Cuentos y Críticas (Concurso de cuentos eróticos 2018)

Publicado en 'Literatura' por cate_foresti, 6 Abr 2018.

Estado del tema:
cerrado.




  1. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34




    Saludos, amigos de Foros Perú:

    Agradezco a quienes se decantaron por enviar sus cuentos, para publicarlos en este hilo. La calidad de los mismos ha superado mis expectativas, valoro mucho sus trabajos y el hecho de que todos estén en la capacidad de ganar. También valoro la cantidad de concursantes, que suman cuatro.
    En este instante se inicia la fase de votación del concurso de cuentos eróticos. No olviden que las calificaciones van del 1 al 10 y que cada una de ellas debe ir acompañada de un comentario. No olviden, concursantes, que ustedes también pueden votar.
    Si tienen una duda al respecto, revisen las bases o me la hacen saber.



    ¡Suerte a todos!

    [​IMG]

    [​IMG]



    LISTA DE CUENTOS




    CUENTO 1



    Domesticado

    Por supuesto que la intimidé. Pero ella se atrevió a hablarme; me pidió un favor. Por supuesto que se lo negué. No me dirigió la palabra un tiempo.

    Soy un poco sádico, y también me creo la gran cosa; pero a veces me gana la piedad. Insidiosa piedad.

    Un día yo comentaba algo que llamó su atención, y luego, inopinadamente, se me ocurrió una metáfora que la hizo reír. Volvió a hablarme, y esta vez fui más amigable con ella. Así, empezamos a sentarnos juntos (o ella empezó a sentarse a mi lado).

    Desde el comienzo la encontré atractiva, pero había algo en ella que alentaba mi sadismo. “Me gusta, sí, pero no creo que pueda enamorarme de ella,” pensé un día, perversamente, durante el tiempo en que trató de ignorarme. Y después, cuando ya éramos “buenos amigos”, pensé que podría tratar de tener una aventurilla con ella. Desde el comienzo fui agresivo.

    Durante una semana ella se hizo a la ofendida; dejó de buscarme, y hasta fingió ignorarme por completo. Pero yo me reía de todo ello. “Pobrecilla,” pensaba yo, “veremos cuánto tiempo llevas la farsa.”

    Un día me vio hablando con una chica de otro salón; pasó por mi lado, mirándome con rabia. Yo la saludé muy animadamente, y ella siguió su camino, apresurando el paso. A la semana siguiente fingí estar molesto con ella por su actitud; quería ver su reacción. La pobre se asustó. No nos hablamos unos días.

    Después de un examen, cuando todos se habían ido, apareció de la nada, y se acercó con miedo; temblaba. “Qué se te ofrece,” dije. “Perdóname por lo de la otra vez, cuando me saludaste.” “Okay. ¿Algo más?” La pobre se puso a llorar.

    Luego de resondrarla un rato por ser tan llorona, la consolé; y abrazándola, la acompañé a su paradero.

    Volvimos a ser amigos, y yo reanudé mi afán de seducirla. La pobre tenía por único recurso cambiarme de tema; pero yo insistía. Y a pesar de que siempre salía con excusas cuando la invitaba a salir, un día la cogí desprevenida. Le pregunté, como se pregunta qué día es hoy, “¿Qué haces usualmente durante los fines de semana?” Me dijo que se quedaba en casa, y que hacía sus cosas. Entonces arremetí, tratando de avergonzarla, “No te creo.”

    Finalmente accedió a una salida grupal. Mal hecho. Las otras chicas coqueteaban conmigo, lo cual la puso bastante celosa. Traté de ser amable con ella, pero estaba demasiado enojada, y me habló con bastante brusquedad. Yo me reí para mis adentros, y fingí sentirme ofendido.

    Durante el resto de la reunión vi su arrepentimiento. Sabía que tarde o temprano vendría a pedirme disculpas. Entonces, decidí ayudarla. Le pregunté la hora, y contestó nerviosamente. Al decirle gracias le sonreí, y se tranquilizó. Entonces la abracé.

    Volvimos a salir, pero esta vez los dos solos. La segunda vez que nos reunimos la besé, y se convirtió en mi chica. Aquí comienza lo bueno.

    Creí que sería tímida, pero de alguna manera se sintió muy en confianza conmigo. No me tenía miedo. Bromeaba bastante. Al poco tiempo era ella la que llevaba la iniciativa. Acercaba sus piernas a las mías cuando nos sentábamos juntos en clase. Yo, inocentemente, bajaba mi mano, e inocentemente la posaba en una de sus rodillas. Ella, con inocencia también, colocaba su mano sobre la mía, y la llevaba lentamente hacia su muslo. Luego ponía su enorme cartera encima, y hacía avanzar mi mano hacia terreno más peligroso. Yo aprovechaba para susurrarle al oído, “Qué rico es explorarte.”

    Varias veces, cuando podíamos besarnos libremente, recorría sus contornos con mis manos; trataba de medir sus reacciones. Cada milímetro recorrido por mis dedos obtenía algún tipo de respuesta; y cuando avanzaba hacia el resquicio al que se llegaba recorriendo sus muslos, se producía un sobresalto en extremo deleitoso.

    Una noche, cerca de su casa, estando ambos de pie, mis manos rodeaban su cintura, y bajaban para poder cubrir lentamente, sus nalgas; las apretaba a la vez que mordía sus labios; luego mis manos subían nuevamente hacia su cintura, y se introducían por debajo del pantalón: la seda, la seda de su calzón. Qué tremendo era todo ello. Volvía a apretar sus nalgas para entonces retroceder a la cintura una vez más. Le besaba en el cuello entonces, como una especie de preámbulo. De ahí volvía a la carga: mis manos se metían en su pantalón, y esta vez también se introducían por debajo de la seda. Y recorría lentamente la carne gloriosa; acariciaba cada nalga con tal gusto… entonces sonó su celular. Alguien le dijo que habían avisado a su padrastro de nuestra salida, y que este vendría a llevársela. Supuse que ese era el fin de una noche, pero ella me dijo, “Ven conmigo.” Me hizo ingresar en su habitación por la ventana, y luego ella apareció después de unos minutos. “Ten un poco de paciencia. En cuanto llegue mi padrastro, mi mamá se lo llevará.” Y se fue.

    Media hora más o menos tardó todo ello. La puerta de la calle se cerró tras la pareja de adultos; ella apareció aliviada. “Por fin.” Se acercó a mí, que estaba sentado en su cama, y se soltó el cabello. Mis manos fueron a su blusa, y la desabotonaron. “Quiero que sigas desvistiéndome,” me dijo. Le bajé el pantalón. Luego dejó que le quitara la ropa interior, y me quedé mirándola un rato. Me incorporé entonces, y le dije, “Desvísteme ahora tú a mí.”

    Se lo hice tres veces esa noche, y dormí junto a ella. Antes de irme, al día siguiente, se lo hice una vez más.




    CUENTO 2


    Cachonda en un Starbucks

    No fue fácil al principio. No lo fue después tampoco. Pero la cosa mejoró con cada ida y venida. Él por allá, en Santa Anita, y yo tan lejos de su casa, pero tan cerca a Plaza San Miguel; que es desde donde ahora mismo escribo. Estoy en un “Starbucks” con mi laptop, uso gafas y llevo un libro del que no recuerdo el nombre. Soy todo un cliché. Pero al menos lo soy conscientemente, no como los idiotas que están en las mesas contiguas.

    En fin. Recuerdo que cuando Adelmo venía a visitarme, todo era distinto. Venía en auto y ya no había razón para desgastar mis nalgas, sentada en el asiento del autobús marrón de siempre. Eran tres fregadas horas las que se tardaba el condenado vejestorio con ruedas en llegar a su casa. En vez de ello, podíamos aprovechar esas horas en practicar nuevas poses en el cuartucho alquilado que tomaba por casa en ese tiempo. Incluso cuando no lo hacíamos, lo hacíamos.

    Era ese tipo de relaciones en que todo gira en torno al sexo, pero ni te das cuenta de ello porque todo lo ves tan natural. Pero era incluso algo que iba más allá, pues era entenderlo todo como una prolongación de un orgasmo. El comer era hacerle una felación continua y era cada platillo, de cada día de la semana, una distinta muestra de mi deseo por practicar mil veces aquel acto. Era tenerlo en mi boca. Era quedarme ahí hasta el último mordisco en mi plato, el cual representaba su néctar de pasión blanquecina.

    Lo mismo ocurría cuando dormía, cuando desayunaba, cuando me sentaba a trabajar con mi computadora. Todo era él, y todo era él. Mi locura, mi ropa interior mojada, el masturbarme porque sí. Todo, todo, todo era él. Llegado el momento, no distinguía cuando mi día era uno común y cuando uno con Adelmo; entre mis sábanas, las suyas o las de un hotel.

    Pero, el tiempo lo cura todo, es lo que dicen. Hasta Luis Miguel opina lo mismo en su canción. Cada vez lo veía menos. Llegó el punto en el que casi había olvidado el color de su auto, ya que era casi siempre yo la que me comía esos viajes interminables para verlo. Deseaba tanto coger con él a cada instante, que hasta le propuse vivir juntos. Era lo normal al fin y al cabo en una relación, el dar un paso más llegada la hora. Pero se lo propuse al mes de conocernos y solo porque había conocido a Jesús, Alá y a Budá juntos en un picnic, luego de correrme descontroladamente en su rostro, cuando succionó con fuerza uno de los labios externos de mi vagina.

    Ya ni sé lo que digo. Tal vez mis recuerdos no sean los correctos, ya que quedé con el cerebro atrofiado luego de mis días con Adelmo. No puedo asegurar, ni negar nada con certeza. Solo ando despistada todo el tiempo, perdida en mis pensamientos. Quizás sí fuimos la pareja perfecta. Si el sexo era perfecto, no veo por qué no, todo lo demás. Quizás él sí me quiso y si se fue de mi lado, no fue por la prostituta esa que me abrió la puerta aquella vez.

    Dejemos todo este temita de arrechura hasta aquí por hoy, ya que ¡rayos!, se enfrió el café de porquería que venden aquí. Sin café y sin sexo soy un desastre.
     
    A Julitaa le gustó este mensaje.


  2. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34
    CUENTO 3



    No quiero restar su mitad a mi corazón


    He pasado la noche en vela, llevo todo el día rumiando mi cólera.
    Mientras reviso datos y más datos en el ordenador cotejándolos con la pila inmensa de documentos que tengo sobre el escritorio no dejo de pensar en el despilfarro. ¿Ha perdido la cabeza o qué? Miro el extracto del banco, necesito un trago.

    Para rematar este dies horribilis la cabeza de mi jefe asoma dentro de mi cubículo. Me recuerda un buitre al acecho de carroña “Te voy a joder la tarde" parece decir.

    -“Esto acaba de llegar”, dice. “Es urgente" necesito que estos números estén en el sistema antes de las 9.00
    Estoy jodido a solo 5 minutos de terminar mi jornada laboral.

    Son las 22.17 por fin he conseguido salir de galeras. Fuera, la ciudad ha ralentizado su pulso. Miro el cielo aspirando el aire impregnado de sal y humedad, el aire marino consigue despejar mi mente.
    Me dirijo hacia el viejo SEAT rogando que no vuelva a dejarme tirado. Al tercer o cuarto intento logro encender el motor y me dirijo a la salida. Con un poco de suerte logrará trepar la rampa cruzo los dedos mentalmente. Una vez aprieto el acelerador rumbo a la autovía. Si ella dejara de gastarse mi raquítico sueldo podríamos ahorrar para un coche nuevo.
    El dolor de cabeza ha vuelto con fuerza amenazando con convertirse en migraña

    Furioso por mi bancarrota y el dolor pulsante en mis sienes continúo acelerando. El velocímetro marca 120 km por la autovía que serpentea la costa. Necesito sentir el aire frío.
    Del estéreo fluyen las primeras notas de "La mataré” de Loquillo y los Trogloditas. Dios, la migraña va in crescendo.

    “Ella también padece migrañas”, suelto una risa leve, mis labios se curvan en una mueca maligna.

    -“¿Que maldades estarás pensando?”, una cálida voz conocida suena desde el asiento trasero sobresaltándome.

    Por un segundo pierdo el control del coche, estoy a punto de estrellarme contra la parte posterior de una patrulla de la Guardia Civil. Miro por el espejo retrovisor y ahí está ella. Su mirada pícara y juguetona, sus labios carnosos en rojo Ferrari y su rubio cabello recogido en una coleta. Dios, qué guapa está….

    -“Casi me matas del susto”, le digo enfadado
    -“Casi nos matas tú con el coche”, responde riendo.

    Su risa juguetona hace que olvide el susto. De un ágil movimiento pasa al asiento delantero.

    -“Pensé que eras mejor piloto”, dice al ver que había metido medio coche en un jardín.

    Un golpeteo en el cristal me liberara de su mirada hipnotizante.

    -“Papeles por favor”, resopla el civil con voz cazallera, su compañero vigila con el libreto de infracciones en la mano. La he jodido y bien

    Fijo mi mirada en ella y le susurro "Esta me la pagas" entrego mis documentas mientras mi cabeza suma el monto de la multa a mi saldo negativo.
    Ella me saca la lengua.



    -“Date prisa”, me apremia con ese tono de niña buena que utiliza siempre para conseguir lo que quiere. Los he visto más rápidos en la cola del paro”, dice en voz alta dirigiéndose a los civiles.

    Cuando utiliza ese tono de voz los vellos se erizaban y una erección monumental hincha mis pantalones. El guardia civil me entrega la multa le doy las buenas noches apresuradamente y me alejo mientras ella acariciaba mi cuello. Su voz meliflua me susurra:

    -“Estás muy tenso. ¿Problemas en el trabajo?”
    -“No, solo estoy en la bancarrota”, respondo sin mirarla.
    -“Ya sabes lo que opino, te explotan, cambia de trabajo, no saben apreciarte en esa carnica".
    -“Algo pasa”, digo. El SEAT agonizaba.
    -“¿El qué?”
    -“¡Estamos sin combustible!” Ahora si estaba furioso. "Fuiste la última en cogerlo, ¿porqué no repostaste?”
    -“La culpa es tuya", se encoje de hombros. "Tu tarjeta no tenía dinero”.

    Es demasiado. Lleno de rabia freno bruscamente , el SEAT se detiene sin dificultad. El tanque está seco . Afortunadamente estábamos en un descanso de carretera, ni un coche, ni una vivienda a 500 metros a la redonda.

    -“Dime que no me merezco las cosas que me he comprado”, presume contoneándose. Sus dedos jugueteaban con los botones de su escote.

    Repaso su figura lentamente, reconozco que tiene razón. Lo vale con creces. La muy lagarta adivina mis pensamientos, lentamente pasa la punta de su lengua por sus labios humedeciéndolos.

    -“¿Lo ves? ¿Por qué te rebelas?”

    Su mano derecha se desliza lentamente rozando mi muslo se dirige a la entrepierna. Mi polla palpita mientras ella desliza la cremallera del pantalón e introduce su mano en mi bragueta. Sus largos dedos juegan con mi polla, mi pene ya parece un misil Patriot mientras, su lengua acaricia lentamente mi oreja.

    -“¡Mírame!”, susurra lasciva.

    Como una serpiente repta hasta mi polla, su lengua hipnotizante se apodera de mi misil, lamiéndolo como si se tratara de un chupete. Un fuerte suspiro escapa de mi boca , levanta la cabeza mirandome ,su boca húmeda apretando mi polla, todo alrededor desaparece, hasta mi mal humor, acaricio sus glúteos, mis dedos bajan hasta su vagina, su tanga esta mojado... Mi excitación es cada vez más intensa.

    Sus dedos estrujan mis pelotas mientras su boca engulle hasta el fondo mi pene. Lo succiona ávidamente. Al mismo tiempo sus largas uñas rasgan la delgada piel de mis pelotas. A punto de aullar de dolor cierro los ojos parpadeando como un drogata. Por unos instantes olvido la multa pero esta sigue sobre el asiento del copiloto. "La matare" de lokillo suena de nuevo en el estéreo. No la matare pero:

    Enrollo su carísima falda negra sobre su cintura hasta descubrir su tanga y la deliciosa piel de su entrepierna. Bajo su blusa blanca asoma un sujetador rosa. Entre los botones, sus majestuosas tetas bajan y suben al ritmo de su agitada respiración: No puedo más, me abalanzo sobre ella. Agarro sus caderas con rabia y la obligo a girar sobre sus rodillas de cara a la ventanilla posterior.

    -"No seas bruto", se queja. Ya no sonríe, ya no suena altiva. Yo sí sonrío.

    Mis manos se deslizan bajo su falda. De un tirón rompo su tanga y los trozos cuelgan de su cintura. Sobre su piel se dibuja unas marcas enrojecidas. Mis ojos vuelven a fijarse en la multa, sin más ceremonias la penetro con fuerza. Ella chilla, su cuerpo se sacude.
    Sus tacones de aguja arañan mis muslos mientras la embisto con fuerza.

    -“Bruto, eres un bestia”, gime con la voz ahogada por el placer y el dolor que mis embestidas le provocan.

    Esta temblando, su piel blanca brilla sudor su cuerpo delicado tiembla cuando la embisto aplastándola con fuerza. Conozco cada centimetro de su cuerpo,mañana sus caderas y su nuca estaran marcadas.
    Sus gemidos son cada vez mas intensos, sus uñas pintadas de rosa se clavan en el posacabezas posterior. Continúo embistiendo-la con fuerza, sordo a sus quejidos, cada vez mas intensos.

    A cada embestida cuento mentalmente “Un euro, dos euros, tres euros…” Cuando por fin mis huevos están secos sin una gota de semen mi saldo nuevamente está en positivo.

    Todo ha acabado, no hay arrepentimiento por mi parte, ella se acurruca mirándome fijamente. Tiene el pelo alborotado y la cara roja brillante de sudor. La punta de mi dedo recorre despacio su escote, la línea de su cuello hasta llegar a sus labios dibujandolos con suavidad. Ella coge mi dedo y lo chupa lentamente

    No puedo evitarlo, la abrazándo dándole calor. Mañana pagare la multa con una sonrisa, el problema solo era conseguir algo de Diesel para volver a casa.









    CUENTO 4



    La mujer con la que sueño



    La mujer con la que sueño, tiene nombre. También una sonrisa. Vive en una jaula y se alimenta de las sobras. La mujer con la que sueño, es real y lo saben todos, incluso yo.

    Es linda. Diría más que linda, diría hermosa.

    A veces intenta escapar, de mis sueños y de la jaula. Nunca la dejan. Es una pesadilla para mí. Porque yo la quisiera libre como un ángel.

    Mis hermanos entran cada noche a su jaula siempre abierta. Sé que sueño, porque es de noche, pero sé que son ellos. Logro verlos si hago un esfuerzo en alcanzar la ventana de mi cuarto.

    Siempre que van, ella está triste. Llora, gime...

    La veo desnuda siempre. De seguro tiene frío. La ayudaría, pero siendo un sueño qué caso tiene. La ayudaría pero para ello debería despertar.

    Hoy se ha disputado el almuerzo con mi perro. Ha ganado. Me pareció verla esbozar una sonrisa, mientras comía el filete.

    La mujer con la que sueño, al fin sabe que la miro. Se ha acomodado el pelo y me ha mirado con ternura. Creo incluso que hasta me regaló un guiño.

    Además, por alguna razón que no entiendo, desde que sabe que la miro, pasa su mano por sus senos y vagina. Luego de hacerlo, sonríe y se chupa los dedos.

    Como la mujer que sueño vive en mi casa, pero en mi casa de sueño, soñé que podía visitarla. Que salía al fin de mi cuarto y me acercaba a ella.

    Pero, hasta en mis sueños no pude hacerlo a pie. Me subí entonces a mi silla de ruedas, mientras soñaba que mis hermanos iban a trabajar y fui al fin a su lado.

    Se mostró sorprendida. Casi no podía oír su voz, ya que casi no oigo nunca nada. Así nací. Pero estoy casi seguro de algo: me pidió ayuda.

    Le dije que la soñaría feliz todo el tiempo, así ya no tendría que estar encadenada. Le dije también que la extrañaría cuando se fuera, ya que era la única persona que me acompañaba siempre.

    Que era como mi amiga. También le dije que su cuerpo era hermoso, como el de mamá, cuando ella también ocupaba su lugar en el patio. Que fue ella quien me enseñó que todo era un sueño.

    Solo atinó a llorar después de eso. Como ya no deseaba verla llorar, la acaricié. En su frente, como acostumbraba hacelo con Peludito, mi mascota.

    Ella se acercó más a mí, y al fin pude pasar mi mano por su pelo. Estaba muy sucio y descuidado, pero era un pelo muy hermoso, largo y ligeramente ondeado.

    Ya cerca como estaba ella, decidió besarme en los labios. No entendía por qué lo hacía en mis labios y no en mis mejillas, como era costumbre en las mujeres que conocí. No lo sabía, pero me gustó.

    Atinó luego a desvestirme. Ya desnudo, comenzó a besar mi cuerpo también. Besó mi cuello, mi pecho y mi pene. No supe por qué lo hacía, pero al igual que el beso en los labios, también me gustó.

    Luego me enseñó otra clase de besos. Besos que no eran con los labios. Besos que solo podía dar mi pene, chocando su trasero y su vagina.

    Fue así siempre en mi sueño. Era un sueño raro, lo sé. Pero un sueño a fin de cuentas. Un sueño en el que tenía una amiga, un perro y unos hermanos que no paraban de besarla con sus penes.

    De seguro la querían mucho, igual que yo.
     
    Última edición: 6 Abr 2018
    A Julitaa, Braun y relámpago les gustó este mensaje.
  3. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34



    CUENTO 5


    Ulala

    Jorge estaba en una capilla, que fue acondicionada para recibir al club de fútbol invitado de otra ciudad

    Por la puerta ingresan 2 chicas góticas, luego de entablar conversación con los jugadores de la entrada.
    Estos les instan a ingresar muy respetuosamente a conocer el lugar. Ante el asombro de ellas y la amabilidad mutua. 40 hombres las alaban -ingresen con toda confianza señoritas- señalan y exigen ejecutar el respeto entre hombres

    Ni 40 hombres roban su mirada, pero en una esquina del piso, sobre una colchoneta, Jorge aburido lee una vieja Biblia que encontró en la mochila de viaje (cabala); Ellas se miran y sonríen

    -Que haces?- pregunta una de ellas. Sorprendido y guardando la Biblia -nada- indica el muchacho
    -Por que usas tantas pulseras? responde él sorprendiéndolas, mientras toca la muñeca de una de ellas

    Son cortes ocultos, historias, romances, locura y aburrimiento.

    Sorprendida por su reacción y todos los sentimientos que había revivido, toma una hoja de afeitar, y se corta delante de el -lo hago por adrenalina- exclama Alondra

    Jorge asombrado y a la vez protector, saca papel higiénico y limpia sus heridas -eres tonta? no vuelvas hacerlo- surge una tierna confianza. Es hora de dormir, vuelvan mañana

    Ha finalizado el partido de fútbol
    La visita ha ganado a los locales por la mañana. Hay celebración por el buen fútbol
    Se espera una fiesta para los 41 invitados, pero solo 39 lo hacen, el 40 dice al 41 -ellas van a volver, me preguntaron por ti y me dijeron que te diga que permanezcamos en este lugar, traerán alcohol y celebraremos- Jorge esta de acuerdo, chocan esas manos

    Llega la hora
    Beben y bailan en una capilla exclusiva para ellos
    El 40 quiere apagar la luz, pero Jorge le dice -no lo hagas-, quiero ver sus ojos
    Alondra hace el gesto (apágala) y lo besa, fue la última vez que hablaron en toda la noche

    Desde ahora en adelante, los besos hablan, son intensos besos, con lengua y pronto será, una competencia de gemidos entre parejas, con las estatuas como jueces

    -No puedo- dice uno de ellos, -es una capilla- , ella que conoce el lugar, lo lleva hacia una puerta e ingresan en una habitación de la capilla, muy parecido a un sótano, y contra la puerta en la privacidad del lugar, lo besa apasionadamente

    El no se aguanta, besa sus senos, primero con los labios, después, solo su lengua, se mueve a mayor velocidad de lo que ella y su pezón pueden soportar, ella no puede contenerse, gritos, se desnuda

    -Los santos nos castigaran?- no lo cree, Jorge

    La carga y contra la puerta, ingresa dentro de la chica (mirándola a los ojos), la penetra suavemente chupándole la lengua (nadie puede salvarla a ella, ya no es gótica, es dulzura), si las lenguas volvieran a hablar dirían ulala

    Se escucha un ruido -ulala- si ulala, es en la otra habitación, del otro lado de la puerta, las risas se multiplican, ahora es una competencia

    Hazme gritar más que ella, dice Alondra, comienza a exigirlo
    Ya no seré romántico, argumenta con una sensación de morbo y ternura en sus orejas dejando sentir su aliento

    -ulala hazlo- finaliza ella

    La baja de sus hombros y la gira mirando hacia la puerta, ahora con las piernas juntas entre la pared y él
    Suenan sus nalgas -ni se te ocurra fingir- vuelve aselo de forma dominante , se acerca, y gime Solo se oye -ulala-. Muy suave, pero espera, cada vez más rápido, todo se descontrola

    Alondra ya no es Alondra, ya no gime, ahora solo grita, sus nalgas son esclavas de un abdominal inferior en perfect estado que la abusa con velocidad y sin piedad -ha ganado la competencia-

    ella cree que es el fin pero todavía ni comienza, en el momento menos insperado para ella, Jorge ha ingresado y le esta haciendo sexo anal, la sorprende, no se lo esperaba, ya esta sucediendo, Jorge no le ha preguntado, y esta atrapada en el placer, Jorge tampoco puede parar, no lo hará, continua, mientras con sus manos, se adueña de su vagina, se han invertido los papeles, ahora ella es un ángel y el se vuelve dark, ulala

    Ella no puede más, se va a correr

    Ya no grita nadie al otro lado de la puerta, entonces....
    Ella se corre dentro de el, le sale liquido caliente de la vagina, recorre a Jorge

    Fue un gemido, y un liquido entre sus piernas, lo que ahora, con el hombre ha acabado

    -Quédate- pide ella, -será así todos los días- continua

    A la mañana siguiente, a los jugadores se les informa y de forma inesperada, que por razones climáticas, los jugadores deben partir anticipadamente, hay problemas con el transporte, y un bus especial pasará por ellos en el mismo instante. Al muchacho lo sorprende, quiere despedirse, besarla, decirle que fue maravilloso, no solo sexo, no la ve

    Divididos por una ventana del bus, se ven, no pueden creer lo que ha sucedido, ulala, esto no puede estar sucediendo, pero ha sucedido.
     
  4. Braun

    Braun Miembro de oro

    Registro:
    30 Jun 2017
    Mensajes:
    7,995
    Likes:
    10,184
    Temas:
    391
    Lo erótico no pasa solo por lo genital, no es una carrera de cien metros planos por verter y recibir fluidos. Cierto es que el pene y la vagina son los antagonistas que se encuentran finalmente en toda lid sexual, pero el erotismo es más que eso, hasta el roce de una pierna desnuda contra otra, bajo la mesa, mientras alguien lee un diario, o el arte de humedecer lentamente los labios a la par de que la mano y el resto del cuerpo se recrean en otra zona, bien narrados, son suficientemente erógenos. Los genitales son el plato de fondo, no un fast food.


    Comento.


    Cuento 1: Domesticado.


    Los lugares comunes y las frases hechas y lo erótico no van de la mano: ni «se hizo la ofendida», ni «veremos cuánto tiempo llevas la farsa», ni «yo inocentemente bajaba mi mano». Sería estupendo que le agregues un momento en el que la chica entre en una encrucijada entre su pudor y sus hormonas o en el que muy a pesar de lo que pensaba, la mujer descubre que el sexo sin mayores debates existenciales es un bocado de cardenal.

    Tiene mejor ortografía que algunas cosas que leí más abajo, y eso es un mérito.

    Posdata. Las metáforas no hacen reír, salvo que las haga nuestro siempre maltratado Arjona. Ya me tomaré un día para hacer un post conmemorativo a nuestro siempre mal ponderado trovador guatemalteco.

    Puntaje: 3.


    Cuento 2: Cachonda en un Starbucks


    No hay sorpresa en este cuento, quien se arroja sobre el lector como un acosador en pos de excitarlo a punta de exageraciones. ¿Cuál fue el desenlace? Parecen un conjunto de divagaciones ingeniosas que hace la protagonista que redundan en lo excitable que es, pero que dicen poco.


    Puntaje: 3.


    Cuento 3: No quiero restar su mitad a mi corazón


    Comienza bien, muy fluido. Promete mucho. Es mejor, definitivamente que los dos anteriores, pero cuando llegan los primeros toqueteos el relato se desinfla. Es como si le costara al autor salirse de los esquemas tradicionales de lo erótico. Si bien, hay una conexión entre uno y otro pasaje, no hay intensidad y todo ocurre como en una película de bajo presupuesto. Repito, lo erótico nace de la sorpresa, de lo que no se esperaba, no de una palabra calentona en una línea del párrafo.

    Por otro lado, hay errores ortográficos que se repiten una y otra vez.

    Puntaje: 4.


    Cuento 4: La mujer con la que sueño

    Bueno. Aunque por momentos parece un poema en prosa antes que un relato, pero lo afirma a lo narrativo su desenlace. Muy freudiano y la sorpresa está a lo largo de todo el sueño. Como relato erótico, tal vez se podría esperar más, pero su prosa y la manera cómo se figura el sexo el protagonista les suma unos puntos, creo yo.

    Puntaje: 6,5.


    Cuento 5: Ulala.

    Los párrafos aquí parecen tuits, algo bastante desagradable en literatura. El punto y aparte tiene una razón de ser, no solo cumple una función estética.


    Las escenas eróticas son muy literales, eso no significa que forzosamente lo literal sea malo, pero en el relato no hay más que eso, el sexo predecible y llano que podría revelar la cámara escondida de un hostal.


    La terrible sintaxis desluce lo bueno que pueda haber en este cuento.


    Puntaje: 2.
     
    Última edición: 7 Abr 2018
    A cate_foresti le gustó este mensaje.
  5. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34
    NOTA A LAS PERSONAS QUE DESEEN VOTAR

    El tema estará abierto hasta el día 15 de abril a la medianoche, para contar el lunes de la próxima semana, ya con un ganador.

    -Si no han votado nunca en esta sección, recordarles que deben comentar el porqué de sus votos (hacer un comentario breve o largo).

    -Los votos son del 1 al 10.

    -Para que una votación sea válida y pase al cálculo, se debe votar por todos los cuentos, que en este caso son cinco.

     
    A Misstika le gustó este mensaje.
  6. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Suspendido

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    2,612
    Likes:
    1,739
    Temas:
    137
    Me gusta más de un cuento, hay talento en el forito. Luego paso a votar, que esté más desocupado.
     
    A cate_foresti le gustó este mensaje.
  7. ladyginger

    ladyginger Miembro frecuente

    Registro:
    10 Mar 2018
    Mensajes:
    170
    Likes:
    115
    Temas:
    5
    Vaya, que cuentos tan subidos de tono, no me gusta ese tema tan sexualizado, voy a leerlos a todos para opinar
     
    A cate_foresti y Braun les gustó este mensaje.
  8. L_ackerm

    L_ackerm Miembro maestro

    Registro:
    25 Feb 2018
    Mensajes:
    455
    Likes:
    318
    Temas:
    3
    Cuento 1
    Domesticado

    En general como cuento no funcionó. Abordó el tema propuesto, pero me costó un esfuerzo leerlo completo.
    2

    Cuento 2
    Cachonda en un Starbucks

    El título parece sacado de un vídeo porno, quizá el autor se tomó tiempo de investigar el material disponible... En fin, mejor no me pierdo en divagaciones sin sentido, no lo encontré erótico. Como relato tampoco va en ninguna dirección.
    3

    Cuento 3
    No quiero restar su mitad a mi corazón.

    Como cuento sí funciona, tiene ritmo. Euro a euro empotra el tema propuesto.
    6

    Cuento 4
    La mujer con la que sueño

    Interesante cuento, aunque nada erótico.
    5

    Cuento 5
    Ulala

    Extraña forma de puntuar, me parece que muy poco favor hizo al cuento. El título aquí y allá como quien juega ¿Dónde está Wally? No me convenció. No es erótico, pero sí explícito en lo sexual.
    4

     
    A cate_foresti y Braun les gustó este mensaje.
  9. algorai

    algorai Miembro diamante

    Registro:
    1 Mar 2011
    Mensajes:
    22,742
    Likes:
    41,359
    Temas:
    1,186
    Parodiando a Monterroso......

    CUENTO 6

    "Cuando abrí los ojos........ella terminaba de vestirse"......

    :)
     
    A cate_foresti le gustó este mensaje.
  10. ladyginger

    ladyginger Miembro frecuente

    Registro:
    10 Mar 2018
    Mensajes:
    170
    Likes:
    115
    Temas:
    5
    Cuento 1: Domesticado.


    Tengo conflicto pues me recuerda a una película de 50 sombras, no se, al menos tiene algo de historia y no todo es sexo pero me gusta y no es excesivamente pornográfico.

    Puntaje: 6.


    Cuento 2: Cachonda en un Starbucks


    Escribe muy bien pero es demasiado sexualizado el cuento, como hasta por gusto, el tema no me gustó mucho la verdad. Al menos no tiene muchos errores ortográficos como otros


    Puntaje: 5.


    Cuento 3: No quiero restar su mitad a mi corazón


    El título es muy bonito, me imaginé un cuento romántico, pero no encontré nada romántico en el cuento y no entendí si la chica es un fantasma que se aparece, no le encontré sentido creo que es un sueño, igual que el anterior.

    Puntaje: 4.


    Cuento 4: La mujer con la que sueño

    Si está bonito, me hizo reflexionar y es muy hermoso, felicitaciones a quien lo escribió me gustó harto. Me dio tanta pena lo del chico y eso de la mamá si me chocó un poco. Le pongo más puntos ademas de todo lo anterior porque es sugerente y dramático más que explicito

    Puntaje: 9.


    Cuento 5: Ulala.

    Es demasiado pornográfica, por más que sea un concurso de temas subidos, creo que es más descriptivo y no me gustó como se desarrolla la historia, no la entendí muy bien.
    Puntaje: 4


    Le pongo tanto al 4 porque es muy hermoso, la historia usa lo erótico y no al revés, en los demás todo es sexualidad sin mucha historia (en algunos más en alugnos menos)
     
    A cate_foresti y Braun les gustó este mensaje.
  11. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34
    Sigan votando. El domingo próximo cierran las votaciones. Buen domingo a todos.
     
    A Julitaa le gustó este mensaje.
  12. WeSSo

    WeSSo Miembro maestro

    Registro:
    5 Abr 2018
    Mensajes:
    609
    Likes:
    370
    Temas:
    23
    Relato 1
    La mayor parte del cuento se centra en recalcar la inferioridad de la chica respecto al protagonista. El tema es SEXO y no se encuentra en ninguna parte.
    Puntuación 2 (por el intento)

    Relato 2
    Mejor que el anterior. La parte erótica está presente en casi todo el relato pero con buen gusto y naturalidad. La parte sexual se queda muy corta, no colma las expectativas.
    Puntuación 4

    Relato 3
    Es interesante desde el comienzo y engancha la lectura. Tiene humor, cotidianeidad, los personajes están bien definidos no es necesario, ni interesa sus nombres para que hombres y mujeres se identifiquen con los protagonistas. La parte sexual es intensa y descriptiva.
    Puntuación 6,5

    Relato 4
    Un truncado intento de cuento pseudopoético. Sin ilación entre los sucesos y la historia sexual que ademas es es demasiado burda
    Puntuación 1

    Relato 5
    Relato simple, historia previsible, sin sorpresa, ni interés.
    Puntuación 1
     
    Última edición: 8 Abr 2018
    A cate_foresti le gustó este mensaje.
  13. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,158
    Likes:
    6,677
    Temas:
    48
    Como no pude mandar mi cuento, votaré con mucho resentimiento.

    Cuento 1: Domesticado
    Da el punto de partida a relatos narrados en primera persona. El problema con este primer cuento es que tuve que volver a leerlo luego de terminar los cuatro restantes, porque había olvidado de qué trataba. Esto lamentablemente quiere decir que no tuvo impacto. Es un buen ejercicio de redacción, cumple con la consigna, pero no presenta ninguna historia interesante. Dentro de todo, tiene una sobriedad y corrección que le salvan de varios defectos que presentarán los cuentos siguientes.

    2/10

    Cuento 2: Cachonda en Starbucks
    Como el cuento 1, es un ejercicio que vale más para su autor como práctica que como objeto de disfrute para el lector. Delata juventud y poco oficio (incluso podría decirse poca lectura). Pretencioso como el lugar desde donde escribe, y cliché como la protagonista misma se reconoce. Está bien, por algo se empieza.

    2/10

    Cuento 3: No quiero restar su mitad a mi corazón
    Joder, por ahí los demás flipáis un poco, pero este tío flipa más...

    Quizás en un relato en tercera persona pasaría inadvertido, pero la primera persona nos obliga a un lenguaje más íntimo. Y si bien se disputa con el cuento 2 cuál de ellos es el más pretencioso, tiene a su favor un mejor manejo de la técnica.

    3/10

    Cuento 4: La mujer con la que sueño
    Esto podría entrar dentro de la prosa poética. Sigue la misma receta de la primera persona que sus compañeros, pero se aleja al arriesgarse en su forma de redacción. Si bien algunas frases pueden resultar cursis o vacías, otras están bastante bien y dejan ver que, tal vez con más tiempo, el autor podría pulir su relato y nivelar su calidad a las mejores partes.

    4/10

    Cuento 5: Ulala

    Este es otro cuento de un autor que tiene poca práctica en esto de narrar historias. Sin embargo, hay que reconocerle al menos dos méritos: el primero es que escapó de la primera persona y usó la tercera; el segundo, que trató de ser original en su historia y no se conformó con limitarse a cumplir la consigna.

    3/10
     
    A Braun y cate_foresti les gustó este mensaje.
  14. Miku_hatsune

    Miku_hatsune Miembro de bronce

    Registro:
    20 Mar 2017
    Mensajes:
    1,356
    Likes:
    1,978
    Temas:
    50
    cómo puede decir usted que es bonito eso, parece que no entendiera lo que ha leído.

     
    A ladyginger le gustó este mensaje.
  15. cate_foresti

    cate_foresti Miembro maestro

    Registro:
    7 Feb 2018
    Mensajes:
    758
    Likes:
    472
    Temas:
    34
    Si algo le faltaba a esta zona, eran cuentos de este tipo; por lo que me alegra estar promoviendo este pequeño evento. Sólo serán cinco y no cien, como en el caso de los cuentos presentados en un taller literario; pero son cinco personas (incluso más, ya que de manera extemporánea se había redactado más material) que se han tomado un tiempo entre sus actividades o descansos, para imaginar una escena erótica y hacer de esa imagen, un cuento. Sin ser este foro, uno resuelto a temas literarios.

    Felicitaciones a todos.
     
  16. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Suspendido

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    2,612
    Likes:
    1,739
    Temas:
    137
    Mi votación sería así:

    1- No me gustó el hecho de que fuese todo tan común. Incluso todo sucede en el centro de estudios. Me pareció una anécdota de un amigo, más que un relato creado con esfuerzo. Está escrito sin errores gramaticales visibles, eso es un punto a su favor.
    4/10

    2- El relato anterior contaba una historia obvia, pero este relato ni siquiera llega a eso. Son divagaciones sobre recuerdos con su ex. Comienza a hablar de algo y se detiene abruptamente. Pero tiene a su favor que muestra un lenguaje ingenioso y tampoco veo errores gramaticales.
    4/10

    3-Este relato sí tiene algo chévere que contar, comienza con fuerza, pero se ve un declive línea tras línea. Lo que prometía ser un gran relato, se convierte en un relato promedio. De haber conservado el mismo nivel en todo el relato, otra cosa hubiera sido. Otro punto en contra son los errores gramaticales. Tiene varios y se dificulta la lectura.
    6/10

    4-Debo admitir que al ver cómo estaba presentado, no le tenía fe, pero arranca bien como el relato 3 y mantiene eso de mostrar cosas nuevas en todo momento. Chévere. Aparte, tampoco le veo errores gramaticales, como en los dos primeros cuentos.
    9/10

    5-La historia en sí no es mala, todo lo contrario. Pero le ha faltado técnica al creador. Aparte, se dificulta demasiado la lectura por tantos errores ortográficos. He tenido que leerlo y volverlo a leer, para saber concretamente de qué iba todo.
    3/10
     
    A cate_foresti le gustó este mensaje.
  17. Misstika

    Misstika Miembro diamante VIP

    Registro:
    21 Dic 2014
    Mensajes:
    10,282
    Likes:
    55,611
    Temas:
    107
    estimada Catita la fecha limite es del 15, así que espérame un poquito para dar mis apreciaciones :baila::baila::baila:
     
    A cate_foresti y Braun les gustó este mensaje.
  18. ladyginger

    ladyginger Miembro frecuente

    Registro:
    10 Mar 2018
    Mensajes:
    170
    Likes:
    115
    Temas:
    5
    ah que bien...
     
  19. Elcholito

    Elcholito Suspendido

    Registro:
    25 Dic 2017
    Mensajes:
    1,024
    Likes:
    416
    Temas:
    46
    Hola, esta es mi calificación de los cuentos

    1. Esta bueno, salvo una sola cosa, creo que el título no combina con el cuento
    El tipo acaba de conocer a una chica, y han tenido sexo por primera vez, creo que rescataría eso de la historia, buscaría explotar las emociones que genera eso en 2 personas que recién se conocen, no se que piensan ustedes

    5

    2. El cuento 2 esta genial. Esta recordando lo que parece ser, un buen sexo

    8

    3. Es bueno. Supongo que habrá que corregir algunas cosas, que se vea más natural

    8

    4. Es interesante como se parte contando la historia. La imaginación da para todo, pero por que imaginar a la chica que te gusta, compartida por hermanos y un perro, si podrías imaginar algo mejor

    7

    5. Más que calificarlo, explicare lo que intente hacer
    Creo que, así como un buen cuento de terror, debe asustar. Un buen cuento erótico, más que transmitir tímidas palabras, debe poder estimular la mente de una persona, enfrentarla a la lujuria

    Invitarlo no solo a ser un lector, sino también a identificarse con los personajes (imaginenlo, con una persona que les guste, ya no lo sentirás tan malo si les pareció fuerte) donde falle y lo reconozco, no me di el tiempo de hacerlo, fue en estructurar bien la historia, no me prepare, me falto leer acerca de los pasos necesarios para escribir un cuento literario bien hecho, que respete su naturaleza y reglas, ok

    Saludos a todos quienes participaron, a Cate por organizar esto, y ayudarme a buscarle un título a mi cuento
     
    Última edición: 12 Abr 2018
    A Julitaa y cate_foresti les gustó este mensaje.
  20. Kenpachi Zaraki

    Kenpachi Zaraki Miembro maestro VIP

    Registro:
    11 Set 2017
    Mensajes:
    846
    Likes:
    901
    Temas:
    25
    Cuento 1
    Domesticado

    Burdo y simplista ; prueba masturbar tu mente de cuando en vez.
    1

    Cuento 2
    Cachonda en un Starbucks

    titulo de diario chicha (con las disculpas de los diarios chicha) , crónica de una rockera pseudodesenfadada.
    1

    Cuento 3
    No quiero restar su mitad a mi corazón.

    Tiene forma de cuento , inicia con buen ritmo ; luego se pierde en los intento de insertar erotismo y sexo hasta en los guiones y comas.
    3

    Cuento 4
    La mujer con la que sueño

    Lo apreciaría mejor si no se asemejara tanto al "hombre imaginario" que invita a pensar en el copy.
    El hombre imaginario
    vive en una mansión imaginaria
    rodeada de árboles imaginarios
    a la orilla de un río imaginario

    De los muros que son imaginarios
    penden antiguos cuadros imaginarios
    irreparables grietas imaginarias
    que representan hechos imaginarios
    ocurridos en mundos imaginarios
    en lugares y tiempos imaginarios

    Todas las tardes tardes imaginarias
    sube las escaleras imaginarias
    y se asoma al balcón imaginario
    a mirar el paisaje imaginario
    que consiste en un valle imaginario
    circundado de cerros imaginarios

    Sombras imaginarias
    vienen por el camino imaginario
    entonando canciones imaginarias
    a la muerte del sol imaginario

    Y en las noches de luna imaginaria
    sueña con la mujer imaginaria
    que le brindó su amor imaginario
    vuelve a sentir ese mismo dolor
    ese mismo placer imaginario
    y vuelve a palpitar
    el corazón del hombre imaginario
    3

    Cuento 5
    Ulala

    Tedioso e insufrible , misma disfuncion eréctil
    2
     
    A cate_foresti y Braun les gustó este mensaje.
Estado del tema:
cerrado.