Ya a la venta, Biografia de Hugo Chavez

Publicado en 'Actualidad Mundial' por chestter, 9 Ago 2009.





  1. chestter

    chestter Miembro de bronce

    Registro:
    22 Nov 2008
    Mensajes:
    1,484
    Likes:
    321




    Un dictador, todos los dictadores

    En Venezuela se vende la más extraña biografía de Hugo Chávez que uno pueda imaginarse. Se trata de un libro titulado ``El Dictador'' que resume con prosa eficaz, abundantes datos y gran sutileza las vidas de siete tiranos muy diferentes entre ellos, pero también, en alguna medida, muy parecidos: Mussolini, Stalin, Trujillo, Hitler, Mao, Fidel y Franco (el más atípico y silencioso de todos). Chávez no figura en la nómina, pero la gran discusión nacional consiste en acertar a cuál de esos personajes se parece más el pintoresco gobernante. Aparentemente, la opinión más repetida es que el militar venezolano es un cruce entre Mussolini (histriónico, voluntarioso) y Castro (inconteniblemente locuaz, carente de escrúpulos, poseído por iniciativas disparatadas que siempre acaban en el fracaso).
    El autor, Ramón Guillermo Aveledo, es un ensayista, abogado, periodista y profesor universitario que conoce las entrañas del poder político. Fue tres veces congresista por el partido de los democristianos y presidió la Cámara de Diputados en dos ocasiones. En su país tiene fama merecida de hombre serio y honrado. Cuando escribió su obra se propuso no mencionar ni una vez a Hugo Chávez para dejar las especulaciones y las cábalas a sus compatriotas. Intentaba, simplemente, descubrir, si los había, los rasgos que unificaban a esta tremebunda colección de tiranos. A su manera, el libro era una incursión en una rama triste y novedosa de la antropología política: la tiranología. Los lectores lo convirtieron en una charada.
    Parece indudable que los tiranos comparten ciertas características. Suelen tener una hipertrofiada autopercepción rayana en el narcisismo. Se creen infinitamente mejor dotados que sus compatriotas. Hablan horas y horas porque disfrutan escuchándose. ¡Son tan brillantes! Eso los lleva a confiar más en sus propias intuiciones que en el consejo de sus asesores. Incluso, rechazan la idea de tener asesores. Eso sería admitir que hay unas personas más perspicaces y competentes que ellos.
    Los dictadores, además, carecen de empatía: no consiguen imaginarse ni les importa el dolor del otro. El otro, incluso, debe entender dulce y comprensivamente que le conviene sufrir por la sabia decisión tomada por el líder. A Mao lo traía sin cuidado la muerte de millones de personas. ¿Qué significa una montaña de cadáveres ante la realización de una epopeya histórica en la que él era el principal protagonista? Por eso los tiranos pueden matar a sus adversarios, torturarlos, encerrarlos en calabozos o humillarlos sin el menor vestigio de remordimiento. Por eso son capaces de castigar a sus partidarios cuando creen adivinar el menor síntoma de debilidad. Sin embargo, simultáneamente, se sienten motivados por una intensa solidaridad con el género humano. Aman a la especie en abstracto, pero desprecian al prójimo de carne y hueso.
    Para ellos las relaciones de poder están fundadas en la obediencia incondicional y en la percepción de la admiración. El dictador necesita saber que su subordinado lo venera sin el menor elemento de duda. De eso se alimenta su insaciable ego. Son patológicamente suspicaces. Cuando creen adivinar una cierta debilidad en la intensidad de la adoración de alguna persona de su entorno, comienzan a sospechar de sus intenciones. Es la paranoia del dictador. Stalin la tenía en grado sumo. Fidel Castro se precia de mirar a los ojos de las personas, taladrarlas inquisitivamente y poder adivinarles sus más secretas intenciones. Esa supuesta capacidad para leer la mente se transforma en miedo. En las tiranías, la militancia no es una emoción controlada por el corazón, sino por la vejiga.
    En efecto, quienes se mueven en el círculo íntimo de los tiranos viven estremecidos por el terror. Temen que el dictador adivine sus verdaderos sentimientos. Esto los lleva a extremar sus muestras de sometimiento y adulación. Esa incómoda disonancia generalmente se convierte en un desagradable malestar psicológico. Fingir constantemente es una actitud contra natura que acaba por generar trastornos neuróticos. El dictador, por su parte, disfruta intimidando a sus subordinados. Le gusta que lo teman. Lo excita, como sucede en las relaciones sadomasoquistas. Eso aumenta su sensación de poder y superioridad.
    ¿Cuál es el peor de los dictadores biografiados por Ramón Guillermo Aveledo? Probablemente, Mao. Tal vez, Hitler. El dominicano Trujillo fue muy cruel, pero la distancia que lo separa de Mao o de Hitler es la que va de un pequeño carnicero a unos genocidas enloquecidos. Todos, sin embargo, se parecen.

    Carlos Alberto Montaner


    :oops:


     


  2. Dreamy

    Dreamy Miembro legendario

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    54,081
    Likes:
    29,193
    Interesante...!!
    Y ese libro ya estará en Perú, ya quiero tenerlo en mis manos !!!
     
    A Sirio le gustó este mensaje.
  3. Renatto Perú

    Renatto Perú Miembro de oro

    Registro:
    20 Set 2007
    Mensajes:
    7,342
    Likes:
    3,041
    Interesante, tengo que comprarlo.
     
  4. pitagoras

    pitagoras Miembro maestro

    Registro:
    2 Jul 2009
    Mensajes:
    331
    Likes:
    6
    habra que leerlo ...
    :hi:
     
  5. mischelo

    mischelo Miembro de plata

    Registro:
    10 Abr 2009
    Mensajes:
    3,715
    Likes:
    123
    yo creo que es un cruze entre la estupidez de hitler..... y la imbecibilidad de Franco......
     
  6. INFERNAL

    INFERNAL Miembro de bronce

    Registro:
    27 Jun 2009
    Mensajes:
    1,152
    Likes:
    297
    Claro siempre queda la opción de usar la biografía del simio como papel sanitario.
     
  7. yorihua25

    yorihua25 Miembro diamante

    Registro:
    15 Jul 2008
    Mensajes:
    14,899
    Likes:
    4,641
    Interesante no Creo solo un medio de Chavez de Ganar Dinero pero algunos aki en el foro admiran a ese Dictador
     
  8. fer_zzz

    fer_zzz Miembro de bronce

    Registro:
    19 Abr 2007
    Mensajes:
    2,155
    Likes:
    1,720
    Chavez no es dictador, es la reencarnacion de simon bolivar. Ha venido a darnos la libertad denuevo pero ahora de la tirania americana y europea. Aunque los tanques, transporte y aviones de los tiranos se muevan con petroleo venezolano, pero.. eso ya es otro tema, hablar de eso es ser traidor y neoliberal.
    Vamos luchemos por un Peru que tenga las instituciones independientes, la libertad de expresion asegurada y el no continuismo como lo tiene venezuela, mmm.
     
  9. mischelo

    mischelo Miembro de plata

    Registro:
    10 Abr 2009
    Mensajes:
    3,715
    Likes:
    123

    Los venezolanos tambien estan en el mercado de la oferta y la demanda....y si muy raro... por que venden expecialmente el petroleo los paises "tirano "(como los llamas).

    LA libertad de expresion segura??? ayer en las noticias vi como un grupo de agentes nacionales les dieron una paliza a unos periodistas por estar mandando papeletas sore la libertad de expresion..... alla no existe eso....alla solo existe libertad de robar.....no me vengan a salir que eso no es asi....
    Chavez es un dictador.... y de los peores por que es un payaso.... siempre tiene que estar hablando payasadas.... fue el tipico gobernador que el pueblo eligio(si es que realmente lo eligio) diciendo "este es como nosotros":hi: