Virajes del APRA

Publicado en 'Política' por alejandrof16, 2 Oct 2009.





  1. alejandrof16

    alejandrof16 Miembro nuevo

    Registro:
    14 Set 2009
    Mensajes:
    4
    Likes:
    0




    Por Antonio Zapata
    Treinta años después del fallecimiento de Víctor Raúl Haya de la Torre, su criatura, el Partido Aprista Peruano, está nuevamente en el poder y parece la entidad política más importante de la historia nacional. ¿Cómo ha logrado esta posición? ¿Acaso guarda relación con otra de sus características esenciales, que consiste en su habilidad para adaptarse a situaciones cambiantes?
    Haya tuvo una faceta de filósofo, que lo llevó a crear una teoría inspirada en la relatividad descubierta por Einstein; para ello elaboró el concepto del “espacio tiempo histórico”, sustentando que cada época es singular y requiere propuestas específicas. En ese sentido, el partido que mantiene siempre la misma línea pierde la esencia cambiante de las cosas. Así, el viraje no es un defecto, sino una cualidad. Esta teoría fue expuesta en un libro titulado “Treinta años de aprismo”, escrito durante el encierro en la embajada de Colombia, 1949-1954.
    En ese momento, la represión se había ensañado en el país. El PAP, que soportó persecuciones desde su fundación, volvió a la legalidad en 1945, pero pasados apenas tres años, estaba nuevamente en la prisión y el exilio. Por otro lado, la vida se pasaba. En 1931, cuando se había lanzado como candidato, Haya tenía 35 años de edad. Pero, habían transcurrido más de veinte años y la ilegalidad pesaba. Se volvió perentorio hallar una vía para recuperar la democracia. Ese era el sentimiento detrás del libro.
    Hasta entonces, el APRA había desarrollado una línea basada en el libro primigenio, titulado “El antiimperialismo y el APRA”. Ese texto propugnaba un frente único de clases explotadas por el imperialismo. El cual tendría una tarea revolucionaria: terminar con la dominación oligárquica, conquistando un Estado fuerte que negocie la mejor opción para el progreso nacional. Por su parte, “Treinta años de aprismo” dio paso a la operación política de 1956.
    En las elecciones para suceder a Odría, el APRA negoció sus votos a cambio de legalidad. Su candidato fue el ex presidente Manuel Prado, quien pertenecía a una de las grandes familias del Perú oligárquico. Para Haya se trataba de adaptarse a la nueva situación y plantear objetivos específicos. Luego, el APRA dio paso a un profundo viraje a la derecha. Esta etapa fue denominada “convivencia” y conllevó buenas migas entre enemigos del ayer. En los 60, el APRA se enfrentó a Belaunde desde el Congreso, controlado por una coalición con el ex dictador Manuel A. Odría, quien había sido su feroz represor durante el ochenio. Era la época del entendimiento con la oligarquía.
    Pero, Belaunde fue sucedido por Juan Velasco, cuyo régimen aplicó en forma autoritaria muchas propuestas contenidas en “El antiimperialismo y el APRA”. Haya criticó la ausencia de democracia; pero, apreció la naturaleza reformista de la reforma agraria y de la nacionalización de recursos naturales. Estaba cambiando la naturaleza social del país. Haya lo tomó en cuenta y ajustó los objetivos y fines de su partido. Esta vez era un viraje a la izquierda.
    Por ello, en los años 70, Haya reeditó su libro juvenil y entrenó a una generación de jóvenes apristas en el liderazgo. Fue consciente del fin de la oligarquía y abandonó a sus aliados de los 50 y 60. Así, la sucesión de Haya fue por la izquierda, implicó el liderazgo de Villanueva y la purga del ala derecha, conducida por Townsend. Luego fue el turno del entonces joven Alan García, que ganó el primer gobierno aprista armado de un discurso situado en la centro izquierda.
    Ahora, el APRA gobierna por segunda vez con una orientación neoliberal, situada a la derecha del espectro. El segundo gobierno de García no ha cambiado las políticas provenientes de los 90. Muchos piensan que el APRA ha envejecido definitivamente, corriéndose a la derecha para transformarse en el verdadero partido del poder económico. Pero, este tiene su propia gente y el PAP se orienta ponderando el cambio. Para sobrevivir en la próxima contienda electoral, el APRA debe reforzar sus propias bases. Está comenzando un nuevo giro táctico para posicionarse frente a las campañas venideras. Como fin de fiesta, se viene con todo el populismo.
     


  2. jovate

    jovate Miembro de bronce

    Registro:
    2 Set 2009
    Mensajes:
    1,780
    Likes:
    304
    el Apra tenía ideología retrógrada barata y oxidada pero ideología ,hasta que llegó al gobierno y no se dió cuenta que la ideología no le servía para nada, tampoco se dió cuenta en la segunda vez de alan que gano por ser el menos malo y además el caballo corría con un burro que era igual de peligroso que mono con ametralladora. revisen las caras y son las mismas, los mismos gestos y las mismas mariconadas, nadie negará que muchos de sus lideres son unas locas perdidas, no tienen personal capacitado, todos son únicamente huelepedos del que tienen al frente y no tienen gente pensante y pasa que se mueven al ritmo del viento sin poder pensar ni siquiera que se puede hacer más tarde y no hablo de mañana sino de hoy día.