PE - 7.2: EL RESPLANDOR // por Enigman --- (por Leoj Amocich)

Publicado en 'Proyecto Escritura' por Cholo_King, 15 Nov 2010.





  1. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157




    EL RESPLANDOR


    Resulta casi un axioma esto de empezar diciendo que me encuentro en la calle, caminando sin rumbo fijo; pero es que, aunque sea recurrente, esta vez debo empezar así, total, quién puede recriminármelo. Pero debo decir que no había pensado salir a la calle, si no fuese porque de repente me asalto la duda existencial, aunque debería decirse mejor "duda absurda", de que tal vez hay alguien buscándome en algún lugar de la ciudad. Rumas de papeles, y montones de tareas por resolver dejé tirados en una mesa, cuando emprendí aquella búsqueda, que sin duda, y sin querérmelo confesar de primera instancia, estaba condenada al fracaso. Pensé por un segundo que al cruzar el umbral de la puerta que da a la calle notaría algo distinto, aunque sea mínimo, tal vez imperceptible, que me dijera si realmente tenían sentido estas sensaciones, que me asaltaban frecuentemente e instaban a abandonarme, haciéndome entrar en un trance muy parecido al límite que uno experimenta entre la vigilia y el sueño. Sin embargo, nada hubo de particular al salir, el grotesco espectáculo de lo rutinario se desarrollaba sin interrupciones, sin ninguna esperanza de cambio. Apenas si aquella sensación de búsqueda me mantenía en pie, cortando los hilos del hastío y enfrentándome de bruces ante la realidad.

    Caminar es algo que sé hacer desde hace mucho; sí, ya sé, muchos pensarán que acabo de decir una de las peores estupideces, y que mejor sería detenerme en esta parte y me pegue un tiro en la sien; ellos no lo entienden, pero hay que ver cuánta gente camina sólo por que deben acudir a algún lugar, en donde tienen una prosaica tarea que cumplir, lo cual los invalida por completo. Caminar sin ninguna obligación debe representar el mayor goce que tienen las personas. Caminar en busca del yo interior, eso es. Y esta vez, decidido, salí a caminar; pero no buscando el propio yo interior, sino el yo interior de alguien más, que en el fondo de mí, creo, se encuentra en la misma angustiante situación buscándome con denuedo.

    Desde hace mucho que tengo estas sensaciones, pero en los últimos días aparecen con más frecuencia que de costumbre, y de una manera realmente insoportable, lo cual me ocasiona algunos problemas insuperables. En una oportunidad me encontraba en una reunión importante de familia, y tuve que abandonarla justo cuando el mayor de mis tíos hablaba sobre tomar la importante decisión de desconectar al abuelo del respirador artificial y dejarlo morir en paz; o aquella vez en que hacía el amor a mi prometida y tuve que, con bastante pesar, dejarla en el instante en que susurraba que por primera vez, después de muchos años, sentía llegar al clímax; es odioso pensar que por culpa mía el abuelo aún vegeta conectado a miles de tubos transparentes, y de mi novia ni qué decir, aquella fue la última vez que la vi. Muchas otras situaciones desagradables ocurrieron, pero bástese con esas. La fuerza de aquel llamado era insostenible, como el llamado de la tierra a un avión en picada. Ahora ya no lucho como antes con estas extrañas sensaciones, cuando creía ser feliz con lo que tenía y podía superarlas fácilmente. La primera vez que sucedió estaba solo en mi habitación, tumbado en la cama como un muerto desparramado sobre el campo de batalla. Fue una minúscula sensación, un resplandor que hizo aparecer una imagen en mi mente: un ser desconocido perdiéndose en el horizonte; pero sólo duró un par de segundos, luego me dormí. Con el transcurrir de los días las sensaciones fueron tornándose avasalladoras y en mi mente las imágenes se hacían más nítidas. Luchaba incansablemente por no sucumbir, realizando las actividades menos pensadas, hasta aquellas en que ponía en riesgo la vida. Ahora todo es increíblemente diferente. Me dejo llevar mansamente como hoja seca levitada por el viento, o como niño llevado de la mano a comprar un juguete.

    En este instante me encuentro en la calle y me pregunto si sería mejor regresar; miro a ambos lados y también al cielo y sólo veo a aquellos que siempre están. No, debo seguir. Entierro la mirada en la acera, observando una fila india de hormigas rojas, llevándose entre sus fauces a una mosca que patalea inútilmente. Sí, yo soy aquel desagradable insecto y voy rumbo a lo inevitable. Además, ¿no habría más dignidad en morir sin hacer ridículas escaramuzas de escape? Con todo esto casi olvido mi propósito principal, encontrar a aquel ser ignoto del resplandor. Sigo caminando, ahora prestando más atención a las cosas que pasan a mi costado. Aunque todo ya es conocido y me aburro hasta el cansancio; es como leer un libro demasiadas veces. Pasa el tiempo y las piernas desfallecen. Nada. Ya lo sabía. Y cada vez estoy más lejos, tanto que ya no importa regresar. Tanto que lo único que queda es seguir adelante, sumergiéndome en las insondables negruras de lo por venir. Realmente todo fue un ardid. Algún día caeré muerto en la acera, cuando esté muy lejos de todo aquello que formó parte de mi austera vida. Nadie me buscaba, sólo era yo tratando de salvarme a mí mismo.
     
    Última edición: 21 Dic 2010


  2. LuchinG

    LuchinG Miembro maestro

    Registro:
    9 Dic 2009
    Mensajes:
    452
    Likes:
    43
    "En una oportunidad me encontraba en una reunión importante de familia, y tuve que abandonarla justo cuando el mayor de mis tíos hablaba sobre tomar la importante decisión de desconectar al abuelo del respirador artificial y dejarlo morir en paz; o aquella vez en que hacía el amor a mi prometida y tuve que, con bastante pesar, dejarla en el instante en que susurraba que por primera vez, después de muchos años, sentía llegar al clímax"

    "Luchaba incansablemente por no sucumbir, realizando las actividades menos pensadas, hasta aquellas en que ponía en riesgo la vida."

    El protagonista queda como un farsante por cosas como esta -hay otras más-: dice que se siente culpable por no haber hecho algo por su abuelo o que su novia lo dejó, pero no vemos detalles que nos hagan creer que esto es cierto ni que le preste suficiente atención; si menciona el deporte aventura, lo hace de forma muy general.

    "Entierro la mirada en la acera, observando una fila india de hormigas rojas, llevándose entre sus fauces a una mosca que patalea inútilmente. "

    Buena imagen.

    "
    Sí, yo soy aquel desagradable insecto y voy rumbo a lo inevitable."

    Lo empujaste demasiado, con que el protagonista se sienta ligado a esa imagen era suficiente.
     
  3. Raq3l

    Raq3l Suspendido

    Registro:
    24 Set 2010
    Mensajes:
    1,102
    Likes:
    376
    A mi me gusta esa frase...aunque preferiría la palabra monstruo en vez de insecto...
     
  4. ICARUS1979

    ICARUS1979 Miembro de plata

    Registro:
    11 Feb 2009
    Mensajes:
    3,029
    Likes:
    890
    Pensé por un segundo que al cruzar el umbral de la puerta que da a la calle notaría algo distinto, aunque sea mínimo, tal vez imperceptible, que me dijera si realmente tenían sentido estas sensaciones, que me asaltaban frecuentemente e instaban a abandonarme, haciéndome entrar en un trance muy parecido al límite que uno experimenta entre la vigilia y el sueño.
    Uno de los componentes iniciales que mas aprecio

    Nadie me buscaba, sólo era yo tratando de salvarme a mí mismo.

    Definitivamente es uno de los mejores finales de este PE. felicitaciones
     
  5. Poeth

    Poeth Miembro frecuente

    Registro:
    17 Abr 2010
    Mensajes:
    236
    Likes:
    109
    Interesante. El ambiente penumbroso y sombrío te engancha al inicio. El final es narrado magníficamente, realmente para destacar. El autor, al parecer, debe tener un gran talento para la redacción. Puede perfeccionarlo.

    Sin embargo, es muy vago el argumento, poco a poco se hace demasiado lúgubre y tormentoso el entorno. Quizás debiste añadirle un poco más de objetividad. El personaje está tan abatido que da naúseas, de veras. No es que sea tan irreal, pero resulta soso.
    Creo que has escuchado mucho My Chemical Romance. :D

    El lado depresivo del ser humano es un gran fondo para el relato, pero desde el inicio uno puede deducir como acabará el cuento: melancólicamente. Uno se hace esa idea pero no cree capaz al relator de cometer tamaño error de acabar sin sorpresa el cuento.

    Buen cuento, pero prescindiste de algo esencial: el factor sorpresa.

    "Y cada vez estoy más lejos, tanto que ya no importa regresar. Tanto que lo único que queda es seguir adelante, sumergiéndome en las insondables negruras de lo por venir. Realmente todo fue un ardid. "

    Buenísimo. :yeah:
     
    Última edición: 26 Nov 2010
  6. vruto

    vruto Suspendido

    Registro:
    19 Oct 2010
    Mensajes:
    152
    Likes:
    111
    antes que decir "sensaciones avasalladoras" o "actividades menos pensadas" lo que le da riqueza a una narración es mostrarlas directamente.
     
    A LuchinG le gustó este mensaje.
  7. Gaviero

    Gaviero Miembro frecuente

    Registro:
    10 Mar 2010
    Mensajes:
    141
    Likes:
    38
    Muy buen cuento, es sencillo pero aun así tiene gravedad, quizá algunas otras experiencias del personaje, tan duras como la "perdida", hubieran completado más la trama. Coincido con Icarus al decir que el final es justo y preciso. Saludos.
     
  8. Leoj Amocich

    Leoj Amocich Miembro maestro

    Registro:
    10 Jul 2010
    Mensajes:
    334
    Likes:
    137
    Desde el inicio se hace patente la desesperanza en la que vive el protagonista, lo cual como dijera alguien llega a producir náuseas, esto podría ser un merito para el autor pues logra contagiar al lector de aquello que experimenta su creación. Creo que la trama es sencilla y a pesar que es un tema recurrente llega a causar cierta impresión por los matices con los que los complementa, no obstante comete el error de olvidar profundizar en ciertos detalles que le hubieran dado mayor fuerza a la historia.

    Buen cuento, creo que dentro de los mejores, se destaca la narración que sigue el mismo hilo sin desviarse en ningún momento de la trama, las figuras con las que cuenta resultan muy acertadas; el inicio muy bueno, el final excelente, y a mi parecer llega a producir la sorpresa que necesitaba el cuento cerrando el círculo de manera precisa.

    Buen incio:
    “Resulta casi un axioma esto de empezar diciendo que me encuentro en la calle, caminando sin rumbo fijo; pero es que, aunque sea recurrente, esta vez debo empezar así, total, quién puede recriminármelo.Pero debo decir que no había pensado salir a la calle, si no fuese porque de repente me asaltó la duda existencial, aunque debería decirse mejor "duda absurda", de que tal vez hay alguien buscándome en algún lugar de la ciudad.”
    ………………………………………………………………………………………………………………………………….
    Excelente final
    “Realmente todo fue un ardid. Algún día caeré muerto en la acera, cuando esté muy lejos de todo aquello que formó parte de mi austera vida. Nadie me buscaba, sólo era yo tratando de salvarme a mí mismo.

    Ciertamente su lectura me resultó placentera.
    Saludos amigo:)
     
  9. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157
    Señores, se hacen públicas las autorías del PE-7.

    Felicitaciones a todos los autores.


    Saludos [​IMG]

    Cholo_King