De amores jamás contandos

Publicado en 'Literatura' por Owenhart, 18 Dic 2019.





  1. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    182
    Likes:
    84
    Temas:
    68




    DE AMORES JAMÁS CONTADOS

    La primera vez que cruzaron las miradas fue en una misa del domingo. Él era un un joven sacerdote apuesto y ella, supuestamente, una distinguida madre de familia --de esas mujeres de San Jacinto que les gusta vivir de las apariencias y la desdichas de sus vecinos--.
    La dama quedó impactada con la belleza del hombre de Dios, y en su lujuria se imaginó ser poseída en el púlpito mientras leía un pasaje de la Biblia. ¿Y él? Pues, la vio como una sierva del Señor.
    Solo era un par de años mayor que él, sólo tenía un par de hijos que el cura jamás soñó tener, así que no vio ningún problema en usar la poca juventud que le quedaba para intentar enamorar a quien vestía sotana; a pesar de haber jurado, en el altar a los veinte años, que viviría enamorada de su marido por toda la eternidad.
    Para Mariela --la distinguida dama-- cualquier pretexto era bueno para ir a la iglesia cuando no había misa. Su esposo, más que feliz, aplaudía cada una de sus acciones en beneficio de la comunidad católica del pueblo, no imaginó jamás que su amada esposa quería sembrarle un par de cuernos.
    Gabriel, llamado así por un ángel, no sospechó que la mujer que empezó a frecuentar el templo para pedirle consejos maritales, quería meterse debajo de su sotana. Y es que Mariela se derretía como hielo en primavera al escuchar el dejo andaluz que el joven cura dejaba escapar cuando hablaba de su misión apostólica.
    Bautizando a sus hijos, donando cirios y obsequiado pasteles, la distinguida dama se ganó la confianza de Gabriel; eso sí, sin levantar sospechas en las viejas chismosas de su círculo social.
    Lo que empezó como una fantasía se fue convirtiendo en fanatismo que rozaba con la obsesión. Cuando Mariela estaba a solas con su marido, imaginaba que era Gabriel quien, bendiciéndola, disfrutaba verla desnuda.
    Dicen que los europeos suelen ser "más despiertos", pero el joven sacerdote ni siquiera intuyó las verdaderas intensiones de la dama. Tanta era su confianza que, a veces, le dejaba asear su habitación, y solía quedarse con ella hasta altas horas de la noche compartiendo una plática religiosa. Gabriel la veía como una hermana o, a veces, como una tía, como la imagen femenina de la madre que había dejado en España. No tenía intensiones de mancillarla o romper su votos célibes, al menos no con una mujer casada que tenía dos hijos.
    Las veces que Mariela limpió la habitación del párroco, en todas, sin excepción, aprovechó en acariciar las sábanas de seda que en las noches abrigaban el cuerpo de su amado. Además, imaginaba que, mientras ella se comía a besos a Gabriel, él le recitaba el Padre Nuestro al sentir que cada beso era un paso ganado hacia el Cielo. Pero Mariela no solo soñaba despierta, también sustraía las trusas o cualquier otro objeto que haya usado con frecuencia el sacerdote. Para ella no había mejor aroma --ni siquiera la colonia que ella escogió para su esposo-- que el olor a hombre de Gabriel.
    La primera en llegar y la última en irse los domingos de misa. A su esposo no le molestaba en absoluto la pasión que Mariela le ponía al rezar el rosario, tampoco le importaba mucho que dictara clases de catecismo los sábados; era todo lo contrario, se ufanaba con sus amigos de tener una auténtica ama de casa y ferviente religiosa. Pobre incauto, sigue igual de arrogante.
    A puertas de la fiesta patronal del pueblo, Gabriel designó a Mariela como la encargada de organizar la novena que daba inicio a todo. La dama no perdió tiempo y gestionó lo necesario para las misas que en ese período iban a realizar.
    Todo bonito, todo fantástico, Mariela se ganó el aplauso de los fieles y el primer abrazo, con aroma a hombre, que Gabriel le obsequió después de meses de haberse conocido.
    La dama quedó perdida en un mundo imaginario, confundió aquel pequeño acto de agradecimiento con uno de amor, así que empezó a idear la mejor manera de devolverle aquella muestra de afecto idílico.
    Las veces que Mariela intentó confesarle su amor, siempre hubo un evento fortuito que le interrumpió. Ni en el rodeo ni en el reinado ni después de misa, en ningún escenario posible pudo estar a solas con él.
    El día del baile de gala, Mariela, luciendo un vestido ceñido de color verde oscuro y cubierta por un saco largo, llegó de la mano de su esposo al coliseo Unión Obrero. Al principio se sintió aburrida, aunque trató de disimularlo al despotricar, junto a una de sus amigas, de lo mal que la gente pobre del pueblo se vestía. Pero cuando vio llegar a Gabriel, quien lucia de negro entero, resaltando su cuello romano, el rostro de la dama cambió por completo.
    Para disimular su emoción, Mariela le pidió a su esposo que lo acompañara a saludar al enviado de Dios. Un apretón de manos selló el saludo de la pareja y el sacerdote, y un par de palabras bastaron para que la dama se enterara que Gabriel no se quedaría mucho tiempo en la fiesta.
    Una salsa sensual dio inicio a la noche. Mariela se dejó llevar en la pista de baile por su esposo, pero sus caderas pedían a gritos ser llevadas por las manos del sacerdote. Pasó una hora, y la dema perdió de vista al sacerdote. Preguntó, como quien no quiere la cosa, por él y confirmó que se había marchado a la casa parroquial.
    Era ese momento o nunca podría confesarle al cura sus sentimientos. Así que decidida a dar rienda suelta a su obsesión, Mariela salió del coliseo, diciéndole a su marido que iría a ver a los niños, vio que en la calle solo estaban dos señoras que vendían cigarrillos y golosinas en sus carretillas, y empezó a caminar en busca de su amor prohibido.
    A medio camino, donde antes había una casa abandona, decidió quitarse el vestido para que su confesión romántica tuviera mayor impacto en Gabriel, --no dicen que todo entra por los ojos--. Cubierta solo por su saco llegó a la casa parroquial. Tocó con tanta fuerza la puerta que el asustado sacerdote, casi al instante, salió a atender.
    Mariela entró sin pedir permiso cuando Gabriel quitó el seguro de la puerta. El sacerdote se sintió confundió y le preguntó cuál era el motivo de su visita a esa hora. Mariela no desaprovechó el momento, se quito el saco largo, y dejó que su cuerpo desnudo hablara por ella. Gabriel se sorprendió, pidió en nombre de Dios que se volviera a vestir, pero antes de poder decirle que se marchara, Mariela se le acercó para robarle un beso.
    El sacerdote, como un niño, empezó a correr asustado por la sala parroquial --y no es broma-- pidiendo ayuda y exigiéndole a Mariela, en ese dejó andaluz que ella tanto adoraba, que se marchara, pero la dama solo quería ser mancillada con sotana o sin ella.
    Tanta fue la desesperación del sacerdote que, en un momento, pensó en llamar a la policía, aunque las ganas se le quitaron al darse cuenta de que pondría en aprietos a una familia y él quedaría en ridículo.
    Viendo los pro y los contras, a Gabriel solo le quedó encerrarse en su habitación. Mariela tocó con insistencia --mientras ella se tocaba--, pero jamás escuchó una respuesta.
    Cansada y acongojada, le dijo "chau, mi amor" al asustado cura, y, volviéndose a poner el vestido, regresó al baile de gala para hacerle compañía a su marido y esperar con ganas el inicio de la octava.
    A las pocas semanas del incidente, siempre en compañía de sus más cercanos y sabiendo que Mariela no podría acercársele, Gabriel envió una misiva a la diócesis de Chimbote pidiendo ser trasladado a otro pueblo. Su pedido fue aceptado de inmediato. A los pocos días, sin avisar a casi nadie, tomó sus cosas y fue enviado a un pueblo de la sierra. A un lugar en donde la obsesión de Mariela no pudiera llegar.

    En la actualidad, Mariela sigue siendo una distinguida dama que presume su "honorable manera de actuar" y su marido sigue creyendo que su mujer es una esposa ejemplar. Quizá está historia no la hayas escuchado, se dice que en los noventa fue un secreto a voces en el pueblo que le rinde devoción al santo patrón San Jacinto.
    ¿No me crees? Habrá que pregúntarle a las personas mayores que vivieron en esa década.

    Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCLDg-lp1cUMyXmGC1eAqMbA
    Instagram: https://instagram.com/elobeliscodehades?igshid=11q1d4clanij2
    Facebook: https://www.facebook.com/elobeliscodehades/
    Twitter: https://twitter.com/ObeliscoDe?s=09
    Fuente y autor: ©El obelisco de Hades.
    Fuente de la imagen: Pixabay
     
    A Misterio_x y LeidyPeru les gustó este mensaje.


  2. Young River

    Young River Miembro maestro YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    26 Abr 2016
    Mensajes:
    633
    Likes:
    433
    Temas:
    98
    solo leí fuente de la imagen, pixabay xdd
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  3. Kdarkov

    Kdarkov Miembro diamante YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    3 Dic 2009
    Mensajes:
    12,812
    Likes:
    8,524
    Temas:
    4
    No leí nada, pero es más que seguro que le faltaron aliens y duendes.
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  4. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    182
    Likes:
    84
    Temas:
    68
    Por algo se empieza

    Pero hubo mucho más.
     
  5. LeidyPeru

    LeidyPeru Miembro maestro YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    4 Ene 2019
    Mensajes:
    909
    Likes:
    703
    Temas:
    11
    Bonita historia :)
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  6. plummbeo

    plummbeo Miembro de bronce YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    28 Nov 2017
    Mensajes:
    1,599
    Likes:
    741
    Temas:
    95
    Que cuento tan raro y sin sentido xd
     
    A Owenhart le gustó este mensaje.
  7. Owenhart

    Owenhart Miembro frecuente YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    11 Ago 2019
    Mensajes:
    182
    Likes:
    84
    Temas:
    68
    Como la vida misma

    Tienen más en su página de Facebook
     
    A LeidyPeru le gustó este mensaje.
  8. Misterio_x

    Misterio_x Suspendido YoMeQuedoEnCasa

    Registro:
    10 Abr 2019
    Mensajes:
    1,547
    Likes:
    1,035
    Temas:
    33
    Lo lei todo, estuvo chevere, primera vez que producen algo bueno...