Martín Tanaka: Pedidos de Año Nuevo

Publicado en 'Política' por Linuxis, 6 Ene 2009.





  1. Linuxis

    Linuxis Miembro maestro

    Registro:
    6 Nov 2007
    Mensajes:
    850
    Likes:
    23




    Martín Tanaka: “Pedidos de Año Nuevo”

    Publicado en: La República
    Fecha: 06/01/09
    Tomado de: http://www.larepublica.pe/virtu-e-fortuna/06/01/2009/pedidos-de-ano-nuevo

    Como sabemos, es una tradición terminar el año y hacer balances de lo ocurrido, así como recibir el nuevo año y hacer pedidos para los próximos doce meses. El que pide poco es un loco, se dice; el asunto es que, muchas veces, nuestros deseos no se hacen realidad, ni para nuestras familias ni para el país. ¿Será que no nos escuchan? ¿O que hay un problema con nuestros pedidos?
    En los Estados Unidos hay un refrán que dice que “no puedes comerte el pastel y guardarlo al mismo tiempo”. A veces tenemos deseos contradictorios, y hay cosas que no pueden darse juntas: por ejemplo, tener un contralor con amplia experiencia y conocedor de cómo funciona el sector público, pero que al mismo tiempo no haya tenido relación con algún gobierno, y que sea impolutamente independiente. Imposible. Así como tener excelentes profesionales trabajando para el Estado, pero sin asegurar buenos sueldos y condiciones laborales.
    A veces queremos ganar la lotería, pero ni siquiera nos compramos un huachito. No podemos lograr algo si no hacemos nada para conseguirlo. Por ejemplo, soñamos con tener una mejor representación política, pero nos resistimos a hacer una reforma política (cuando menos podría eliminarse el voto preferencial, asegurando alternancia de género en las listas y elecciones internas organizadas por la ONPE). Queremos erradicar la pobreza, pero no tenemos buena política social; queremos mejorar nuestros niveles educativos, pero no aumentamos el presupuesto en educación, etc.

    A veces queremos obtener algún beneficio colectivo, pero no queremos colaborar con nuestra parte para el logro de ese objetivo: queremos un tránsito más ordenado, pero seguimos incumpliendo las reglas de tránsito; queremos una ciudad más limpia, pero la seguimos ensuciando.
    A veces conseguimos lo que pedimos, pero no lo valoramos ni lo aprovechamos, y dejamos pasar oportunidades. Como aquel que le pidió a Dios que lo salvara de un incendio, y rechazó la ayuda de los bomberos porque Dios lo iba a salvar. Murió carbonizado y le reclama a Dios, quien le responde: “¡pero si te mandé a los bomberos!”. Lo mismo: tuvimos varios años de crecimiento económico que no aprovechamos lo suficiente para avanzar más y mejor en ampliar los beneficios del crecimiento.
    A veces generamos males al desear un bien. Por ejemplo, queremos una vigilancia milimétrica respecto a la actuación de los funcionarios públicos y representantes políticos, somos hipercríticos respecto a sus decisiones, y lo que terminamos generando es una retórica antipolítica muy favorable para proyectos autoritarios y antidemocráticos.
    Finalmente, está el hecho de que al conseguir algo perdemos necesariamente alguna otra cosa; muy rara vez se obtiene algo sin algún sacrificio. Por eso de lo que se trata es de conseguir un equilibrio. Si no, al querer descentralización, generamos fragmentación; al querer renovación, debilitamos a los partidos; etc.
    Para tomar en cuenta cuando evaluemos, al final del año 2009, si se cumplieron los deseos del día primero.