Javas140385

Shiva imagen2

Shiva imagen2
Javas140385, 3 Oct 2014
    • Javas140385
      https://books.google.com.pe/books?id=BHBXdMHoo_0C&pg=PA311&lpg=PA311&dq=dios+brahman+e+isvara+sankara&source=bl&ots=wvIoTdhK5Q&sig=SG27lZYBEcrNXxj37t7oLuesIVg&hl=es-419&sa=X&ei=EJdPVeTCA4yigwSs-oCwBQ&ved=0CDMQ6AEwBA#v=onepage&q=dios brahman e isvara sankara&f=false

      [​IMG]

      [​IMG]

      Siva no tiene avatares, es decir, descensos, encarnaciones como Visnú. Siva tiene emanaciones y eso hace más peculiar su figura. “La causa de las emanaciones es siempre la ira del dios por la injusticia”, como escribe Eckhart Scheleberger. Uno cree que después de todo, la emanación es más interesante que la encarnación, y parece más estar en línea con el pensamiento transmigrador del hinduismo. La emanación es lo que estila Siva cuando no quiere molestarse en tomar la venganza con sus propias manos. Por ejemplo, un día Siva se hace Bhairava y manda a éste (que emana de sí mismo) para que castigue a su compadre Brahma, dios creador y suegro de Siva, porque en un momento dado, quiso sobresalir sobre todos los dioses.

      La emanación de Siva como Bhairava representa la expresión de su ira, y el fiel que lo mira con ese aspecto, en una estatua o en una pintura, a veces se queda asustado. Ese se supone que fue el designio principal de Bhairava aunque llega a tener sesenta y cuatro formas distintas, con cierta coincidencia en mostrarlo con el pelo en llamas y acompañado por un perro o un lobo. Luego está, por si fuera poco, la terrible emanación de Siva como Sarabhesa- Murti. Según Scheleberger, “Esta forma, que muestra al ser más espantoso de todos, mitad hombre mitad animal de presa (Sarabha), fue creada popularmente como emanación de Siva para dar fe del dominio del dios sobre Visnú”. Sarabhesa- Murti surgió cuando Siva no tuvo otro remedio que convertirse en un gigante con el cuerpo ardiente como el fuego, con dos cabezas y ocho patas de león, y ello para derrotar a Visnú quien, por su parte, se había convertido en Narasimha, un feroz hombre león. Ese avatar leonino de Visnú estaba ebrio de sangre y no podía contener su deseo de destrucción. Por eso Siva tuvo que matar a Visnú, o mejor dicho, la emanación de Siva tuvo que matar al avatar de Visnú, y así sus dueños respectivos otra vez pudieron ser dioses amigos tranquilamente […]

      (Los dioses increíbles. Luis Pancorbo)
    • Javas140385
      [​IMG]

      Shivaísmo y vishnuismo

      El principio supremo, total y universal, que las doctrinas religiosas del Occidente llaman “Dios”, ¿debe ser concebido como impersonal o como personal? Esta cuestión puede dar lugar a discusiones interminables, y por otra parte sin objeto, porque procede de concepciones parciales a incompletas, que sería vano tratar de conciliar sin elevarse por encima del dominio especial, teológico o filosófico, que es propiamente el suyo. Desde el punto de vista metafísico, hay que decir que este Principio es a la vez impersonal y personal, según el aspecto bajo el cual se le considere; impersonal o, si se quiere, “supra- personal” en sí; personal con relación a la manifestación universal, pero, bien entendido, sin que esta “personalidad divina” presente el menor carácter antropomórfico, porque hay que guardarse de confundir “personalidad” e “individualidad”. La distinción fundamental que acabamos de formular, y por la cual las contradicciones aparentes de puntos de vista secundarios y múltiples se resuelven en la unidad de una síntesis superior, está expresada por la metafísica extremo- oriental como la distinción del “No- Ser” y del “Ser”; esta distinción tiene igual precisión en la doctrina hindú, como lo requiere la identidad esencial de la metafísica pura bajo la diversidad de formas de que puede estar revestida. El principio impersonal, por lo tanto, absolutamente universal, es designado como Brahman; la “personalidad divina”, que es una determinación o una especificación de él, y que implica un grado menor de universalidad, tiene por nombre más general “Ishvara”. Brahman, en su Infinitud, no puede ser caracterizado por ninguna atribución positiva, lo que se expresa diciendo que es “nirguna” o “más allá de toda calificación” y también “nirvidesha” o “más allá de toda distinción”; por el contrario, “Ishvara” se llama “saguna” o “calificado”, y “savishesha” o “concebido distintivamente”, porque puede recibir tales atribuciones, que se obtienen por una trasposición analógica, en lo universal de las diversas cualidades o propiedades de los seres de los cuales es el principio. Es evidente que se puede concebir así un número indefinido de “atributos divinos”, y que, por lo demás, se podría trasponer, considerándola en su principio, no importa qué cualidad que tenga una existencia positiva; cada uno de estos atributos no debe ser considerado en realidad sino como una base o un sostén para la meditación de cierto aspecto del Ser universal. Lo que hemos dicho a propósito del simbolismo permite darse cuenta de qué manera la incomprensión que da nacimiento al antropomorfismo, puede tener por resultado hacer de los “atributos divinos” otros tantos “dioses”, es decir entidades concebidas sobre el tipo de los seres individuales, ya las cuales se les atribuye una existencia propia e independiente. Es uno de los casos más evidente de “idolatría”, que toma el símbolo por lo que es simbolizado, y que reviste aquí la forma del “politeísmo”; pero es claro que ninguna doctrina fue jamás politeísta en sí misma y en su esencia, puesto que no podía serlo sino por efecto de una deformación profunda, que no se generaliza sino con mucho menos frecuencia de lo que se cree vulgarmente; a decir verdad, no conocemos más que un solo ejemplo cierto de la generalización de este error, el de la civilización greco- romana, y sin embargo tuvo por lo menos algunas excepciones en su “élite” intelectual. En oriente, donde la tendencia al antropomorfismo no existe, fuera de aberraciones individuales siempre posibles, pero raras y anormales, nada de parecido se produjo nunca; esto asombraría sin duda a muchos occidentales, cuyo conocimiento exclusivo de la antigüedad clásica inclina a querer descubrir por doquiera “mitos” y “paganismo”, pero así es sin embargo. En la India, en particular, una imagen simbólica que representa uno u otro de los “atributos divinos”, y que se llama “pratika”, no es un “ídolo”, porque nunca ha sido tomada por otra cosa que por lo que es realmente, un sostén de meditación y un medio auxiliar de realización, pudiendo cada uno unirse de preferencia a los símbolos que están más de acuerdo con sus disposiciones personales.

      “Ishvara” es considerado bajo tres aspectos principales, que constituyen la “Trimurti” o “triple manifestación” y de los cuales se derivan otros aspectos más particulares, secundarios con relación a aquellos. “Brahma” es “Ishvara” como principio productor de los seres manifestados; se le llama así porque se considera como el reflejo directo, en el orden de la manifestación, de Brahman, el Principio supremo. Hay que hacer notar, para evitar cualquiera confusión, que la palabra Brahman es neutra, mientras que “Brahma” es masculino; el empleo, corriente entre los orientalistas, de la forma “brahmán”, que es común a los dos géneros, tiene el grave inconveniente de disimular esta distinción esencial, que también es marcada a veces por expresiones como “Para- Brahman” o el “supremo Brahman”, y “Apara- Brahman” o el “no- supremo Brahman”. Los otros dos aspectos constitutivos de la “Trimurti”, que son complementarios uno de otro, son “Vishnú”, que es “Ishvara”, como principio animador y conservador de los seres, y “Shiva”, que es “Ishvara” como principio, no destructor como se dice por lo común, sino más exactamente transformador; estas son, pues, “funciones universales” y no entidades separadas y más o menos individualizadas. Cada uno, para colocarse, como lo indicamos, en el punto de vista que se adapta mejor a sus propias posibilidades, podrá naturalmente acordar la preponderancia a una u otra de estas funciones, y sobre todo, en razón de su simetría por lo menos aparente, de las dos funciones complementarias de “Vishnú” y de “Shiva”; de aquí la distinción del “vishnuismo” y del “shivaísmo”, que no son “sectas” como lo entienden los occidentales, sino solo vías de realización diferentes, por lo demás igualmente legítimas y ortodoxas. Sin embargo, conviene agregar que el shivaísmo, que está menos difundido que el vishnuismo y da menos importancia a los ritos exteriores, es al mismo tiempo más elevado en un sentido y conduce más directamente a la realización metafísica pura: esto se comprende sin esfuerzo, por la naturaleza misma del principio al cual da la preponderancia, porque la “transformación”, que debe ser entendida aquí en el sentido rigurosamente etimológico, es el paso al “más allá de la forma”, que no aparece como destrucción sino desde el punto de vista especial y contingente de la manifestación; es el paso de lo manifestado a lo no manifestado, por el cual se opera el retorno a la inmutabilidad eterna del Principio supremo, fuera del cual nada podría existir sino en modo ilusorio.

      Cada uno de los “aspectos divinos” se considera como dotado de una potencia o energía propia, a la que se llama “shakti”, y que está representada simbólicamente por una forma femenina: la “shakti” de “Brahma” es “Saraswati”, la de “Vishnú” es “Lakshmi”, la de “Shiva” es “Parvati”. Ya sea entre los “shaivas” o bien entre los “vaishnavas”, algunos se adhieren más particularmente a las “shaktis”, y se les llama por esta razón “shaktas”. Además, cada uno de los principios de que acabamos de hablar puede ser considerado también bajo una pluralidad de aspectos más particularizados y de cada uno de ellos se derivan asimismo otros aspectos secundarios, derivación que es lo más a menudo descrita como una filiación simbólica. No podemos evidentemente desarrollar aquí todas estas concepciones, sobre todo porque nuestro objeto no es precisamente el de exponer las doctrinas, sino solo indicar con qué actitud se les debe estudiar si se quiere llegar a comprenderlas.

      Los “shaivas” y los “vaishnavas” tienen unos y otros, en el conjunto de escritos tradicionales que se ha desinado colectivamente bajo el nombre de “smriti”, ss libros propios, Puranas y Tantras, que corresponden de modo más particular a sus tendencias respectivas. Estas tendencias se afirman en ellos principalmente en la interpretación de la doctrina de los avatares o “manifestaciones divinas”; esta doctrina, que está ligada estrechamente a la concepción de los ciclos cósmicos, merecería todo un estudio especial, que no podemos hacer ahora. Agregaremos simplemente, para concluir sobre la cuestión del shivaísmo y del vishnuismo, que cualquiera que sea la vía que cada uno escoja como la más conforme a su propia naturaleza, el objeto final al cual tiende, con tal que sea estrictamente ortodoxa, es empre el mismo: es una relación efectiva de orden metafísico, que podría ser más o menos inmediata, y también más o menos completa, según las condiciones particulares y la extensión de las posibilidades intelectuales de cada ser humano.

      RENÉ GUENON. Introducción general al estudio de las doctrinas hindúes. Buenos Aires. Editorial Losada, 1945. Parte III, capítulo VII, pp. 193- 197
    Aún no hay comentarios.