Toros sin astas

Publicado en 'Política' por Diego89, 3 Feb 2011.





  1. Diego89

    Diego89 Miembro de oro

    Registro:
    24 Jun 2009
    Mensajes:
    6,750
    Likes:
    5,567




    Se que muy pocos comentaran, pero como estoy aburridoooooooooooo de tanto tema proselitista, así que voy a ser un BUEN uso de foro de Política y creo que para esto se hizo y no andar diciendo "Este es Chavista, este es lobysta" tengo que hacerme una auto critica y tal vez he caído en esto pero bueno... creo que nunca es tarde de recapacitar.
    -------------------------------------------------------------------------------------

    Nadie sabe realmente cómo salir de las trampas que contiene el proceso de descentralización. Desde que el gobierno de Alejandro Toledo promulgó la ley que convirtió a los departamentos en regiones, nadie sabe ahora cómo resolver el entuerto. Casi todos los planes de gobierno que compiten en estas elecciones plantean promover la integración de las circunscripciones actuales en verdaderas regiones, pero nadie dice de qué manera. Es obvio que los políticos no querrán disminuir el número de cargos electos ni las poblaciones departamentales querrán, acaso, perder la capitalidad de su región. Se necesitaría un acto de elevadísima conciencia nacional para que los partidos políticos acuerden regionalizar pese a todo. ¿El Acuerdo Nacional podría servir para eso?

    La segunda trampa sí podría ser más fácil de desmontar, aunque de manera muy laboriosa. Se trata de la multiplicación kafkiana de niveles de gobierno. Hay cinco: nacional, regional, provincial, distrital y de municipalidad de centro poblado. Es la superposición inútil de las burocracias y las autonomías. La redundancia parasitaria. La feudalización atomizada. La proliferación paralizante de los trámites y las licencias.

    Ricardo Vergara (en “Centralismo y Concentración”, Desco) propone sustituir los tres niveles de gobierno local superpuestos por tres o cuatro tipos de municipalidad (de más urbana a más rural) yuxtapuestos. Es decir, habría un solo nivel, pero distintos tipos. En Lima tendríamos una municipalidad metropolitana y ya no 43 municipalidades distritales. Estas serían oficinas desconcentradas. Habría menos burocracia, menos instancias, menos duplicación de trámites. Bueno, quizá la población en general estaría más dispuesta a aceptar esta reforma.

    Lo cierto es que la escasa recaudación nacional se dilapida en 17 ministerios –y cada vez se crean más–, cientos de organismos públicos descentralizados, 26 gobiernos regionales, casi 200 municipalidades provinciales, 1.820 municipalidades distritales y cerca de 2.400 municipalidades de centro poblado. No se necesita tanta burocracia.

    En muchos casos lo que descentralizamos son botines presupuestales, lo que se agrava por el hecho de que nadie paga Impuesto Predial en el interior y no hay, entonces, una ciudadanía fiscalizadora que controle los impulsos patrimonialistas del alcalde y disminuya los altísimos niveles de corrupción.

    Ningún plan de gobierno plantea reducir los niveles del gobierno ni desarrollar la tributación local, sin la cual no habrá esa ciudadanía contribuyente que le dé sustento real a la democracia local y permita modernizar las administraciones locales.

    Tampoco ninguno plantea qué hacer con el canon, profundamente injusto, porque vuelve millonarios a algunos gobiernos subnacionales y deja en nada a la mayor parte. El propio Vergara propone que el presupuesto per cápita de un gobierno local debiera como máximo duplicar el promedio regional. De acuerdo. Preguntemos por estas cosas a los candidatos.

    Inspiración mía jajaja naa aquí esta la fuente!