puto el que lo lee