Manko Inka Yupanqui

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por WillyAyacucho, 9 Feb 2007.





  1. WillyAyacucho

    WillyAyacucho Miembro de bronce

    Registro:
    20 Ene 2007
    Mensajes:
    1,204
    Likes:
    14




    El inicio de la lucha contra los imperios y el colonialismo


    La historia de la conquista del Tawantinsuyo esta llena de mutilaciones y tergiversaciones que han contribuido a desvirtuar nuestro concepto de lo que significó el Perú antes de la colonia, con todo lo que trascendió a la humanidad y lo que significa hasta hoy para quienes heredamos la cultura andina milenaria.

    Manco Inka Yupanqui, hijo de Wayna Capac, fue el iniciador de la lucha por la reconquista de América, cuando los españoles aprovechaban la división del Tawantinsuyo, para ejecutar sus planes colonialistas. Manko Inka, luego de ser engañado por Francisco Pizarro y haber entrado en el Cuzco como Inca, planea una campaña secreta con sus capitanes. La traición de uno de ellos hace que Pizarro con otros hijos de Wayna Capac lo despojaran del poder y lo tomaran prisionero. Manco Inka se gana la confianza de Hernando Pizarro, quien había intercedido para liberarlo y conociendo la ambición de su “defensor”, le obsequiaba vasijas de oro y vigas de plata del templo del Qoricancha con simulada gratitud, de tal modo que un día Manco Inka le manifestó que podía traerle de las montañas la estatua de oro de Wayna Capac. Hernando Pizarro, cegado por la ambición, autorizó al joven inca para que saliendo de la ciudad imperial discretamente fuera en busca de lo ofrecido. Fue así que en abril de 1536, que Manco Inka escapa del Cuzco para dar cumplimiento a sus planes de reconquista.

    Manco Inka de 20 años, organizó con sus capitanes, un ejército para la toma del Cuzco, nombró a Willka Uma capitán general, repartió las instrucciones pertinentes y prometieron todos luchar hasta la muerte por la reconquista del Tawantinsuyo. En mayo de 1536 el ejército incaico decidió atacar el Cuzco, dicha campaña hubiera sido victoriosa si la realeza incaica no hubiera estado dividida. El sitio del Cuzco duró una semana, dura y angustiosa para ambos bandos. Hasta que Hernando Pizarro logra romper el cerco y después de una sangrienta batalla en Sacsayhuaman, logra contener al ejército inca.

    Mientras tanto, el capitán Kizu Yupanqui ocupa la Sierra Central. Fue así que Manco Inka ordenó a Kizu Yupanqui que “marchara sobre la recientemente fundada Ciudad de Lima y la destruyese y acabara con los enemigos echando sus cadáveres al mar”. En agosto de 1536 acamparon en el Cerro San Cristóbal decididos a tomar Lima con huestes de los cuatro suyos, sin embargo los españoles contaron con el apoyo de los pueblos indígenas de la zona. Kizu Yupanqui y otros líderes no dudaron en ponerse al frente de las huestes que arremetieron sobre Lima, sucumbiendo bajo la caballería española y el fuego de los arcabuces. La resistencia por defender la Sierra Central se rompió finalmente en marzo de 1537.

    El ejército inca se situaba en Ollantaytambo, pero gran parte de los guerreros tuvieron que volver a sus comarcas a trabajar sus tierras pues las reservas se habían agotado. Fue entonces que Manko Inka decide retirarse estratégicamente a la zona de Victos y Vilcabamba, atrincherándose y destruyendo caminos y puentes de acceso; para desde ese reducto organizar una próxima campaña. Los ataques españoles no cesaron.

    Manco Inka emprende una campaña sobre Vilcashuaman y derrota a los españoles en Uripa, lo que motivo a Francisco Pizarro a fundar la ciudad de San Juan de la Frontera de Huamanga en enero de 1539, para neutralizar al ejército inca. Gonzalo Pizarro y el traidor Paullu Inka dirigieron una nueva campaña contra Vilcabamba a mediados de 1539, donde capturan a la Coya Kura Oqllo (esposa de Manco Inka) y a Willka Uma. Francisco Pizarro intenta canjear la rendición de los incas por la libertad de la coya, pero Manko Inka prefirió el amor a la patria y sacrificó su felicidad personal por ello, la Coya Kura Oqllo fue asesinada con otros capitanes rebeldes.

    Manco Inka decide retirarse nuevamente a Vilcabamba, desde allí mantiene en zozobra a los españoles mediante la guerra de guerrillas. Durante los años 1543 y 1544 continuaron las incursiones de Manco Inka en las encomiendas del valle del Urubamba y Apurimac. La guerra civil entre pizarristas y almagristas estaba en su punto, lo cual podía favorecer a Manko Inka, pero al final no fue así.

    El capitán Alonso de Toro, teniente gobernador del Cuzco y lugarteniente de Gonzalo Pizarro, juntamente con un grupo de almagristas prisioneros, negociaron un sórdido plan para dar muerte a Manco Inka a cambio de que aquellos ganaran su libertad. Fue así como, a inicios de 1545, un grupo de siete almagristas llegaron a Vilcabamba para ofrecer apoyo al inca a cambio de su protección de las huestes pizarristas. Se ganaron la confianza del mismo y lograron “refugiarse” en el palacio de Victos. Durante un juego de azar, los almagristas atacaron a Manko Inka a traición, apuñalándole y dándole muerte.

    Apoyados por la historia científica y las investigaciones de Raúl Porras Barrenechea y Edmundo Guillen, aseguramos que la muerte de nuestro inca fue producto de una conspiración política urdida por el Imperio Español y sus aliados, desmintiendo las falsas versiones que buscaron dañar la egregia imagen de Manko Inka. La resistencia de Vilcabamba fue continuada por sus hijos Titu Kusi, Sayri Tupac y Tupac Amaru I, y significó el inicio de la lucha contra el colonialismo, lucha que continua hasta hoy.
     


  2. Ahuitzotl

    Ahuitzotl Miembro frecuente

    Registro:
    17 May 2008
    Mensajes:
    58
    Likes:
    13
    ¿como estás, primeramente?, te hago una pregunta. Es cierto que indigenas de centroamerica lucharon contra Manco Inca Yupanqui en las tropas españolas, y que tuvieron tan buen desempeño que el Inca Manco Inca Yupanqui, tan bien llamado, Manco II ordeno eliminarlos conjuntamente con los invasores. Lo he leido en algunos articulos, a parte es de muy buena fuente que los indios traidos de Mesoamerica provinieron de México, Guatemala y Nicaragua y que muchos de ellos pertenecieron a la élite guerrera Maya.

    A parte, Los indios que trajo el adelantado Pedro de Alvarado fueron de su gobernación en Guatemala y que lucharon en las fuerzas de Benalcazar cuando Alvarado se retiro del Perú contra las fuerzas incas de Rumiñahui.

    Saludos