“Sucedió. 400 años reformando el alma”

Publicado en 'Política' por Linuxis, 16 Dic 2008.





  1. Linuxis

    Linuxis Miembro maestro

    Registro:
    6 Nov 2007
    Mensajes:
    850
    Likes:
    23




    Antonio Zapata: “Sucedió. 400 años reformando el alma”

    Publicado en: La República
    Fecha: 10/12/08
    Tomado de: http://www.larepublica.pe/?q=node/2439


    El diccionario quechua-castellano escrito por Diego González Holguín se imprimió exactamente hace 400 años. Este vocabulario de la lengua general del inca es el más completo tratado de lingüística colonial, sintetizando con fines de evangelización la cultura y lengua aborigen. Holguín era sacerdote jesuita y dedicó su vida al estudio del quechua; sabía que el idioma interpreta la esencia de una sociedad, porque es el vehículo de su comunicación. Así, su diccionario ausculta el modo de ser indígena, siendo tanto una obra de lingüística como de antropología.
    Holguín aprehende y transmite el alma del pueblo, una entidad espiritual y colectiva, que conceptualmente ha fascinado a los estadistas. En efecto, el alma ha sido motivo de bastante reflexión por políticos y científicos de todos los tiempos. Capturar sentimientos y emociones de las mayorías viene siendo una aspiración compartida por líderes de las más distintas orientaciones. A ello se refirió el presidente Alan García en su discurso de Fiestas Patrias, al aludir a la reforma del alma. Un concepto que a los analistas les pareció demagógico y fue motivo de algunas burlas. Pero, guarda un sorprendente entronque con el diccionario de Holguín.
    El sacerdote jesuita traduce una palabra y sigue con todas sus relacionadas, “parientes y ahijadas”, componiendo artículos enteros sobre algunos conceptos. Entre otros, destaca el sentido de la mesura en el pueblo quechua. El término es “chaupi” y alude al justo medio. Cree Holguín que los quechuas aman la conciliación de opuestos y valoran a quien logra colocarse al centro para conducir al todo. Así, chaupi es una virtud del estadista, además de un término geográfico.
    Por el contrario, en nuestra política criolla prima el desborde de intereses particulares. La impaciencia criolla versus la mesura indígena. Basta observar el escándalo de los petroaudios para concluir que reina la codicia de los implicados y el vergonzoso entendimiento bajo la mesa de algunos congresistas llamados a investigar. Todo lo contrario de las enseñanzas de Holguín, que informa que en el Tawantinsuyu la ecuanimidad y el autocontrol eran cualidades indispensables de cualquiera que aspirara al mando. Personajes como León Alegría y Raffo nunca hubieran llegado arriba, son opuestos al arquetipo del buen gobernante inca.

    A continuación, Holguín se refiere a los atributos del común, ya no del administrador. Resalta que los quechuas eran un pueblo de enorme optimismo vital. Distintas frases y palabras indican una moral constructiva basada en el cumplimiento de deberes sociales.
    Una elevada confianza en sí mismos y una indudable voluntad de grandeza complementan el retrato del alma indígena. Mientras que los vaivenes de la república criolla se explican por el predominio de un espíritu rentista. Aquí se aspira al ocio y la sensualidad. Vivir sin trabajar, disfrutando al máximo los placeres mundanos. Esa es la máxima de muchos. El predominio de esa manera de conducirse ha generado una sociedad pobre, en crisis permanente y desconfiada de sí misma.
    En el Perú actual han desaparecido ciertas actitudes espirituales que dominaban ayer. La gente dispone de una baja autoestima y se siente menos que los demás. Anhela comprar bienes extranjeros, así sea por Navidad, y lo peruano parece sinónimo de rústico.
    Por el contrario, Holguín registra bastantes términos que expresan alegría en el trabajo y plenitud de la producción agrícola. El Tawantinsuyu es retratado como una sociedad donde el esfuerzo y la recompensa eran elevados. Los vicios especialmente fustigados son aquellos que paradójicamente la sociedad colonial le atribuyó al indio: la mentira, la vagancia, la ebriedad. Los incas de Holguín se saben capaces; confían en su tecnología y en sus productos.
    400 años después del diccionario, reformar el alma significa rescatar excelencias antiguas, encontrarlas vivas aún entre nosotros para proyectarlas al porvenir. Aunque, el gobernante que halle la extraviada llave del país será alguien paciente. No quien lanza la idea y luego la olvida. Por el contrario, conquistar el alma requiere de perseverancia. Para buscarla, el lingüista jesuita traduce una frase que resume su ideal sobre la conducta de líderes y gobernados. La interpreta como el anhelo por “una buena ciencia y una vida concertada”, chhantaylla chhantac.


    Fecha: 10/12/2008
     


  2. Deleterea

    Deleterea Miembro de bronce

    Registro:
    17 Nov 2008
    Mensajes:
    1,522
    Likes:
    40
    Muy cierto... y de que se quejan muchos .. dicen que es utópico.. utópico??? porqué? si existió.