Lo apolíneo y lo dionisiaco

Publicado en 'Filosofía' por La morsa, 1 Set 2009.





  1. La morsa

    La morsa Miembro frecuente

    Registro:
    19 May 2009
    Mensajes:
    96
    Likes:
    0




    Nietzsche, toma las figuras de Apolo y Dionisio y los presenta como los dos instintos fundamentales que permiten el desarrollo y la creación de la vida misma.
    Lo apolíneo es el mundo de la belleza; de la apariencia y la forma definida; es una ilusión, una máscara, que sirve para soportar la existencia. Lo dionisiaco es la fuerza transformadora, creadora y a la vez un impulso ciego.
    Estos dos instintos tan diferentes, marchan uno al lado del otro; casi siempre en abierta discordia, pero a la vez, excitándose mutuamente para dar frutos nuevos. Es decir: en nuestro interior hay dos fuerzas opuestas que combaten ardientemente, pero que a la vez se necesitan, no pudiendo existir la una sin la otra. Sin embargo, Nietzsche se inclina más por una naturaleza del tipo dionisiaca, ya que Dionisio es el símbolo de la aceptación de la vida tal cual se nos presenta; el símbolo de la fuerza primitiva; de la fuerza orgiástica; el símbolo de la tragedia, la cual no significa vivir en un pesimismo ni renunciar a la vida, sino, luchar con ella; tomarla por las astas y dominarla… ¿Quién tiene más fuerza en ti: lo apolíneo o lo dionisiaco? (sólo deja la respuesta en tu mente)
     


  2. Saurio

    Saurio Miembro maestro

    Registro:
    15 Ago 2008
    Mensajes:
    859
    Likes:
    584
    Lo que has escrito me recuerda a un poema de José Santos Chocano ¿vale como aporte?

    LAS NUEVAS TABLAS DE LA LEY

    Poeta, cuida de ti mas aún que de tu obra,
    y púlete como si fueses un verso
    Apolo no solo hace la Belleza,
    sino que es también bello.

    Acicala tu traje de elegancia sencilla
    como la toga de un patricio austero;
    ríete de la filosofía de los andrajos
    y del romanticismo de los largos cabellos:
    y si gustas de que las mujeres te amen,
    Ámate a ti mismo primero.

    Sé artista antiguo, si te place, en tu obra;
    pero en tu vida, aprende a ser hombre primero:
    así los demás hombres
    te respetarán como a Orfeo,
    porque los igualarás en la vida
    y los superarás en pensamiento.

    Haz que tu vida sea misteriosa;
    no hay nada más atractivo que el misterio:
    y no aparezcas en sus complicaciones,
    con la fatuidad de ser malo, ni la debilidad de ser bueno.

    Tu alma debe ser como una joya
    en el varonil estuche de tu cuerpo:
    y piensa, siente y quiere en ti mismo,
    sin gobernarte por el gusto de los plebeyos;
    Las montañas están encogidas de hombros
    ante el que dirán de los truenos...

    Lo que sueñas como poeta, realízalo como hombre;
    y así, versificarás tu vida y vivirá tu verso.
    Tres signos de raza
    marca en tu credo:
    sé soñador como el latino,
    como el germano profundo y como el sajón enérgico:
    y yo te juro por los manes
    de Goethe, Leonardo y Petronio y Lucrecio
    que habrás vivido tu arte con una vida
    tan grande como el mundo y tan eterna como el tiempo.


    José Santos Chocano
     
    Última edición: 1 Set 2009
  3. NET

    NET Miembro maestro

    Registro:
    17 Mar 2009
    Mensajes:
    379
    Likes:
    20
    Hago una analogía de esa dialéctica de dos fuerzas que plantea Friedrich y que tú mencionas, esa analogía que se encuentra en el enfoque de Hegel hacia la dinámica del ser humano como tal: por una parte la fuerza dinamica de la sustancia y lo inerte de ella.
    Al parecer muchos filósofos coinciden en circunscribir al ser humano en todas sus facetas como parte de una dialéctica integral en su devenir global. Algo interesante de reflexionar, dicho sea de paso.