Concurso Cuentos de Terror

Publicado en 'Proyecto Escritura' por poochie, 7 May 2018.





  1. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39




    Bueno, dije que iba a crear mi propio concurso con juegos de azar y mujerzuelas. Esto es lo que hay.

    Como hicieran Byron, Polidori y los Shelley en su momento, esta vez me gustaría hacer nuestro propio concurso para ver quién escribe el relato más terrorífico. Las bases son simples:

    1. No más de 1000 palabras.
    2. No hay premio, por lo que no merece que le inviertan más de una semana; así que pondremos como fecha límite de entrega el 15 de este mes.
    3. Para no perder tiempo, la entrega tendrá que ser a mi cuenta mediante mensaje privado.
    4. No hace falta aclarar (pero igual lo hago) que los trabajos que incluyan enlaces, archivos adjuntos o similares, no serán tomados en cuenta.
    5. Los trabajos serán publicados el día 16, salvo fuerza mayor, y podrán votar todos los foristas concursantes o no, hasta el día 20, mediante una escala de votación del 0 al 10.

    Creo que eso es todo.
     
    A kingdom_hearts le gustó este mensaje.


  2. Pablo Emilio

    Pablo Emilio Miembro maestro

    Registro:
    21 Mar 2018
    Mensajes:
    510
    Likes:
    563
    Temas:
    0
    Muy aparte de eso te recomiendo Edgar Allan Poe
     
  3. Rayovac

    Rayovac Miembro maestro

    Registro:
    24 Oct 2017
    Mensajes:
    454
    Likes:
    517
    Temas:
    11
    Exijo los juegos de azar y las mujerzuelas.:duh:

    Promesas incumplidas aparte, te sugiero esperes un poco antes de convocar a otro certamen.
    Hay demasiados foreros que se han ocupados de ventilar sus asuntos, atacar, hacer comentarios alevosos, en fin, vomitar su propia mediocridad en los comentarios de los concursos (cuando lo único que se les pide es que concursen o que califiquen). Esto, junto al corto plazo que ofreces, va a disminuir mucho la participación seria.
    Es sólo una opinión, y espero equivocarme. :chau:
     
    Última edición: 8 May 2018
    A Braun y poochie les gustó este mensaje.
  4. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39
    Por ahí sirve como filtro para la gente que quiere realmente escribir, para los que necesitan algún disparador con el que puedan ejercitar y mantenerse en forma. La idea es justamente no dedicarle demasiado tiempo. El problema sí puede ser la falta de ese vicio que hasta cierto punto atrae público. De cualquier forma, prefiero que pequemos por exceso que por defecto de espacios y motivaciones para escribir y compartir.

    PD: Igual, el tema de PPK está limitado a 8 foreros, que son a la vez concursantes y jueces.
     
    A kingdom_hearts le gustó este mensaje.
  5. patricia1369

    patricia1369 Miembro de plata

    Registro:
    31 Dic 2011
    Mensajes:
    3,084
    Likes:
    6,096
    Temas:
    90
    Coincido con el señor @Rayovac, me abstendre de participar, se vio demasiada violencia en el de PPK y no me gusta ese ambiente.
     
    A Braun le gustó este mensaje.
  6. kingdom_hearts

    kingdom_hearts Miembro de bronce

    Registro:
    24 Mar 2018
    Mensajes:
    2,222
    Likes:
    1,391
    Temas:
    104
    Si no vas a participar, no lo hagas, pero no pongas excusas. Yo confirmo mi participación. A eso se viene acá, a escribir, no a andar de quejoso o fastidiando, como los trol que mencionas.

    Más excusas. El pata en buena fe desea hacer un concurso y solo ponen pretextos para no participar. Si tienes la imaginación para escribir un cuento de terror, hazlo. Si vas a entrar solo para quejarte, esta no es la sección adecuada.

    Yo no soy bueno escribiendo cuentos, pero doy por hecho que tendré uno, y será el mejor cuento que pueda crear, con mi mediocridad de talento.

    Te apoyo, cuenta conmigo bro.
     
    A plummbeo y poochie les gustó este mensaje.
  7. plummbeo

    plummbeo Miembro maestro

    Registro:
    28 Nov 2017
    Mensajes:
    766
    Likes:
    397
    Temas:
    55
    No me siento motivado últimamente, solo tenga ganas de trollear suave y armoniosamente
     
  8. Chubbi

    Chubbi Miembro maestro

    Registro:
    25 Nov 2016
    Mensajes:
    539
    Likes:
    515
    Temas:
    36
    Me suscribo para criticar. Como aca no organizo podré meterle más especias. :D
     
  9. Le rayon vert

    Le rayon vert Miembro diamante

    Registro:
    27 Jul 2008
    Mensajes:
    19,596
    Likes:
    20,768
    Temas:
    215
    Supongo que habran borrado los posts violentos. De lo que me perdí. Me hubiera gustado leerlos. No me imagino como será demasiada violencia en un concurso de literatura. ¿que decían? Resumen.

    Y el que haya pasado algo en un thread, no quiere decir que se repita en todos.
     
    A Pollo_ y Raggamuffin les gustó este mensaje.
  10. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39
    Bueno, acá va el primer cuento.

    EL VENTANAL

    Éramos unos niños entonces y en cierta forma aún lo somos: Todavía le tememos.

    Entró en nuestras vidas una tarde de invierno, con el cielo encapotado y la persistente garúa cayendo sobre nosotros. Al principio solo era un encargo envuelto en papel en la parte posterior de un furgón. Los padres de “A” estaban construyendo un mirador en la terraza y para rematar la obra habían tenido la suerte de encontrar un ventanal colonial en un anticuario.

    Cuando bajaron el pesado ventanal y lo izaron con poleas hasta la terraza, una opresión que no puedo explicar nos quitó el aliento.

    Como siempre pasa cuando alguien está ocioso y se pone a ver el trabajo de otros, dejamos la pelota de rugby en el suelo y formamos una media luna en torno a los operarios. Éramos cuatro amigos todos estudiantes de primero de secundaria; “A”, el anfitrión, “B” quien vivía al lado, mi primo “M” y yo.

    Ya casi habían terminado de instalar el enorme ventanal cuando la vimos.

    Era un ventanal muy antiguo, de hierro forjado con un enorme arco gótico y gruesos barrotes de volutas que representaban cirios. El metal estaba herrumbroso y el vidrio era viejo, pero reflejaba muy bien los escasos brillos del sol. En ese momento dos operarios acababan de instalarlo y discutían sobre los últimos toques cuando esa fantasmal figura femenina se coló entre ellos y flotó alrededor suyo.

    Aunque no la vieron, sé que la sintieron. Ambos dejaron de conversar y la cara se les puse pálida como la muerte. Pero nosotros la habíamos visto. “A” estaba pálido como un papel y temblaba de pies a cabeza. “B” echó a correr a su casa y solo “M” y yo quedamos inmóviles por el terror.

    Al poco rato los operarios bajaron y se fueron raudamente sin decir una sola palabra. “M” y yo mirábamos a “A” sin saber qué decir, pero al poco rato nuestros padres vinieron a recogernos y lo dejamos solo por esa noche. Nunca debimos hacerlo.

    “A” murió esa misma noche en extrañas circunstancias. Sus padres lo encontraron al pie de su cama con el cuello roto y la cabeza girada de tal forma que miraba su propia espalda. Luego supimos que el terror que debió experimentar fue infernal.

    El funeral se celebró dos días después.

    Al principio nuestros padres no quisieron dejarnos ir al velorio pero “M” y yo insistimos puesto que era nuestro amigo y necesitábamos despedirnos de él. Además, en el fondo, queríamos descubrir a su asesino.

    “M” y yo llegamos un poco tarde. Cuando entramos al salón principal encontramos a “B” con cara de espanto sentado en una esquina. Nos acercamos cautelosamente a él y le tendimos la mano, pero él no nos respondió. Tenía la loca mirada fija en el ataúd.

    Era un ataúd de madera blanca remachada de dorado con largos cirios de hierro rodeándolo y velas encendidas que goteaban cera al parquet. Bajo el ataúd había cuencos de metal que recibían gotas de agua que caían del ataúd. Entonces lo notamos: el hedor de la putrefacción.

    Pero eso no era lo que había aterrado a “B”.

    -Puedo verlo. –Nos explicó con la voz llena de angustia y terror.

    Tardamos un poco en darnos cuenta de qué hablaba. El ataúd tenía la tapa clavada y en los bordes de la madera se podían ver los golpes del martillo y algunos clavos doblados.

    “B” nos contó que el rostro de “A” estaba horriblemente desfigurado. Con los ojos enmarcados por ojeras negras, la boca abierta con la mandíbula dislocada en un grito eterno, y los labios morados y rasgados desde sus comisuras en la más espantosa mueca de terror que solo un loco podría imaginar. La visión de ese rostro era tan espeluznante que el director de la funeraria se echó para atrás al contemplarlo y ordenó que clavaran la tapa de inmediato.

    -¿Cómo sabes todo eso? –Le preguntamos.
    -Ya les he dicho que puedo verlo. –Respondió.

    Esa misma tarde cremaron el cuerpo de “A” y sus cenizas fueron guardadas en la cripta familiar bajo el apellido ilustre de su familia.

    -Me ha dicho que yo seré el siguiente. –Murmuró “B”, pero nunca supimos si fue “A” quien se lo dijo… O ella.

    “B” murió al día siguiente.

    Esta vez el cadáver tenía el rostro sereno aunque estaba hinchado y blanco como un papel. Los guardacostas lo encontraron atrapado entre las peñas de la Herradura luego de varios días de desaparecido. Todo indicaba que “B” había ido a nadar y decidió seguir nadando hasta que se cansó y se ahogó. Al menos había muerto en paz.

    La volvimos a ver durante su velorio.

    La tapa del ataúd de “B” también estaba clavado pero ambos podíamos ver en nuestras mentes esa cara hinchada como un globo y la piel arrugada como un acordeón. Entonces apareció ella.

    Era alta y delgada, con el pelo negro y un rostro anónimo. Llevaba un vaporoso vestido blanco y no tenía pies. Su figura flotaba en el aire y se dirigió a nosotros chillando.

    “M” y yo estábamos aterrados e incapaces de movernos, y mientras se acercaba su rostro se desfiguró en una horripilante mueca de odio… Pero entonces la cocinera de “B” se interpuso entre el demonio y nosotros con una cruz de madera en la mano. El monstruo se aterrorizó al contemplarla y desapareció escurriéndose de regreso a la terraza del ventanal.

    -Ese ventanal fue testigo del asesinato de una joven bruja. –Nos explicó la anciana. –Al morir el demonio que vivía en ella se quedó encerrado en el ventanal con su forma. Ustedes la han visto y por eso viene a por ustedes.

    -¿Qué podemos hacer? –Le preguntamos.
    -Ya lo han visto. –Respondió.

    Esa noche “M” y yo robamos dinero y compramos una pistola de tatuador, y mordiéndonos el dorso de la mano nos tatuamos enormes cruces en el pecho.

    Ese demonio nos visita con cierta frecuencia pero no se atreve a hacernos daño. Al menos por ahora.

    Blanco y negro

    Siento su presencia aunque tenga los ojos cerrados. Me observa.
    ¿Qué querrá de mí? Se siente su energía negativa tan aplastante.
    Debería hacer el lento ademán de levantarme, así a veces se va.
    ¿Pero y si esta vez no se va?

    Ahora recuerdo. Estoy dormido. Y solo en este mundo puedo sentirlo. Lo mejor será despertar. Pero no sé cómo hacerlo.
    Me levanto de la cama. Veo por la ventana, no sé porque todo parece tan vacío, y se ve como con la resolución de una vieja cinta dañada de VHS, y a blanco y negro.

    Estoy afuera, en la calle. No hay nadie. Ni un alma. Parece no haber nadie ni dentro de las casas, ni más allá. Ahora recuerdo, sigo durmiendo. Y sé que no estoy solo. Él está en algún lado esperando.

    Es raro cuando caigo en este tipo de sueños. La soledad se siente como algo real y palpable a flor de piel. Aunque sé que él está en algún lado. Pero él no es humano.

    Camino por las calles vacías. Doy vueltas sin darme cuenta. No debería alejarme mucho, no vaya a ser que me pierda. Y perderme en este mundo, no sé si pudiera soportarlo.
    Regreso a casa, a mi cuarto, a mi cama. Si me duermo aquí volveré al mundo luminoso, a un despertar claro y glorioso en compañía de mi familia en el mundo de los despiertos.
    Cierro los ojos. Trato de dormir. No me duermo. ¡¿Por qué no me duermo?!

    Siento malestar. Siento que regresa. Está aquí, me observa. Me observa muy de cerca. Es maldad pura. Cierro los ojos con más fuerza, felizmente me cubrí la cara con la frazada. Pero lo siento tan cerca. Apenas puedo respirar.

    De repente siento su aura negativa disminuir. Se va. El sentimiento de vacío y caída se va yendo. Mi respiración se normaliza.
    ¿Me desperté? Aún no. Sigo en mi habitación. Sigue el blanco y negro. Salgo de mi habitación.

    Abro los ojos, estoy echado. Por fin desperté. Me levanto pero sigue de madrugada. Veo por la ventana. ¡Oh no! Las calles vacías, el blanco y negro. Sigo dormido, solo salí de un sueño para caer en otro.

    Tal vez suicidándome, despierte.
    Salto desde el tercer piso, trato de caer de cabeza. Siento el vértigo, luego el impacto.

    Abro los ojos, estoy en la cama. Ahora sí. ¡Diablos! La madrugada y el blanco y negro. Sigo en otro nivel de sueño. ¡Que frustrante!

    Siento su presencia maligna acercarse. Presuroso voy a la cama, me cubro la cabeza con la frazada. Está otra vez en la habitación. Siento su peso, el peso de su oscuridad, de su maldad, de aquello inescrutable, de lo que están hechas las pesadillas.

    Me decido. Me muero de miedo, pero no hay de otra. Quiero despertar. Quitaré la barrera que nos separó siempre durante años, abriré los ojos y quitaré la frazada.

    Con un movimiento rápido lo hago, tiró la frazada a un lado, y me enfrentó a la imagen abismal de mis pesadillas, a la maldad pura de un ser sin corazón, la pesadumbre de un mundo solitario y sin esperanza concentrada en un solo ser. Lo veo a los ojos y me llena de terror esa visión.
    ¡Soy yo!
     
    A Braun le gustó este mensaje.
  11. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39
    Que Dios me perdone

    "La curiosidad mató al gato", reza el dicho. Y si es por curiosidad que vas a leer la presente historia, ten en cuenta esta advertencia.

    Conocí a mi padre a la edad de quince años. Se había separado de mi madre a los pocos días de mi nacimiento. No lo odiaba, pero fui severo al exigir de él una explicación para su ausencia. Él, sin embargo, nunca me la llegó a dar. En lugar de eso, me ofreció disculpas. No dudo de su sinceridad. Era todo lo que podía hacer, me dijo, quizás ya era muy tarde.

    No vivíamos mal, y de hecho era gracias a él. Porque, si bien, no había yo tenido nunca noticias suyas, mi madre sí. Ella recibía cada mes un cheque de mi padre que representaba poco más de la mitad de su salario. Con eso, nos arreglábamos bastante bien; ella no necesitaba salir a trabajar, salvo algunas horas a la semana, más por una necesidad social que económica.

    Por esta razón, mi madre nunca habló mal de aquel hombre. Por el contrario, evitaba tocar el tema, y cada vez que yo quería hacerlo, pasaba a otra cosa o me compraba con alguna golosina. Pero estas distracciones dejan de funcionar con el tiempo, y yo ya necesitaba respuestas. Pregunté sin éxito a la familia. Era un asunto que correspondía solo a mi madre, decían, y si ella no quería hablar de eso, ellos no podían tomarse tal atribución.

    Resultó que, poco después del encuentro con mi padre, uno de mis tíos se separó de su mujer. No tenían más de seis meses de casados, cuando ella abandonó la casa a mitad de la noche. Él no se enteró sino hasta la mañana siguiente. A primera vista, parecía haber sido una decisión repentina. Nadie se lo esperaba. Sin embargo, ciertos detalles llevaban a concluir que de hecho era algo que había venido siendo planificado con bastante anticipación.

    Fue muy difícil dar con ella. Había renunciado a su empleo, su número ya no existía, ningún amigo o conocido tenía o quería dar información sobre su paradero. La forma en que la encontré, no viene al caso comentarla. Solo diré que fue un milagro, pues incluso cuando la tuve frente a mis narices, no la reconocí. Lo que había perdido en kilos lo había ganado en edad. Nunca había sido una mujer particularmente bella, pero el aspecto que lucía en aquel encuentro podía incluso llegar al punto de causar rechazo.

    -No lo he tomado bien- me dijo mostrando con una sonrisa torcida el panorama de su aspecto.

    - Quiero saber por qué te fuiste. No sé por qué tengo la impresión de que la causa es similar a la que motivó la partida de mi padre.

    Encendió un cigarro y me ofreció otro. También me ofreció fuego.

    - Es verdad - respondió. Echó el humo hacia un lado y paseó la mirada por todo lo que había a nuestro alrededor, parecía inquieta e insegura. -Yo no quisiera decírtelo- me dijo entonces con una voz quebrada, casi al borde del llanto -. Siempre has sido un chico tan bueno.

    Siempre me puso mal ver a un adulto llorar. Cuando uno es niño, suele llorar por cualquier cosa; pero de grande, las lágrimas no se dejan caer así nomás. Igual, yo necesitaba saber. Le rogué que me contara.

    Entonces, levantó la vista, me miró con ojos suplicantes y dijo:

    - Que Dios me perdone.

    Empezó su relato. Primero me narró todo lo que sabía acerca de mi padre. Mi tío se lo había contado -"el muy miserable". Él siempre le había dicho que había secretos oscuros en la familia, y aunque ella al principio no le daba importancia, con el tiempo empezó a sentir curiosidad, y ya era mi tía misma quien preguntaba y hasta se enfadaba ante la negativa de mi tío. Hasta que un buen día, cuando ella no daba más de la curiosidad, él la sentó a la mesa frente a frente y le contó todo, del mismo modo en que lo hacía conmigo ahora.

    Hay una maldición en la familia de mi madre. No es genética, pero sí se trasmite. Mi madre, mis abuelos y tíos entregaron sus almas al demonio sin siquiera saberlo. Asistían a una especie de congregación. Un día, un tipo se levantó entre los asistentes y tomó la palabra. Decía haber vivido un episodio que había cambiado por completo su vida y la de su familia. Las demás personas lo invitaron a contar su historia con verdadero interés e insistencia. Este entonces les narró cómo su alma había quedado en manos de Satanás, cómo sin saberlo él y su familia se habían condenado al infierno por toda la eternidad. Les contó también cuál era la forma de librarse de esta condena. Solo puede uno recuperar su alma si consigue otra para el demonio, y esto se logra trasmitiendo la experiencia a alguien realmente interesado en conocerla. La curiosidad y la búsqueda de aquel placer que causa el conocimiento de la miseria humana se pagaba con la condena eterna.

    Al llegar a este punto, mi tía guardó silencio. Quiso mirarme a los ojos, pero no pudo.

    -Tu tío liberó su alma contándome su historia. Y hoy yo acabo de liberar la mía.

    Entonces rompió a llorar, se levantó y huyó del lugar a toda prisa pidiendo perdón.

    Yo me quedé helado. Creí tener la sensación de que mi cuerpo perdía peso. Tardé un poco en atar cabos. Mi padre no era una mala persona; tampoco mi madre. Yo tal vez sí.

    Esta es la historia de cómo condené mi alma a arder eternamente en el infierno. Al principio no creí en su veracidad; luego, cuando supe que era todo cierto, no me sentí capaz de romper mi maleficio con nadie. Pero soy una persona débil. Una vez que tomé verdadera conciencia de mi situación, abandoné mis escrúpulos y busqué la oportunidad para endosar mi condena. No la encontré sino hasta hoy.

    Que Dios me perdone.
     
    A Braun le gustó este mensaje.
  12. algorai

    algorai Miembro diamante

    Registro:
    1 Mar 2011
    Mensajes:
    16,944
    Likes:
    28,929
    Temas:
    980
    Ella dijo:

    Abrázame y cierra que hace mucho frío......

    Así que él se acomodó.......y bajó la tapa del ataúd......

    :)
     
    A jos2017 y patricia1369 les gustó este mensaje.
  13. patricia1369

    patricia1369 Miembro de plata

    Registro:
    31 Dic 2011
    Mensajes:
    3,084
    Likes:
    6,096
    Temas:
    90
    Este fue el mejor jaja, ya en serio, puntuaré:
    el 1, es el que en cierta forma tiene una historia más fluida y pocos errores gramaticales (o eso percibí), en fin, no me dio miedo ni me atrapó, pero se deja leer, le pongo 5
    el 2, tiene a mi parecer muchos errores de puntuación, y no se si califica como cuento pero me gustó más, al menos sale un poco de lo común, le pongo 6
    el 3, no fluyó conmigo, se me hizo pesada la lectura, recurre al viejo mito de pasar la maldición de mano en mano, pero vale el esfuerzo, le pongo 4
     
    A Braun y poochie les gustó este mensaje.
  14. plummbeo

    plummbeo Miembro maestro

    Registro:
    28 Nov 2017
    Mensajes:
    766
    Likes:
    397
    Temas:
    55
    Están buenos espero que hagan algo mas sangriento, mas terrible, mas apocalíptico, mas degenerado pero igual estuvo bueno los tres cuentos, que viva el cuento gótico :aplausos:

    Me da la sensación de que es muy friki los tres cuentos
     
    A poochie le gustó este mensaje.
  15. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39
    Bueno, se terminó. Somos los que estamos y estamos los que somos. Una sola persona votó y calificó al cuento 2, Blanco y negro, con el mayor puntaje.

    Pese a la poca convocatoria, saludo la disposición de los que escribieron y mandaron sus textos, incluso de los que dijeron que mandarían y al final no pudieron llegar a hacerlo. Todo sirve.
     
    A plummbeo le gustó este mensaje.
  16. plummbeo

    plummbeo Miembro maestro

    Registro:
    28 Nov 2017
    Mensajes:
    766
    Likes:
    397
    Temas:
    55
    Felicito al forero que hizo el post tiene los huebos para hacer lo que dice y no cambiar su palabra, bueno el cuento dos me hace recordar a un cuento que quería escribir hace micho tiempo yo, felicito al ganador para que se gane un baneo definitivo y tormentoso por sus cuento, seguramente es tan feo

    La próxima con mas sangre y tripas desparramadas
     
  17. Rayovac

    Rayovac Miembro maestro

    Registro:
    24 Oct 2017
    Mensajes:
    454
    Likes:
    517
    Temas:
    11
    Saludos. Ante todo, decirte que me hubiera gustado participar. Empecé incluso un cuento que quedó inconcluso mucho después de las mil palabras de plazo. Considero que un cuento de terror debe mucho a la adecuada descripción de escenarios, a conseguir gradualmente una atmósfera agobiante, tétrica o claustrofóbica y finalmente asestar el golpe final. Simplemente no se me dio en tan poco espacio. Me salía un vulgar creepy pasta.
    Felicito a los foreros que sí lograron cerrar sus relatos y enviarlos dentro del poco tiempo que sentaron las bases.

    Paso ahora sí a calificar los relatos:

    Cuento 1: El Ventanal
    Buena secuencia de hechos y manejo de vocabulario. El desenlace queda abierto, pero se desprende de los hechos narrados.
    No me convencen la naturalidad con que los personajes aceptan hechos supernaturales, pero esto es una constante en la mayoría de cuentos de terror. Cuestión de gustos.
    Personajes poco o nada caracterizados, no veo justificación a nombrarlos con letras en lugar de nombres.
    Le pongo un 5.

    Cuento 2: Blanco y Negro
    Es un monólogo que se centra en la angustia de un personaje (una vez más, poco o nada definido) ante un ente que lo acecha... y que finalmente era ¿él mismo?
    Le pongo un 4, por estar un poco menos logrado que el anterior.

    Cuento 3: Que Dios me Perdone
    Este me agradó bastante, a pesar de que como los otros dos relatos peca en la pobre caracterización de personajes y escasa construcción de atmósferas. Decididamente el limite de palabras es un problema.
    Me convenció un poco más en su estructura, la idea de una maldición familiar que pasa de mano en mano, y que incluso al final compromete al propio lector. Este giro me pareció excelente, pues sacaba al relato del lugar común.
    Le pongo un 6.

    Bien por ustedes :bandera::bandera::bandera::bandera:
     
    A Braun le gustó este mensaje.
  18. Braun

    Braun Miembro de oro Plus

    Registro:
    30 Jun 2017
    Mensajes:
    5,898
    Likes:
    7,274
    Temas:
    328
    Ni enterado del concurso. En mi opinión, creo que te apuraste un poco, @poochie, no es el mejor momento este, como afirmaron arriba @Rayovac y @patricia1369; pero ya que el concurso ya está, voy a leer los cuentos y ¡a comentar se ha dicho!
     
  19. poochie

    poochie Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2013
    Mensajes:
    7,027
    Likes:
    6,577
    Temas:
    39
    Nunca es demasiado ponto. De hecho voy a convocar otro.
     
    A Braun y Rayovac les gustó este mensaje.
  20. Chubbi

    Chubbi Miembro maestro

    Registro:
    25 Nov 2016
    Mensajes:
    539
    Likes:
    515
    Temas:
    36
    Pareciera que los tres han sido escritos por la misma persona. Ninguno me termina de convencer ni mucho menos da miedo, cosa que agradezco porque el miedo me corta el apetito.

    Puntuación grupal:
    1 por presentarse + 0.5 por intentar dar miedo + 0.5 por la corrección + 3 puntos de yapa = 5
     
    A patricia1369, Rayovac y plummbeo les gustó este mensaje.
Etiquetas: