Propaganda Nazi (por Joseph Goebbels)

Publicado en 'Historia Universal' por andrade, 5 Ene 2011.





  1. andrade

    andrade Miembro de honor

    Registro:
    27 Ago 2008
    Mensajes:
    30,409
    Likes:
    24,038




    Propaganda Nazi: Los 11 Principios (por Joseph Goebbels)

    Goebbels y la propaganda del Tercer Reich

    Arturo Pizá

    [​IMG]

    La propaganda puede descubrir o encubrir, puede ser confiable o tendenciosa, seria o cínica, racional o emocional. Su fin último es convencer, pero a diferencia de la publicidad que ataca nuestros hábitos de consumo y autoestima, la propaganda compra la totalidad de la conciencia al reafirmar o cambiar nuestra ideología, nuestra identidad. Herramienta o arma, como se quiera, este elemento inevitable de la cultura de masas puede transformar lo inmutable o justificar lo inaceptable… puede atender un problema social o puede defender una teoría que se llevó entre las patas a más de 55 millones de personas.

    Difícilmente Adolfo Hitler se hubiera encumbrado de la forma en que lo hizo, sin una maquinaria propagandística bien orquestada. El enano austriaco sabía que tan importante como la campaña de terror desarrollada por Himmler, era la de convencimiento fomentada por Goebbels. Así, la propaganda del Tercer Reich hizo posible un gobierno -fundado en la intimidación- que enalteció a un enclenque y lo disfrazó de dios. El nuevo Atila, gracias a Goebbels, convenció al pueblo alemán para que aprobara (y apoyara) la persecución judía, y para que aceptara con estoicismo la destrucción provocada por la guerra.

    Para entender los métodos y alcances de la propaganda nazi, es necesario adentrarse en la historia de su creador, de la mente aguda que sentó las bases para seducir, sugestionar y manipular efectivamente a las masas.

    [​IMG]

    Paul Joseph Goebbels era un tipo chaparro, delgado, de pelo negro y con una pierna más corta que la otra, muy alejado del genotipo ario que tiempo después ensalzó tanto. Ridiculizado y humillado durante su infancia, rechazado por el servicio de reclutamiento para combatir en la Primera Guerra tiempo después, compensó su "deficiencia física" con intelecto. Cínico, inteligente, solitario y radical, juró vengarse… y lo hizo.

    Más que nadie, Goebbels fue el responsable de propagar y popularizar las ideas del partido nazi, inclusive antes de que llegara al poder. Con su refinada demagogia no sólo ridiculizó y atacó a sus adversarios, también conquistó a las masas con un plan de medios sumamente novedoso para su tiempo.

    En sus diarios alguna vez escribió: "No hay necesidad de dialogar con las masas, los slogans son mucho más efectivos. Éstos actúan en las personas como lo hace el alcohol. La muchedumbre no reacciona como lo haría un hombre, sino como una mujer, sentimental en vez de inteligente. La propaganda es un arte, difícil pero noble, que requiere de genialidad para llevarla a cabo. Los propagandistas más exitosos de la historia han sido Cristo, Mahoma y Buda".

    En 1933 los nazis llegaron al poder y Goebbels fue nombrado Ministro de Instrucción para el Público y Propaganda. De esta forma se convirtió en mandamás de la prensa, radio, cine, teatro y virtualmente todas las actividades culturales y científicas del Reich. De ahí en adelante utilizó su inmenso poder y torcida inteligencia para atacar a los supuestos enemigos del sistema y, en plan teleológico, glorificar a la raza aria.

    Joseph Goebbels utilizó prácticamente todos los medios a su alcance para darle credibilidad al movimiento nazi, pero no sólo eso, midió consecuencias, tamizó información y teorizó sobre el fenómeno de la comunicación de masas al definir los puntos básicos de la misma: ventajas y desventajas de la información, público, opinión, canal, mensaje, respuesta, etcétera.

    [​IMG]

    Además de marchas, mítines y actos oficiales, las ideas de Goebbels para "purificar el espíritu alemán" llegaron a la población en forma de programas de radio (Ej. volksradio), producciones cinematográficas (Ej. "El triunfo de la voluntad" de Leni Riefenstahl), documentales antisemitas y de eutanasia, transmisiones de TV (ej. los Juegos Olímpicos), boletines de prensa y, por supuesto, pósters e impresos.

    Bajo el mismo carácter totalitario, el Ministro de Propaganda condenó públicamente libros y textos escritos por judíos, izquierdosos, liberales, pacifistas y extranjeros.

    Patrocinó la quema de títulos y el saqueo de librerías "sospechosas"; tan sólo en una noche se chamuscaron 20 mil libros considerados nocivos o inútiles para el pueblo teutón.

    Para Goebbels "en la propaganda, como en el amor, todo es permitido para lograr un fin". Prueba de que no se andaba por las ramas fue la exposición de arte moderno llevada a cabo en 1937. La muestra "El arte degenerado" se anunció como "documentos culturales de la decadencia producida por bolcheviques y judíos". La exhibición incluía pinturas y trabajos confiscados por el Ministerio de Propaganda y pretendía ridiculizar a pintores como Picasso, Kandinsky y Kokoschka al comparar sus obras con cuadros realizados por enfermos mentales.

    Durante los primeros años de la Segunda Guerra, de 1939 a 1942, el trabajo de Goebbels fue relativamente fácil. Mantener la moral pública en alto no requería de grandes esfuerzos debido a las exitosas campañas de guerra por parte de los nazis. No fue hasta la segunda parte del conflicto que el "pequeño doctor" probó ser un maestro en eso de moldear la opinión pública. A pesar de los intensos bombardeos y de las ciudades convertidas en ruinas, la propaganda invitó al pueblo alemán a no cejar, a no perder el espíritu e, incluso, a reforzar la confianza en Hitler.

    Victoria o destrucción, así podemos definir su postura durante el último capítulo de la guerra. Inventó armas secretas y fortalezas impenetrables para que la gente, aún con una bayoneta entre pecho y espalda, siguiera creyendo en los corrompidos poderes de la svástica.

    Al final, con la muerte de Hitler y la inminente llegada de los ejércitos aliados, Goebbels planeó su último acto propagandístico, quizá el más grande, quizá el más aterrador: mandó quemar todos los puentes de Berlín para que sus enemigos, al ocupar la ciudad, se encontraran con un paisaje verdaderamente desolador.

    El primero de mayo de 1945, después de envenenar a sus seis hijos, Joseph Goebbels se dio un tiro en la cabeza. Cuentan las malas lenguas que sus últimas palabras fueron: "Seremos recordados por la historia como el máximo legado de todos los tiempos o como los criminales más terribles que el mundo haya conocido".

    [​IMG]

    Algo es claro, al finalizar la guerra tanto los gringos como los rusos no solamente se hicieron de los planos para construir cohetes y aviones a propulsión, también se apoderaron de las ideas de Goebbels para justificar sus respectivas ideologías. Para bien o para mal, la propaganda del Tercer Reich le enseñó a los políticos y agitadores del mundo que más vale una mentira creíble que una verdad inverosímil.

    Arturo Pizá. Escuela de Periodismo de la Universidad de Santiago de Chile

    Los 11 Principios de la Propaganda Nazi

    En estos días de campaña electoral conviene recordar el decálogo que escribió Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi.

    1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

    2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

    3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

    4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

    5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

    6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

    7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

    8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

    9. Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

    10. Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

    11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

    ----------------------------------------------------------------------------------------------
    Es realmente sobrecogedor ver lo vigente que sigue hoy en día este decálogo de propaganda nazi. Es mas, el sistema político de más de un país se hundiría de no ser por este famoso decálogo. Podemos verlo a diario en cosas como ETA y los nacionalismos centrífugos, o la descarada campaña mediática antichavista ocurrida recientemente.

    Todo está preparado para que nos preocupemos más en problemas aparentes que unos pocos desean que se conviertan en nuestra principal preocupación en lugar de preocuparnos por cosas que nos afectan a todos directamente en mucha mayor medida.

    Con esto también se consigue que nuestros políticos recorten alegremente los derechos por los que tanto lucharon nuestros padres y abuelos mientras se lo agradecemos con efusivos aplausos. Como decía la reina Amidala: “Así muere la democracia, con un estruendoso aplauso.“

    Yo por mi parte hace tiempo que cuando veo algo en las noticias, de entrada pienso que es falso (o una verdad a medias) hasta que pueda demostrarse lo contrario. Nuestros periodistas han demostrado en multitud de ocasiones lo poco que les importa manipular y moldear a la opinión pública al gusto de los pocos de siempre.

    http://videlanghelo.wordpress.com/2008/03/03/los-11-principios-de-la-propaganda-de-goebbels/
     
    Última edición: 6 Ene 2011


  2. andrade

    andrade Miembro de honor

    Registro:
    27 Ago 2008
    Mensajes:
    30,409
    Likes:
    24,038
    Este es el último discurso de Joseph Goebbels, el 19 de Abril de 1945 pocos dias antes de suicidarse, mas que discurso o es una profecia sobre el futuro de Alemania y del Mundo, o la última y desesperada arenga del genio vencido:

     
    A Placebox le gustó este mensaje.
  3. TESLA

    TESLA Suspendido

    Registro:
    18 Dic 2010
    Mensajes:
    9,128
    Likes:
    3,155
    ala ke maleado
     
  4. rocky2323

    rocky2323 Suspendido

    Registro:
    5 Set 2010
    Mensajes:
    372
    Likes:
    121
    a la mela , ese discurso es demasiado apocaliptico, me parece
    extraño que no lo resalten,... nunca
    se parece a los famosos protocolos de los sabios de sion
     
  5. Le rayon vert

    Le rayon vert Miembro diamante

    Registro:
    27 Jul 2008
    Mensajes:
    11,165
    Likes:
    9,752
    Muy profético Goebbels.

    En las escuelas de publicidad Goebbels tiene un oscuro lugar de honor.


    Que lo van a divulgar. Si la propaganda gringa y sovietica hicieron de Hitler el mismo Anticristo. Y cada tanto le inventan nuevas cosas, como que fue judio, o que fue homosexual, que era descendiente de negros africanos, o que en realidad era extraterrestre o de todo. No hay otro personaje que haya recibido tantos adjetivos como Hitler.
     
    Última edición: 18 Ene 2011
  6. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    3,054
    Likes:
    1,471
    ya se de donde aprendieron los negacionistas sus tácticas !!
     
  7. andrade

    andrade Miembro de honor

    Registro:
    27 Ago 2008
    Mensajes:
    30,409
    Likes:
    24,038
    Primer discurso del canciller Hitler luego que los NS tomaron el poder, con prólogo de Goebbels