Javas140385

Allah

Allah
Javas140385, 3 Oct 2014
A AlexanderMalven le gustó este mensaje.
    • Javas140385
      ISLAM

      Alá (nombre árabe de Dios, derivado posiblemente de al- ilah, “el dios”) era venerado como Dios supremo en la Arabia preislámica, aunque en la práctica se daba mayor importancia a las divinidades locales (cf. Corán, 13, 17; 29, 61.63; etc.). El Corán enseña que Dios es el creador, por cuyo mandato empezaron a existir todas las cosas (cf. 2, 111; 6, 72; 16, 42; etc. --> Cosmogonía). Solo él es de condición divina, único en cuanto a su naturaleza. En la sura 42 se halla la más enérgica afirmación de la unicidad de Dios: “A nadie ha engendrado ni ha sido por nadie engendrado, y nadie es igual a él”. La afirmación de la unicidad de Dios se considera tan fundamental que el negarla sería pecado imperdonable. El Corán insiste en la omnipotencia de Dios, al que aplica títulos como el Avasallador (al- jabbar; 59, 23), el Dominador (al- qahhar; 13, 17), el Fuerte (al- qawi; 11, 69). Otros nombres expresan su bondad, como el Compasivo, el Misericordioso (al- rahman al- rahmin, al comienzo de todas las suras, excepto la 9), el Providente (al- razzaq; 51, 58), el Amoroso (al- wadud; 85, 14), el Perdonador (al- ghafur; 35, 27); cf. infra los nombres divinos. Dios ha dado “signos” (ayat) de su poder y su bondad, que invitan a los hombres a mostrase agradecidos (30, 45) y a rendirle honor. Son pruebas de la providencia divina, y en tal sentido se entienden incluso los cambios estacionales y el día y la noche, así como todo lo que beneficia a la humanidad (17, 13; 41, 37; 30, 19ss; 6, 95ss). En otros pasajes habla el mismo Dios de su poder de creación y para resucitar a los muertos (22, 5ss). Invita a los hombres a meditar en sus signos; pero no faltan quienes les prestan escasa atención (cf. 10, 16; 19, 74; 45, 24; 83, 13). A veces se presenta a Dios llamando a los hombres para que crean y practiquen la justicia (103, 2ss; 3, 127ss; 16, 34; 33; 35) o, en otras ocasiones, diciendo que él determina todas las acciones de los hombres (6, 107; 10; 110; 16, 39.95; 35, 9; 74, 34). Premia a los creyentes y castiga a los infieles (2, 75s; 4, 17s; 7, 34.40; 10, 27s) --> Profesión de fe; --> Libre albedrío y predestinación.

      Los teólogos desarrollaron más tarde una doctrina de los atributos divinos. Los siete comúnmente mencionados son: vida, conocimiento, poder, voluntad, oír, ver, hablar; a veces se enumeran en un orden distinto. Se afirma que pertenecen a la esencia de Dios. Hay además atributos que corresponden a su acción, tales como crear, conservar, producir, renovar, hacer, etc. (cf. Wensinck, Creed, 188). Se insiste en que son diferentes de los que pueden predicarse de sus criaturas. La consecuencia de esta doctrina es subrayar que Dios es distinto. El culto, por consiguiente, no puede equivaler a una comunión con Dios, ya que ésta es imposible entre seres absolutamente distintos entre sí. El culto es simplemente un servicio que Dios ha ordenado, pero para el mismo Dios es del todo indiferente que los hombres se lo tributen o que se lo nieguen. Si bien esta conclusión es absolutamente correcta desde un punto de vista teológico, el corazón humano no puede sentirse satisfecho de ella. La mística, en consecuencia, trató de abrirse un camino dentro del islam. Aunque la --> mística tuvo sus mártires, --> Ghazali logró que se le otorgara un puesto en la religiosidad islámica. Los teólogos ortodoxos, que se atienen al Corán, subrayan la unicidad y el poder de Dios; se esfuerzan por compaginar la responsabilidad humana con los decretos de Dios sobre la base de la doctrina de que el hombre adquiere (kasb, iktisab) las obras que Dios ha creado en su interior (-->Adquisición). En el ambiente islámico se mezclaron las discusiones de los --> mu´tazilíes, para quienes hablar de unos atributos de la esencia divina equivalía a poner en Dios una especie de multiplicidad, con las de quienes estaban bajo el influjo de la filosofía griega mezclada de --> neoplatonismo. En este último sentido se inclinaron, hasta cierto punto, los shi´itas, y en especial, los ismailíes. [James Robinson, Licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Letras, Doctor en Teología, Catedrático jubilado, antiguo Catedrático de árabe, Universidad de Manchester].

      Encyclopaedia of Islam I, 332ss (´akida), 406ss (Allah); D.B. Macdonald, Theology, apéndice I e índice (Allah); Wensinck, Creed, índice; Watt, Free Will; Gardet y Anawati, Introduction; Sweetman, Islam and Christian Theology índices; Stanton, Teaching, 31ss; Jeffery, Vocabulary, 66s; F. Rosenthal, Ibn Khaldun, índice.

      Samuel George Frederick Brandon. Diccionario de Religiones Comparadas. Ediciones Cristiandad. Madrid, 1975. Tomo II, pp. 528 y ss.
    • Javas140385
      [​IMG]

      Los noventa y nueve nombres de Dios
      1. Al-Raḥmān el Compasivo.
      2. Al-Raḥīm el Misericordioso.
      3. Al-Malik el Rey.
      4. Al-Quddūs el Santo.
      5. As-Salām la Fuente de la Paz.
      6. Al-Muʾmin el Guardador de Seguridad.
      7. Al-Muhaymin el Protector.
      8. Al-ʿAzīz el Fuerte.
      9. Al-Jabbār el Avasallador.
      10. Al-Mutakabbir el Grande en Majestad.
      11. Al-Khāliq el Creador.
      12. Al-Bāriʾ el Hacedor.
      13. Al-Muṣawwir el Modelador.
      14. Al-Ghaffār el Perdonador.
      15. Al-Qahhār el Dominador.
      16. Al-Wahhāb el Dadivoso.
      17. Ar-Razzāq el Providente.
      18. Al-Fattāḥ el Decisivo.
      19. Al-ʿAlīm el Sabedor.
      20. Al-Qābiḍ el que retiene.
      21. Al-Bāsiṭ el Dador generoso.
      22. Al-Khāfiḍ el Humillador.
      23. Ar-Rāfiʿ el Exaltador.
      24. Al-Muʿizz el que honra.
      25. Al-Mudhill el que humilla.
      26. As-Samīʿ el que oye.
      27. Al-Baṣīr el que ve.
      28. Al-Ḥakam el Juez.
      29. Al-ʿAdl el Justo.
      30. Al-Laṭīf el Gracioso.
      31. Al-Khabīr el Informado.
      32. Al-Ḥalīm el Clemente.
      33. Al-ʿAẓīm el Grande sin comparación.
      34. Al-Ghafūr el Perdonador.
      35. Al-Shakūr el Retribuidor.
      36. Al-ʿAlī el Altísimo.
      37. Al-Kabīr el más Grande.
      38. Al-Ḥafīẓ el Preservador.
      39. Al-Muqīt el Sustentador.
      40. Al-Ḥasīb el que lleva cuenta.
      41. Al-Jalīl el Majestuoso.
      42. Al-Karīm el Generoso.
      43. Ar-Raqīb el que observa
      44. Al-Mujīb el que responde.
      45. Al-Wāsiʿ el Liberal.
      46. Al-Ḥakīm el Sabio.
      47. Al-Wadūd el Amoroso.
      48. Al-Majīd el Glorioso.
      49. Al-Bāʿith el Resucitador.
      50. Ash-Shahīd el Testigo.
      51. Al-Ḥaqq el Real.
      52. Al-Wakīl el Fidedigno.
      53. Al-Qawiy el Fuerte.
      54. Al-Matīn el Firme.
      55. Al-Walī el Patrón.
      56. Al-Ḥamīd el Digno de alabanza.
      57. Al-Muḥṣī el Omnisciente.
      58. Al-Mubdiʾ el Originador.
      59. Al-Muʿīd el que devuelve la vida.
      60. Al-Muḥyī el Dador de la vida.
      61. Al-Mumīt el Dador de la muerte.
      62. Al-Ḥayy el Viviente.
      63. Al-Qayyūm el Eterno.
      64. Al-Wājid el Autosuficiente.
      65. Al-Mājid el Grande.
      66. Al-Wāḥid el Uno.
      67. Al-Ahad el Único.
      68. Al-Ṣamad el que recibe reparación de los hombres.
      69. Al-Qādir el Poderoso.
      70. Al-Muqtadir el que prevalece.
      71. Al-Muqaddim el que impulsa.
      72. Al-Muʾakhkhir el que retrae.
      73. Al-ʾAwwal el Primero.
      74. Al-ʾAkhir el Último.
      75. Aẓ-Ẓāhir el Exterior.
      76. Al-Bāṭin el Interior.
      77. Al-Wālī el Gobernador.
      78. Al-Mutaʿālī el Sublime.
      79. Al-Barr el Benefactor Generoso.
      80. At-Tawwāb el que acepta el arrepentimiento.
      81. Al-Muntaqim el Vengador.
      82. Al-ʿAfū el Perdonador.
      83. Ar-Raʾūf el Tierno.
      84. Mālik-ul-Mulk el Gobernador del Reino.
      85. Dhū-l-Jalāli wa-l-ʾikrām el Señor de majestad y Esplendor.
      86. Al-Muqsiṭ el Equitativo.
      87. Al-Jāmiʿ el que recoge.
      88. Al-Ghanī el Independiente.
      89. Al-Mughnī el Enriquecedor.
      90. Al-Māniʿ el que priva.
      91. Aḍ-Ḍārr el que hiere.
      92. An-Nāfiʿ el Benefactor.
      93. An-Nūr la Luz.
      94. Al-Hādī la Guía.
      95. Al-Badīʿ la Causa Primera (o el Incomparable).
      96. Al-Bāqī el Permanente.
      97. Al-Wārith el Heredero.
      98. Al-Rashīd el Rector.
      99. Aṣ-Ṣabūr el Paciente.
      -----------------------------------------------------

      La anterior lista responde a una tradición que se hace remontar a --> Abú Hurayra, trasmitida por --> Tirmidhí. Hay otras listas con ligeras variantes, pero la que damos aquí suele aceptarse generalmente. Cuando se eleva una súplica a Dios es costumbre utilizar el nombre que más de acuerdo va con la petición. Algunas listas omiten el número 67 (al-Ahad); en este caso suele ponerse al comienzo de la lista el nombre de Allah, pero también es posible que aparezca al-Muʾtī (el Dador) a continuación del número 89 (al- Mughnī), cuando se omite al-Ahad [James Robinson, Licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Letras, Doctor en Teología, Catedrático jubilado, antiguo Catedrático de árabe, Universidad de Manchester].

      Encyclopaedia of Islam I, 714ss (al-asmā al-husnā); Hughes, 141s; Mishkat, 483s; Sweetman, Islam and Christian Theology I, 215s).

      Samuel George Frederick Brandon. Diccionario de Religiones Comparadas. Ediciones Cristiandad. Madrid, 1975. Tomo II, pp. 530 y ss.
    • Javas140385
      [​IMG]

      Ismail Ünal.
      El islam como un modo de vida. Traducido por Karla A. Zurita. Nueva Jersey, 2010

      Asociar a Dios otras deidades (Shirk): Tipos y clases.


      https://books.google.com.pe/books?id=7z-DAwAAQBAJ&pg=PT15&lpg=PT15&dq=dios+en+el+islam+shirk&source=bl&ots=sZeIyt1OKY&sig=hbvwFOwOxPry_5SkXx9eQp3rikc&hl=es-419&sa=X&ved=0CCQQ6AEwAmoVChMI2bvR4-vvyAIViqUeCh2a5AfF#v=onepage&q=dios en el islam shirk&f=false

      Shirk en al-Rububiya: esta clase de shirk se refiere a la creencia de que los otros comparten el Señorío de Dios sobre la Creación como Sus iguales o casi iguales, o incluso que allí no existe, de ninguna manera, un Único Señor sobre toda la creación. En el primer caso, shirk por asociación significa que un concepto de Dios o un Ser Supremo sobre la creación es reconocido; sin embargo Su domino es compartido por deidades menores, espíritus, mortales, cuerpos celestes u objetos terrenales. Según el islam, todos estos sistemas son politeístas. En el segundo caso, shirk por negación, varias filosofías e ideologías equivalen casi a afirmar una negación explícita o implícita de la Existencia de Dios. Por ejemplo, el panteísmo y el monismo son de esta categoría.

      Shirk en al- Asma wal- Sifat: esto incluye tanto práctica común pagana de proveerle a Dios atributos de Su creación como el acto de otorgar a los seres creados los Nombres de Dios y los Atributos en su absoluto significado particular para Dios. En el primer caso, shirk por humanización, le dan a Dios la forma y cualidades de los seres humanos y los animales. Debido a la superioridad de la especie humana por encima de los animales, la forma humana es más comúnmente usada por los idólatras para representar a Dios en la creación. Por consiguiente, la imagen del Creador es a menudo pintada, moldeada o esculpida en forma de seres humanos que poseen los rasgos físicos de aquellos que los adoran. En el segundo caso, shirk por deificación, los seres creados o las cosas son dados o reclaman los Nombres de Dios o Sus Atributos en su absoluto que significa particular a Dios.

      Shirk en al- Ibada: que significa dirigir los actos de devoción a alguien que no es Dios. Esto representa la forma más obvia de idolatría, por la cual Dios envió a todos los Profetas a llamar a la humanidad para que la abandonaran. Este concepto es apoyado por:

      Sin duda hemos enviado un mensajero a cada comunidad: “Venerad a Dios y apartaos de los Taghut (falsas deidades)” (16: 36)

      Taghut en realidad significa cualquier cosa que exige devoción y es adorado igual que Dios. Se ha hecho hincapié sobre tal mal, ya que contradice el mismo objetivo de la creación como es expresado en la declaración de Dios:

      Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que me veneren (51: 56)

      El shirk mayor representa el acto más grande contra el Señor del Universo, así que es el pecado más grave que prácticamente anula todas las buenas acciones de una persona y hace definitivo su condenación eterna en el infierno. Por consiguiente, la falsa religión está basada principalmente sobre este tipo de shirk. Todos los sistemas hechos por los humanos de una u otra manera invitan a sus seguidores a venerar la creación.
    Aún no hay comentarios.