MotorStorm Artic Edge (PlayStation 2) Análisis

Publicado en 'PlayStation' por ra7a, 9 Nov 2009.





  1. ra7a

    ra7a Miembro nuevo

    Registro:
    6 Nov 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0




    Cuando ya casi no salen juegos para nuestra amada y veterana Playstation 2, nos llega este gran título de conducción arcade MotorStorm AE, muchos poseedores de PlayStation 3 ya deben haber jugado sus primeras versiones, bueno ahora los que no posean Ps3 pueden disfrutar de autos, velocidad, nieve, y las frenéticas carreras. A tomar los mandos, y apretar el turbo hasta el final.
    Les dejo el análisis :).

    La conducción de MotorStorm es sencilla y se toma muchísimas licencias. Aquí lo importante es la velocidad, los saltos espectaculares y, por qué no, los choques, también espectaculares. Y es que, sigue la norma de la casa, es decir, aquí no hay normas.

    Para ello el control es tan sencillo como el uso del joystick analógico para controlar la dirección del vehículo, los gatillos para acelerar o frenar y la X para realizar el plato especial de la casa, el Impulso, que en este caso dura más que en anteriores MotorStorm. Huyendo de la sofisticación, aprender a usar los vehículos es bastante sencillo, basta con tener un poco de maña para coger las curvas y estar atento a los distintos caminos que podemos coger.
    Un poco de simulación
    Con lo dicho hasta ahora se podría pensar que MotorStorm Arctic Edge es un juego de conducción sin simulación alguna. Sí que es cierto que conducir los vehículos es bastante sencillo y que todo se basa en girar y acelerar, pero cabe decir a su favor que cada tipo de vehículo y los diferentes terrenos actúan en consecuencia.

    Así, no tendremos en todas las carreras disponibles todos los vehículos, puesto que en algunos terrenos ciertos vehículos no se adaptan bien. Y es que esta facilidad, a priori, en la conducción, se complica en ciertos circuitos.

    La saga MotorStorm siempre se caracteriza por situarnos en terrenos hostiles, y este juego no es la excepción. Así, nuestro vehículo se verá afectado por hielo, rocas en medio del camino, posibilidad de alud (dependiendo de los coches que hayan pasado por la zona y la potencia de los mismos) y toda clase de precipicios y trampas.
    Todos los circuitos son muy variados, con diferentes niveles y muchos caminos para elegir. Así con un poco de maña se pueden ganar las carreras buscando los mejores atajos y evitando las trampas.
    Pocos vehículos pero muy diferentes
    También será importante elegir el vehículo adecuado (el juego ya nos ayuda, limitando nuestra elección a los vehículos idóneos para cada terreno). Motos, quads, camiones motos de nieve, coches de rally, buggies, buggies de nieve y quitanieves... Lo cierto es que no estamos ante la enorme variedad de un Gran Turismo, pero los 24 vehículos del juego son lo bastante diferentes y variados para que no nos resulte repetitivo hacer diferentes circuitos.

    Realmente cada vehículo actúa en consecuencia con sus características. Así, el más veloz no será el que tenga más durabilidad, y el de mayor maniobrabilidad es probable que no sea el que tengo una mejor aceleración. Eso se notará en los circuitos, donde en ocasiones nos sacará de quicio que nuestro vehículo se destroce a la mínima de cambio.
    Fuego y velocidad
    MotorStorm Arctic Edge es un juego con pocas modalidades, pero no se echan a faltar, como en otros juegos más realistas. Y es que en un título en el que se trata de conducir lo más veloz y bestiamente que se pueda, no hace falta mucha justificación.

    Así el modo estrella es Festival, en el que recorreremos diferentes circuitos de 4 categorías en ambientes nevados, áridos, rocosos, etc. Este modo no se hace repetitivo dada la variedad de los circuitos y que hay varios tipos de pruebas, como son las carreras por llegar el primero o las de velocidad, en las que de lo que se trata es de superar una serie de puntos en un tiempo límite.

    También habrá premios en función de nuestros buenos tiempos en carrera normal o si realizamos ciertas acciones. Estos pueden ser nuevos elementos para tunning, carreras nuevas o más vehículos, entre otros. Sí, como veis existe el reto en este juego, aunque dada su dificultad muy elevada es un reto al alcance de la mayoría.
    Diversión asegurada
    MotorStorm nunca ha sido el no va más de los juegos de conducción, pero para eso ya tenemos otras sagas más especializadas. En Arctic Edge lo que encontraremos es diversión, mucha diversión. Y es que la conducción arcade puede ser muy divertida con un buen envoltorio y una gran jugabilidad, como es el caso de este título.

    No nos costará mucho dominar este juego, y la variedad de circuitos y vehículos, hace, que este juego, sin tener gran cantidad de modos ni, en el fondo, de nada, no se haga repetitivo y sea muy rejugable, ya sea solos o en compañía.