La tendencia y lo probable.

Publicado en 'Política' por renato_, 2 Abr 2011.





  1. renato_

    renato_ Miembro frecuente

    Registro:
    31 Mar 2011
    Mensajes:
    82
    Likes:
    18




    PPK le a quitado votos a Toledo y ha terminado de liquidar a Castañeda. Todos los analistas estuvieron de acuerdo al comenzar este proceso electoral que el CENTRO estaba demasiado “lleno” de candidatos y esa “atomización” podría permitir que las opciones autoritarias tuvieran alguna chance para llegar al poder si es que llegaba a aparecer el escenario de una segunda vuelta. Kuczynski se está alimentando de los mismos votos que tenía la opción que sigue punteando (todavía) en las Encuestas. Hay que tomar en cuenta esto, que será muy importante para poder interpretar lo que pueda llegar a suceder en la segunda vuelta. Lo que se deduce de las últimas Encuestas es que el electorado de Toledo y Castañeda es muy “volátil” y fácil de seducir si aparece un candidato que pueda engancharse con aquel y al mismo tiempo aparezca en la media con la sensación de que es el “ganador”. En este sentido parece que esa costumbre, muy típica del peruano promedio, de “votar a ganador” en los procesos electorales (¿como si se tratara de una carrera de caballos?), sigue muy vigente. Esto es algo que ha venido ocurriendo en el Perú desde los años ochenta del siglo pasado. Recuerdo muy bien cuando en 1980 Armando Villanueva aparecía punteando en las Encuestas hasta un mes antes de las elecciones presidenciales y las colas de gente que quería obtener un carnet aprista en el local de Alfonso Ugarte eran interminables. Cuando las Encuestas comenzaron a señalar que Fernando Belaunde Terry venía desde atrás al galope, los “eventuales nuevos apristas” se fugaron a Paseo Colón para tratar de obtener el carnet acciopopulista. Si las Encuestas de estos días son correctas, y las tendencias que se van observando continúan, la costumbre tan peruana de apostar a ganador seguirá vigente, y la gente que hasta ayer nomas apoyaba a Toledo se podría pasar con mucha facilidad a apoyar a PPK sin ningún remordimiento! Conclusión: se debe tomar en cuenta lo extremadamente volátil que resulta ser el “eventual” soporte de Kuczynski para una probable segunda vuelta.




    Sin embargo, hay que reconocer que el Equipo de Campaña de Pedro Pablo ha sabido incidir en dos aspectos que me parecen claves para poder comprender los procesos electorales del Perú en el futuro. Susana Villarán no solo quedará en nuestra Historia Republicana como la primera mujer Alcalde de la ciudad de Lima. También ha sido la primera candidata que supo hacer uso extensivo de las redes sociales en Internet. Fuerza Social es una agrupación política que casi no existe ni tiene mucha militancia como la podrían tener el APRA o el PPC o Perú Posible. Sin embargo, supo utilizar las redes sociales para poder posicionarse entre los jóvenes de la capital y así permitir el triunfo de una “vieja” política tradicional de izquierda. El Equipo de Kuczynski ha sabido utilizar las redes sociales para penetrar en los mismos jóvenes que ayer nomás apoyaron a la candidata izquierdista y en la clase media limeña que parece andar muy dubitativa al tratar de definir su apoyo a cualquier candidatura. La “cabalgata” de Kuczynski en las preferencias electorales no sólo viene erosionando la candidatura del Cholo de Cabana y desintegrando el apoyo que algún día tuvo el mejor Alcalde de Lima, sino también demuestra hasta qué punto será necesario que los partidos o agrupaciones políticos hagan una reingeniería y en el futuro cuenten necesariamente con equipos experimentados en manejar las redes sociales e Internet. El APRA hizo algún uso de este trabajo en las redes para “resucitar” entre los jóvenes a Alan García en la campaña del 2001 y permitirle pasar a la segunda vuelta en el 2006, pero siempre priorizó la campaña “tradicional” con mítines y el contacto directo con la gente como también lo hizo Alejandro Toledo en el 2001. Susana Villarán fue la “tía bacán” que utilizó por primera vez la “Guerra de las Redes” para tomar el poder (municipal). Ahora parece que se repite la historia y el fenómeno PPK amenaza “tomar el cielo por asalto” a través de las redes sociales. ¿Por qué el Equipo de Campaña de Alejandro Toledo o de Luís Castañeda Lossio no tomaron en cuenta esta “arma” que ya le había dado el éxito a la Alcaldesa de Lima hacia tan poco tiempo? ¿Por qué ninguno de los asesores de ambos candidatos no se informaron más de las múltiples posibilidades que ofrece a los candidatos estar conectado online permanentemente con sus seguidores? En este tema los demás candidatos fallaron y dejaron “galopando” solo al “tío bacán”.



    Pero hay algo más que podría explicar el fenómeno PPK. Pareciera que el peruano promedio espera hasta el final para decidir su voto en la esperanza de acudir como una manada (de monos, elefantes o “ballenas”, da lo mismo) a la llamada del “macho dominante”, identificando éste con el líder ocasional que parezca más carismático o le ofrezca más promesas. Parece que los peruanos apuestan o tratan de apostar a un “Salvador” a última hora, por eso la figura del “outsider”. Sucedió con Fujimori en 1990. Sucedió con Toledo en el 2000 y con Ollanta en el 2006. Los peruanos no creen en consignas ni en ideologías. Como casi no existen partidos políticos no hay lealtades de larga duración, y esto explica también el fenómeno del “transfugismo”, tan común en LA POLITICA peruana. En este sentido, es muy notorio que favorezca a ese “Salvador” el tener un rostro que sea “nuevo” (o lo parezca) para los ocasionales electores. Susana Villarán es una política tradicional con más de cuarenta años en la izquierda y sin embargo apareció entre los jóvenes como una figura “nueva”, casi afuera del espectro político tradicional. Pedro Pablo Kuczynski es un “viejo zorro” que siempre ha estado al servicio de la derecha peruana desde los años sesenta, sobre todo proponiendo, incentivando y asentando el modelo económico que está vigente en nuestro país y al que la gran mayoría pide se le hagan con urgencia ciertos cambios. ¿No resulta esto una gran contradicción? Sin embargo, Susana Villarán y PPK comparten ese merito de haber sabido posicionarse como “caras nuevas” de la política peruana representando lo más tradicional de la izquierda y derecha peruana, respectivamente. Este un mérito que hay que saberles reconocer, ya que siendo “viejos políticos” han aparecido casi como “outsiders” en las elecciones de noviembre del año pasado y en las que se llevaran a cabo este 10 de abril de 2011. La cabalgata de PPK recién comienza y todavía no sabemos cuáles serán sus consecuencias.



    Finalmente, habría que tratar de imaginar los probables escenarios de segunda vuelta tomando en consideración la probable participación de PPK en ella. Las Encuestas señalan en estos momentos que la candidatura de Alejandro Toledo viene en picada. Si se detuviera o lograra revertir esta tendencia y Toledo se mantuviera en primer lugar o bajara al segundo lugar, el pronóstico de Julio Cotler se podría cumplir y la segunda vuelta sería entre Alejandro Toledo y PPK. Este escenario de segunda vuelta supondría que Humala no llegue al veinte por ciento y que Keiko y Castañeda se queden como están. Este es el escenario más favorable para el país, Alejandro Toledo y el mismo PPK. Sin embargo, todas las Encuestas ya han señalado que PPK viene quitándole votos a Toledo de una manera que casi nadie habría imaginado en su sano juicio. Es como si Toledo hubiera sido víctima del “vampiro” PPK, que se está bebiendo toda su sangre en poco tiempo. De este modo, hay que considerar, de acuerdo a las tendencias que se observan en las Encuestas, los otros posibles escenarios de segunda vuelta. El que más se acerca a esas tendencias es el que enfrentaría a PPK con Humala, si es que PPK sigue desangrando a Toledo y el “comanche” siguiera quitándole algunos votos a Keiko, Toledo y Castañeda. En este escenario (que parece es el más deseado por los más importantes poderes fácticos del país: Empresarios, Medios de Prensa y hasta la Iglesia Católica) aparentemente PPK lo tendría muy fácil y podría convertirse en el próximo presidente del Perú. El “tío bacán” repetiría el triunfo de la “tía bacán”. Sin embargo, tengo serias dudas respecto a sí sería realmente fácil el triunfo de PPK en un eventual segunda vuelta con Humala dado el nivel de volatilidad del electorado peruano y sumando a esto el hecho que todas las Encuestas señalen que existe en la población un gran malestar con este modelo económico del cuál PPK es adalid. Además, habría que tomar en cuenta otros factores, como el histórico (la Derecha jamás ha ganado unas elecciones democráticas), el social (¿a que clase representan PPK y Humala?), el demográfico (el voto rural aparentemente favorecería a Humala y en segunda vuelta cada voto es indispensable) y hasta el factor racial en un enfrentamiento PPK – Humala (solo el “cholo” Toledo podría haber DETENIDO a Humala en todos estos factores). El tercer escenario sería el previsto y criticado por nuestro Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, la lucha entre el cáncer y el sida. Es decir, que Ollanta Humala y Keiko Fujimori tengan mucho “voto escondido” y pasen a la segunda vuelta. El fenómeno PPK habría permitido entonces que la peor de las pesadillas puediera hacerse realidad. ¿Por quienes votaríamos los peruanos en una eventual segunda vuelta entre el Comandante y la hija del Dictador?