Javas140385

La escuela de Atenas detalle

La escuela de Atenas detalle
Javas140385, 10 May 2014
    • Javas140385
      [​IMG]

      POLÍCRATES

      Por: Marco Aurelio Denegri

      El célebre historiador griego Heródoto cuenta la historia de Polícrates.

      Polícrates es un tirano de Samos, isla griega del mar Egeo que alcanzó gran prosperidad durante la tiranía de Polícrates, en el siglo VI a. C.

      A Polícrates le sonríen la prosperidad y la fortuna. Toda acción suya- guerrera, política o personal- es coronada por el éxito y no hay en su vida la menor adversidad, ningún obstáculo, ningún tropiezo; la suya es una vida sin problemas ni dificultades; todo le sale bien a Polícrates, nada le sale mal; Polícrates es feliz y su vida naturalmente es felicitaría.

      Sin embargo, un amigo de Polícrates, el Rey de Egipto, se inquieta por la excesiva buena suerte del tirano de Samos, pues la felicidad de Polícrates- ¡tanta felicidad!- puede suscitar el enojo de los dioses. Además, el Rey de Egipto piensa que triunfar constantemente es un mal signo por cuanto desequilibra la relación del hombre con la divinidad; lo justo sería fracasar en algunas cosas y tener éxito en otras. La felicidad total es una forma de injusticia, es una desarmonía patente en el orden del universo, y además engendra hybris, y los dioses castigan siempre a la persona que tiene hybris.

      El designio divino ha dispuesto que la felicidad no debe durar y que la hybris debe ser siempre castigada.

      En 1964, leyendo la biografía de Hitler escrita por Alan Bullock, supe que el gran pecado del Führer había sido lo que los griegos llamaban hybris. (La castellanización de esta voz es hibris y el adjetivo correspondiente, hibrístico, hibrística; el adverbio es hibrísticamente y el sustantivo abstracto, hibristicidad.)

      Hibris significa orgullo desmedido o soberbia, altivez extremada o endiosamiento, arrogancia temeraria, envanecimiento, jactancia, petulancia, presunción y vanagloria. La persona sobrada o creída es hibrística, o sea vanidosa, orgullosa o muy pagada de sí misma.

      Alberto Hidalgo, el gran poeta arequipeño, tenía la solvencia de manifestarse hibrísticamente. Véase la ejemplificación siguiente de su hibristicidad:

      “Gracias [Perú] por haber esperado hasta que yo naciera para tener poeta.” (A. H., Carta al Perú xxiv)

      No hay que confundir la hibris con la declaración de la propia valía: Por ejemplo, un amigo advirtió a Beethoven que en una de sus obras tenía dos quintas seguidas, cosa que vedaban todos los manuales de armonía. “¿Lo prohíben?”- dijo Beethoven- ¡pues entonces yo lo autorizo!


      Diario El Comercio. Lunes 6 de octubre del 2014
      A superdorito le gustó este mensaje.
    • Javas140385
      [​IMG]



      http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/2010/vargas_llosa-lecture_sp.pdf

      <<Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola>>.

      Mario Vargas Llosa. “Elogio de la lectura y la ficción”. Discurso Nobel. Estocolmo, 7 de diciembre de 2010
    • Javas140385
      [​IMG]

      <<En lo que sigue, intentaré justificar por qué reúno a los filósofos “preplatónicos” en un mismo grupo y no, por ejemplo, a los presocráticos. Platón es el primer gran carácter mixto, tanto por su filosofía como por el tipo filosófico que encarna. En su filosofía de las ideas se amalgaman elementos socráticos, pitagóricos, heracliteanos; no se puede decir que sea una concepción original. Además, como hombre, Platón es una síntesis de los rasgos del soberbio aristócrata Heráclito, del melancólico legislador Pitágoras y del dialéctico psicólogo Sócrates. Los filósofos tardíos son todos filósofos mixtos de este tipo. En cambio, esa serie de presocráticos representan tipos puros y no mezclados, tanto por sus filosofemas como por su carácter. Sócrates es el último de esta serie. Todos ellos pueden ser llamados, si se quiere, los “exclusivos”. En cualquier caso, son los auténticos “inventores”: para los que vinieron después, filosofar fue mucho más fácil. Ellos descubrieron el camino del mito a la ley natural, de la imagen al concepto, de la religión a la ciencia.

      >> Es una autentica desgracia que nos quede tan poco de estos filósofos originales. Y, sin querer, los medimos con demasiada limitación, mientras que, desde Platón, existen voluminosos legados […]

      >> El intelecto no debe aspirar a recrearse furtivamente, sino a liberarse por completo y celebrar sus saturnales. El intelecto liberado intuye las cosas: de este modo, lo cotidiano se le aparece por vez primera como digno de atención, como un problema. Esta es la verdadera característica del impulso filosófico: la admiración por lo que está delante de todos. El fenómeno cotidiano es el devenir: con él comienza la filosofía jónica. Este problema reaparece en los eleatas a un nivel infinitamente más alto. Es decir, al observar que nuestro intelecto no capta en absoluto el devenir, deducen de ello un mundo metafísico. Todas las filosofías posteriores luchan contra el eleatismo: la contienda concluye en el escepticismo. Otro problema es el de la utilidad en la naturaleza: la contraposición entre cuerpo y alma irrumpe en la filosofía solo a partir de aquel. Un tercer problema es el del valor del conocimiento. El devenir, el fin y el conocimiento: he aquí el contenido de la filosofía preplatónica>>.

      FRIEDRICH NIETZSCHE. Introducción de Los filósofos preplatónicos. Traducción de Francesc Ballesteros Balbastre.
    • Javas140385
      [​IMG]

      Para Hegel, el arte no se limita simplemente a una cuestión de placer o deleite secundario, sino que en ello hay una finalidad metafísica fundamental. En sus Lecciones sobre la estética, Hegel busca exponer que la definición del arte, como aparición (o manifestación) sensible de la Idea Absoluta, es una pieza crucial para entender un poco más al autor en su proceso de ascensión hacia lo Absoluto como tal. El arte, pues, media entre lo sensible y lo conceptual.

      En este video excelente de Darin Mcnabb, se hace una síntesis de la concepción estética que tiene Hegel, quizá el más grande filósofo del idealismo occidental.



      ... ver también estos enlaces...

      http://institucional.us.es/revistas/themata/44/10 Blanco.pdf

      http://www.raco.cat/index.php/convivium/article/viewFile/76231/99005
    Aún no hay comentarios.