Se sometió la Iglesia Católica al Imperio Romano antes de Constantino?

Publicado en 'Filosofía' por eklektiko, 22 Abr 2011.





  1. eklektiko

    eklektiko Miembro de plata

    Registro:
    11 Abr 2007
    Mensajes:
    4,008
    Likes:
    1,574




    Muchos seguidores de la Iglesia Católica tienen la creencia que con la ascensión al trono imperial de Constantino en el 306 A.D. y la proclamación del Edicto de Milan, la iglesia Católica Romana recibió la legalización y se instaló como religión oficial del imperio. Esto significó la adherencia de la iglesia ante la autoridad imperial. Sin embargo, los historiadores conocen que hubo por lo menos un suceso anterior en el que la Iglesia ya se habia inclinado ante la autoridad del trono imperial.

    Es conocido como la controversia del Monarquianismo y se produjo cuando Paulo de Samosata, obispo de Antioquía habló a favor de las enseñanzas orginales de los evangelios que señalan a Jesus de Galilea, no como un Dios, tal como los canones oficiales de la Iglesia lo habian establecido, sino como un ser humano de cualidades extraordinarias que había recibido el destello de divinidad luego de haber iniciado su labor de iluminación entre los pueblos.

    En el 269 A.D. setenta diaconos y sacerdotes reunidos en el Sinodo de Antioquia declarararon sus enseñanzas hereticas y pidieron su destitucion por el Obispo de Roma, quien luego de un breve estudio lo destituyó. Sin embargo, Paulo se mantuvo al frente de su congregación desafiando la autoridad del obispado.

    En esas circunstancias, Sixto, obispo de Roma somete la cuestión al emperador Aureliano quien se convierte asi en juez y arbitro. Finalmente, en el 272, luego de ocupar Antioquía el emperador Aureliano decidió que el «palacio episcopal debía adscribirse a quien el obispo de Roma y los obispos de Italia enviaban cartas».

    Es este entonces el primer antecedente del sometimiento de parte de la iglesia católica al poder imperial, rompiendo la tradición del cristianismo original de mantener su autonomia y su critica al poder político temporal, particularmente de un poder corrompido y asesino como el del imperio romano.