Premio novel a Vargas Llosa

Publicado en 'Literatura' por kamikazeuni, 16 Oct 2010.





  1. kamikazeuni

    kamikazeuni Miembro de bronce

    Registro:
    1 Set 2010
    Mensajes:
    1,607
    Likes:
    679




    que opinan de este articulo :
    Primera parte

    LA FIESTA DEL CHIVO Y EL PREMIO NOBEL

    Mario Vargas Llosa ha ganado el Premio Nobel de Literatura después de postular a él por más de 30 años. Durante tres décadas los medios de la derecha llenaron cuartillas quejándose porque le denegaban este galardón por razones ideológicas. Hubo incluso quienes decían que la academia sueca sólo premiaba a los “escritores rojos”. Hoy la algarabía desatada por entusiastas ingenuos puedo interpretarla como un mecanismo de compensación en la conciencia colectiva de un país que no clasifica ni para el Mundial de fútbol y hasta le roban las elecciones. Una mayoría ciertamente desmemoriada y con ganas de celebrar algo, aunque sea irreflexivamente.

    El Premio Nobel no es solo un premio a las virtudes literarias. Se trata de premiar con él al escritor que ha contribuido mediante una obra monumental y de excelente calidad, al desarrollo de la conciencia humana. Está entonces de por medio no sólo la calidad literaria, sino también la significación de la obra. El qué se dice es más importante del cómo se dice. Por lo tanto, el Nobel no es una glorificación del significante, sino del significado.

    Considero que Vargas Llosa debió ganar el Nobel en 1971. Había conseguido su máximo nivel de producción y contribuido a un cambio decisivo en la literatura latinoamericana. Era el escritor crítico del poder que además revolucionaba la estructura narrativa, llevando a sus máximos niveles la incorporación de técnicas literarias antes desconocidas en nuestra tradición novelística. Ésa fue su primera y brillante etapa.

    Escribió el libro de cuentos “Los jefes” en 1959 ganando el Premio Leopoldo Alas y le permitió viajar a Europa por primera vez. Su novela “La ciudad y los perros” obtuvo el Premio Biblioteca Breve en 1962, el Premio Internacional de la Crítica en 1963 y fue traducida a más de veinte lenguas. En 1966 aparece su segunda novela “La casa verde” que obtuvo el Premio Nacional de la Crítica en 1966 y el Premio Rómulo Gallegos en 1967. Ese mismo año publica la noveleta “Los cachorros” y en 1969 aparece su novela de máximo rigor literario “Conversación en la catedral”. En 1971 publica un estudio sobre la obra de su colega y amigo de entonces “Gabriel García Márquez: historia de un deicidio”.

    Desde 1967 sus relaciones con la revolución cubana entran en crisis y sus convicciones ideológicas, también. Ese mismo año, Aideé Santamaría, fundadora de Casa de las Américas, le solicitó a Vargas Llosa la donación del dinero del premio Rómulo Gallegos a la causa de Ernesto Che Guevara, quien ya estaba luchando en Bolivia. El hasta entonces camarada y hermano de la Cuba revolucionaria, se niega a hacerlo, a pesar de que Aideé le promete la devolución del importe con tal de que su gesto enaltezca la campaña guerrillera del Che. La ruptura entre el autor y Casa de las Américas completaría un extenso dossier de cartas y artículos que van señalando su personal y subjetivo proceso de renuncia al socialismo. Este proceso se da por etapas y culmina en 1971, cuando después de haber publicado el mejor análisis de la obra de García Márquez, termina liándose a golpes con el autor de “Cien años de soledad”. La sanción también fue subjetiva: Vargas Llosa le quitó a las editoriales el derecho de seguir publicando “Historia de un deicidio”, veto que él mismo ha levantado recientemente en el 2008.

    La segunda etapa fue de involución. Hay una merma en sus virtudes literarias que se nota en la producción de novelas carentes de significación. Los temas trascendentales cedieron el paso a la banalidad al mismo tiempo en que Vargas Llosa manifestaba su ajenidad con las reivindicaciones sociales de los olvidados y olvidaba su vocación crítica frente a los dueños del poder.

    CUANDO LO BANAL SE CONVIERTE EN MERCANCÍA

    El ciclo de la banalidad empieza con “Pantaleón y las visitadoras” (1973); “La tía Julia y el escribidor” (1977), las piezas teatrales “La señorita de Tacna” (1981) y “Kathie y el hipopótamo” (1983). “Pantaleón” es una novela intrascendente por su temática, hecha para el solaz de señoras de clase media alta que querían leer historias de putas. “La tía Julia” tiene méritos estructurales que son dignos de encomio, a no dudarlo, pero se empantana en la anécdota periodística vivencial y en el amor defraudado a su tía y ex esposa. Las dos obras teatrales nombradas, son brutales naufragios

    Continúa este ciclo con “La guerra del fin del mundo” (1981) echando mano inescrupulosamente a las obras de Joao Guimaraes Rosas y Euclides Da Cunha, razón por la cual no fue bien recibida por los brasileños. “Historia de Mayta” es una pésima novela donde busca retratar el fenómeno subversivo mediante una interpretación ajena a la realidad peruana. Se buscaba una gran novela sobre la subversión, muerto quien la prometía: Manuel Scorza (accidente aéreo de Barajas, 1983). Así lo dice Miguel Gutiérrez: “Historia de Mayta pudo ser esa novela si su autor hubiese podido dominar los demonios de rencor que lo impulsaron a escribirla”.

    Luego prosigue con “El hablador” (1987), novela prometedora hasta que el lector se tropieza con la confesión vivencial extraliteraria de su autor. Y vendrá un fiasco brutal: “Elogio de la madrastra” (1988). “Lituma en los Andes” (1994) sólo es una descarga de sus demonios de rencor contra el pueblo peruano. Cuando escribe “La fiesta del chivo” (2000), novela antidictatorial sobre el periodo del dictador Trujillo, en República Dominicana, difícilmente era concebible en un país donde la novela sobre el trujillismo había sido el objeto literario de más de 30 autores. Acoto lo siguiente: jamás la hubiera hecho sobre Somoza en Nicaragua o sobre Pinochet en Chile.

    EL NUEVO RAVINES Y SUS DEMONIOS DE RENCOR

    Fue un periodista anticomunista mordaz e incisivo, superando con creces a Eudocio Ravines. Elogió el milagro económico de Pinochet, no escatimó reconocimientos a la dictadura de Videla en Argentina y se puso al servicio del segundo belaundismo en el Perú, presidiendo la Comisión Investigadora del caso Uchuraccay que absolvió de culpas a los militares que ordenaron la masacre de ocho periodistas en esa comunidad ayacuchana. El estado israelí pagó sus simpatías con el sionismo otorgándole el Premio Jerusalen. Regresó al Perú para capitanear la campaña derechista contra la estatización de la banca en 1988, la misma que fue antesala de su campaña electoral para la presidencia en 1990. El voto popular buscó un candidato alternativo y creyó encontrarlo en un ingeniero nisei, Alberto Fujimori, que prometía no aplicar el shock económico, al cual Vargas Llosa era adicto. De modo que el voto por Fujimori no fue más que un voto contra la plutocracia, que al ganarle la plaza generó una reacción infantil en el perdedor: demolió su residencia de Barranco y optó por la ciudadanía española, diciendo que el error de nuestras naciones fue haberse independizado de España.

    Aclaramos que la pataleta era sólo una simbólica ruptura: La nacionalidad española no es excluyente de la nacionalidad peruana. Se puede tener ambas. Pero en el contexto, tenía otro significado. Ése significado puede verse con mayor claridad en sus obras siguientes: “El pez en el agua” (1993) y “Lituma en los Andes” (1994). En la primera hace una descalificación del Perú a partir de su frustración electoral, empezando por un parricidio contra su padre biológico: “…la verdadera razón del fracaso matrimonial no fueron los celos ni el mal carácter de mi padre, sino la enfermedad nacional por antonomasia, aquella que infesta todos los estratos y familias del país y en todos deja un relente que envenena la vida de los peruanos: el resentimiento y los complejos sociales”. El problema racial en el Perú era la causa de su derrota electoral. Y ya lo venía anticipando en la primera página de su novela “El hablador” (1988): “Vine a Firenze para olvidarme por un tiempo del Perú y de los peruanos y he aquí que el malhadado país me salió al encuentro esta mañana de la manera más inesperada”.

    Convertido en intelectual orgánico del neoliberalismo, seguía postulando al Nobel, pero nunca antes estuvo tan lejos de ganarlo por las razones explicadas.

    ...continua parte 2
     
    A Joaosluk le gustó este mensaje.


  2. kamikazeuni

    kamikazeuni Miembro de bronce

    Registro:
    1 Set 2010
    Mensajes:
    1,607
    Likes:
    679
    ... parte 2
    PARRICIDIO Y SEPULTURA INCONCLUSA DE LA NARRATIVA ANDINA

    En Madrid, 2005, estalló una polémica entre escritores peruanos que prosiguió en los medios de prensa locales. Vargas Llosa inauguró el encuentro de escritores de Madrid celebrando que por fin la literatura peruana estaba libre de condicionamientos indigenistas, neoindigenistas y reivindicaciones sociales. No sabía que el 60% de escritores invitados eran andinos. Un optimista redactor de Caretas dijo: “antes los escritores eran hijos de José María Arguedas, pero ahora todos somos hijos de Vargas Llosa”. Por supuesto, le salimos al frente.

    Vargas Llosa dice en “Historia de un deicidio” y lo reitera en “El pez en el agua”, que el joven escritor necesita surgir a través de un parricidio, del asesinato del padre literario de la generación anterior. Esta intención, que no es patrimonio de todos los escritores, se revela en su descalificación constante de la vida y obra de José María Arguedas. El 24 de agosto de 1977 asume como miembro de la Academia Peruana de la Lengua y su discurso fue: “José María Arguedas, entre sapos y halcones”. Por más elogiosa que fuese la forma, el contenido apunta a un solo fin: Arguedas ficcionalizó una sierra que no existe. La mentira se convirtió en realidad gracias a la literatura. Esta descalificación coincide con el juicio que un grupo de intelectuales hizo a Arguedas en su último año de vida. El autor de “Todas las sangres” escribió dos documentos a favor de su verosimilitud: “¿He vivido en vano?” y “No soy un aculturado”.

    Ya en “El pez en el agua”, p. 345, Vargas Llosa hace la descarga completa: “Desde entonces odio la palabra “telúrica”, blandida por muchos escritores y críticos de la época como máxima virtud literaria y obligación de todo escritor peruano. Ser telúrico quería decir escribir una literatura con raíces en la tierra, en el paisaje natural y costumbrista y preferentemente andino, y denunciar al gamonalismo y feudalismo de la sierra, la selva o la costa, con truculentas anécdotas de “mistis” (blancos) que estrupaban campesinas, autoridades borrachas que robaban y curas fanáticos que predicaban resignación a los indios.” (…) “La palabra telúrica llegó a ser para mí el emblema del provincialismo y el subdesarrollo en el campo de la literatura…” (…) “…ese desprecio folklórico por la forma…”.

    En “La utopía arcaica, José María Arguedas y las ficciones del indigenismo” (1996), desde el rótulo manifiesta la intención del sepulturero que evidenció en su discurso de Madrid, 2005. El presente artículo no pretende un extenso análisis de dicha obra crítica. Sólo nos basta una cita: “Lo cual no significa que los escritores peruanos dejen de escribir sobre temas andinos o que desaparezcan los indios en la literatura peruana. (…) Las excepciones -las hay- son de escasa significación literaria y, hasta ahora al menos, están allí sólo para confirmar la regla”. (p.175)

    En un contexto histórico de grandes enfrentamientos entre comunidades campesinas y empresas mineras, con el saldo mortal de Bagua, que incluye a las naciones amazónicas, sigue produciéndose aquella literatura que pretende sepultar Vargas Llosa. Y no es “de escasa significación literaria”. Para no enumerar una larga lista de escritores, que no son “excepciones”, reduzco el comentario a la exitosa carrera narrativa de Sócrates Zuzunaga Huaita, ayacuchano, quechua hablante, ganador del concurso COPE de novela y antes ganador del Premio de Novela Quechua, de la UNFV. Digo bien: entre otros…

    UNA LÁPIDA ELEGANTE Y UNA ENORME FOSA COMÚN

    “La utopía arcaica” es una lápida elegante para sepultar a José María Arguedas, reconociéndole méritos y elogiando virtudes, pero sentenciando su validez y verosimilitud como testimonio de las luchas de “los de abajo”. Los encomios sólo pueden sorprender a incautos, mas no a quienes leen este ensayo atendiendo a su verdadero objetivo.

    La novela del desquite por el fracaso electoral de 1990, fue “Lituma en los Andes” (1994). Si de algo culpó Vargas a la literatura indigenista o telúrica, fue de haber impuesto una ficción que no se correspondía con la realidad. Pero él mismo lleva este defecto a sus máximos desvaríos en “Lituma”. El poblador andino es representado en una barbarie lombrosiana indemostrable por la más burda constatación. No ficcionaliza literariamente sobre el mundo de los pobres, sino que lo caricaturiza. Desconoce incluso detalles elementales de las manifestaciones culturales del mundo andino, pero le inventa horrores que no tiene. Esta novela, escrita con todos los demonios de rencor que señalaba Miguel Gutiérrez al valorar “Historia de Mayta” (1985), es una gigantesca fosa común en la cual pretende sepultar vivos a los “incivilizados” que no le otorgaron el voto en 1990.

    Las reales fosas comunes donde fueron sepultados cientos de comuneros andinos durante la sangrienta campaña antisubversiva (1980-2000), no figuran en su narrativa. Como dijo el actual mandatario peruano, son ciudadanos de tercera categoría. Entendemos su preocupación por el Museo de la Memoria y su renuncia, para que luego caiga en manos de uno de sus más entusiastas seguidores, como un tributo a su tercera etapa: la del que quiere ganar el Premio Nobel en el invierno de su existencia. En función de ese objetivo interpretamos su reformulación del problema palestino y sus tardías críticas al genocidio sionista. Al Nobel no se podía llegar sin enmendar ese curriculum que lo distanciaba de la defensa de los derechos humanos y lo aproximaba expresamente a las dictaduras de derecha y a las seudo democracias bajo las cuales se siguen perpetrando crímenes de lesa humanidad.

    En ese sentido, ésta es una ópera bufa. Durante 30 años de postularse al Nobel y no conseguirlo, las instituciones conservadoras y la prensa de derecha intentaron compensarlo con premios y galardones para sostener en alto el prestigio de un vocero connotado del gran capital y las transnacionales. Ahora consigue el máximo galardón, justamente cuando no lo necesita. Así como Andrés Avelino Cáceres debió haber muerto en la Campaña de la Breña, para no ser recordado por el pésimo gobierno que hizo, Mario Vargas Llosa debió haber ganado el Nobel en 1971, en el esplendor de su carrera literaria, no en su decadencia.
    Publicado por Dante Castro Arrasco en 12:13
     
    A Joaosluk le gustó este mensaje.
  3. Joaosluk

    Joaosluk Miembro de bronce

    Registro:
    22 Ago 2009
    Mensajes:
    1,875
    Likes:
    167
    Muy, muy interesante, ahora veamos lo q dicen los fieles seguidores de varguitas.
     
  4. Neocruxed

    Neocruxed Miembro de plata

    Registro:
    1 Ago 2007
    Mensajes:
    4,710
    Likes:
    734
    No me he leído todo el artículo, porque me estoy jodiendo de sueño y ya es hora de irme a dormir, pero hasta donde he leído, estoy condenadamente de acuerdo con lo que dice. VLl debió ganar el Nobel en 1971. En 1971.
     
  5. Le rayon vert

    Le rayon vert Miembro diamante

    Registro:
    27 Jul 2008
    Mensajes:
    11,184
    Likes:
    9,787
    Es raro y muy sospechoso que no mencionen el caso Padilla, que fue por el cual Vargas Llosa rompe con el comunismo y con Cuba. Padilla fue un poeta premiado con el premio nacional a la Poesía en Cuba, y que fue encarcelado por Castro por leer un poema, tan solo por eso, porque algunos decían que era contrarevolucionario. Solo pudo salir de la cárcel gracias a la presión de varios intelectuales entre ellos Vargas Llosa. Se dice que Padilla nunca se recuperó de esa traición y murió desilusionado de la revolución que tanto apoyó.

    Tampoco dice el artículo que MVLL se nacionalizó español el 93 después de las amenazas del gobernante de facto Fujimori y que diera golpe de Estado el 92, eliminará la Constitución y tome el control en todas las instituciones del Estado, incluyendo Congreso, Poder Judicial, etc, que deben ser los contrabalances al poder ejecutivo en una democracia real.

    Al nobel nadie se postula, los de la academia sueca te eligen. Muy tendencioso ese artículo.


    PD: Premio Nobel se escribe con "b", no con "v".
     
    Última edición: 17 Oct 2010
  6. botonazul

    botonazul Miembro de plata

    Registro:
    9 Oct 2008
    Mensajes:
    3,328
    Likes:
    852
    Lo de la renuncia a la ciudadania luego de las elecciones parece la clásica historia que le cuenta el papá a su hijo y su hijo crece repitiéndola sin saber que, para empezar, nunca hubo tal renuncia y que entre las elecciones y la partida de VLL pasaron casi 3 años, con todo lo que ello implicó por aquel entonces. También me parece tonto querer despresigiar el premio por éste u otros motivos similares cuando las motivos fundamentales son en su mayoría literarios, algo en lo que VLL tiene argumentos a favor de sobra.

    (Ya en la última entrada de mi blog doy mis razones. El que pueda darle un vistazo que lo haga y de paso dé clic en la opción "mátate" o en cualquiera de las otras tres, que están ahí a propósito para echarme unas cuantas risas)
     
    Última edición: 17 Oct 2010
  7. richipooh

    richipooh Suspendido

    Registro:
    23 Jul 2009
    Mensajes:
    4,711
    Likes:
    567
    no me he leído del todo pero mas o menos se intuye por donde va

    Una cosa es respetar y honrar al pasado, pero sin que a uno lo distraiga del presente.
    No hay que levantar efigies, por más que se las merezcan. Los grandes imperios y culturas se han construido sobre los destrozos de otra. Esa es la historia. Lo demas son elementos decorativos por más que nos empeñemos en el simbolismo arcaico del honor y gloria.

    Si hay que construir una nueva escuela de literatura, no hay que tomar como molde lo antiguo. Debemos marcar una escision respecto al pasado. Si no, mantendremos raíces que no siempre son buenas preservar.
     
  8. José Elías

    José Elías Miembro de bronce

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    1,178
    Likes:
    132
    Solo coincido con lo de La utopía arcaica, pues Vargas Llosa sencillamente no gusta del indigenismo, así que su apreciación de esa literatura siempre estará marcada por dicho sesgo. Como dice González Vigil, sus trabajos críticos son excelentes, siempre que el objeto de los mismos sea de su agrado. Y ciertamente, esto sucede con la crítica literaria en general.
     
    Última edición: 17 Oct 2010
  9. José Elías

    José Elías Miembro de bronce

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    1,178
    Likes:
    132
    Y sobre la importancia de sus últimos gestos políticos, en verdad no hay un gran cambio como el giro que dio en el pasado, de "izquierda" a "derecha". Y ha sucedido con otros escritores. Por ejemplo, en Arthur Miller el cambio es bastante sutil y se refleja en su misma obra. Él se encargó del guión para la versión cinematográfica de El Crisol (Las brujas de Salem) y, si se repara en los jueces, en la cinta se añade un tercero que no se muestra tan fanatizado como los dos originales. Es decir, el mismo Miller aligeró la crítica al sistema de la época (el macarthysmo, cuya represión él sufrió), lo que resulta contradictorio con respecto a la denuncia que planteaba originalmente dicha obra. La razón es sencilla: el Miller de la pieza teatral El crisol no es el mismo que el del guión. Los escritores, pues, no son monolíticos: cambian no solo en lo que se refiere a su literatura, sino también en lo relacionado con su orientación política.
     
    Última edición: 17 Oct 2010