Razones del antichilenismo peruano según un historiador chileno

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por Saurio, 1 Dic 2009.





  1. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584




    Tal vez este tema también podría llamarse "Hacia un sinceramiento y unificación de las historias de ambas naciones"...

    Encontré este artículo en la edición electrónica de la revista "Que Pasa" del diario La Tercera de Chile allá por el mes de abril del año 2006, guardé una copia de este ya que me pareció interesante el enfoque objetivo del historiador chileno Alfredo Jocelyn-Holt, y pienso que esta manera de ver y contar la historia nos puede acercar y reconciliar a ambos pueblos. Espero que las intervenciones de los foristas sean menos apasionadas que en otros temas del foro.

    Dado que este artículo es de una edición de la revista Que Pasa del año 2006 el link ya no se encuentra disponible, pero tengo la copia de la página que si gustan me la piden y la cuelgo.

    Las razones del antichilenismo peruano
    El enemigo del sur

    Chile, para los peruanos, no es más que el resentido recuerdo de que perdió bastante más que fronteras y riquezas: perdió oportunidades históricas que rara vez se vuelven a dar. Pese a lo que muchos piensan, la rivalidad histórica siempre ha sido entre Chile y Perú y no con Bolivia. ¿Será que nos envidian, nos temen, estamos en deuda, o que esta historia simplemente no tiene fin?

    Por Alfredo Jocelyn-Holt

    ¿Por qué tanto odio?
    En política internacional no sirve de mucho ponerse beato. Hay que ser realista y reconocerlo: nuestros pueblos y sus líderes puede que en momentos de verídica o fingida hermandad continental se juren amor eterno con brindis y abrazos en banquetes o al pie de monumentos. No por ello, sin embargo, dejan de detestarse lo suficiente como para desembocar, de tanto en tanto, en guerras. A veces éstas se ganan o se pierden, aunque suele ocurrir también, como en nuestro caso con el Perú, que los motivos de desconfianza siguen ahí, suspendidos, amenazantes, a punto de volver a estallar.
    Desde principios del siglo XIX hemos hecho la guerra al Perú tres veces: cuando luchamos contra el Virreinato por nuestra independencia, liderados por San Martín; cuando nos enfrentamos a la Confederación Perú-Boliviana en la década de 1830, guerra que Portales denominó nuestra "segunda Independencia"; y durante la Guerra del Pacífico o del Salitre, entre 1879 y 1884. Por supuesto, nosotros los chilenos estamos convencidos de que en estas tres conflagraciones vencimos a los peruanos si es que no los liberamos: la primera vez de los españoles, y la segunda del despotismo del general Santa Cruz.
    Para los peruanos, en cambio, el asunto no es tan claro. A la hora de celebrar y homenajear, Bolívar y Sucre les pueden resultar más convenientes que San Martín o Cochrane; a O´Higgins, quien quiso a Perú, lo vinieron a conocer sólo cuando sus malagradecidos compatriotas se deshicieron de él. Y si bien Perú pudo volverse un Estado republicano -no precisamente una bendición para los peruanos-, es evidente que el fin del Virreinato fue una victoria relativa, un duro revés como poder continental del que aún no se recuperan. La derrota de la Confederación, por su parte, significó sepultar el más serio intento para revivir el Virreinato y la eliminación del modernizador quizá más progresista que gobernara Perú y Bolivia durante el siglo XIX: Andrés de Santa Cruz. Por último, la derrota en la Guerra del 79, amén de una humillación infligida por una otrora Colonia virreinal, implicó una mutilación de territorios, para peor, riquísimos en minerales. Si no que lo desmientan los chilenos que hemos gozado de las mayores riquezas históricas, salitre y cobre, este último hasta el día de hoy, inimaginables en nuestro único, auténtico e indesmentible terruño vital, el valle central.
    A ello agreguémosle el hecho de que tropas chilenas entraron en Lima tres veces. "La prolongada ocupación de la capital y de buena parte del país (en la Guerra del 79) ocasionaron cuantiosas pérdidas materiales y humanas: las primeras por los continuos saqueos y cuotas exigidas por las fuerzas chilenas de ocupación (se recuerdan las expediciones de saqueo del contralmirante Patricio Lynch a la costa norte del Perú), y las segundas originadas en las actividades de la resistencia urbana o rural. La industria azucarera, que había florecido en la costa norte peruana, fue destruida en su mayor parte, así como otras actividades agropecuarias. La Biblioteca Nacional fue saqueada y sus libros vendidos en baratillo o llevados a Chile. Los laboratorios universitarios y las instalaciones varias de la propia ciudad de Lima fueron asimismo emigrados. Todo ello elevó notoriamente los costos de la guerra. Cuando el ejército chileno desocupó el Perú dejó atrás un país arrasado por el vandalismo. Otros efectos más duraderos en la vida del país se refieren a la deuda externa impaga; a la constitución de un consorcio exterior que administrara (el Contrato Grace), la postración larguísima de la economía del Perú. Después de la guerra, el Perú quedó sumido en la crisis más grave de su historia", sintetiza, dolidamente, el historiador peruano Franklin Pease, el paso chileno por su país.
    Nuestra respuesta a algunas de estas acusaciones ha sido débil. Un botón de muestra. Cuando el director de la Biblioteca Nacional, Ricardo Palma, autor de Tradiciones peruanas, le pidió al presidente Domingo Santa María que le devolvieran los libros robados, éste le respondió: "Mi estimado amigo: No se ha equivocado Ud., al creer que tendría buena voluntad para devolver a la biblioteca de Lima los libros que de ahí pudieron sacarse en un momento de ardor bélico, siempre que esos libros pudiera haberlos, y reunirlos, sin desarmar las bibliotecas en que pudieran encontrarse catalogados. Según mis investigaciones, son pocos los de esta especie; pues la mayor parte se han perdido de aduana en aduana, o de oficina en oficina, ya que en aquel tiempo, más que a los libros, se hacía caricias a las armas. A Dios gracias, los tiempos bonancibles vuelven, y Ud. dejará de andar con una espada al cinto, y volverá a tomar la pluma para escribir como siempre, sabrosos y bien aliñados artículos". La invitación que hace Santa María a Palma de que siga escribiendo, y no leyendo, deja entrever cierta incomodidad, entre confesa impotencia y un dejo de apenas velada impaciencia ante tan inoportuna solicitud. Estamos hablando de la entonces principal biblioteca de Sudamérica, de 56 mil volúmenes y 800 manuscritos (de los que sólo se encontraron 738 ejemplares que se salvaron del despojo). También de monumentos, que hoy adornan ciudades como Santiago y Talca, mobiliario, obras de arte, platería, y un sinfín más de otros objetos abusivamente calificados de botín de guerra. Uno puede considerar atendible, quizás, que el Huáscar no sea devuelto; después de todo, una vez apresado devino en un buque de guerra chileno y en él murieron muchos compatriotas. La guerra es cruel, pero hay abusos que se cometen sin justificación alguna.
     
    Última edición: 1 Dic 2009


  2. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584
    El problema de fondo
    Claramente el problema no es estrictamente de "fronteras más acá o más allá". Concordemos que a éstas nunca se las ha podido definir adecuadamente luego de la debacle que siguió al colapso del imperio español. En su mayoría correspondían a límites jurisdiccionales y administrativos que sirvieron poco o nada para regular situaciones y realidades posteriores de índole muy distinta.
    Ello explica la nebulosa territorial predominante hasta que el desarrollo industrial creó una demanda inédita por ciertos recursos y se produjo la presión de capitales y fuerza de trabajo chilena en posesiones tradicionalmente bolivianas y peruanas. Lo cual no desmiente, sin embargo, que Chile como país, y no mera iniciativa empresarial privada, haya tenido aspiraciones sobre estos territorios ya antes. En efecto, previo a la Guerra del 79 -cuando se revierte la política chilena sostenida hasta ese entonces, contraria a la posibilidad de que los países sudamericanos sufrieran desmembramientos territoriales- se contempló la idea de que Bolivia tomara control de Tacna y Arica, facilitando de esa forma la penetración y expansión de intereses chilenos en el norte boliviano.
    Que, al final, Bolivia terminara estrangulada, sin salida al mar, se debe en no poca medida a que siempre nos ha convenido mantener una zona de tope que amortigüe nuestro distanciamiento geográfico del Perú. A la incapacidad de Bolivia de desarrollar económicamente estos territorios, amén de su carácter supuestamente más andino, y su tradicional "salida" y comercio a través del Río de la Plata, se sumará su notable ineptitud militar durante la última de las guerras, lo cual le significó quedar tempranamente desplazada. El punto clave en todo esto es que la rivalidad histórica siempre ha sido entre Chile y Perú y no con Bolivia. Podrá sonar un tanto duro -la política internacional es cruel-, pero la existencia de Bolivia como entidad estatal ha venido a ser un útil expediente geopolítico para Chile a fin de neutralizar al Perú.
    Vista así, la historia que está en juego comienza mucho antes del siglo XIX. De hecho, se remonta al comienzo mismo de nuestras "relaciones peligrosas", a los tiempos de la temprana conquista proyectada desde el Perú si hemos de ser precisos. Almagro sacrifica su cuota de ganancias abandonando el Cuzco y emprendiendo una aventura hacia el sur, a la postre, infeliz. Almagro pensó que el "Perú" con que los españoles venían soñando desde Panamá, se ubicaba mucho más al sur. El problema es que apostó mal, como lo confirmarían Valdivia y sus consiguientes capitanes. Chile resultaría ser no rico sino miserable, y jamás habría de suplir dicha pobreza con mano de obra indígena sumisa. Arauco terminó por impedir inmisericordemente esto último, y desde entonces Chile se convirtió en el Perú "que no fue". El retorno de Almagro y "los de Chile" al Cuzco, desde luego, generó la brutal primera guerra civil en el país del norte, primera desestabilización entre muchas generadas "desde fuera". Con posterioridad, Valdivia, también, habría de ir desde Chile al Perú, a fin de prestar su genio militar (en la batalla de Sexahuaman a favor de La Gasca y el poder real), pero sin querer o poder profitar a causa de los conflictos locales peruanos. La tentación de "tomarse" el Perú es siempre una posibilidad, pero el intento, invariablemente, fracasa o arroja réditos a media. San Martín, Cochrane, Bolívar y las subsiguientes fuerzas de ocupación chilena a lo largo del siglo XIX, abandonaron el Perú, todos frustrados.
    El Perú, mirado desde acá, siempre ha sido ingobernable, faccioso, una sociedad que en sus momentos más esplendorosos sólo ha sido posible dirigirlo cortesanamente. Los incas y la administración española siguen siendo imbatibles. En efecto, una vez que se vuelve estado republicano, el país pasa a ser un haz de conflictos irresolutos derivados de múltiples intereses locales y foráneos, incapaces de aglutinar a sus clases dirigentes, como también a sus distintas culturas y capas étnicas que mantienen hasta el día de hoy un sordo entendimiento mutuo; conflictos que, además, rápidamente se militarizan, lo cual no ayuda a nadie.
    Chile, objetivamente hablando -hasta los peruanos lo reconocen-, en cambio, es un país que ha podido compensar sus debilidades: su falta de recursos, su magra población y su provincianismo periférico. Se transformó, ya avanzada la Colonia, en granero del Perú, y aunque no pudo aprovechar un virtual monopolio a su favor al ser una posesión subordinada políticamente al Virreinato, la inestabilidad y falta de cohesión peruana a partir de la Independencia tornó la situación en altamente ventajosa para nosotros.
    Portales planteaba en 1836 el asunto como un problema entre un posible "Estado-nación emergente, con carácter" versus "las fuerzas heredadas de un coloniaje anacrónico, cansadas pero aún poderosas": "La Confederación debe desaparecer para siempre jamás del escenario de América. Por su extensión geográfica; por su mayor población blanca; por las riquezas conjuntas del Perú y Bolivia, apenas explotadas ahora; por el dominio que la nueva organización trataría de ejercer en el Pacífico, arrebatándonoslo; por el mayor número también de gente ilustrada de la raza blanca, muy vinculada a las familias de influjo de España que se encuentran en Lima; por la mayor inteligencia de sus hombres públicos, si bien de menor carácter que los chilenos; por todas estas razones, la Confederación ahogaría a Chile antes de muy poco. Debemos dominar para siempre en el Pacífico: ésta debe ser su máxima ahora, y ojalá fuera la de Chile para siempre. Las fuerzas militares chilenas vencerán por su espíritu nacional...".
    Eso fue lo que ocurrió en ambas guerras. Chile había logrado forjar una elite dirigente compacta, con alto sentido público. Supo aprovechar bien su pequeño tamaño, se organizó políticamente y se armó. Nuestros triunfos hicieron patente la debilidad comparativa, aunque inicialmente ventajosa, del Perú. La aniquilación sucesiva de este potencial mal manejado humilló al orgulloso país del norte, a sus cuadros dirigentes, e impidió de ahí en adelante que dicho país se convirtiera en un Estado nación equivalente al vecino del sur. Chile, para los peruanos, no es más que el resentido recuerdo de que perdió bastante más que fronteras y riquezas.
    Perdió oportunidades históricas que rara vez se vuelven a dar.

    ¿Alguna salida?
    De lo que estamos hablando es de un fino equilibrio que desde el siglo XIX ha tendido a favorecer a Chile. Donde se equivoca Portales y el liderazgo chileno, es que nada en historia es para siempre. Hace rato que no somos la potencia indiscutible del Pacífico, siga o no habiendo un Perú, y Bolivia no haya vuelto todavía a tener acceso soberano al mar. Los tiempos cambian. Los equilibrios, al igual que las políticas nacionales, suponen actualizaciones periódicas. En un mundo globalizado, ¿cabe seguir pensando en estados nacionales? ¿No será que visiones continentales, como las de San Martín, quien quiso terminar con el poderío español pero no con la unidad virreinal peruana en alianza con la rioplatense, pueden volver a cobrar vigencia? Por cierto, visiones de esa índole chocan irremediablemente con las de un "norte" más allá del Perú. El desafío es de nuestros políticos. Si los mapas, en esta parte del mundo, se dibujan y redibujan, por qué no exigir lo mismo también de las mentes de quienes nos gobiernan, aquí y allá.
     
  3. Atomizer775

    Atomizer775 Miembro nuevo

    Registro:
    25 Set 2007
    Mensajes:
    19
    Likes:
    0
    Los chilenos buscan argumentos para enorgullecerse

    Chile en la época prehispánica y colonial ha sido un lugar miserable
    Por eso buscan razones para sentirse orgullosos

    Por ejemplo: Nosotros nos sentimos orgullosos de nuestros antepasados Incas, que formaron el imperio más extenso de América y nos legaron obras extraordinarias como Machu Picchu

    Ellos no pueden sentirse orgullosos de sus mapuches, porque mientras los Incas eran pura gloria, los mapuches eran una tribu de indígenas carentes de brillo, no legaron riquezas, tampoco obras magnificas, a diferencia de los Incas
    Han pasado 500 años y los mapuche hasta ahora no le llegan ni a los talones a los Incas

    Lo mismo sucede en la época colonial, donde los hispanos mediante su rey crearon el Virreinato del Perú y su capital Lima o Ciudad de los Reyes.
    ¿pero qué era Chile en la colonia? Un lugar miserable, casi sin importancia

    El mayor orgullo de los chilenos es la guerra de 1879, donde ellos vieron con codicia nuestros territorios, el Perú en cambio no vio con interés los territorios chilenos, porque ni limitaba con Chile


    De ahí sigo estoy saliendo :D
     
    Última edición: 1 Dic 2009
  4. tanotelo

    tanotelo Suspendido

    Registro:
    5 Dic 2007
    Mensajes:
    2,729
    Likes:
    29
    En todo caso, el artículo debería llamarse 'razones del antiperuanismo chilenos' porque el mismo historiador chileno reconoce que empieza en los primeros años de la conquista cuando Almagro, resentido y decepcionado, retorna de Chile pobre para pelear contra Pizarro que gobernaba el territorio rico y cita además a Portales, el fundador del ideario geopolítico chileno (ideario geopolítico que el Perú siempre ha carecido): <<Portales planteaba en 1836 el asunto como un problema entre un posible "Estado-nación emergente, con carácter" versus "las fuerzas heredadas de un coloniaje anacrónico, cansadas pero aún poderosas": "La Confederación debe desaparecer para siempre jamás del escenario de América. Por su extensión geográfica; por su mayor población blanca; por las riquezas conjuntas del Perú y Bolivia, apenas explotadas ahora; por el dominio que la nueva organización trataría de ejercer en el Pacífico, arrebatándonoslo; por el mayor número también de gente ilustrada de la raza blanca, muy vinculada a las familias de influjo de España que se encuentran en Lima; por la mayor inteligencia de sus hombres públicos, si bien de menor carácter que los chilenos; por todas estas razones, la Confederación ahogaría a Chile antes de muy poco. Debemos dominar para siempre en el Pacífico: ésta debe ser su máxima ahora, y ojalá fuera la de Chile para siempre. Las fuerzas militares chilenas vencerán por su espíritu nacional...".>> ...Si eso no es una visión antiperuana, entonces ¿qué lo es?.:oops:. Esa visión persiste en el imaginario de la élite política chilena, muy subordinada a los militares, ligazón que Pinochet se encargó de que se mantuviera fuerte.
     
  5. newalex

    newalex Miembro maestro

    Registro:
    24 Feb 2009
    Mensajes:
    632
    Likes:
    172
    muy buen articulo, aunque duro para el peru no deja de tener razones nuestra clase politica x esas epocas era mucho mas caotica y desunida que hoy en dia, lo de las oportunidades historicas perdodas tbm tiene mucha razon, pero ahora hay un gran oportunidad historia de ser otra ves los primeros en la region no debemos desaprovecharla una ves mas
     
  6. el28celebro

    el28celebro Suspendido

    Registro:
    12 Feb 2009
    Mensajes:
    938
    Likes:
    125
    excelente artículo.....da en el clavo preciso aunque parece que algunos se fijaron exactamente en aquello que no se debían fijar..

    El título esta bien puesto en todo caso
     
  7. tanotelo

    tanotelo Suspendido

    Registro:
    5 Dic 2007
    Mensajes:
    2,729
    Likes:
    29
    Digo lo mismo.:)

    :biggrin: ¿será porque eres chileno y te cuesta reconocer que los 'antis' vienen de allá y no de acá?
     
    Última edición: 1 Dic 2009
  8. el28celebro

    el28celebro Suspendido

    Registro:
    12 Feb 2009
    Mensajes:
    938
    Likes:
    125
    El titulo esta bien puesto debido a que alfredo joselyn holt esta explicando que el antichilenismo de Peru se debe a las acciones cometidas por Chile a lo largo se Historia. En ningun momento dice " los chilenos siempre hemos sido buenos con el perú", al contrario esta reconociendo todos los conflictos y el comportamiento de los chilenos en su relación histórica con el Perú.
    Por eso dice : Chile le quitó al Perú su posibilidad histórica de reconstruir su antiguo esplendor...si eso no es suficiente para explicar el antichilenismo da otros ejemplos más.
    PD: A.joselyn-Holt no esconde el antiperuanismo del gobierno de Chile ...
     
  9. tanotelo

    tanotelo Suspendido

    Registro:
    5 Dic 2007
    Mensajes:
    2,729
    Likes:
    29
    Es que lamentablemente en el Perú no existe antichilenismo ni nunca existió, amén de dos o tres personas en uno que otro foro de internet o en la vida real. Y las pruebas están en los hechos.

    1. Nunca hemos tenido una doctrina política específica contra Chile, como si la tuvo Chile con Portales, su presidente, en contra del Perú y que el autor hace bien en reconocer y citar ...Lo más cercano que se tuvo fue una recomendación de Ramón Castilla de precaución ante lo que compraba Chile en armamentos, después que éste señor se dio cuenta cuáles eran las verdaderas intenciones de Chile detrás de su oposición a la confederación peruanoboliviana. Castilla vino integrando la expedición Bulnes que junto con fuerzas peruanas opositoras a Santa Cruz derrotaron a las tropas confederadas. Después de haber metido la pata, Ramón Castilla reflexiona y se da cuenta de su error y entonces da su máxima recomendación de que 'Si Chile compra 1 buque, Perú debe comprar 2' o algo así.
    2. Ni siquiera en los 1970's durante el gobierno militar cuando se vivió un gran fervor nacionalista y reivindicacionista se puede hablar de 'antichilenismo' aun cuando en la primera fase del gobierno militar hubo movilización de tropas al sur a raíz del golpe de Estado de Pinochet.
    3. Luego viene la apertura total de nuestra economía al capital chileno ...hasta las empresas de distribución eléctrica se vendieron a capitales chilenos.
    4. La emigración de peruanos a Chile en gran número ...con tal 'antichilenismo' jamás hubiese ocurrido esa emigración ...¿o acaso hemos visto nazis emigrando a Israel o norteamericanos emigrando al Afganistan de los talibanes?. Es absurdo.
    5. Hace un par de días estuve de compras entre SODIMAC y ACE HOME CENTER, buscando una herramienta ...Sodimac lleno de gente (a pesar de la cantaleta del espionaje y de ciertas campañas 'antichile' en la red) pero Ace estaba casi vacío ...cualquier limeño, puede chapar su combi y verificar lo que digo.

    Lo que sí existe en el Perú -y existía con mayor fuerza en la poblacion en general hasta hace unos 20 años- es cierto recelo y reserva que permanece en escasos corrillos intelectuales, justificados en la política internacional chilena respecto al Perú (limitaciones a nuestras inversiones, armamentismo, etc.) política que tiene como base a la doctrina de Portales. Portales es muy querido y considerado en Chile, y es, muchas veces, hasta visto como el segundo fundador de ese país ...entonces, eso es razón suficiente para ese recelo y esa reserva. Si hubiese habido antichilenismo, en estos momentos no habrían ni 3 peruanos en Chile ni un dolar chileno en el Perú ...que no te quepa duda de ello. Claro que los chilenos no van a reconocer que el 'anti' viene de su país y por eso, este señor Alfred Jocelyn-Holt que hace un buen artículo, muy racional lo termina titulando de esa manera pues en vuestros subconcientes permanece la idea de que los peruanos estamos resentidos. No hay resentimientos ni antis, lo que hay son reclamos, reclamos de por qué Chile no devuelve por iniciativa propia lo que se llevó, por qué limita la inversión peruana (o la limitaba expresamente), por qué Aerocontinente que volaba hasta los EEUU y no había sido puesta en entredicho, por qué armarse de esa manera -como preguntaba una especialista internacional- si no es para un conflicto internacional en defensa de sus intereses, ya que Chile no tiene conflictos armados internos, etc ...la lista es larga ...la corto aquí.
     
  10. Pilatos

    Pilatos Miembro de bronce

    Registro:
    18 Abr 2009
    Mensajes:
    1,559
    Likes:
    915
    Última edición: 3 Dic 2009
  11. alem29

    alem29 Miembro de plata

    Registro:
    30 May 2007
    Mensajes:
    3,286
    Likes:
    1,600
    Excelente post. Esa es la verdad. En el Peru puede haber resentimientos pero no pasan de ser sentimientos adoptados casi por costumbre. La clase media y alta como en todos los paises se divorcia de esos problemas, no les interesa. Y la clase baja o mas deprimida del pais que es la que si se compra el resentimiento ese, no tiene tiempo para aplicarlo en su vida cotidiana, esta mas preocupada en sobrevivir. No se como sera en Chile pero al menos en Peru no se nota que haya una corriente de "antichilenismo". La gente sabe que lugares son de capital de alla y siguen comprando con normalidad. Los que si se aprovechan de eso son los politicos.
     
  12. Morris0n

    Morris0n Miembro maestro

    Registro:
    14 May 2009
    Mensajes:
    428
    Likes:
    56
    Exelente artículo, las cosas se ven mejor cuando alguien dice las cosas que los demas no quieren aceptar.

    Falto mencionar que en la invasión a Lima, según leí, hubieron peruanos que izaban banderas extranjeras a fin que no sean saqueados... que hermoso es el orgullo peruano... y bueno también el aspecto conflictivo capital - provincia. Que bello es mi Perú.
     
  13. minerodelcarbon

    minerodelcarbon Miembro frecuente

    Registro:
    20 Nov 2009
    Mensajes:
    63
    Likes:
    0
    yo creo que este movimiento "antichilenismo" se debe a una sola cosa.... populismo....
    nada mas
    ser "antichileno" en peru.... vende....
    ser "antiperuano" en chile.... cuack....

    sinceramente ****** ... es mas... le tengo hasta estima al pueblo peruano les deseo que sigan surgiendo... ;)
     
    Editado por el moderador: 4 Dic 2009
  14. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584
    Yo fui educado bajo el gobierno de Morales Bermudez y tuve la oportunidad de ver algunos libros y folletos que venian desde el gobierno de Velasco en realidad más que nada en esos textos lo que se priorizaba era revalorizar a y darle su lugar a la clase indígena y campesina, en la secundaris llevé el libro de historis de Gustavo Pons Muzzo y en verdad todo allí era muy bien documentado y hasta se colocaban textos de historiadores chilenos...

    Debo recordarte que Velasco fué General de Brigada que yo sepa es la más alta graduación que puede llegar un militar, tenía sus ideas políticas que podrían ser discutibles, pero hasta ahora he oido hablar muy bien de él hasta con admiración de parte de Marta y Cesar Hildebrand, y de varios profesores de historia de la universidad católica de allí que tu lo trates de imbécil, por lo menos fundamenta tu aseveración y abre un nuevo tema en el foro para que sea discutida.


    Porsiaca aquí cabro es sinónimo de maricón en Chile creo que es es una palabra cordial para los amigos hago la aclaración antes de que mis compatriotas se sientan ofendidos...
     
    Editado por el moderador: 21 Mar 2010
  15. findarato

    findarato Miembro de bronce

    Registro:
    16 Set 2009
    Mensajes:
    1,037
    Likes:
    65
    Jaja si, acá cabros no significa eso. Se dice en tono amistoso. No lo tomen a mal, eh...
     
  16. fermil

    fermil Miembro diamante

    Registro:
    20 Nov 2009
    Mensajes:
    14,062
    Likes:
    10,296
    Kakakkakaka
    esa parte donde dice "Chile, para los peruanos, no es más que el resentido recuerdo de que perdió bastante más que fronteras y riquezas: perdió oportunidades históricas que rara vez se vuelven a dar. Pese a lo que muchos piensan, la rivalidad histórica siempre ha sido entre Chile y Perú y no con Bolivia. ¿Será que nos envidian, nos temen, estamos en deuda, o que esta historia simplemente no tiene fin?"ta bien ******! Quien es ese webas tristes? le mando una respuesta a ver si lo llega a leer:
    -lo q originó el antichilenismo fue el antiperuanismo de allá. prueba de ello son los constantes ataques q nos hacen desde robarnos el pisco hasta contratar un espía, eso crea antichilenismo. desde antes de la guerra existe.
    -sí perdimos frontera y riquesas, pero eso no es lo q nos importa, sino lo angurrientos q fueron los sureños y lo q tuvieron a hacernos para quitarnoslo. al final es un punto negativo q nos importe poco (hablo en general, seguro ay quienes les importe), pero da razón a lo q dije.
    -oportunidades historicas?? los q no tienen historia son los chilenos! Perú tiene tanta historia q las clases de historia son demasiado pesadas y nunca pueden enseñarte todo, además no se q tanta historia tiene una guerra q la ganaron al final los ingleses (fueron los más vivos, a ver q lo niegue).
    -envidia? plop! tenemos tantas cosas de q tener orgullo akí q ni nos importa el único orgullo q tienen ellos de ganar una guerra (by ingleses). mas bien, siempre parece q ellos nos tengan envidia a nosotros.
    dile a ese historiador q mejor lo hubiera fusilado Pinochet antes de hablar webadas.
    gl
     
  17. el28celebro

    el28celebro Suspendido

    Registro:
    12 Feb 2009
    Mensajes:
    938
    Likes:
    125
    Se necesitan urgentes clases de comprensión de lectura por aquí parece.....
     
  18. Loverfire

    Loverfire Suspendido

    Registro:
    12 Oct 2009
    Mensajes:
    2,501
    Likes:
    1,597
    Que analisis tan chistoso me parece uno parecido al que escribe un pelado mediocre llamado leyton (el antiperuano) que por cierto escribe todo lo que los mapuches quieren leer siempre.
     
    Última edición: 3 Dic 2009
  19. Poglavnik

    Poglavnik Miembro de oro

    Registro:
    11 Ago 2009
    Mensajes:
    5,109
    Likes:
    2,065
    Yo mas bien noto el texto mucho más objetivo que la mayoría de artículos peruanos.
     
  20. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584
    Plenamente de acuerdo.

    ¿A cuál análisis te refieres?


    Mi opinión respecto a lo que escribe el historiador chileno es relevante por muchas cosas entre las cuales puedo destacar:

    1.- Reconoce que Chile bajo la doctrina de Portales tuvo muy claro su objetivo de mirar hacia el norte y arrebatar territorios de gran riqueza que aseguraria la supervivencia de Chile como nación, echando por tierra la posición de algunos historiadores chilenos de que Chile solo se defendió ante las intenciones de Perú y Bolivia de atacar Chile.

    2.- Explica que en realidad todo el fondo del asunto peruano - chileno es en realidad la de la supremacía en el oceano pacífico en esta parte del continente.

    3.- Reconoce en cierta forma el atroz comportamiento del ejercito de ocupación chileno, los destrozos y masacres que ocasionaron, los robos que cometieron, para mi ello es un punto fundamental para una verdadera reconciliación de ambos pueblos incluyendo a Bolivia, tendrian también que reconocer que la mediterraneidad de Bolivia es una de las grandes causas de la extrema pobreza y subdesarrollo de ese país hermano.

    4.- Respecto al Perú es necesario sacarse las vendas patrioteras y admitir que siempre el Perú como nación nunca ha estado unido, en la época republicana los descendientes de los incas han estado siempre al margen de la historia. nuestra clase dirigente criolla ha sido bastante debil,estúpida y entreguista a la hora de tomar el liderazgo de nuestro país.

    5.- Nos guste o nos guste tenemos que aceptar que ahora compartimos una frontera y es allí nuestro principal desafío hacia el futuro, en realidad cuanto me hubiese gustado leer comentarios mirando hacia el futuro ¿cómo karajo hacemos para convivir los tres paises? ¿seguiremos mirandonos con recelo? ¿podremos aspirar algún día a vivir una paz como la viven ahora Francia y Alemania?

    6.- Sinceramente pienso que Pinochet todavía gobierna en Chile, ahora que ellos estan mucho mejor que nosotros podría asegurar que hay un sector de los militares y la derecha chilena que siempre ven al Perú como el rival peligroso que si fuese necesario no escatimarian en buscar alguna confrontación bélica para asegurarse la supremacia en esta parte del continente, por ello nuestras FF AA siempre deberian estar preparadas para cualquyier eventualidad.

    7.- Respecto a lo del antichilenismo peruano yo creo que el peruano promedio es antichileno, ya que nuestra biblioteca nacional convertida en establo de caballos, el fusilamiento de bomberos, los destrozos que se cometieron por donde pasó el ejercito invasor es dificil de borrarlo, y por supuesto siempre está latente el sentimiento de revancha aun así se siga comprando en metro, o en ripley.

    8.- No obstante también siempre habrá una esperanza de una convivencia pacífica, he allí la labor de nuestros políticos y de la gente encargada de producir cultura.