Los Últimos estandartes del rey

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por clod20, 1 Dic 2009.





  1. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,701
    Likes:
    2,116




    Los comuneros de la sierra de Huanta en Ayacucho (Perú) son conocidos con el nombre de Iquichanos por el pueblo de San José de Iquicha. ellos desde muchos siglos atras fueron fieles al Rey de españa, a quien consideraban como un padre común, un enviado de Dios que se convirtió para ellos en el Inca Católico. Por esto el vínculo de vasallaje que los unía a la corona estaba potenciado por una poderosa relación sacral.

    La conmoción que significó el ocaso de la Monarquía Católica en las Pampas de Quinúa se evidenció desde el primer momento. El signo visible de esto lo tenemos al observar que inmediatamente después de la batalla de Ayacucho (9-IX-1824) las guerrillas indígenas realistas ajusticiaron al Teniente Coronel Medina quien, como mensajero, llevaba a Lima los partes de esa victoria para Simón Bolívar.

    Partiendo de este hecho, se inició un movimiento de resistencia indígena contra la República, contra el «infame gobierno de la patria» como ellos decían. Por esta razón las represalias no se hicieron esperar; «En castigo por su militancia realista, la provincia de Huanta fue grabada en 1825 con un impuesto de 50.000 pesos por orden del Libertador» (Méndez: 1992, p. 23). Esta militancia leal y persistente era de vieja data y había sido reconocida en 1821, cuando el Virrey La Serna le otorgó a la ciudad un escudo con una divisa que rezaba «jamás desfalleció».

    La conmoción que representaba el cuestionamiento del régimen republicano lo apreciamos claramente cuando el 6 de agosto de 1826, segundo aniversario de la Batalla de Junín, dos escuadrones de patrióticos «Húsares de Junín» se sublevaron en Huancayo y marcharon para unirse con los monárquicos de Huanta. Como consecuencia de este suceso se originó una represión indiscriminada contra las comunidades Iquichanas.

    La situación se hizo tan crítica que el Mariscal Santa Cruz, encargado del mando, tuvo que salir en secreto de Lima (17-VII-1827) a pacificar la región, para lo cual dio en Huanta un indulto general que reforzaba una Ley de Pacificación, que había sancionado el Congreso (14-VII-1827). Un nuevo indulto dado por el Presidente La Mar meses después evidencia que en realidad la pacificación era aparente.

    El problema era de principio, la República era considerada por los andinos como enemiga de su pueblo y de su Fe. Así, las comunidades siguieron a Antonio Navala Huachaca, un nativo que había jurado defender a su Rey, y la Fe Católica. Tan grande fue su fidelidad y firmeza en el combate, que durante la Guerra de Separación, el Virrey lo recompensó ascendiéndolo al alto rango de Brigadier General de los Reales ejércitos del Perú.

    Tal era la personalidad del caudillo que el campesinado huantino llegó a identificarse absolutamente con su líder y su causa, proclamándolo en las montañas y en los desfiladeros andinos a gritos de Navala Victoria!!! y que eran respondidos por un Mamacha Rosario!!! en recuerdo de Nuestra Señora.

    Lo cierto es que en Huanta el Estado Republicano fue realmente abolido por Huachaca que desde su Castillo, sus tribunales y sus cabildos administraba el poder nombrando a sus delegados o alcaldes, así como organizando diezmeros que recaudaban fondos para la causa de «Su Majestad Católica».

    Pero esto no fue lo único: «Este seudo Estado llegó a disponer la movilización de mano de obra para la "refacción de puentes y caminos" y más sorprendente aún, sus atribuciones abarcaron reglamentación del orden público, estableciendo patrones éticos de conducta para los individuos bajo su jurisdicción». (Méndez: 1991, p. 183).

    En este mismo orden de cosas, existía un Ejército Iquichano de rifles, lanzas y hondas que estaba muy bien organizado en Guerrillas y Columnas de Honderos, todos uniformados2 y con una oficialidad bien disciplinada. Al lado de la infantería estaba también la caballería denominada Los Lanceros de Santiago conocidos por su bravura (Cavero: 1953, p.183). Este ejército si bien tenía una estructura regular era apoyado por mujeres y jóvenes constituyendo en sí una verdadera cruzada popular.


    El caudillo andino en una carta al Prefecto republicano manifestaba su crítica al nuevo régimen diciendo: «Ustedes son más bien los usurpadores de la religión, de la Corona y del suelo patrio... ¿Qué se ha obtenido de vosotros durante tres años de vuestro poder? la tiranía, el desconsuelo y la ruina en un reino que fue tan generoso. ¿Qué habitante, sea rico o pobre, no se queja hoy? ¿En quién recae la responsabilidad de los crímenes? Nosotros nos cargamos semejante tiranía».


    El 12 de Noviembre de 1827, los iquichanos sorpresivamente tomaron Huanta después de una débil resistencia del batallón «Pichincha» al mando del huidizo, sargento mayor Narciso Tudela (Cavero: 1953, p.197). Los iquichanos estaban dirigidos por su caudillo, el «General Huachaca», y por los comandantes de las fuerzas guerrilleras, entre los que destacaban el vasco francés Nicolás Soregui, Francisco Garay, Francisco Lanche, Tadeo Chocce, tratado de excelentísimo coronel, Prudencio Huachaca, hermano del caudillo, y el presbítero Mariano Meneses, Capellán del ejército iquichano.


    En las alturas de Iquicha se había alzado nuevamente el estandarte monárquico. Sus planes eran de la mayor envergadura, tomar Huanta, liberar Huamanga y Huancavelica, y por fin, la «Restauración del Reino», extirpando a los republicanos, proclamando un ideario contrarevolucionario y antiliberal, el que se ve apoyado por clérigos como: «el padre Pacheco, llamado en documentos oficiales el Apostata y el sacerdote Navarro, quienes acostumbrados a enardecer los ánimos y a convencer a las masas desde el púlpito, cambian los hábitos clericales por la casaca de guerrilleros para dirigir los combates con sable en mano y pistola de chispa al cinto» (Cavero: 1953, p.197).

    En estos cruzados de Dios, vemos al bajo clero ortodoxo dirigiendo la logística de los indígenas excluídos, mientras eran acusados y excomulgados por el alto clero liberal por «apostasía», y ello por haberse alejado de la sumisión burocrática que significaba patronato republicano.


    Ante los sucesos de Huanta, el prefecto de Ayacucho, Domingo García Tristán, preparó la defensa de la capital departamental constituyendo una alianza defensiva entre los gremios y oficios de la ciudad, conocidos como "cívicos" y los Andahuaylinos y Morochucos, comunidades históricamente enemigas de los huantinos.


    En la mañana del 29 de noviembre de 1827, se produjo el esperado ataque a Ayacucho, donde el ejército campesino iquichano izaba sus banderas con la cruz de Borgoña a gritos de ¡Viva el Rey! Pero los Morochucos y Andahuaylinos, bien armados y en número de 2000 lograron contener el ataque y contrarrestarlo en la Pampa de Arcos.

    Inmediatamente, después del asalto a Ayacucho, el coronel Francisco Vidal, ocupó la ciudad de Huanta y se lanzó a la persecución de los indígenas, que se habían refugiado en las alturas después de producirse la ocupación de la ciudad. Lo dramático de estos acontecimientos fue relatado, poco tiempo después de los sucesos, por el comerciante alemán Heinrich Witt, quien escribía en su diario:

    «Las tropas del gobierno tomaron nuevamente, posesión de la ciudad y si se puede creer a los huantinos se portaron peor de lo que lo habían hecho los indios, no sólo saquearon las casas, sino que ni siquiera respetaron la iglesia, de donde se llevaron las vasijas sagradas hechas de plata, estatuas de ángeles del mismo valioso metal, flecos de oro y plata, en resumen, todo lo de valor. Un oficial fue acusado de haber enviado a Huamanga no menos de nueve mulas cargadas de cosas robadas»
    (Witt: 1992, p.232).

    La diferencia con el proceder republicano estuvo, como dice Cavero, en que: «Los iquichanos pelean, únicamente, contra los soldados armados, contra ellos pero nunca hicieron daño a personas indefensas ajenas al conflicto, ni arrancharon las propiedades de sus enemigos ni incendiaron los pueblos, se limitaron a prender fuego a los edificios que sirvieron de cuarteles a sus contrarios como sucedió con el Cabildo de Huanta, pero los expedicionarios, usualmente llamados Pacificadores fueron mil veces más sangrientos y crueles porque después de vencer la resistencia de los guerrilleros masacraron a los indígenas sin discriminación de ninguno y fusilaron a los prisioneros sin previo proceso de ninguna clase». (Cavero: 1953, p.57)


    Después de la caída de Huanta comenzó la fase irregular de la campaña conocida como guerrillera o de los castillos de Iquicha porque las cumbres andinas sirvieron como fortalezas para la resistencia monárquica del campesinado indígena. El coronel Vidal organizó una campaña de contramontoneras para reprimir y exterminar a los «fanáticos» que sostenían la tradición como ancestral derecho a su auto-determinación.

    El más notable suceso de esta etapa, fue el combate de Uchuraccay (25-VIII-1828), donde el comandante Gabriel Quintanilla al mando de los bien armados «cívicos» enfrentaron a los valerosos iquichanos equipados sólo de lanzas y hondas por un lapso de 2 horas. En este combate cayó valientemente Prudencio Huachaca y el sargento mayor Pedro Cárdenas, entre otros, así mismo el capitulado Valle que falleció pocos días después. No habiendo podido capturar al general Huachaca, los vencedores se ensañaron con su esposa e hijos, los llamados cadetes, quienes fueron hechos prisioneros y remitidos a Ayacucho.


    Poco después se produjo el último combate contra las fuerzas gubernamentales en Ccano. Habían transcurrido siete cruentos meses y los republicanos habían logrado «controlar» a las fuerzas indígenas. Se había capturado a Sorequi, Garay, Ramos, al Padre Pacheco y al presbítero Meneses. Pero el indomable Huachaca, como su pueblo no había sido sometido, seguía cabalgando en su caballo alazan tostado de nombre «Rifle»' y era seguido por su séquito, yendo de «castillo» en «castillo» y resistiendo a los liberales.

    Entre 1828 y 1838, los iquichanos se mantuvieron al margen de la política pero conservando su orden cerrado y añorando la restauración de su deseado Rey. Del Pino dice sobre este último año que: «En 1838, Huanta o los iquichanos se encariñaron con la causa de la Confederación. El Protector Gran Mariscal Santa Cruz, en su tránsito por aquel lugar, obsequió un vestido de general a un indio Huachaca confiriéndole tan alta clase por el conocimiento de su audacia y porque era el primero que representaba la ferocidad de su raza». (Del Pino: 1955, p.29)
     
    Última edición: 1 Dic 2009


  2. Pilatos

    Pilatos Miembro de bronce

    Registro:
    18 Abr 2009
    Mensajes:
    1,559
    Likes:
    915
    Interesante lectura que llena aspectos practicamente desconocidos de nuestra historia peruana y que necesitan contarse y explicarse. Hubieron verdaderos movimientos populares del Peru a favor del rey de España y que sobrevivieron a la destruccion de las huestes leales Cusqueñas en la batalla de Ayacucho. Sin embargo no ocurrio unicamente en el Peru. Otros pueblos nativos como los pastusos en Colombia o mapuches en Chile generaron una fuerte resistencia contra los gobiernos republicanos. Por lo tanto ademas de factores locales de cada pais, debe existir una explicacion que abarque tambien ese conjunto de pueblos de manera que tengan un comun denominador a nivel continental.

    Repito muy buena explicacion y te paso este enlace interesante referido a Colombia.
     
  3. mischelo

    mischelo Miembro de plata

    Registro:
    10 Abr 2009
    Mensajes:
    3,715
    Likes:
    123
    Muy interesante , aunque personalmente no le tengo ningun respeto a las monarquias.... y pues quizas estos pueblos tenian ya una tradicion de obediencia entonces no sabian que era ser libres la monarquia es lo peor que podria existir pues desde nacimiento ya eres menos.....
     
  4. EL_BARBARO

    EL_BARBARO Suspendido

    Registro:
    13 Oct 2009
    Mensajes:
    389
    Likes:
    6
    Saludos. Yo también he pensado en el tema, y posiblemente podría tratarse de una especie de foedus (tratado o alianza) que los conquistadores establecieron con determinados pueblos y cuyos términos se respetaron a lo largo de la historia de España por aquellos lares y por ambas partes, tal como ocurrió en México con los tlaxcaltecas. De ahí, quizá, el principio de lealtad de estos pueblos para con la Monarquía.

    Aunque parezca mentira, el principio de lealtad, entre pueblos orgullosos, es y ha sido siempre fuerte, y fue fundamental para el mantenimiento del poder español en el Imperio...

    De nuevo, saludos cordiales.
     
    Última edición: 4 Dic 2009
  5. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    Ciertamente, en ese aspecto los andinos son tan "tradicionalistas" como los castellnos, no obstante ....... ¿no te parece un recurso muy ..... endeble ...... como para mantener un imperio? .
     
  6. EL_BARBARO

    EL_BARBARO Suspendido

    Registro:
    13 Oct 2009
    Mensajes:
    389
    Likes:
    6
    Naturalmente. El sentido de la lealtad es y ha sido bastante "endeble" en los traidores desde casi siempre.
     
  7. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    Mas que por las partes me refería por el cuerpo, un estado solo "orgulloso" es tendencioso a caer de forma estrepitosa. A los Incas les paso eso, auqnue claro ,en su caso fue porque no tuvieron tiempo de "estabilizar" todo el imperio.

    Por cierto, ¿traidores? ¿traidores a que? a un rey? a un concepto? o una simbiosis? ......en ese aspecto me aprece que los españoles sólo contemplais las dos primeras :D .
     
  8. EL_BARBARO

    EL_BARBARO Suspendido

    Registro:
    13 Oct 2009
    Mensajes:
    389
    Likes:
    6
    El poder inca, a mi modo de ver, cayó porque era una teocracia explotadora de mucha gente de su propio pueblo y de otros pueblos que vieron la ocasión de rebelarse contra el mismo para derribarlo ante la arribada de los españoles, con Pizarro al frente, que también manifestaron querer lo mismo, me parece. Cosa parecida pasó en México con la llegada de Cortés.

    Traidores, obviamente, a un pacto, alianza o juramento, como tú quieras llamarlo.
    En cuanto a lo que dices de los españoles, no me acabo de enterar muy bien... ¿Podrías aclarármelo?
     
  9. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,701
    Likes:
    2,116
    eso que dices es cierto , pero la verdad amigo ningun nacionalista te lo va creerer , para ellos los imperios indigenas eran sacro santos y puros.
     
  10. mischelo

    mischelo Miembro de plata

    Registro:
    10 Abr 2009
    Mensajes:
    3,715
    Likes:
    123
    o el jardin del eden :baila:
     
  11. Athena

    Athena Miembro de oro

    Registro:
    3 Jun 2007
    Mensajes:
    6,870
    Likes:
    44
    ¿Pero hay algo de malo si alguien idealizan al incanato? personalmente yo no lo admiro porque para mi no fue un paraíso ninguna civilización ha dejado a todos contentos, ahí que digan los españoles nos hicieron un favor llegando acá ya es demasiado por favor, pero de ahí a ridiculizarlos me parece risible y aparte como algunos exiliados se atreven a criticar al imperio inca, si en otros post paran idealizando a EE.UU, Rusia, Israel o a los conquistadores de España pegando sus imágenes como si fuesen unos mesías, doble moral es la que tienen :go:
     
    Última edición: 6 Dic 2009
  12. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,701
    Likes:
    2,116
    no no hay nada malo en idelizar algo , pero llegar aun punto en el que de idealizar pases a decir que todo fue perfecto , puro y unico es deformar la historia , lo malo es que precisamente este tipo de pensamientos lleva muchas a veces a practicas parecidas a la de los fundamentalistas.
     
    Última edición: 6 Dic 2009
  13. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    EL sistema Inca no me parece que fuera "explotador" o "tiránico", pues, la única acción de gran sadismo de la que se tiene recuerdo es la que se dió en la guerra contra los cañaris, nada más, el sistema tributarioInca era muy simple y poco sobrecargado, lo que si faltaba, en mucho grados era cohesión, pero porque las naciones recien se estaban uniendo bajo una mismo estado.
    Es como si durante la guerra entre Isable la Católica y Juana la Beltraneja hubieran llegado 200 marines norteamericanos apoyando a Juana, obviamente castilla hubiera caido y su "nobleza levantisca" hubiera sido igual de disgragada que en el Tahuantinsuyo.


    Y lo de lo de España es que, esa España nunca podría mantener un imperio porque su único elemento cohesionador es "la fidelidad al rey", un elemnto bastante endeble y nada practico.

    Bueno, eso al menos hasta antes de Franco, ahora con la españa del bienestar social social, ahora lo que les falta es el "poder", pero que si se diera, si podrían amntener un imperio porque busca el bienestar para todos sus fieles, con los que estos la querrían.
     
    Última edición: 6 Dic 2009
  14. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,701
    Likes:
    2,116
    En lo que es Puno existia hace muchos siglos atras dos pueblos que estaban en constante guerra que eran los CARI y los ZAPANAS, cuyo idioma no se determino cual era, los cari eran de tez mas menos clara y de alli viene la palabra CAROSO, mientras que los Zapanas eran mas morenos cuando llegaron los incas a conquistar esta zona, los Cari y los Zapanas se aliaron tal vez por su lucha interna entre ellos, los que no lo hicieron fueron los AYAVIRIS, que fueron totalmente aniquilados por los incas, estos tenian costumbres de que para evitar la rebelion de un pueblo, llevaban a los dirigentes de esclavos al cusco,y al pueblo vencido los trasladaban a otro lugar, y llevaron a los Ayaviris al Ecuador y trajeron un pueblo entero a esta zona, que esta distribuido en lo que es ayaviri y en lo que es ichu, con costumbres totalmente diferentes a todos los pueblos de su alrededor.


    como esos hay muchos casos de exterminio realizados por los incas , practica parecidas en algo al de los asirios y babilonios.
     
  15. Athena

    Athena Miembro de oro

    Registro:
    3 Jun 2007
    Mensajes:
    6,870
    Likes:
    44
    Deacuerdo contigo, pero eso no significa que lo voya estar denostando a los incas cada rato con artículos tendenciosos y sesgados eso también es de fundamentalistas.
     
  16. Iskaiwari

    Iskaiwari Miembro de plata

    Registro:
    29 Set 2008
    Mensajes:
    3,125
    Likes:
    490
    Personalmente no he leido esos datos, si me lo pasa estaría muy bien.
    No obstante, me parece que exageras o tienes malos datos, el trasbase de una población no la elimina, sino que la disgrega, en si puedes decir que muere la civilización, si, pero no sus habitantes. La incongrunecia en tu sentencia está en tus misma palabras, los Ayaviris no aceptaron someterse, ergo se inicio una guerrra, mas después tuvieron que ser transportados. Si los hubieran aniquilado no tendrían que haberse preocupado por transportarlso a otros sitios, el transporte de personas se hacía cuando el pueblo conquistado representava un gran peligro parael Incario, ergo, eran muchos, lo contrario al resultado de una "aniquilación total".
     
  17. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,701
    Likes:
    2,116
    tendenciosos no comprobados historicamente.
     
  18. Athena

    Athena Miembro de oro

    Registro:
    3 Jun 2007
    Mensajes:
    6,870
    Likes:
    44
    Como sabes tú lo que dicen los historiadores es completamente cierto me parece una posición muy cómoda dar por cierta todo lo que se dice en tan sólo un libro o un historiador.
     
    Última edición: 7 Dic 2009
  19. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584
    Excelente tema Clod20, y te felicito por tu conocimiento de la historia, espero seguir leyendo más temas de tuyos. :yeah:
     
  20. Manolorum1

    Manolorum1 Miembro nuevo

    Registro:
    26 Set 2009
    Mensajes:
    9
    Likes:
    0
    Muy interesante el tema, y considero que muy bien llevado por los participantes.

    Me gustaría hacer algunas consideraciones, de como yo veo la independencia vuestra de la metrópolis, desde una visión espero nada pasional por mi ideología.

    Me gustarìa citar a Iskaiwari donde dice, Y lo de lo de España es que, esa España nunca podría mantener un imperio porque su único elemento cohesionador es "la fidelidad al rey", un elemnto bastante endeble y nada practico. como ejemplo de otros alusiones que se hacen a ese vasallaje, de unas clases sociales a otras.

    Creo que ese punto de vista es en parte erroneo, para la época en Europa en general y para el Español de esa época más en particular.

    En Europa en general por lo siguiente; cuando Castilla llego a américa en el 1492, el renacimiento ya estaba dando resultados, como fecha de partida del renacimiento es el 1454 "creo", con la caida de Bizancio, toda el libre pensamiento griego emigró hacia europa occidental, que unido a la ínvención de la imprenta supuso una caida del estado de derecho germano-feudal basado en el vasallaje entre clases sociales. Este cambio, a la clase social que mas afectó fue a la de la alta nobleza europea, que lucho contra ese cambio en todos los paises europeos, incluida españa, aunque en menor medida", fue cuando se pasó del concepto digamos de señor feudal con siervos, en el que el que nacia siervo moría siervo, muy basado en Derecho y en la moral católica de aquel entonces, pero ojo el papado del renacimiento tambien fue muy rencacentista.Concluyo este concepto de pueblo basado en que fue en esta época donde en Europa nacio la idea de nación como unidad geográfica.

    En España y portugal en particular, por su caracter mediterraneo, marinero, de diversidad de culturas hasta el 1.492, y por supuesto su aspecto belicoso durante mas de 7 siglos de guerra de reconquista, creo un espacio en el que nosotros no teniamos ese concepto de vasallaje, cualquier siervo podía crecer en escala social, y económica, tanto en la guerra como en el comercio. Cuando Castilla descubrio Ameríca y la ofrecio a España, y a Europa, los reyes españoles mandaron hacia allí al pueblo llano, no a la alta nobleza que quería ejercer ese sistema feudal.

    Decis por aquí de Hernan Cortes que era un criador de cerdos, en el supuesto que fuera cierto, es un exito que un simple porquero alcanzara un marquesado, en contra de la casa Mendoza, la casa Alba, el duque del infantado, los duques de Medina-sidonia, Feria, etc...

    Yo como muchos, consideramos que la mayor aportación cultural de España al mundo el la obra de teatro Fuenteovejuna, en la que un pueblo lucha contra la injusticia de los representantes del rey, y el rey entiende que la justicia está por encima de la clase social.

    Como punto y aparte, pero en el hilo del tema, deciros que despues de leeros, se confirma mi creencia de que las guerras de la independencia, fueron mas guerras civiles, como una lucha contra el absolutismo de Fernando VII, guerras que en España fueron durante los tres cuarto del siglo XIX, que guerras contra la metrópoli.

    Considero que el que determinados grupos sociales se decantaran por los ejercitos reales, era por el temor de que si ganaran los independentistas estos se encontrarían en una situación de indefención hacia ellos, y me disgusta pensar que creo que así ha sido.

    De todos modos un saludo, y encantado de escribir aquí