Los "no contactados" están fuera de la civilización por decisión propia

Publicado en 'Actualidad Mundial' por Julacho, 13 Nov 2010.





  1. Julacho

    Julacho Suspendido

    Registro:
    27 Oct 2009
    Mensajes:
    6,896
    Likes:
    1,717




    Lima, 12 nov (EFE).- Un número indefinido de pueblos indígenas se mantienen en la selva peruana en aislamiento voluntario, mientras el Estado trabaja para defender sus territorios frente a problemas como los madereros ilegales y las enfermedades fruto del contacto.

    [​IMG]

    Para ellos las fronteras entre países no existen, se agrupan en poblaciones seminómadas y hablan dialectos poco o nada conocidos. Son las poblaciones de "no contactados", un grupo humano para los que una simple gripe puede suponer una plaga mortal.
    Con el objetivo de llamar la atención sobre el asunto, el Ministerio de Cultura, en colaboración con el Instituto Nacional de Desarrollo de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuano (Indepa), presentó hoy en Lima vídeos y piezas que registran encuentros con estas poblaciones en aislamiento voluntario.
    Aunque ya existe en Perú una legislación que defiende los territorios de estos grupos humanos y se han creado cinco reservas especiales, la falta de presupuesto y lo remoto de los parajes donde habitan dificulta la labor de protección.
    "Estas poblaciones tienen el derecho de mantenerse en esta situación hasta que, por sí solas, decidan entrar en contacto con la sociedad nacional, y el Estado debe evitar que agentes externos puedan alterar la vida que vienen llevando", explicó a Efe el responsable de pueblos en aislamiento de Indepa, Juan Vaca.
    No todas las poblaciones mantienen el mismo grado de aislamiento: mientras algunas no tienen ningún contacto, otras lo realizan esporádicamente y hay incluso las que mantienen relaciones sostenidas.
    Para establecer cual es la situación, Indepa realiza desde hace varios años trabajos de monitoreo, en los que indígenas que son contactados se convierten con el paso del tiempo en guías y traductores de los investigadores.
    "En los puestos de control de las reservas se tiene trabajando a pobladores que ya están en contacto con la civilización pero que permanecen al interior de éstas. Ellos protegen a sus propios hermanos que no están todavía contactados", señaló Vaca.
    En los vídeos dados hoy a conocer, y que registran trabajos desde 1983 a 2009, se muestra la evolución de este monitoreo y cómo, por ejemplo, un grupo de 200 nativos no contactados se acercaron en 1993 a una población cercana donde se estaba realizando una campaña de vacunación.
    Sus familiares de poblaciones que sí habían tenido un contacto previo fueron quienes les avisaron de la campaña y les invitaron a acudir.
    Los principales peligros de los que se intenta proteger a estos pueblos provienen, según Indepa, de las actividades ilegales que se realizan en las reservas protegidas, y que tienen que ver con la extracción ilegal de madera o de minerales.
    "Donde se encuentran estas poblaciones hay una gran riqueza: hidrocarburos, gas, madera como caoba y cedro, minería, y los agentes externos, en su mayoría informales, tratan de acercarse a las poblaciones", señaló Vaca.
    Otros factores que afectan a estos grupos parecen incluso sacados de otro tiempo, como los trabajos que comunidades religiosas realizan con el objetivo de evangelizar a los contactados.
    "El peligro es que sin una buena contingencia ni protocolo de relación se está entrando a sus territorios, lo que incluso llega a generar enfrentamientos", dijo a Efe el especialista en pueblos indígenas Haroldo Salazar, quien citó los recientes hechos registrados en la región peruana de Madre de Dios.
    En esa ocasión, un grupo de indígenas no contactados aparecieron de forma sorpresiva en la localidad de Montesalvado, provocando un enfrentamiento que se saldó con un menor herido por una flecha.
    Vaca explicó que estos encuentros violentos ocurren cuando las poblaciones que se mantienen en aislamiento voluntario se acercan a alguna población en busca de utensilios que conocen y les son útiles, como machetes u ollas de cocina.
    Y es que para evitar estos choques culturales y asegurar la supervivencia de los grupos indígenas en aislamiento, es necesario sumar al trabajo de Indepa un compromiso tanto del Estado como de toda la población civil, resumió Vaca.


    EFE