Los camellos de Jaddafi

Publicado en 'Actualidad Mundial' por rashomon, 24 Feb 2011.





  1. rashomon

    rashomon Miembro de plata

    Registro:
    9 Ago 2010
    Mensajes:
    4,475
    Likes:
    2,883




    Ahora que veo a Muamar Jaddafi calificando a los opositores de ratas, mercenarios y agentes del imperialismo, y amenazándolos con prolongar el baño de sangre hasta la última bala, me viene a la memoria el Jaddafi que vi en septiembre de 1989, en Belgrado, durante la IX Cumbre del Movimiento de Países No Alineados. Entonces, como corresponsal de una agencia italiana, pude observar de cerca a líderes del Tercer Mundo. Quien sobresalía lejos por su megalomanía era el coronel libio.
    Recuerdo que se paseaba en la sede de la conferencia rodeado por un séquito de cortesanos y guardaespaldas, entre quienes se destacaban sus escoltas: unas mujeres de belleza espectacular, aspecto mediterráneo y uniforme verde olivo. El Jaddafi de entonces era igual de tiránico que hoy, pero joven y carismático. Vestía onerosas túnicas blancas, anillos y collares dorados, y se desplazaba por los pasillos sonriendo displicente y alzando los brazos en señal de triunfo.
    Acudí a su recepción. Fue un despliegue de las mil y una noches por los manjares y bebidas, y porque recibió en la tienda beduina más grande que se haya visto, construida en el jardín de su embajada. Jaddafi había transportado en avión una tonelada de arena de Libia para recrear el desierto y, como si fuera poco, camellos y caballos de pura sangre. Supuestamente no podía vivir sin leche de camello ni la tienda. Los animales los donó después al zoológico. Pero los líderes de la entonces Yugoslavia se aterraron cuando les anunció que entraría en camello a la sala plenaria para dar su discurso. No se lo permitieron, pero alquiló en cambio una limusina tan espectacular como sus escoltas.
    Veo que algunos líderes prominentes del movimiento no alineado de entonces exhiben currículos inquietantes en materia de permanencia en el poder: Hosni Mubarak (habló entonces en representación de su continente, 30 años en el poder), Robert Mugawe (presidente entonces del movimiento, lleva 30), Fidel Castro (dos veces presidente del movimiento, 52 años de líder supremo) y Jaddafi (lleva 32). No deja de llamar la atención que la represión de este último, censurada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, reciba en América Latina la solidaridad de Fidel Castro, Chávez y Ortega, quienes afirman representar al pueblo, hablan en nombre del Tercer Mundo y portan el Premio Jaddafi a los derechos humanos.
    Pero hay algo adicional y tenebroso en relación con la Libia de hoy y América Latina: las declaraciones de los Castro sugieren que éstos reaccionarían como Jaddafi ante una rebelión popular. No me los imagino cediendo pacíficamente el poder como Honecker en Berlín Este o Husak en Praga. Jaddafi y Castro comparten características clave: se consideran la materialización de la nación y la revolución, piensan que la población les debe sumisión eterna, y ven en toda disidencia a traidores, malagradecidos y agentes imperialistas. Además, ambos envían no sólo al ejército a la calle a enfrentar a los disidentes, sino también a turbas armadas y organizadas para aplastarlos, fingiendo ser "el pueblo enfurecido". Y hay algo más: ambos fundaron el sistema hoy agónico, no lo heredaron como Honecker o Gorbachov, y por eso sus destinos están íntimamente vinculados al fin del régimen y pueden tornarse de pronto en quantité négligeable para mandos medios que aspiran a continuar en el poder.
    Las bases de la denominada izquierda bolivariana deberían condenar la represión de Jaddafi. Así no sólo contribuirían a buscar una solución pacífica allá, sino también a desalentar a los Castro en la isla, donde se agudiza la crisis. Celebrar a dictadores dispuestos a luchar hasta el último cartucho o a "hundir la isla en el océano antes que renunciar al socialismo" es tolerar que el tradicional compromiso de la izquierda con denominadas causas populares y del Tercer Mundo siga siendo un rehén de personas que sólo pueden concebirse a sí mismas como gobernantes perpetuos.

    Roberto Ampuero
    (n. 20 de febrero de 1953 en Valparaíso) es un escritor, columnista y profesor universitario chileno
    http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2011/02/24/los-camellos-de-jaddafi.asp

    quiero compartir esta columna con ustedes. toda la razon le encuentro
     
    A Diego89 le gustó este mensaje.


  2. Diego89

    Diego89 Miembro de oro

    Registro:
    24 Jun 2009
    Mensajes:
    6,747
    Likes:
    5,561
    Eso es el problema la megalomanía es el problema de todos estos revolucionarios sentirse el salvador del pueblo tener una gran aceptación de su pueblo los enceguece y se olvidan porque están allí es una pena realmente...
     
  3. clod20

    clod20 Miembro de plata

    Registro:
    23 Set 2009
    Mensajes:
    4,682
    Likes:
    2,110
    lo peor es que todavia hay gente que apoya este tipo de gobiernos autocratas.
     
    A Diego89 le gustó este mensaje.
  4. diego1234

    diego1234 Suspendido

    Registro:
    5 Oct 2008
    Mensajes:
    1,078
    Likes:
    491
    Este es precisamente el problema de Gadafi, si bien las reformas que implanto en Libia al llegar al poder las considero positivas, tiro al suelo todo por el hecho de querer perpetuarse en el poder :plop:
     
  5. AUSIÀS

    AUSIÀS Miembro diamante

    Registro:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    12,826
    Likes:
    7,975
    tambien hay que añadir la peculiaridad de su escolta de seguridad personal .

    son mas de 200 mujeres virgenes , fuertemente preparadas y armadas .
    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
    [​IMG]

    un saludo:hi:
     
  6. Lady Godiva

    Lady Godiva Miembro frecuente

    Registro:
    19 Feb 2011
    Mensajes:
    103
    Likes:
    51
    Están confirmadas esas declaraciones ?? Es curioso, sobre todo sabiendo que ya no tiene la misma aceptación que antes, y que su hermano no inspira la misma autoridad.