PE - 1.9: Manuel y Rosa // por Arena --- (Por Gorgojo)

Publicado en 'Proyecto Escritura' por Cholo_King, 21 Nov 2009.





  1. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157




    Manuel y Rosa



    [FONT=Arial, sans-serif]Se conocieron en un pequeño pueblo. Manuel trabajaba vendiendo en un puesto de periódicos desde hace algunos años. Rosa llegó un mes de mayo, acudía los lunes al puesto de Manuel, para comprar un periódico con el que buscaba trabajo el resto de la semana.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]La continuidad de las breves visitas de Rosa le resultaban agradables a Manuel, luego casi necesarias, hasta el punto de que si algún lunes no la veía cerraba más temprano, las comidas le parecían insípidas y el aire excesivamente seco.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Así continuó la relación platónica de ambos, saltando por sus vidas una vez por semana. Rosa creía notar cierto interés de él por ella. Manuel pensaba que si ella descubría la fascinación que le causaba perdería cualquier oportunidad. Se pasaba el resto de la semana pensando qué decirle en esos cortos y apreciados minutos. Llegado el momento nunca sabía qué decirle, se ponía nervioso, tartamudeaba, soltaba alguna frase que quedaba mal pero le causaba una ligera sonrisa a ella y les permitía congraciarse.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Rosa, después de algunos meses, consiguió trabajo en una fábrica cercana al pueblo, separaba manzanas ocho horas al día de lunes a viernes. Manuel notó que ella dejó de venir los lunes, no le quedó otra solución que ir perdiendo la ilusión que le hacía la llegada de ese día. [/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Lamentablemente, el dueño del puesto de periódicos murió, los familiares le ofrecieron el puesto en venta a Manuel, pero no pudo comprarlo, por lo que fue comprado por otro habitante del poblado que tomó a su cargo el puesto.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Uno de los hijos del fallecido dueño, conocía al jefe del área de producción de una fábrica de alimentos envasados a pocos minutos del pueblo, al conocer la situación de Manuel decidió ayudarlo a conseguir un trabajo ahí.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]La sorpresa de Manuel fue grande cuando Rosa lo saludó en su primer día. Sucedió ese encadenamiento de sucesos que llevan a dos individuos a disolverse en una pareja. Salían juntos del trabajo y Manuel la acompañaba hasta la puerta de su casa; además, lograba algún encuentro de apariencia casual por las mañanas, llegando juntos también. Si bien a Rosa le parecía meloso algunos días y lo esquivaba escabulléndose por otras calles, terminó por extrañarlo. A veces veían alguna película y cenaban, les gustaba nadar, pero a ella en el mar y a él en el río, de forma que turnaban sus paseos hacia un lado u otro… [/FONT][FONT=Arial, sans-serif]Comenzaron a dormir juntos[/FONT][FONT=Arial, sans-serif].[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Se mudaron a un pequeño departamento, cocinaban, limpiaban, hablaban y no hablaban entendiéndose, las peleas eran una dulce excusa para reconciliarse. Decidieron comenzar a ahorrar para tener un hijo dentro de tres años, ella quería dejar de trabajar y estar la mayor parte del tiempo con ese retoño que los iluminaría, por lo menos durante el primer año de vida; eso y las diferentes necesidades requerirían de dinero, así que ahorraban con la esperanza de un sueño que los uniría aún más.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Casi a los dos años de haber estado ahorrando imparables, Manuel enfermó. Se le detectó una extraña úlcera estomacal (algunos creían que alguna sustancia usada en la fábrica podría ser la responsable, pero esa teoría fue descartada rápidamente), ambos lloraban, él lloraba por el sueño roto, ella lloraba por él, él también lloraba por ella.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]La enfermedad avanzaba, Manuel perdía apetito y los dolores se hacían más intensos, Rosa utilizó los ahorros para poder comprar unos calmantes que le permitían a él, sólo a él, poder dormir por las noches sin tener que retorcerse de un dolor descomunal que le obligaba a soltar largos alaridos (el seguro no cubría esa clase de excentricidades). Ella no dormía, estaba asustada tratando de apreciar cada momento al lado de él, sus ronquidos acogedores y los alaridos desquiciantes.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Él había perdido peso y energía; lo que más entristecía a ella era la energía de la que estaba desprovisto, sus movimientos llevaban un pesado manto gris encima. Ella trataba de animarlo, escondiendo eso que la tragaba cada segundo, eso que era verlo sufrir y morir sin que a ella le suceda lo mismo; le sonreía, le cantaba, le bailaba, lo amaba igual que siempre; él trataba de animarse, pero el dolor lo frustraba.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]No podía caminar, estaba esquelético, sólo podía recibir agua, cualquier alimento daba fuerza a la úlcera que lo acababa. Ella pidió permiso en el trabajo para atenderlo permanentemente, pero no se lo dieron, [/FONT][FONT=Arial, sans-serif]«Lo siento, si no están casados no puedo hacer nada» dijo el jefe de personal; ella llegaba destrozada a casa con diagnósticos médicos que escondía en su armario. Dejó el trabajo y unos amigos del pueblo los ayudaban con la comida.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]«Lo siento mucho Rosa, lo siento mi amor» decía Manuel delirando débilmente, con ella pasándole un refrescante pañuelo por la frente. «Espero poder volver a encontrarnos» fue lo último que dijo, lo último que ella escuchó cuando quedó profundamente dormida, después de casi tres meses de solo pestañear, aterrorizada y envejecida del sufrimiento que veía, olía, escuchaba y sentía ella misma, tan cerca de Manuel.[/FONT]


    [FONT=Arial, sans-serif]Cada mañana comienza un tejido que desteje a la mañana siguiente, [/FONT][FONT=Arial, sans-serif]hasta que el hilo pierda su capacidad de hilarse y encuentre algún otro para comenzar la tarea[/FONT][FONT=Arial, sans-serif]. Es Rosa tejiendo algo de ropa para el regreso del que habló Manuel. Han pasado treinta años y todavía despierta en medio de la noche creyendo que Manuel está gritando.[/FONT]
     
    Última edición: 22 Dic 2009


  2. ram_mind

    ram_mind Miembro de bronce

    Registro:
    5 Jul 2008
    Mensajes:
    1,741
    Likes:
    95
    Creo que es inevitable la comparación con la historia de Ulises y Penélope, al menos la final. Aunque un poco enredado hacía la mitad del relato, pero, el final me dejó con un buen sabor de boca.
     
  3. Gorgojo

    Gorgojo Suspendido

    Registro:
    5 Jun 2009
    Mensajes:
    1,203
    Likes:
    39
    una historia un poco relamida, medio típico amorío de pueblo, creo que los parrafos cortos dificultan su lectura.
     
  4. AnthonyCR

    AnthonyCR Miembro frecuente

    Registro:
    2 Mar 2009
    Mensajes:
    104
    Likes:
    4
    claramente se nota la escritura de parte de una mujer. Particularmente no me gusto.
     
  5. Edgar

    Edgar Miembro de bronce

    Registro:
    14 Oct 2006
    Mensajes:
    2,170
    Likes:
    246
    Leerlo en catorce párrafos me distrajo un poco.

    Este párrafo:
    [FONT=Arial, sans-serif][/FONT]
    es el resumen de muchos meses y tal vez años en la vida de los personajes y dudo que deba resumirse en pocas líneas. Da la impresión que no eran importantes los hechos pasados pues el relato se concentra en la enfermedad, el fin de Manuel y la vejez de Rosa aunque hubiera sido interesante leer que la enfermedad duró cierta cantidad de años para no asumir que terminaron viejos.
     
  6. Visionnaire

    Visionnaire Miembro frecuente

    Registro:
    21 Set 2009
    Mensajes:
    236
    Likes:
    101
    Lo bueno:
    - La redacción
    - La historia: chico conoce chica, amor, problemas de dinero, problemas de salud, muerte de él, final en espera de un nuevo inicio.

    Lo no tan bueno:
    - Lineal, sin sorpresas
    - Intromisiones molestas del narrador ("Lamentablemente", "Sucedió ese encadenamiento de sucesos que llevan a una pareja a ... " ).
    - La distancia: narrador omnisciente que se desentiende bastante de lo que ocurre. Da juicios, guía la narración hacia un lado.
    - El final: un poco abrupto. El clímax ocurrió en el párrafo anterior y en el último aparece una nueva situación (guiño a Penélope).
    - Los personajes casi no tienen voz. Quizá hubiera estado bien si no hubieran hablado del todo, pero Manuel tiene dos líneas y ella ninguna.

    Bueno, nada más.

    Saludos,
     
  7. cergio

    cergio Miembro frecuente

    Registro:
    14 Oct 2008
    Mensajes:
    192
    Likes:
    14
    Un relato sobrio y tranquilo, pero me parece que cae en el estereotipo de pobres = enfermedad, tristeza, muerte; supongo que si no hubiese sido enfermedad habría sido una Rosa con 3 hijos, con esposo que los abandona o que se muere. Si hubieses variado algo ese estereotipo el final hubiese sido inesperado pero fue todo lo contrario. Por lo demás los personas no me motivan, no logro identificarme con ellos en su tristeza.
     
  8. José Elías

    José Elías Miembro de bronce

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    1,178
    Likes:
    132
    El cuento me ha gustado.
    1. Presenta una suerte de narrador en off, por su distancia y omniciencia. Sus comentarios no interrumpen la historia. Son mínimos.
    2. La narración no es un continúa, sino intermitente: la historia es narrada por medio de un conjunto de escenas que, si bien siguen el hilo argumental, conllevan también saltos temporales. Asimismo, algunas de estas escenas concentran mucha acción, lo que no me parece un defecto.
    3. La historia sigue los tópicos del tema amor-pobreza. La alusión mitológica final es repentina y forzada. Me gustaría el mismo tipo de narrador frente a una historia distinta o la misma historia pero subvirtiendo los tópicos de este tema.
     
    Última edición: 25 Nov 2009
  9. eLKoKo

    eLKoKo Miembro frecuente

    Registro:
    16 Jul 2009
    Mensajes:
    168
    Likes:
    11
    El tema me ha hecho recordar el cuento que hace poco leí de Tolstoy, "La muerte de Ivan Ilich", referida a una suerte de "amor"-enfermedad. A mi me parece que la actitud y el hecho de tejer de Rosa al estilo de Penélope es innecesaria y poco convincente, pues, Manuel dice "espero poder volver a encontarnos" y ella comienza a tejer aguardando el REGRESO de él. Pero no habrá regreso, habrá ENCUENTRO. Odiseo dijo que regresaría, por ello su esposa comenzo a tejer; acá no.

    Lo que más me ha gustado fue [FONT=Arial, sans-serif]"A veces veían alguna película y cenaban, les gustaba nadar, pero a ella en el mar y a él en el río, de forma que turnaban sus paseos hacia un lado u otro…" [/FONT]Que delicioso debe ser tener mar y río a la vez para dejar el cuerpo en sus aguas.
     
  10. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157
    Me parece muy simple. Una historia demasiado conocida y muy mal trabajada en este caso.

    Extrañé de repente la voz de los personajes. Me hubiera gustado sentirles vida, quizá hubiese ayudado.

    Saludos :hi:

    Cholo_King
     
  11. Cholo_King

    Cholo_King Miembro de bronce

    Registro:
    6 Feb 2009
    Mensajes:
    1,093
    Likes:
    157
    Señores, se hacen públicas las autorías del PE-1.

    Saludos :hi:

    Cholo_King