PE - 3.3: SANTOFOBIA // por Enigmatik --- (por Rapsodah)

Publicado en 'Proyecto Escritura' por Cholo_King, 28 Mar 2010.





  1. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157




    SANTOFOBIA

    Huyo, porque la única forma de sentirme libre es olvidando que corro de las imágenes que me persiguen en la realidad o en la imaginación que se graba entre las líneas de las historias que inconscientemente escribo. Huyo, porque me encanta sentir el viento rozar mi tez adormecida por tus palabras y preguntas que quizá, has generado más interrogantes que por ahora no quiero responder. Cierro mis manos dejo el libro al costado de mi almohada, pongo la mente en blanco y vuelvo a empezar.

    El mismo psicoanalista, el mismo consultorio, el mismo tema, el mismo análisis y la misma medicación. Harta de lo mismo. Sintetizo mi vida en una “rutina” que no tiene fin. Mi doctor denomina actualmente a mi válvula de escape a las relaciones como el “miedo a los santos”, a mi me causa gracia como lo ha denominado sin que la persona de la que huyo sea eso -un santo-.

    Mi “loquero” o doc –apodos con los que tildo a mi psicoanalista y por cierto él está de acuerdo y yo muy a gusto- que se reúne casi a diario conmigo para poder exorcizar el demonio que me persigue y que a la vez es tan bíblico y sagrado. Él ha aceptado que lo llame así, de la misma forma que yo acepté que llame a mi miedo, santo.

    ¿Cómo estás?, es la pregunta con la que inicia la conversación de siempre. Bien, creo- respondo con cierto desinterés, mientras dejo la cartera en el sofá de su consultorio. ¿Crees? Ahora qué hizo tu santo- ríe con cierta malicia, deja el libro que está leyendo y me mira esperando que prosiga. -Nada en especial, estoy harta de sus mensajes, ya no le respondo, sabe, se ha convertido en una tortura. Si mensajea y no le respondo llama, si llama y no le respondo insiste con los mensajes, la verdad es que me cae “chinche”, desde siempre me cayó así, pero es que yo tengo un límite y estoy segura que me va a aburrir al extremo de mandarlo a la mismísima…- mi postura se tuerce mientras le cuento con tanta furia y rapidez que él trata de analizar palabra por palabra, pero no puede y entonces me interrumpe.

    ¿Qué te impide aceptarlo?- pregunta mi “loquero” -¿Puedo?- saca un cd de su gaveta y se dirige al miniequipo. –Claro- no le doy importancia a la música, él ya sabe cual me gusta. –Bien, responde, o no tienes respuesta para mi duda o no quieres responderla- inquirir a su paciente es su segunda habilidad. –Que no la tengo, claro que la tengo. Primero es él, su edad, es diez años mayor, sabes muy bien que tengo la firme promesa de no fijarme en alguien taaaan mayor, como máximo cuatro años, ¡No más!- cruzo las piernas y me enderezo en el sofá.

    ¿Te parece un gran argumento para no darle “chance” a tu santo?- la música empieza a escucharse suave y lentamente. –Quiere otra, está bien. A ver, no tiene profesión, disque quiere estudiar, pero a ver si se pone las pilas, además para cuando él se gradúe yo seré una exitosa escritora realizando su segunda profesión y viajando por todo el mundo, fíjese a ver si me puede seguir los pasos, nada él es un lento. Y cambie de música, esa es desagradable, ¿Qué discos tiene eh doc?-

    Imagino que tienes más argumentos guardados en tu cartera, en esa lista interminable que a diario haces ¿No?, sólo para taparte los ojos y ¿Como dices tú? Claro, olvidar a tu “santo”, en realidad lo quieres Lili, pero por lo que veo vas a demorar en darte cuenta, ojala no sea tarde para cuando lo aceptes y pierdas el miedo a decirle sí a una relación, porque no es el primero al que rechazas o sí?- su tesis está expuesta y yo claramente molesta por el descubrimiento que no sólo él ha realizado, es la vigésima vez que me repiten la misma tesis. No quiero oír más, así que recojo mi cartera, muevo la mano para hacer el mismo ademán de adiós que me caracteriza y salgo del consultorio.

    Las semanas se escurrieron con las horas, las horas con los minutos y finalmente el conteo dio como resultado dos meses sin terapia. Mi yo se hallaba suprimido por esa incapacidad de “olvidar al santo”. Mi santo se hallaba a libre albedrío. Mi cabeza estaba presionando al corazón para no sentir, pero el corazón no sentía otra presión diferente que la ansiedad de responder a una invitación a salir que surgió en uno de los mensajes que llegaron en esos días sin terapia. El yo débil se dejaba manejar por la “insistencia”, ¿Perdía el miedo, o lo estaba atenuando para engañarme a mí misma?

    Esa tarde calurosa de marzo, decidí ir al consultorio sólo para preguntar la opinión de mi psicoanalista, sin afán alguno de quedarme, y sin embargo…me quedé. -Ese milagro es digno de admirar, venciste tu orgullo para venir a terapia de nuevo-dijo el doc. –En realidad, no vengo a terapia, sólo vengo a que me diga si hago bien o mal en aceptar o no.- le respondí aún parada en la puerta del consultorio. –Bien siéntate, no creo que estés cómoda así- se paró e hizo un ademán de “adelante”.

    Ya en el sofá de costumbre, de la misma rutina de antes, me sentí cohibida a decirle, que no había aceptado la invitación a salir, pero que me sentía como una quinceañera apunto de hacerlo. No encontraba la forma de decirle que estaba inclinándome por un sí a esa invitación ¿Acaso había terminado mi “santofobia”? -¿No vas a decir nada?- sus palabras me sacaron de la nube estratosférica en la que me hallaba. –Ah, disculpe, me acordé de algo… Bueno doc, la verdad es que, hace unos días recibí un mensaje, recibí varios en realidad, algunos los respondí y otros pues preferí borrarlos… mi “santo” ya no es tan lento como yo pensé, y en realidad no parece tan mayor, a veces es un niño. Tampoco ha dejado de prepararse para estudiar, estudia todos los días, me ha enseñado algunos trucos para que las matemáticas no sean enemigas mías, cosa que yo odio pues ya sabe que soy escritora y mi lógica no está apegada a los números…- la mirada siempre baja, como pidiéndole una disculpa por mi actitud, por responder a los mensajes o por no asistir a la terapia de aquel psicoanalista a quien le pagaba mensualmente para que supuestamente “me cure”.

    Interesante, eh Lili- Sacó una libreta de su gaveta y empezó a escribir olvidándose que aún seguía en el consultorio. –Eso es todo lo que va a decir, no me va a decir qué hacer, ¿Debo decir que sí a la salida que propuso? ¿Debo dejarlo o seguir respondiéndole? Hice mal en responderle verdad, por Dios dígame algo, que no ve que vengo a preguntar y usted me viene con “interesante Lili”- mis labios se apretaban uno contra otro, quería abofetearlo, sacudirlo, sacarle alguna respuesta; pero estaba segura que de él no saldría más. Cogí mi bolso y me dispuse a salir sin siquiera dedicarle el ademán de despedida.

    Estás curada, Lili- sus manos dejaron la libreta en la que apuntaba algo que no podía leer, yo me detuve en la puerta de espaldas a él. -¿Curada? A qué se refiere, no ve que estoy en tremendo atolladero sin saber si decir sí o no a una invitación a salir.- la cartera fue soltándose de mi hombro y yo me recosté sobre el umbral de la puerta, pensando en esas palabras ¿Yo curada?. –Claro que lo estás Lili, fíjate. Te acuerdas como llegaste al consultorio, no tenías ni la más mínima intención de dudar siquiera en aceptar o no a la invitación del “santo”, es más si te la hubiese propuesto hace dos meses, días antes que te fueras histérica del consultorio, yo creo que habrías dicho que no y lo hubieses ¿Cómo se dice? Ah sí, “cancelado” en primera instancia. Pero no, ahora lo “dudas” estás consciente de lo que sientes, sólo que todavía te cuesta aceptarlo, eso es parte de tu orgullo. Por eso te digo que estás curada, al dudar en aceptar la invitación lo estás, y si lo aceptas el tratamiento habrá sido de éxito pues estoy seguro que habrás dado pie a una relación mi querida Lili, ahora ten esta receta y cálmate o mejor dicho, tomate las cosas con calma.- el “loquero” terminó, me voltee lo mire sin querer mirarlo, tomé la receta de sus manos y salí del consultorio. Al bajar las escaleras mis dedos sentían un escozor provocado por la curiosidad de saber si había alguna pastilla que tomar para dejar de sentir esas mariposas que a las chicas les encanta sentir en sus estómagos y a mí me causa alergia y cierta emoción repulsiva que no puedo controlar.

    Mi mano se abrió y la receta estaba arrugada y expuesta para ser leída. “Sé feliz no tengas miedo a sentir lo que sientes ahora, tu miedo a una relación con alguien del sexo opuesto es parte del pasado, así como también tu santofobia. Tú has decidido dejar a tu presente ser dueño de tu futuro y lo demás, deja que las cosas fluyan solas. PD: el tratamiento ha concluido, no tienes que pagarme el mes que pasó”.

    Me senté en la escalera, leí una y otra vez la misma receta, lo arrugué entre mis dedos y quise romperlo en mil pedazos, todavía sentía al orgullo gobernarme sin que yo quisiera que fuera el dueño de mis actos. De repente el celular vibró en el fondo de mi cartera, era mi “santo”, que esperaba una respuesta a la invitación. “Estás curada Lili”, me dije a mí misma en voz alta, cogí el celular, escribí la respuesta y caminé hacia casa con una sonrisa no rebuscada ni fingida entre los labios.
     
    Última edición: 2 May 2010


  2. CHIS

    CHIS Miembro maestro

    Registro:
    20 Mar 2010
    Mensajes:
    515
    Likes:
    96
    Me gustó más el final que el inicio. Es un poco largo, pero igual te incita a leerlo.:yeah:
     
  3. pgest0

    pgest0 Suspendido

    Registro:
    25 Feb 2008
    Mensajes:
    2,510
    Likes:
    316
    Nuevamente veo un relato en el que las oraciones se extienden demasiado, pero los diálogos ayudan un poco a darle la pausa necesaria al texto.

    La redacción es aceptable, pero hay partes en las que la concordancia se pierde y es necesario leer nuevamente. Falta trabajar ese aspecto.

    No existe complejidad en el argumento, pero el cuento genera interés en quien lo lee. Un buen escrito.
     
    Última edición: 29 Mar 2010
  4. aliz

    aliz Miembro de plata

    Registro:
    23 Oct 2009
    Mensajes:
    3,352
    Likes:
    1,090
    no me "invitó" a seguirla hasta el final. Percibí el intento de tratar el amor como una fobia y una metáfora de deidad. Personalmente, algo soso.
    Aunque la lectura es bastante digerible. Más me pareció el diario de una muchacha de alta sociedad tratando de explicar que mejor sola que mal acompañada porque es más "nice".
     
  5. Deshabitante

    Deshabitante Miembro de plata

    Registro:
    13 Set 2009
    Mensajes:
    3,725
    Likes:
    917
    Interesante lili... ejem solo interesante (sin el nombre)
    la historia tiene buena perspectiva y sige bien la linea de solo narrar hechos (ya que algunos nos desviamos en descripciones de escenas), lo unico que me deja con un desconcierto (o algo asi) es que os dialogos se mesclen en los parrafos y .... =S .
    Pdta: cuando lei el titulo la hisotria me parecio un chiste pero lograste hacerme cambiar de idea (bien hecho).

    jaludos
    hay 7
     
  6. Gorgojo

    Gorgojo Suspendido

    Registro:
    5 Jun 2009
    Mensajes:
    1,203
    Likes:
    39
    - el comienzo no me gustó, el final tampoco, y lo que está en el medio me disgustó.
    - ¿por qué?
    - porque me parece que se quiere tomar en serio una nimiedad y que toma por una nimiedad lo que a mí me parece serio. incompatibilidad de caracteres supongo. entre los detalles "técnicos" que me parecen deficientes es el uso de acotaciones demasiado largas y enredadas en los diálogos.
     
  7. 2009

    2009 Miembro de oro

    Registro:
    30 Mar 2009
    Mensajes:
    5,147
    Likes:
    681
    Los dialogos de forma lineal me confundieron un poco, pero no creo que sea algo a criticar.
    Me gusto, partiendo de que me siento identificado, pero eso es entrar en el campo del subjetivismo.
    Digamos que me pareció que para desarrollar mejor la idea, debió extenderse más, explicar a detalle la psicología de la protagonista para comprender su santofobia. Pero extenderlo más hubiese implicado (además de sobrepasar el límite de hojas) alargar una idea que de por si es simple, así que supongo que el error está en no haber aprovechado las pocas líneas para explicar mejor el asunto.
     
  8. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157
    Señores, se hacen públicas las autorías del PE-3.

    Saludos [​IMG]

    Cholo_King