Historias para Reflexionar

Publicado en 'Filosofía' por polaris9, 8 Jun 2013.





  1. polaris9

    polaris9 Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    7 Jun 2013
    Mensajes:
    202
    Likes:
    74
    Temas:
    34




    Acá les dejo una pequeña historia, que opinan ustedes?
    OSO
    Esta es la historia de un oso que quería volar muy alto, así que lo intentaba e intentaba y no lo podía lograr. El oso nunca pidió ayuda a sus amigos, pues él sabía que podía hacerlo solo sin ayuda de ellos, pero pasaba el tiempo y no conseguía lograrlo. Así, que le pidió ayuda a uno de sus familiares osos, para que lo ayude a volar, pero desgraciadamente tampoco pudo ayudarle. El oso no le importó y siguió intentando volar. El tiempo pasaba, cada vez más rápido y el oso no podía conseguir volar. Esta situación le apenaba demasiado, se sentía cada vez peor, se le quitaban las ganas de vivir, porque no podía cumplir su sueño. Su sueño no solo era volar, sino quería volar muy alto, por encima de las nubes y mirar a todos desde arriba; y que todos lo miren también desde abajo y lo aplaudan. Todos confiaban en él, todos sabían que él podía volar y si lo hacía llegaría muy lejos, le tenían mucha confianza. Sin embargo, pasó mucho tiempo y el oso no lograba volar: ¿Qué está pasando? – Se preguntaba. Porque esas aves debiluchas y sin cerebro pueden volar y yo no. Un día se le acercó el tío León y le dijo ¿Por qué estáis tan tristes? – Porque no puedo volar, porque las aves pueden volar y yo no, dijo el oso. Porque ellas nacieron con alas, tú no. Tú tienes que construir las tuyas, no todos nacemos con la misma suerte. Tú eres un oso que quiere volar igual que ellas, eres inteligente, buscarás la forma y lo lograrás. – dijo el Tío León. Los osos no pueden volar, es imposible, pero sé que tú lo lograrás, agregó.
    Soy un oso que quiere volar, pero cada día que pasa me vuelvo más grande y más pesado y eso me dificulta las cosas. Así que dejaré de comer tanto. Pasaba cada vez más tiempo y no lo lograba. El oso ya no sabía qué hacer, que estaba haciendo mal, que debía de mejorar, soy yo haciendo algo imposible – decía el oso. El oso dejó de intentar volar cada vez más. Cada vez lo intentaba menos. Unos amigos lo invitaron al juego y el oso se distrajo ahí y cada vez intentaba menos volar. Por más que lo intentaba no lo podía conseguir, y cada vez se metía al juego olvidándose de que su sueño era volar y muy alto. En el juego consiguió muchos amigos, lo que le hacía sentir mejor y olvidarse de su sueño. Y cuando a veces el oso pensaba acerca de el mismo, se daba cuenta que aún tenía una meta por cumplir lo cual le hacía sentir peor. El juego no era suficiente para distraerlo y hacerle olvidar esa meta que era prácticamente imposible. Un día el oso subió al último piso de su cueva y mirando y fumando a la vez, dijo: ¿Por qué tuve que escoger esto? Este sueño se hace cada vez más imposible para mí, el tiempo pasa y no logro conseguir nada. El oso le gustaba torturándose así mismo con esas palabras, cada vez bajaba más su autoestima. Cada vez se sentía más disconforme con el mundo que lo rodeaba, cada vez sentía que era muy injusto lo que le pasaba, cada vez sentía más odio, más rencor, más envidia; muchos pensamientos negativos rondaban su mente. El oso sabía que eso estaba mal, sabía sobre la maldad del mundo y que esos pensamientos negativos lo acotejaban, pero no le importaba, el oso cada vez se ponía más triste... el mundo era muy injusto para él.
    Un día el oso caminando sólo por el bosque encontró un arrecife. El oso ya no sabía qué hacer, la vida le trataba muy mal. El oso estaba decidido a saltar y acabar con su desdicha que lo mataba cada día, pues lo que más duele son las heridas del alma de no poder lograr algo que anhelas con tantas ganas. Mirando el cielo y con la vista cabizbaja, dijo: Nunca me diste la oportunidad. Y saltó. El oso cayó y siguió cayendo, en ese momento pensó que estaba volando que lo había conseguido y antes de chocar con su dura realidad, decidió dormir profundamente. El oso murió, nunca sintió dolor por la caída, pues ya había soportado suficiente en su vida, que una caída de esa magnitud no se asemeja con el dolor que había guardado toda su vida de no haber hecho su sueño realidad.

    < No señores, el oso pudo volar!! claro que voló, lo hizo!! Todo esto fue un mal sueño, pero no se descarta que casi se daba por vencido; sin embargo, sus esperanzas nunca se opacaron, así como sus ideales y sus metas.
    No se si a ustedes les habrá pasado, pero con esto pude concluir que cuando quieres algo con muchas ganas con mucho fervor y lo piensas siempre todos los días, sin duda, sin duda lo lograrás! Por qué para actuar tienes que estar convencido de lo que quieres. Felizmente fue un mal sueño, una lección de vida que tiene por finalidad darte un gran premio.
    Yo creo que a más fuerte te golpee la vida, es porque tiene algo muy grande preparándote para ti. Nunca hay que renegar cuando las cosas nos va mal. Porque TODO tiene un porqué. Todo lo que te pasa es por algo. Y la vida te da pruebas y depende de cada uno, salir de ellas. Y con respecto al Oso: El "Oso" pudo lograr su cometido y , en este momento, se abre nuevas metas. >​
     
    Última edición: 8 Jun 2013