"Fleabag" (2016/19): Ritmo, deseo y... ¡sabor!

Publicado en 'Series de TV' por Antoni Llorens, 17 Mar 2020.





  1. Antoni Llorens

    Antoni Llorens Miembro de plata

    Registro:
    5 Jul 2017
    Mensajes:
    2,750
    Likes:
    3,487
    Temas:
    144




    ADVERTENCIA
    El siguiente tema presenta altas dosis de genialidad pura.
    En primer lugar, genialidad por la comedia inteligente, extrovertida y ácida que presenta la siguiente serie.

    En segundo lugar, genialidad por las argumentaciones detalladas y con sustento en las críticas publicadas en el tema (como en esta introducción) y que contiene escenas clave de la serie.
    Así que si aún no ha visto la serie (o no la ha terminado), y se encuentra viendo esta advertencia,
    tome sus riesgos si quiere spoilearse.
    -. @Antoni Llorens y @MYSTERIOUS
    [​IMG]
    *****
    Prosigamos...
    Señoras y señores... Ante ustedes, el día de hoy les presentaremos un tema muy aberrante.
    ¡Sí! Porque no todo puede ser color de rosa en la vida.
    Hoy, ante ustedes, hablaremos de sexo...
    Y, precisamente para ello, alguien se atreve a adentrarse en este mundo horripilante y lleno de entredichos conservadores.
    Con ustedes, ¡les presento a FLEABAG!
    [​IMG]
    (Por favor, no se ponga nerviosa frente a la cámara).
    Esta suculenta serie de la BBC (previamente, concebido como monólogo teatral) creada por Phoebe Waller-Bridge, de la que también es protagonista, nos presenta a una joven mujer adicta al sexo, pero que al momento de analizar su día a día, vemos que ese no es el mayor de sus problemas.

    En verdad, esta serie más nos cuenta sobre una mujer que lidia con cargas laborales, familiares o, aún peor, emocionales. Desde el manejo poco adecuado de su cafetería, las fricciones con su madrastra (Olivia Colman) o su hermana Claire (Sian Clifford) así como los malos recuerdos del suicidio de su mejor amiga (y también compañera de negocios) o de la muerte de su madre. Pero siempre encuentra en lo fugaz una manera de satisfacerse y de dejar atrás esos mismos problemas. Y esa sensación momentánea algunas veces suele traducirse en el placer de alguna relación íntima, o en el éxtasis de aquel acto, o de aquel orgasmo.
    [​IMG]

    Ya de por sí, hablamos de una mujer sin filtro, sin aparente preocupación alguna, y sobre todo, con mucho carácter y desenfreno. Una mezcla perfecta para realizar un personaje detestable (y con "justa" razón). No obstante, cuando la seguimos desde los primeros episodios, nos damos cuenta de que empezamos a identificarnos con ella y se hace díficil no darnos una oportunidad para seguirla.

    Y claro, con todo esto, nosotros no solo somos testigos de sus acciones o de las interacciones con su dificultoso entorno. No... También somos sus (íntimos) cómplices. ¿Un elemento fundamental? La cuarta pared, que cada vez es rota cuando peyorativas explicaciones acompañan la candente situación.

    [​IMG]
    Pero también, otro de los puntos por las que Fleabag se constituye vienen a ser sus monólogos (dependiendo del contexto en que se encuentre, claro está). Un buen ejemplo ocurre en el final de la primera temporada, donde una desesperanzada Fleabag hace un emotivo discurso sobre por qué el sexo aún sigue siendo un tabú. Quiere que ya no sea tratado como un tabú, y al mismo tiempo, no desea ser desconectada de su entorno por ello, sino que busca algo más que eso. Quiere buscar a alguien, pero no necesariamente a algún amor, sino a alguien que sea capaz de no rechazarla y aceptarla con todo lo que su personalidad desenfrenada acarrea.
    *****
    Así, en la segunda temporada, ocurre un cambio trascendente. Aparte de seguir alternando entre ese humor picante y atrevido y el drama, hay algo en la que nuestra protagonista, sin querer, termina involucrándose.
    Fleabag... encontró el "amor".
    [​IMG]
    Pero en la figura de un sacerdote (Andrew Scott), a quien le empieza a halagar su aspecto físico. Es allí donde empezamos a ya no fijarnos a una situación fugaz, como es una relación íntima, sino en algo que podría llegar a un compromiso serio. Y desde ese punto, partimos a una incógnita que nuestra protagonista explorará, pues encontró un ideal, pero que al mismo tiempo, podemos pensar que debido a la figura religiosa (o el tabú en persona), ese deseo no tendría ningún futuro. Además, y sin dejar de mencionarlo, notamos que este cambio de actitud de la serie también se encuentra en la cabecera de la serie: en vez de un desorden jazzista, ahora nos envuelve un coro temible de voces afinadas y sincronizadas.

    Es ahí donde se empieza a analizar la psicología de los dos actores del romance, en el que también se ve involucrada la pasión (y lo digo literalmente), aunque también, seguimos teniendo en cuenta las preocupaciones que nuestra protagonista acarrea, razón por la que se acerca y se confiesa más frente a él mediante un monólogo quebradizo.

    Yuxtapuesta en la serie se encuentra el compromiso de su padre con su futura madrastra, cotejada por este mismo sacerdote, aunque también no podemos dejar de lado la relación "sentimental" entre Claire y Martin. Justo es el momento donde volvemos a tocar el tema de la seguridad, pues en el día de la boda, la inseguridad ataca al patriarca de la familia. A pesar de aquel hecho, la boda sigue y se celebra. Pero, llama la atención el monólogo que el sacerdote realiza en la ceremonia, puesto que hace una crítica abierta hacia el matrimonio y las relaciones. Mientras, en ese lugar, una relación sigue de pie, otras dos ya no lo están (por este mismo tema de convicción) como es la de Claire y Martin o la que Fleabag mantiene con este mismo sacerdote. Mejor dicho, mantenía, pues el sacerdote poco se atreve a seguir en el juego, y esta vez, pesa más en él un compromiso divino.
    [​IMG]

    Pero aquí no acaba la cosa. Ha habido finales felices para todos y a ella, esta vez, no le tocó alguno. Solo sabemos que ya no hay un romance. Este ha sido un viaje para ella en la que ha aprendido experiencias que le han ayudado a abrirse paso y buscar a ese alguien, sin embargo, que pueda apoyarla y comprenderla. Tal vez, al final de cuentas, ese alguien nunca se encontró en la serie, sino que, desde mi punto de vista, somos nosotros(as), el público, de quien se ha apoyado todo este tiempo, y tal vez esa sea la razón por la que ella se despide de nosotros, antes de emprender un nuevo vuelo. Más allá de las experiencias fugaces y poco satisfactorias en el mundo del deseo, no defraudamos a Fleabag, porque lo díficil que es para ella buscar un apoyo constante, puede ser la misma experiencia con la que nosotros(as) somos incapaces de expresar nuestros problemas o nuestros sentimientos. A veces, solo basta reírse de uno mismo. Y ese es el mérito de Fleabag en pleno siglo XXI, donde los tabúes parecen aún dominar ciertas sociedades.

    *****​
    Ahora, aquí no hay una fuente por la que extraje mi crítica. No, no la habrá. Así como una ficción (o, en este caso, la showrunner de aquel) nos conecta con varios temas, esta vez he decidido hacer lo mismo al crear el tema (y no realizar un copia y pega más), porque la experiencia por la que una persona vive también puede servir para profundizar más en estos temas poco comunes, y que no sea un motivo más para encerrarnos en algún análisis. Espero de que usted, seriéfila(o), lo pueda disfrutar y conectarse con él.

    Buenas noches.
     
    Última edición: 17 Mar 2020
    A Naciones le gustó este mensaje.


  2. Naciones

    Naciones Miembro maestro

    Registro:
    1 Abr 2014
    Mensajes:
    797
    Likes:
    315
    Temas:
    52
    No la he visto todavia pero tiene buenos comentarios.