Modelos del Mal

Publicado en 'Actualidad Nacional' por Pablo, 31 Ago 2008.





  1. Pablo

    Pablo Miembro de bronce

    Registro:
    28 Nov 2007
    Mensajes:
    1,261
    Likes:
    13




    Modelos del mal



    [​IMG]






    Pequeño demonio, mortífero entre el común de las niñas. no reconocida e ignorante de su fantástico poder'. Así describió el escritor Vladimir Nabokov a su incontenible 'Lolita'. Así también es Clarisa Ojeda León, cara de ángel y silueta de sirena, pero escondiendo una trastornada mente criminal. Ávida de dinero, ambiciosa y rebelde.

    No conforme con el poder oculto que su belleza ejercía sobre los mortales, quiso sacarle 70 mil dólares a un empresario a través de una vil extorsión. Maquinó el plan y adiestró a su prima Renée Manyari en su aventura. Fueron a pescar una lorna, pero cogieron un tiburón.


    Mujer fatal

    Ya desde su época escolar en el colegio 'Pedro Ruiz Gallo', donde también estudió su prima, aparentaba ser una chica tranquila e introvertida. Al llegar a la adolescencia, su belleza destacó entre sus amigas. Sus enormes ojos y su cándida sonrisa eran el orgullo de casa. Su padre, Luis Antonio Ojeda, comandante del Arma de Intendencia, se separó hace unos años de Teresa, su esposa, dejando a Clarisa y su hermano menor viviendo junto a su madre en la Villa Militar de Chorrillos, pero siempre los visitaba. Pese a la educación castrense, no pudo controlar la vorágine loca que estaba por desatarse en la mente de su engreída.

    Por su buen talle, la muchacha empezó a modelar vestidos de novia y su rostro de muñeca era requerido para publicidad de productos cosméticos. Cada vez que salía en una foto su padre, orgulloso, se la mostraba a sus vecinos. Fuimos a la Villa Militar a buscarla. Tras sortear un intrincado laberinto de casas logramos dar con la de Clarisa, pero su hermano nos dijo que no estaba. Los vecinos prefieren no hablar sobre las primas, saben que su tío, el padre de Renée, a quien llaman 'Chachi' Manyari, es coronel y trabaja en el Servicio de Inteligencia del Ejército en 'El pentagonito' y lo respetan.

    "Ella era calladita. Estudió con mi hija en el colegio y paraba todo el día con su prima Renée. Dicen que eran medio fumonas. Los padres son muy correctos. A veces, como están en los cuarteles, no hay vida familiar y esto afecta. También deberían ver si el señor ese (Lei Sincho) les hizo algo", nos cuenta una vecina que accedió a conversar, pero no dio su nombre.

    En el salón de belleza 'Jas', dentro de la Villa Militar, las recuerdan bien. "Venían con frecuencia. A Clarisa le pinté el pelo hace dos semanas, pero es muy solitaria", narra una estilista.


    Quería ser periodista

    En el 2004, Clarisa ingresó a la facultad de Ciencias de la Comunicación de la exclusiva Universidad de Lima, donde también estudiaba su prima. Atrás quedaron los amigos, hijos de militares, y una clase media de la cual quería escapar. Deseaba ser periodista y, según un profesor que consultamos, era buena estudiante y escribía bien. 'Aunque muy silenciosa en clase'. En la universidad, muchos compañeros no la recuerdan precisamente por las clases, sino fuera de ellas. "El ciclo pasado, no se matriculó por problemas económicos. Este ciclo sí lo hizo, pero no fue a clases", nos dijo Yahir, quien llevó el curso de Actuación con ella en el segundo semestre del 2007. Cuando preguntamos por Clarisa, no la ubican rápidamente por ese nombre. La recuerdan más como 'Rubí'. La apodaban así, por la protagonista de una telenovela del mismo nombre, donde 'Rubí' es una mujer arribista que usaba a los hombres. "Era bien trepadora. Tenía un novio muy celoso (la policía sospecha que se trata de un tal Alfonso Rodríguez), quien una vez le hizo un escándalo en la discoteca 'Gótica' (en Larcomar) por fumar marihuana", señala su ex compañero de clases.

    En su manifestación policial, la misma modelo aseguró ser aficionada a esa droga. 'Fumo, pero solo cuando me invitan', dijo. Su prima también 'la echó' ante la policía y mencionó su afición a las 'pepas'. "Un día llegó media drogada y me dijo quiero amenazar a un chino. Ella siempre tomó Clonazepam (ansiolítico). Dice que es una droga que la consigue en farmacias", dijo Renée con mucho cinismo.


    'La mando en un ataúd'

    Tenía ingresos eventuales por el modelaje y papeles en comerciales de televisión, como el que hizo recientemente para el servicio de Internet Speedy, donde representa a una cajera. Pero esos 'cachuelos' y lo que le daba su padre, no le alcanzaban para seguir el ritmo de vida que ella ansiaba.

    Clarisa, entonces, buscó la forma de agenciarse dinero rápido. Según ella, se inspiró en el personaje de 'Bonnie' de la película 'Tiempos violentos', de Quentin Tarantino, y al igual que ese papel, quería convertirse en una belleza malévola. Encontró en la extorsión una forma de ingresos fáciles. Afiló su puntería y buscó una víctima. Por un ex enamorado, que conoció en la playa Asia y fue compañero del colegio 'Casuarinas' de Diana Lei, accedió al 'facebook' (página web donde se consignan datos personales) de esta. Averiguó, al detalle, la vida de Diana y supo que era hija de Juan Lei Sincho, un acaudalado empresario especializado en movimiento y transporte de tierras para construcciones.

    Pero Clarisa quería más y jugó a dos bandas. Empezó también a llamar a Yéssica, hija de Pedro Manzur, poderoso empresario y dirigente textil, dueño de una hilandería.

    'Si no me das el celular de tu papá, te hago picadillo', le dijo. Yéssica, al principio, ignoró las llamadas. Pero cuando la extorsionadora empezó a narrarle los sitios en que estuvo durante el día, supo que esa voz de mujer fatal hablaba en serio. Su padre le puso guardaespaldas y las amenazas cesaron. Entonces apuntó a Juan Lei Sincho, papá de Diana y, a la sazón, amiga de Yéssica, su otra víctima. A partir de mediados de julio, empezó junto a su prima una seguidilla de llamadas solicitándole 70 mil dólares. "Tu hija está en Argentina y tengo gente allá que la mandará en un ataúd", le dijeron a Lei, usando el seudónimo de 'Claudia Ortiz'. Fueron alrededor de 30 llamadas las que recibió y este acudió a la policía para tenderles una trampa a las novatas delincuentes.


    Arreciaron las amenazas

    "Si no pagas, vamos a explotar la casa que tienes en Sol y Mar", amenazó Clarisa, quien tenía estudiada a su víctima. Negociaron un precio de 11 mil soles que Lei debía dejar en el baño de hombres del café 'Starbucks' de Larcomar, a las 8 de la noche, del 21 de agosto. Ya dos policías estaban camuflados como mozos, otro como personal de limpieza y algunos más como comensales. Al no encontrar el baño en el local, la voz en el celular le dijo a Lei que le dé el sobre a un mozo. Las primas ya estaban en el local y pidieron un 'frapuccino'. Alguien, que aún no ha sido identificado llamaba constantemente ese día a Clarisa, cobrándole una deuda de 5 mil soles. Recogieron el sobre con el dinero previamente marcado por la policía, pero las agarraron al salir de Larcomar con las manos en la masa.

    Inexplicablemente, cuando fueron puestas a disposición del Poder Judicial, la jueza de turno Ruth Silverio las dejó en libertad por 'ser de buena familia'. Intentamos conversar con la jueza toda la semana, pero nos evitó y mandó a decir que estaba de licencia médica. Se comenta que Clarissa habría fugado a Argentina con documentos falsos, ya que en Migraciones no se regustra su salida. Las investigaciones siguen en curso.









     
    Última edición: 31 Ago 2008


  2. Leach!!

    Leach!! Suspendido

    Registro:
    27 Jun 2008
    Mensajes:
    5,352
    Likes:
    144
    Bueno, pero ya las liberaron.

    Tienen una nueva oportunidad para poder redimir su error.
     
  3. roger caceres

    roger caceres Miembro de bronce

    Registro:
    22 Jun 2008
    Mensajes:
    2,133
    Likes:
    44
    A mi me parece,que deberian estar en santa monica,que criterio es ese de que son de buena familia, ¿acaso los de buena familia no delinquen?
     
  4. Motorheadperu

    Motorheadperu Suspendido

    Registro:
    23 Jun 2008
    Mensajes:
    5,382
    Likes:
    1,912
    Pues no debe de quedar asñi de fácil, que las liberó una jueza con un paupérrimo criterio como para dejarlas en libertad mas aún en flagrante delito y ya habiendo confesado las maldades hechas. A quien delinque que le caiga todo el rigor de la ley, séa éste el más humilde de los sujetos hasta un congresista (muchos de ellos deberíasn ya estar pedidos por el poder judicial).

    Saludos.