Lo no discutido en el mundo del vino PARTE 1

Publicado en 'Foro Libre' por VINOMANUEL, 7 Jul 2009.





  1. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0




    A LOS AMIGOS DE ESTE FORO


    Lo que a continuación leerán es solo un “aperitivo” que ojalá los motive a leer el ensayo ¿Por qué casaron al vino? El trabajo en mención, trata sobre un tema muy polémico pero poco tratado y estoy convencido promoverá una interesante discusión y más de una crítica en este foro. El ensayo ha sido tratado en otros foros y como era de esperarse su discusión se torno compleja y promovió además de controversia una muy marcada polarización de opiniones.



    EL VINO SOLO EL VINO Y NADA MAS QUE EL VINO

    La hora era lo de menos me decía, solo deseaba experimentar intensamente esa sensación mágica y a veces inefable que produce el encuentro con el ser amado. Sí, aquella que nos hace ingresar en un mundo indefinido e ilimitado y que además es capaz de proveernos de una realidad carente de toda racionalidad. Esa que subordina lo inteligible de nuestro ser y lo sume en un primitivo empirismo.
    Ese era yo, el amante incompleto. El que insistía en ser consecuente con un autoimpuesto desinterés, pero al que, el paso de las horas, solo terminaba por acrecentar su deseo por el ser ausente y propiciaba en su mente una serie de dudas y preocupaciones.
    ¿Qué estará pasando? ¿Dónde estará mi amada? ¿Habrá renunciado a su propósito? Todas estas interrogantes y muchas otras más agobiaban mi espíritu e instante a instante se iban convirtiendo en el perfecto caldo de cultivo para la proliferación de esa inicua "bacteria de la angustia y el desánimo".
    Pero de repente, todo terminó y cual terapia avanzada; mi angustia y mi desanimo habían sido curadas y daban paso a una sensación de salud plena, reflejada en una exultante alegría, en una inmanejable confusión y en un corazón que parecía salirse de su encierro y dar por fin rienda suelta a su libertad. Allí parada frente a mí estaba mi amante, ese complemento tan anhelado y deseado. Ahora sí podía ver su rostro, perfilar su figura, percibir sus fragancias, juzgar sus trajes y aderezos y en fin todo lo que permitía de reflexión esa primera impresión.
    En el departamento había acomodado dos confortables, uno frente al otro. No quería que nada se interpusiera entre los dos, nada que rompiera la magia de una mutua contemplación. Había decidido que no hubiera ni cena, ni velas, ni bebidas. Nada de innecesarios prolegómenos me dije. Luego de un breve saludo le pedí que pase y tome asiento en el lugar para ella reservado. Me senté frente a ella y nos pusimos a conversar de cosas tan fútiles, como si ambos entendiéramos que la razón de nuestra presencia en ese furtivo lugar, no era otra que la de comunicarnos solo con el lenguaje de nuestros cuerpos. Cuando menos lo pensamos estábamos los dos desnudos, por fin contemplando nuestros cuerpos y percibiendo nuestras verdaderas fragancias. Era ese momento mágico en el que no parecía interesarnos nada que estuviera fuera del espacio al que habían sido confinados nuestros cuerpos por el creador. Era vivir con intensidad inusitada una suerte de incomprensible e indefinible quimera, que rápidamente pasaba a ser una maravillosa realidad. Sí, la del encuentro carnal de dos seres que se aman. Por fin se había consumado lo que las limitaciones moralistas y los convencionalismos tantas veces habían postergado. Éramos ya los amantes plenos que ahora sí podían reconocerse y sentir sus cuerpos, percibir sus verdaderos olores y sabores y gozar plenamente de su amor. Era el comienzo de una nueva forma de ver la vida, cada vez más alejada de la fantasía y mucho más cercana a la realidad. Esa en la que ya no valían las posturas afectadas, los falsos aromas o las falsas formas. Eran ahora solo sus sensaciones y sus propios cuerpos los únicos jueces encargados de valorar o censurar todo lo que antes pretendieron "encubrir" o "adornar" la imaginación y los ignaros comentarios. “AMANTES A PLENITUD”.
    Como ellos así es el "amante vino". Cierto solo al momento de un encuentro pleno con él y tan incierto, distante y confuso cuando aun no lo has percibido y sentido a plenitud. Busca denodadamente un encuentro pleno con el "amante vino", no te pases la vida esperándolo o valorándolo solo por lo que tu crees percibir en el. Siéntelo; no solo lo juzgues por sus signos exteriores; conócelo bien, no te dejes seducir por trajes, olores u otros, que si bien necesarios, no son su esencia. Busca más allá de las formas el fondo. Despójalo de todo ropaje, aderezo o afeite accesorio y entrégate a él sin cortapisa alguna y hazlo en cualquier lugar y en cualquier momento. No sabes el placer sin par que solo te brindará la "desnudez de un vino"


    ¿POR QUÉ CASARON AL VINO?


    Someto a la consideración de los lectores un ensayo que pretende cubrir un vacío que vengo observando en los diversos temas que sobre el vino se desarrollan en el mundo.
    Les agradezco de antemano la atención que dispensen al tema, el que por la cuota de empirismo aplicada no pretende ser sólo un ejercicio ergotista.

    INTRODUCCIÓN
    El vino es una bebida sobre la que casi todo está dicho, sin embargo hay un aspecto que a mi entender constituye un vacío que deberá ser tratado y ampliado por todos aquellos que, reconociéndose como verdaderos consumidores de esta ambrosía, están preocupados por su devenir.
    OBJETIVO
    El presente trabajo busca avivar el ánimo de los buenos productores, el de los verdaderos consumidores y de todos aquellos que sabiéndose conocedores de su problemática, no se han atrevido aún a formular un cuestionamiento serio al statu quo en el que parece estar el tema.

    TEMA DE PREOCUPACIÓN
    En los últimos años, se viene observando una "corriente" que tiende a privilegiar en el mundo, ya no el deseo por saborear un buen vino, sino un afán desagradable por asociar a este placer con una serie de "exigencias" que van poco a poco instalándose en la mente de los nuevos consumidores y marcando en ellos una mayor preocupación por la copa a elegir; la manera de sostenerla; la forma de la botella; La calidad del corcho; el plato a elegir; el maridaje; etc. Además de presentarles al vino como un licor que parecería ya no extraído del zumo de la uva, sino más bien, de la grosella; el melocotón; la fresa; el limón; diversas flores y especias y otras cosas más. Todo lo dicho y más acompañado de una excluyente jerigonza como: estructurado, equilibrado; redondo; complejo; varietal; blend; corte y muchos otros términos.
    Parece ser que un número importante de bodegas, buenos consumidores y entendidos en la materia, se están dejado seducir por esta "corriente" y claudicando en su verdadera lucha por defender el sabor del vino por lo que es y no por lo que parece ser o por lo que se deba hacer.
    En el ámbito de las reuniones empresariales; sociales y en una diversidad de foros, comienza a mostrarse como desagradable la observancia de esta "parafernalia"; la que a estas alturas esta ya tan desbordada que empieza a lindar con la "huachafería". No se si soy solo yo, pero me resulta sumamente incomodo tener que observar a un número cada vez mayor de personas, tratando de cumplir escrupulosamente con estas "exigencias", sea por esnobismo o para no sentirse un advenedizo en esas reuniones. Desde luego esta posición podría parecer intolerante, pero les ruego no la entiendan así, pues por convicción entiendo que cualquier persona es libre de hacer lo que mejor le parezca y si a muchos les gusta guardar estos formalismos, pues que lo sigan haciendo.
    Lo que si me parece mal, es que un, buen número de bodegas que adolecen de una serie de deficiencias en sus procesos productivos se valgan de esta mal entendida “estrategia de mercadeo”, para encubrir la desmejora en la calidad de sus vinos y que además muchos de los verdaderamente entendidos en la materia no digan nada y dejen que al amparo de esta "parafernalia", se este perdiendo el verdadero espíritu que encierra el consumo de esta señera bebida y sumiendo en la "ignorancia" a un buen número de bien intencionados nuevos consumidores, quienes creyendo que esta es la forma de ingresar al mundo del vino la privilegian dejando a un lado lo más importante, como lo es, encontrar en el vino su verdadero sabor.
     


  2. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0
    Lo no discutido en el mundo del vino PARTE 2

    ARRIESGANDO ALGUNAS INTERPRETACIONES
    Lo difícil que resulta buscar un sabor que identifique a una cepa con su vino, es quizás lo que explicaría la coyuntura por la que actualmente atraviesa en el mundo este apreciable licor y pudiera haber provocado que esta preocupante "corriente" tome la importancia de la que hoy goza. Muchos expertos en la materia y/o buenos consumidores parecen haber renunciado a trabajar en esa dirección y cautivados por el "boom mediático", adoptan el "facilismo" de asociar el sabor del vino con cualquier otra cosa menos con la cepa o cepas que le dieron origen.
    Reconocemos que la tarea de buscar esta identificación, es ciertamente difícil y esta reservada solo para aquellos que sean capaces de emprender con constancia y dedicación una gran lucha en esa dirección, pero sin dejarse influenciar por esta "corriente" que solo pretende desviar nuestra atención hacia aspectos tan accesorios como el de privilegiar en un vino el sabor de la madera o el de poner preferente atención a aspectos tan fútiles como el de la forma de la copa.
    Imaginémonos por un momento dirigir toda la atención de nuestros sentidos solo a la búsqueda de un sabor exclusivo que identifique a una uva con su vino, es ciertamente una tarea muy difícil pues debe enfrentar no solo a la "parafernalia" impuesta sino a una realidad química, que es la trasformación en vino del jugo de la uva. Pero no dudo que con el tiempo y habiendo tomado el camino correcto, un paladar bien entrenado será capaz de identificar, privilegiar y diferenciar de entre los diversos elementos, compuestos y demás participantes en la reacción a los de la uva o uvas que dieron origen al vino. Repetimos, el reto es muy grande y de emprenderlo propiciaría un cambio en toda la estrategia hasta hoy diseñada para posicionar el vino en el consumidor y favorecería a que muchos consumidores que habiendo adoptado posiciones eclécticas o renunciado a seguir en la dirección correcta, dejen el camino del "facilismo" y retomen el buen rumbo.
    En los últimos tiempos la creciente industrialización de la bebida promovida por el explosivo crecimiento de su demanda ha propiciado el desarrollo de nuevas técnicas de vinificación que van colisionando con el verdadero espíritu de la producción de este licor. Bastaría comentar aquí, entre otros, el notorio efecto que en la producción a escala de los vinos están teniendo el uso de levaduras "estándar" y el "manoseo" en tiempos, de los procesos de maceración y fermentación, además del de las temperaturas. Muchos influenciados por estos nuevos gurús del vino, que encubiertos por su éxito comercial y una "desbordada estrategia de marketing" no quieren reconocer que podrían estar afectando a esta industria.
    La notoria subordinación de la calidad del vino, al explosivo desarrollo comercial - propiciada por una "exitosa estrategia de marketing" dirigida a imponer en el consumidor una serie de "exigencias" que se muestran como necesarias para su consumo - van desvirtuando la verdadera razón de ser de este licor, que es el de proporcionar a sus consumidores un placer sin par, que resulta de un gran esfuerzo de producción dirigido a encontrar en su proceso esa relación inseparable, incomparable y única entre la vid y su vino.
    Hemos entrecomillado la frase "exitosa estrategia de marketing", pues si bien los resultados del crecimiento en la demanda y el posicionamiento en los mercados del vino, no aceptan discusión, sí creemos que la misma presenta serias debilidades en lo relacionado al mensaje al consumidor, quien parece entender hoy en día que más importante que la búsqueda del verdadero sabor del vino y su calidad, es la observancia de una serie de prerrequisitos, que necesitan cumplir para su consumo – “parafernalia” -. Además considero que esta estrategia, parece adolecer de una seria deficiencia en lo relativo a la transparencia del mensaje que llega al productor, pues tal y como está estructurado este, no le permite al mismo, observar con meridiana claridad la realidad de lo que pasa hoy en día con su vino, su calidad, las preferencias y que posición adoptar frente a sus nuevos mercados y consumidores.
    Insistimos, a nivel de la comunidad de productores parecería existir una marcada sujeción a lo que dictan los "exitosos" diseñadores de estas estrategias, las mismas que parecen haber trascendido no solo el ámbito comercial sino también el industrial, penetrando en las decisiones de producción e influyendo en su calidad.
    Otro aspecto interesante y poco atendido, es que este desarrollo comercial ha permitido la incorporación de un número cada vez mayor de personas a la comunidad de opinión del vino - con escasos conocimientos sobre la materia y por lo tanto fácilmente influenciables por "corrientes interesadas" – los que pudieran estar distorsionando la información estadística que sobre mercado, preferencias, calidad y otros datos, proporcionan las empresas especializadas al los consumidores, a los productores, a los medios de comunicación y gente interesada en el tema.
    Pero hay otro aspecto que se esta soslayando y es el relacionado al de la opinión de los verdaderos conocedores del vino - si de aquellos que no encubren con exageradas posturas su desconocimiento en la materia – creemos que las mismas empiezan a no tener un peso determinante en las decisiones de los productores sobre producción y calidad. Pues creemos que entre otras cosas, estas opiniones y la verdadera cata profesional, frente a la empírica o a la promocional (degustación), empieza a ser relegada a una opinión más; o simplemente a no tomarse en cuenta, si es que a la "luz" de lo que se recoge de la mayoría ignara, un vino aun de baja estofa, tendría éxito de venta. No quiero dejar de mencionar aquí que inclusive un buen número de expertos catadores pudieran estar influenciados por esta "corriente".
    Hoy en día la decisión de la producción o no de un vino recae en pocas personas, las que influenciadas por esta "corriente" deben a su vez acomodar su opinión- sea por propia convicción o por subliminal influencia- a las de un grupo muy reducido de "gurús" internacionales a quienes se les atribuye ser los depositarios del gusto universal y que aparecen a estas alturas como los arquetipos de la "corriente".
    Muchos buenos enólogos son concientes que al vino hay que buscarle su esencia no en otra cosa que en su propia cepa y dejar de lado el "facilismo" que solo surge de los relajados y que pretenden desvirtuar este esfuerzo, haciendo aparecer esta bebida como una suerte de cofre de fantasía en el que aparecen olores, sabores, colores y demás "falsas notas" que están muy lejos de la verdadera lucha de un buen enólogo, que siempre debió ser: conseguir extraer de una cepa su verdadero sabor que sin ambages es propio e inconfundible y que debe prevalecer en todo el proceso de vinificación. No creo que un verdadero enólogo esté de acuerdo al escuchar de falsos especialistas avalados por esta "corriente", que el Cabernet Souvignon en nariz parezca oler a la pimienta, a frutos rojos a madera y que en boca se confirme esta sensación. Nada mas lejos de la verdad dirán los buenos enólogos pues esta cepa no es pimienta tampoco será grosella, menos madera, es vid y como tal de acuerdo a la añada, a la tierra, al clima; etc. podrá variar en su intensidad más no en el sabor de la cepa Cabernet Souvignon.
    Se entenderá también que la madera y otros accesorios utilizados en la producción no son un aporte sino elementos necesarios pero distorsionadores del sabor de la cepa. Aunque muchos cuestionen esta postura arguyendo que el vino es el producto de todas estas sumas, debemos tener mucho ¡cuidado!, pues el elemento a cuidar y resaltar siempre será la uva y en la medida que en todo el proceso se trate de mantener la constancia de su sabor, se habrá dado un gran paso en la consecución de un gran vino y les aseguro quedaran relejadas a simples anécdotas las burdas comparaciones con las que ahora se pretende asociar al gusto de un vino y habrá renacido el verdadero licor de la uva y los consumidores podrán así retomar el buen camino.
    Los productores, debido al explosivo desarrollo de sus ventas y sin duda alguna confundidos por esta suerte de “oscurantismo”, parecen relajar decisiones encaminadas a modificar procesos productivos tendientes a mejorar la calidad de sus productos y aproximarlos cada vez más a esa relación "intrastocable" que debería ser, la cepa y su sabor, temen que de hacerlo, podrían afectar una mal entendida "productividad" o lo que es peor no estar correctamente sintonizado con lo que demandan los "consumidores".
    El uso de nuevas técnicas de vinificación de ninguna manera puede alterar la esencia de los procesos de producción "tradicionales", pues estos son los que dieron vida a esta exquisita bebida. Podríamos decir que: "En cuanto a tecnología de la producción del vino, LA TENDENCIA, no solo debe buscar LA PRESENCIA, sino fundamentalmente LA ESENCIA y LA DECENCIA, porque de no ser así crece LA DEFICIENCIA y se agota LA PACIENCIA y la PREFERENCIA".
     
  3. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0
    Lo no discutido en el mundo del vino PARTE 3

    ¿QUÉ PODEMOS HACER?
    Como ya lo hemos mencionado esta es una "lucha" que compete a todas aquellas personas que en el mundo, están verdaderamente interesadas en que este licor de producción secular, no se vea enfrentado a "corrientes" que al amparo de intereses subalternos o mal entendidos, puedan trastocar el esfuerzo "ontológico" por encontrar la verdadera naturaleza y razón de ser de esta bebida ancestral.
    Es mi esperanza que muchas de las preocupaciones descritas en este modesto ensayo estén ya instaladas en la mente de muchos buenos productores, consumidores, entendidos y de gente en general, que presintiendo que algo esta pasando no se han atrevido aun, por razones que debo respetar, a expresar abiertamente su disconformidad con la coyuntura que se vive.
    Es momento de "dar a conocer nuestra disconformidad con el statu quo en el que se encuentran las cosas", debemos ser concientes que vamos a enfrentar a mucha gente que está plenamente convencida que no hay ningún problema y que por el contrario, el interés por el vino y sus ventas han alcanzado su fastigio. Súmenle a esto que detrás de todo hay grandes intereses involucrados.
    No obstante lo dicho, estoy convencido que nuestra posición así como la de todos aquellos que creen que lo que esta pasando actualmente con nuestra bebida preferida no es bueno, no va a ser fácilmente acallada ya que el avance tecnológico, del que hoy se valen muchos de los promotores de falsas "corrientes", para seguir consiguiendo sus despropósitos, juega también a nuestro favor, ya que por ejemplo un medio como el que hoy me abre la posibilidad de llegar a ustedes, puede servirnos de herramienta para hacer sentir nuestra inquietud.
    Esta es una batalla que al parecer se está perdiendo pero que junto a los buenos enólogos, buenos sommeliers y a una nueva corriente que incluya a buenos productores; verdaderos conocedores; nuevos y bien preparados consumidores y todos aquellos verdaderamente interesados en el tema, estoy convencido ganaremos.
    A los enólogos, no deben cejar en su esfuerzo por alcanzar en sus procesos de vinificación la plena identificación del sabor de la cepa o cepas con sus vinos. Este esfuerzo, no debe verse perturbado por posiciones que al ser ignorantes en la materia o estar muy influenciados por la "corriente", pretenden presentar el sabor que es anejo a la cepa como algo indefinible y que solo se puede hacer apelando a burdas comparaciones o encubriéndolas con exagerados "prerrequisitos".
    A los productores, despercúdanse de esta enturbiadora "corriente", que no les permite ver con claridad hacia donde deben dirigir sus esfuerzos. Luchen por mejorar sus procesos productivos y adecuarlos al verdadero objetivo a alcanzar, que es el vino por lo que sabe y no por lo que parece saber. Analicen con ayuda de la tecnología que variantes se pueden realizar en los procesos de vinificación de manera tal que se altere lo menos posible la relación de sabor entre la cepa y su vino. Reconozcan que tal y como están las cosas actualmente, la búsqueda de esta relación se ha alejado mucho de su objetivo y que se esta queriendo encubrir, haciendo aparecer al vino como un licor indefinido en el que no es posible encontrar un sabor propio que lo relacione a su cepa.
    Basta ya de disfrazar esta aparente dificultad apelando a subterfugios o dirigiendo la atención del consumidor a la "parafernalia" y dentro de esta a descifrar la "jerigonza". Verbigracia: taninos maduros, vino estructurado, vino equilibrado, vino redondo, de sabor a frutos rojos, de olor y sabor a flores o frutos amarillos, a especias; todos y muchos mas, insistimos, encubridores del verdadero esfuerzo por descubrir el verdadero sabor del vino. Apunten sus esfuerzos para que en el corto tiempo los consumidores que bien orientados y preparados, gracias al diseño de una nueva estrategia dirigida a consolidar la relación antes mencionada, sean capaces de identificar claramente en sus vinos la cepa o cepas que le dieron origen y nada más.

    A la "superestructura mediática", pónganse al servicio de la verdadera razón de ser del vino, revisen todos los mensajes tendientes a inducir a los nuevos consumidores al error, háganles ver que no se necesita, para degustar de un buen vino, de tanta "parafernalia", que en lo justo esta el gusto. Ayuden a difundir el verdadero mensaje que debe ser la lucha por encontrar en el vino el sabor propio e inconfundible de su cepa o cepas.
    A las empresas de marketing, revisen sus estrategias y diríjanlas a fijar en el nuevo consumidor la lucha por la búsqueda del verdadero sabor del vino, cuestionen sus estrategias actuales, las que no por exitosas, no deban ser replanteadas y dirigidas en la dirección correcta. Sean concientes que con la estrategia aplicada hasta la fecha lo único que han logrado es fijar en el consumidor un afán insufrible por cumplir con la "parafernalia", alejándolos con esto del verdadero objetivo.
    A los buenos consumidores y entendidos en la materia, les reitero no se dejen confundir y menos seducir por el avance de la vorágine de esta "corriente", que lo único que esta logrando es absorberlos y someterlos a sus intereses. No desmayen en su esfuerzo por defender el sabor del vino asociado a su cepa o a sus cepas, soy conciente que es una tarea bastante difícil y que con el transcurrir del tiempo muy pocos son los que la mantienen como su norte a seguir. Recuperemos a quienes por diversas razones, que no estamos en capacidad de criticar, se han acercado peligrosamente a esta corriente, pero hoy más que nunca los necesitamos para andar a la brega.
    A los nuevos consumidores, no se dejen confundir por la creciente campaña mediática, que trata de hacerles ver que para ser un buen consumidor de esta bebida es necesario cumplir con una serie de exigencias que deben ser observadas escrupulosamente y sin cuestionamientos. Esta posición discriminadora esta muy lejos del verdadero espíritu que encierra el consumo de esta bebida. Les queda a ustedes emprender una nueva lucha dirigida a buscar en este licor, nuevo para ustedes, el sabor propio de la cepa o cepas y la relación con sus vinos. Destierren el facilismo que es tratar de encontrar el sabor del vino en cosas y repito cosas que nada tienen que ver con la vid con la cual fue producida vuestra ambrosía. No teman hacerse esta pregunta ¿Qué es lo más importante, cumplir con la "parafernalia" o disfrutar del sabor de un buen vaso de vino? Asumiendo una respuesta inteligente, imagínate acompañar a este placer una alegría más, la que produce en uno el saberse capaz de diferenciar, a la cepa o cepas que le dieron origen, pero sin apelar a burdas comparaciones.
    A los sommeliers, que entiendan que son una parte importantísima del cambio que se propone y que se hace necesaria una revisión seria de lo transitado hasta ahora por ustedes y darse cuenta que más importante que las formas, de las cuales están muy preocupados, es el de convertirse en verdaderos y serios orientadores de los nuevos consumidores. Reflexionen y tómense una prudente distancia de todo aquello que desvirtué su verdadera función y de aquellas estrategias que solo ven en ustedes a instrumentos útiles para sus propósitos. Son ustedes quizás los llamados a prepararse mejor por tener en sus manos cual maestro de escuela inicial la difícil tarea de orientar correctamente en esta búsqueda a los recién iniciados en el hermoso mundo del vino. Y con aquellos conocedores y buenos consumidores que hubieran caído en esta vorágine publicitaria, saberlos orientar para que retomen el camino correcto.
     
  4. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0
    Lo no discutido en el mundo del vino PARTE 4

    CONCLUSIONES
    El consumo del vino no requiere de tantas "exigencias", como parece imponer la modaactual. La verdadera razón de su consumo es poder encontrar en el un sabor incomparable, producto de un proceso de vinificación que en lo posible sea capaz de alterar en lo mínimo la relación que debe existir entre la cepa y el vino que de ella se extrae. Sabemos que desde siempre los procesos de vinificación han requerido de técnicas, que implican el uso de una serie de elementos que necesariamente afectarán esta relación; pero está en manos del productor serio y comprometido con su producto, la gran tarea de buscar con la tecnología actual elementos que por su composición afecten lo menos posible esta relación. No hay que olvidar que esta búsqueda no es nueva, se tienen referencias históricas que muchos grandes pensadores plantearon cuestiones de orden ontológico en relación a esta bebida y en la búsqueda de sus propiedades trascendentales no escapaba la pregunta ¿Como sería el vino si en el proceso de maceración; fermentación; guarda y otros, los elementos que surgen como necesarios participantes en la reacción, afectaran lo menos posible o simplemente no afectaran la relación vid vino?
    Con el transcurrir del tiempo este esfuerzo "ontológico" ha ido dando paso al "facilismo" en materia de la búsqueda de tan ansiada relación y nos encontramos hoy en día que los elementos accesorios están tomando una preponderancia tal durante el proceso de transformación y guarda, que en el sabor de un vino ya no predomina la cepa, sino entre otros: "el acero", "la botella", "los catalizadores químicos", "la madera” - que hasta se quema para acentuar mas la diferencia" -. A esta situación de por si preocupante se agrega el hecho que para que todo esto sea posible era necesario buscar una estrategia de publicidad que buscara instalar en la mente del consumidor la idea que en el sabor del vino la cepa es un aporte más, pero no necesariamente debería ser el sabor a buscar, ya que de acuerdo con la "corriente" en los vinos jóvenes, crianza; reserva y gran reserva debiera encontrarse, una infinidad de sabores, olores y colores que si bien son una realidad, se presentan hoy en día y de acuerdo al mensaje que subyace de la "corriente", como mas importantes que el de la uva que dio origen al vino.
    La estrategia no solo logro su cometido, sino que acompañada de la creación de una serie de innecesarias "exigencias" atrajo a un gran número de consumidores, logrando promover un importante desarrollo comercial, que ha terminado por confundir a toda la comunidad del vino y esta logrando desorientar a muchos expertos en la materia, quienes en una posición que aun no se entiende, se han sumado a este "facilismo" y con su anuencia o silencio están contribuyendo a que esta "corriente" siga su curso.
    La lucha por cambiar el statu quo debe darse desde diferentes frentes y llegará el día en el que los consumidores podrán decir que al saborear esta atemporal bebida han llegado a percibir con claridad el sabor de la cepa o cepas y sus vinos.
    No mas "vinos" de olores y sabores a grosella, fresa, melocotón, cereza, flores silvestres, pimienta, canela, caramelo; etc. Sino solo de sabores y olores a uva y en ella, las necesarias variantes que presentan sus cepas.
    No mas formas de copas, botellas, decantadores, descorchadores, corchos, etiquetas y otros, presentados por la "corriente" como muy importantes para la "parafernalia" pero que a nuestro modesto entender deben ocupar el lugar que le corresponde en una necesaria rejerarquización de los componentes participantes en la elaboración de un vino.
    Mas respeto y entendimiento por la añejes de un vino. Al que hay que saberle encontrar el justo sabor, entendiendo al mismo tiempo que esa natural "perdida" de su esencia nos obliga a ver y reconocer en el otras cualidades, solo reservadas, extrapolando la opinión, a aquellas personas que por su madurez nos inspiran profunda admiración, respeto y cierta incertidumbre.

    No más angustias o confusiones por el plato y el vino a elegir. Pues este pretendido matrimonio, que en la jerigonza impuesta se llama: maridaje, solo ha logrado mostrar al mundo que son una "pareja incompatible" y que por lo tanto al no saberse "quien manda a quien", se hace necesaria su inmediata separación. Es preferible disfrutar del sabor de un vino sin condicionamientos y si deseamos que participe de buena comida u otro placer de la vida, que esta sea activa y sin ninguna cortapisa.

    No más depositarios del gusto universal, porque siendo las sensaciones, privativas de la persona solo a ellas les corresponden la decisión de la elección.
    No mas "parafernalia".


    EN RESUMEN DIVORCIEMOS AL VINO


    De todo aquello que lo aleje de su verdadera naturaleza y su razón de ser


    EL VINO ES DEL MUNDO Y PARA TODO EL MUNDO


    QUIEN ESCRIBE

    Hace algunos años y con motivo de cumplir un año más de vida mi señora madre, invité a mi casa a un buen número de familiares y amigos con el propósito de celebrar su cumpleaños y poder pasar un grato momento. Siendo reconocido en el entorno familiar y amical como un buen conocedor del mundo del vino, me preocupé de preparar una reunión en la que resaltando el acontecimiento pudiera tener la oportunidad de reforzar el concepto que de mí se tenía.
    La reunión transcurrió como lo había previsto y como podrán imaginarse el tema excluyente fue el vino. Por donde fuera se escuchaba "oye Pepe que bonita reunión; que detalles los tuyos; la comida excelente y el vino que escogiste, la acompaño de maravilla; las copas son de un detalle sin par; el postre una delicia y ese vino que serviste para acompañarlo que generoso".
    Todo salía a pedir de boca hasta que llego a la reunión un sobrino que acompañado de una botella de vino, se la obsequió a mi madre. Pasados unos minutos el muchacho se me acerca y me dice: tío como se que a ti y a mi tía les gusta el vino les he traído un vinito, que no obstante ser "corrientito", encierra todo mi cariño por ustedes; le di las gracias y nos pusimos a conversar de varios temas, pero uno que marcó un punto de quiebre en mi posición sobre el vino hasta esos momentos fue el que se dio al momento de compartir con mi madre y el sobrino el vino regalado: en efecto y de acuerdo con mis estándares del momento el vino era de baja calidad, era un vino que en el Perú llamamos Borgoña y lleva este nombre debido a una uva que se da por aquí mas no por venir de esa región de Francia.
    Una vez que empecé a tomar el vino y como intuyendo en mi expresión lo que pudiera haberle dicho de su vino, el sobrino me pregunto: tío, ¿qué es lo que diferencia a un vino de otro?, sé que hay dulces y secos y mi pregunta no va en esa dirección, sino deseo saber como poder realmente diferenciarlos y si es posible hallar algo en su sabor que me permita identificarlos. Me confunde mucho cuando habiendo tomado un mismo vino, el tío Carlos me dijo que le encontraba un "toque" de madera y caramelo, la tía Fernanda que encontraba en el mismo un sabor a fruta seca como el guindón y el otro amigo, que hallaba en el unos taninos muy suaves y un marcado sabor terroso - entendí de lo que me comentaba que se trataba de un gran reserva - , además Tío, continuo el sobrino, me resulta muy difícil encontrar un sabor que los diferencie. Perdona mi ignorancia pero todos me parecen iguales, salvo el vinito que le he regalado a mi tía y ese moscato dulce que el tío abuelo nos servia los Domingos, pues en ellos si podía encontrar el sabor de la uva borgoña y el de la moscatel que tanto comía en Ica. Enseguida me planteo un reto, al que accedí, tío un día de estos vamos a comprar un kilito de uva borgoña y lo primero que vamos a hacer es probar la uva y luego saborear el vino y quiero saber si es posible que te consigas otras uvas y las relacionemos con sus vinos, creo que esa seria la mejor manera de aprender, no lo crees. Me pareció un reto interesante y lo hicimos lo que resulto de esta experiencia fue algo muy gratificante y aleccionador y no digo mas aquí porque de la lectura del ensayo deducirán cuan importante fue esta experiencia para mi y cual el camino seguido.
    Continuando con la reunión, tome el vino de mi sobrino y lo comencé a servir entre los amigos y con gran sorpresa pude comprobar que a la mayoría con quienes antes había tomado otros vinos y no eran capaces de opinar libremente sobre ellos ahora sí lo hacían abiertamente, con suficiencia y sin postura alguna. Este hecho, llamó poderosamente mí atención, pues al parecer más de un buen conocedor de vinos, en quienes no concebía tal atentado a su paladar, de hecho no solo habían consumido el vinito de “marras” sino que al parecer lo conocían perfectamente. Esta suerte de hipocresía generalizada a lo único que me condujo es a plantearme la pregunta: ¿Que es lo que está pasando con mi bebida preferida? y reflexionando sobre un hecho anterior me plantee lo siguiente: yo deduje que el vino que tomó mi sobrino con sus tíos y el amigo era un gran reserva, no por mis sensaciones, sino por que estaba instalado en mi un mensaje subliminal que me hacia saber que si yo veía un color ladrillo al contrastar el vino con un fondo blanco o si alguien opinaba que había encontrado en su sabor algo de madera; caramelo o toffe y que además percibía cierto sabor terroso, debería ser necesariamente un gran reserva. Esta es mi realidad, me dije, aquella que señalaba en mi mente que mi opinión sobre el vino y su tiempo no podía estar equivocada y que no me dejaba ver que solo estaba opinando influenciado por los convencionalismos y algunos signos exteriores pero muy alejados de mis propias sensaciones. Permítanme detenerme aquí para no aburrirlos, porque todo lo demás es motivo de este ensayo.

    Quiero sepan disculpar la forma de concluir, pero no puedo dejar de mostrarles uno de los párrafos de un artículo, que sobre otra controversia se plantea en "Andes Winne Communications" el señor Enrice Rivera. El señor Rivera tratando de dilucidar lo que se ha dado a llamar "Vinos de cultura", hace una serie de planteamientos, críticas y alcances en relación al tema. De todo lo escrito me interesó mucho un párrafo en el que pude intuir pudiera estar naciendo en este comentarista un verdadero cambio de rumbo aun cuando creo, el no pudiera estar dándose cuenta del mismo. Ojalá el presente ensayo contribuya a esa definición.
     
  5. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0
    Lo no discutido en el mundo del vino PARTE 5

    UN INTERESANTE ARTÍCULO
    Respeto profundamente a los que piensan así, aunque para mí "Vino de cultura" es más bien el que en el color, olor y sabor quedan reflejados el pasado, el presente y, por qué no decirlo, el futuro de un sector que trabaja incansablemente en cada una de las zonas productoras para y por la calidad de sus frutas y sus vinos, cuidando siempre de que la original personalidad de la uva no sea modificada ni un ápice, identificando, en éste, al mismo tiempo, a una tierra y a unos hombres que permanecen, muchas veces, en el anonimato.
    Fuente: Enric Ribera Andes Wines Communications
    Abran las páginas en "la Web" sobre protocolo y vinos analícenlas y reflexionen sobre sus mensajes. Les será de mucha utilidad para entender este ensayo.


    Autor:
    José Manuel

    vinomanuel@hotmail.com
    Mi nombre es José Manuel, soy de Lima, Perú. Si el presente ensayo ha suscitado en ustedes una reflexión y creen al igual que yo que algo debemos hacer para cambiar la coyuntura actual por la que atraviesa esta inigualable e incomparable bebida; entonces valió la pena el esfuerzo y los invito a unirse a la brega con sus ideas y nuevos aportes, los que a no dudarlo serán de mucha utilidad para lograr nuestro cometido. Si por alguna razón sus sugerencias y recomendaciones para el cambio no tuvieran cabida en los círculos interesados en mantener el statu quo de las cosas, no duden en utilizar este medio que ha hecho posible que mi mensaje pueda llegarles a todos.
     
  6. Jorgee.EC

    Jorgee.EC Miembro nuevo

    Registro:
    1 Ago 2009
    Mensajes:
    39
    Likes:
    2
    Te felicito!

    Esta muy buena tu reflexion, la verdad me gustó mucho.

    El vino es una de las bebidas mas sabrosas.
     
    Última edición: 15 Ago 2009
  7. VINOMANUEL

    VINOMANUEL Miembro nuevo

    Registro:
    4 Jul 2009
    Mensajes:
    8
    Likes:
    0
    Nunca es tarde para agradecer a quien se ha interesado por un tema tan polémico; que al parecer sigue siendo muy poco abordado por los especialistas. Espero que haya más interesados en el tema. Y aunque la nota de alerta nos indique que es un tema antiguo. Creo que aun mantiene su vigencia.

    VINOMANUEL
     
    Última edición: 8 Mar 2012