porque has mejorado muchísimo desde la última vez que te leí.
    La historia me gustó mucho, bastante bien estructurada, con personajes interesantes y bastante bien retratados.
    Lo malo es que quizás aún queda algo por podar dentro del cuento, algunas frases redundantes y uno que otro error gramatical.
    Exitos !!!!!

    P.D. El final me agradó bastante, le sumó puntos desde mi óptica.
     
  4. NoSéQueEscribir

    NoSéQueEscribir Miembro maestro

    Registro:
    30 Set 2018
    Mensajes:
    870
    Likes:
    781
    Temas:
    4
    Si te hubiera gustado le hubieras dado "me gusta" digo .
     
  5. patricia1369

    patricia1369 Miembro de plata

    Registro:
    31 Dic 2011
    Mensajes:
    2,791
    Likes:
    5,542
    Temas:
    59
    Creo que el forero prefiere una crítica honesta a un like, si has leído todo mi comentario entenderás.

    @Norman Alastor te reitero mi felicitación por mejorar y seguir escribiendo!!!
     
    A Rayovac y NoSéQueEscribir les gustó este mensaje.
  6. NoSéQueEscribir

    NoSéQueEscribir Miembro maestro

    Registro:
    30 Set 2018
    Mensajes:
    870
    Likes:
    781
    Temas:
    4
    :paz:
     
  7. Rayovac

    Rayovac Miembro maestro

    Registro:
    24 Oct 2017
    Mensajes:
    349
    Likes:
    374
    Temas:
    9
    Me agradó el cuento, sobre todo que, a pesar de casi carecer de figuras literarias o florituras de lenguaje, me mantuvo interesado hasta el final. No es un escrito precisamente corto, así que es un logro importante. Bien por eso.
    :bandera:

    Eso sí, encuentro fragmentos que podrían salir y otros que podrían enriquecerse. Y detalles que restan puntos, como el hecho de que los hechos se suceden en un pueblo de provincia, que al inicio describes como bastante humilde y sin mayores atractivos, pero luego resulta que hay parques, lugares donde ir a comer y hasta un cine.
    No son cosas difíciles de corregir, el mayor trabajo ya está hecho. Ahora viene la parte divertida: ¡A podar! :biggrin:
     
  8. plummbeo

    plummbeo Miembro maestro

    Registro:
    28 Nov 2017
    Mensajes:
    516
    Likes:
    270
    Temas:
    37
    Como que un poquito largo para foros Perú xd
     
  9. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Miembro de bronce

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    1,076
    Likes:
    678
    Temas:
    52
    Muy largo. Si estuviese bien escrito, valdría la pena.
     
  10. Bennu

    Bennu Miembro nuevo

    Registro:
    Viernes
    Mensajes:
    35
    Likes:
    14
    Temas:
    0
    no leí ni mielda.
     
  11. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Miembro de bronce

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    1,076
    Likes:
    678
    Temas:
    52
    No es extraño, lo raro es que leyeras. La mayoría en el país no lo hacen, y ya ves como está de fregado nuestro país.
     
    A aramislupan le gustó este mensaje.
  12. aramislupan

    aramislupan Miembro maestro

    Registro:
    10 Ago 2013
    Mensajes:
    352
    Likes:
    66
    Temas:
    29
    Es parecido a Verónica en la Merced...!!!
     
  13. Norman Alastor

    Norman Alastor Miembro de bronce

    Registro:
    10 Oct 2014
    Mensajes:
    1,696
    Likes:
    784
    Temas:
    78
    Gracias Patty me da gusto volver despues de tiempo y ver que usuarios como tú aún rondan por acá. Y cierto valoro mas la crítica y la opinión sincera. Ha pasado tiempo, he leído más y he practicado más así que algo tenía que mejorar XD

    Entiendo tu opinión, yo al escribir más que figuras literarias o lenguaje rebuscado busco enganchar al lector y que viva el universo que se está contando

    Respecto al segundo punto yo he ido a Sayán (está a 2 horas de Huacho, al norte) y hay un parque y lugares para comer. Lo del cine si se me pasó la mano XD me dejé llevar, para la próxima le daré una mejor revisión antes de publicarlo.


    jajaja en realidad la historia iba a ser de mil palabras pero sobre la marcha se me vinieron más ideas y al final la cifra se duplico

    vaya interesante, no habia escuchado ¿es un libro, cuento, novela?