PE - 6.5: "La muda" // por Carguancho --- (por Chis)

Publicado en 'Proyecto Escritura' por Cholo_King, 6 Set 2010.





  1. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157




    "La muda"


    Desde que “la muda” se había establecido en el barrio, todos, absolutamente todos, querían acercársele. Chicos y grandes sucumbieron prontamente a sus encantos. Ni los recurrentes partidos de fútbol apaciguaban ese deleite. Ya no importaba la pasión del juego; tampoco los continuos golpes que producía la pelota en los portones de las casas contiguas. Los viejos no salían furibundos como antes, por el contrario, ahora se situaban muy cerca de donde se encontraba la mujercita. Alegres y bisoños, eran chicos de nuevo.

    Ella era una habitual espectadora. En más de una ocasión el partido no llegaba a su fin. Su presencia desconcentraba a más de uno. Curiosamente nadie se atrevió a hablarle. Los muchachos eran muy tímidos, desviaban la mirada cada vez que “la muda” los observaba. En cambio los ancianos, que eran siempre tres, sí le conversaban. Monólogos interminables y repetitivos conseguían a veces dibujar en el rostro de “la muda”, una cándida sonrisa.
    Los tres mosqueteros, como los llamaban mis amigos, nunca descubrieron que esa esbelta -y muchas veces descubierta- criaturita, padecía del habla, quizá muy poco hubiera importado eso. Tan solo querían contemplarla y cuchichear palabras; en su mayoría, enrevesadas.
    Nadie en el barrio conoció el secreto de “la muda” Entre los chicos existía una especie de alucinación compartida. “Ayer me pajeé rico” decía uno. “Yo antes de salir de mi casa me metí dos” interrumpía otro. Y cuando la “muda” aparecía como por arte de magia, incipientes murmullos clamaban aunque sea, una somera mirada suya.

    Cierto día, de regreso a casa, atisbé a una mujer con minifalda. No se encontraba tan lejos de mí. Podía alcanzarla si aceleraba el paso. Cuando me apresté a hacerlo, ella inesperadamente volteó. Su rostro no podía ser otro que el de “la muda”. Parecía otra: El cabello ensortijado, la blusita roja, los tacones de señorita refinada . Seguí caminando. La mirada en una sola dirección y la mano en el bolsillo derecho de mi pantalón. Afortunadamente no había gente rondando el lugar.
    La concepción de realidad era cada vez más incierta, no sabía lo que acontecía, si seguía deambulando, si me encontraba en casa y estaba soñando, o si la presencia unívoca de la “muda” yacía aún en la calle.
    La situación llegó a un clímax, ahora "la muda" se encontraba en una posición extraña e increíble. Se había encogido para recoger sabe uno qué cosa. Quise correr hacia ell, cual fiera hambrienta, pero no fue necesario. “La muda”, una vez erguida, se acerco hacia mí. Esperé. Era más alta que yo, probablemente me llevaba uno o dos años. -¿18 añitos? Sí, fácil es mayor de edad- , pensé.

    Me susurró al oído raros gemidos, besó una de mis mejillas y me condujo lentamente. Su casa se encontraba situada al frente de la mía, rogué que nadie me viera. El nerviosismo incrementaba más y más. Ella en cambio poseía una extraña quietud. Abrió la puerta de su casa. No hablaba, no gesticulaba, solo sonreía.Me causaba temor por momentos. Pronto se desvistió. La situación había cambiado. El mudo era yo, ella intentaba gritar de placer.
    La mordaza que me produjeron sus pechos, figuras tan exactas e inigualables en color, forma y tamaño, fueron demasiado. Por más que quise acercarme, no pude. Ella tuvo – una vez más- que venir hacia mí. Abrió el cierre de mi pantalón y estrechó el erecto falo. Lo apretujó hasta causarme dolor. Cuando se cansó de hacerlo, acercó su boca. El éxtasis era desmedido. ¡Qué placer tan desconocido! “La muda” seguía en esa posición. Levantaba la mirada, sus ojos brillaban como luciérnagas. Luego deslizó sus manos hacia mis mejillas. volteó y se colocó encima de mí. El contacto fue sorpresivo. Era un vaivén. Se movía de abajo hacia arriba con tal rapidez que imposibilitaba controlarse. Al momento de penetrarla, los gemidos de “la muda” volvían a reiterarse.

    Ese fue el primer encuentro. Luego le sucedieron muchos más. Todas las tardes, después de los habituales partidos, entraba a la casa de “La muda”. Congeniábamos muy bien. Yo era un muchacho de pocas palabras, ávido de sexo, ella; una bella mujer, esbelta, apasionada y muda, la mujer perfecta. No había necesidad de hablar, solo de mirarnos impúdicamente (porque a partir del segundo encuentro el temor cesó) y adentrarnos a ese mundo sin salida: el sexo.
     
    Última edición: 7 Oct 2010


  2. Monsserrat

    Monsserrat Miembro frecuente

    Registro:
    15 Jun 2010
    Mensajes:
    209
    Likes:
    86
    Un cuento sin mucho gusto, que emplea el sexo de modo artificial. Es decir, sexo sin mayores matices ni trama: sexo sin sentido. Parece que el autor, como algunos criadores de cobayas, puso a sus personajes en una jaula, para la mera reproducción. Un sexo sin matices ni atavios. Sólo sexo.
    Por otro lado, el uso arbitrario de algunas palabras y con una pompa innecesaria ("el erecto falo", "somera mirada suya") no devuelven al sexo su estatus, sino que lo reducen al acto, sin cortejos ni galanterías. Sexo maquinal, robótico.
    Además de la inclusión de algún personaje que nada tiene que ver con el sexo y que termina disipándose, sin contribuir mucho a la narración, no se resuelven preguntas elementales (obviamente, la intención del autor no era generar datos escondidos, pues una pseudo aclaración final desbarata tan exquisita hipótesis). Una sexualidad coital, no mística ni por lo menos policíaca.
    En fin, un cuento sin trama y que termina tal y como lo pedía la directriz: con sexo.
     
  3. 2009

    2009 Miembro de oro

    Registro:
    30 Mar 2009
    Mensajes:
    5,147
    Likes:
    681
    Llameseme amante de la mística de los cuentos, pero me parece que la actitud inicial de 'la muda' de mostrarse como inalcanzable (que aunque es un cliché, siempre funciona) era lo que sostenía en pie a este escrito.
    Podría decirse que por la ardua descripción en lo distante que era, se veía venir que la realidad sería otra, pero de todas maneras prefería a 'la muda' tranquila que a su contraparte que hasta parece un poco ninfómana xD.
    Pensando en resoluciones posibles, quizá hubiese sido interesante (aunque un poco soso) terminar diciéndo que tal encuentro erótico con 'la muda' no había sido más que un sueño o algo por el estilo y así mantener en pie un motivo en el cuento: el sexo inalcanzado. Seguramente habrían soluciones mucho más interesantes, pero es la primera que se me vino a la mente.
    No me disgustó el cuento y con un poco más de extensión se hubiera podido asolapar mejor la transición y virar un poco el final a algo como 'y esa fue la única vez que pude tocar a 'la muda'...' o algo así, como para mantener el respeto inicial por el personaje este.
     
    Última edición: 10 Set 2010
  4. _Truth

    _Truth Suspendido

    Registro:
    7 Ago 2009
    Mensajes:
    5,240
    Likes:
    754
    Bien cortito el escrito aunque el final no me gusta para nada , el inicio fue realmente atrayente . Acabas de inspirarme.
     
  5. Gaviero

    Gaviero Miembro frecuente

    Registro:
    10 Mar 2010
    Mensajes:
    141
    Likes:
    38
    :errr:

    yo esperaba, en un primer momento, que la "muda", entre gemidos, hablase.

    :banana:

    Salvo el desenlace, la historia estuvo interesante.
     
  6. Monsserrat

    Monsserrat Miembro frecuente

    Registro:
    15 Jun 2010
    Mensajes:
    209
    Likes:
    86
    Quise decir el sexo que encubre algo, que se carga de una atmósfera de misterio.
     
  7. José Elías

    José Elías Miembro de bronce

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    1,178
    Likes:
    132
    Considerando la brevedad del cuento, se ha conseguido en la muda un personaje interesante y con cierta complejidad. Esta, potencialmente marginada de la vida social del grupo por su limitación comunicativa, es el centro de atención del sector masculino del mismo, gracias al atractivo de su cuerpo. De ello se muestra consciente y lo explota mediante su vestido:
    E invadiendo los espacios masculinos como sucede en los partidos de fútbol:
    Así, la "espectadora" se convierte en el centro del espectáculo. Es decir, la muda es una fuerza desestabilizadora del mundo masculino y su poder no se limita a dicho espacio público sino que invade el espacio más privado de los jóvenes del lugar, estableciéndose como una obsesión en sus mentes:
    En este sentido, el poder de la muda no solo trastoca al mundo masculino, sino que lo invierte, pues paradójicamente los efectos de su poder inciden precisamente en aquello de lo que ella carece: la voz. La muda, pues, enmudece a los usualmente "locuaces varones", reduciéndolos a "murmullos" (en el caso de los más jóvenes) o a la incomunicación y absurdo del monólogo (en el caso de los "mosqueteros").

    El problema del cuento es la contraparte de la muda: el protagonista. No está a la altura de ella. Al inicio, hay una inconsistencia:
    Debería ser: "todos, absolutamente todos, queríamos acercárnosle", pues, como se revela en la segunda parte del relato, el protagonista no es inmune a su poder:
    En este punto se me ocurren dos posibilidades: que el protagonista escapase al influjo de la muda, dándole coherencia a la frase inicial y creando un conflicto que el relato intentará resolver (lo que evidentemente el cuento no hace). Y otra, que él también esté bajo el poder de la muda (posibilidad que sigue el relato). Pero el problema, como mencionaba arriba, es el protagonista, retratado muy limitadadamente: a pesar de que es también el narrador, no sabemos nada de él, más allá de su edad (16 o 17) y que es "un muchacho de pocas palabras". Este último rasgo quizá sugiere la clave para que la muda lo elija (pues esta característica los acerca), pero con el poco desarrollo que recibe la figura del protagonista, queda en eso: una mera insinuación que tiende a pasar desapercibida. En ese sentido, el final es decepcionante, ya que el protagonista aparece revestido de un halo de ganador que el cuento no justifica:
    Él vence el poder de la muda y convierte lo "sobrenatural" de su atractivo en algo cotidiano, pero ¿por qué él consigue ello? O ¿por qué la muda permite que esto suceda? Ya que esto implica que la muda pierda el poder absoluto que sobre los hombres exhibió durante todo el relato y es, por ende, central en el cuento, se comete una grave omisión al no desarrollarla, al punto que se empobrece la trama.

    Respecto al lenguaje, hay un quiebre en este punto:
    La expresión "La concepción de realidad era cada vez más incierta" desentona completamente con el lenguaje del narrador-protagonista, que no se muestra inclinado a abstracciones.

    Como conclusión, creo que el autor terminó también siendo víctima de los encantos de la muda y se olvidó de concederle más atención a su protagonista y a la trama.
     
    Última edición: 11 Set 2010
  8. 2009

    2009 Miembro de oro

    Registro:
    30 Mar 2009
    Mensajes:
    5,147
    Likes:
    681
    Jajajajaja.
    ¿Le vino a la mente que por allí habría algún trío con un policía de por medio?:biggrin:
     
    Última edición: 11 Set 2010
  9. LuchinG

    LuchinG Miembro maestro

    Registro:
    9 Dic 2009
    Mensajes:
    452
    Likes:
    43
    No me gustó. Pareció hecho sólo por cumplir.
     
  10. CHIS

    CHIS Miembro maestro

    Registro:
    20 Mar 2010
    Mensajes:
    515
    Likes:
    96
    jajaja el cuento me pareció muy chiflado. Como bien dicen, el protagonista está muy limitado. En el caso de "la muda" me parece que el autor no consolidó del todo al personaje, se pudo jugar más. Por otro lado el final deja mucho que desear, muy simplista.
     
    Última edición: 13 Set 2010
  11. Leoj Amocich

    Leoj Amocich Miembro maestro

    Registro:
    10 Jul 2010
    Mensajes:
    334
    Likes:
    137
    No encuentro nada de interesante en este cuento. Todo se desarrolla de una manera tan fácil que se torna insoportable. La idea de una "muda" que observa los partidos frecuentemente es una figura que me puedo imaginar en alguna desequilibrada mental (que tal vez pudo ser; pero que jamás llegaremos a saber). Que el protagonista tenga sexo con la muda, sin más, resulta exasperante. Resulta artificial decir que la "muda" tenía un secreto cuando no se da los elementos para, siquiera, asomarse a ella a través de la imaginación.
    Creo que es un escrito que debe mejorar mucho; espero poder algún día leerlo como debe ser.
    Saludos amigo:)
     
  12. José Elías

    José Elías Miembro de bronce

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    1,178
    Likes:
    132
    Sin ánimo de entablar polémica, me llamó la atención esto: "La idea de una "muda" que observa los partidos frecuentemente es una figura que me puedo imaginar en alguna desequilibrada mental (que tal vez pudo ser; pero que jamás llegaremos a saber)". No me queda clara la asociación que se establece entre una mujer sin habla que observa un partido de fútbol y el desequilibrio mental. Así como al cuento le faltó desarrollar al protagonista y a la trama misma, creo que un poco más de contexto aclararía dicha apreciación.

    Volviendo al cuento, una apostilla más que, aunque muy evidente, quisiera explicitar: creo que el punto de partida del autor fue un tópico machista: la mujer perfecta tiene un cuerpo perfecto, carece de inhibiciones, pero también de voz.
     
    Última edición: 16 Set 2010
  13. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157
    Creí que la historia de la muda iba en otra dirección, me gustó eso de que nadie podía «hablar» con ella y las fantasías que eso despertaba; pero después se pierde.

    El final, muy malo...

    El comienzo y el final parecen partes de dos historias distintas.

    Me quedo con el comentario, siempre acertado, de José Elías: Creo que la muda terminó también por hacer sucumbir al autor del escrito.
     
  14. asteriom

    asteriom Miembro frecuente

    Registro:
    26 Mar 2010
    Mensajes:
    245
    Likes:
    38
    al inicio de su historia recorde "cirse". salvando las grandes diferencias.
    la historia merecio un mejor empleo del lenguaje. quiza el tono del personaje debio ser distinto. el desarrollo es demasiado simple y sin emociones que valgan la pena. estuve esperando que un algo mas alla de la simple comunion del sexo uniera a la muda con el personaje. pero bueno.
    :yeah:
    saludos
     
  15. Jeska

    Jeska Suspendido

    Registro:
    31 Jul 2010
    Mensajes:
    435
    Likes:
    143
    no entiendo por qué era un vaivén y se movía de abajo hacía arriba si todavía no la había penetrado. :errr:

    la idea del cuento tiene su punto, pero el desenlace también me parece simple y apresurado. :D