La rebelión de Túpac Amaru vista por un historiador argentino

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por fijomesuspenden, 27 Ene 2011.





  1. fijomesuspenden

    fijomesuspenden Miembro de plata

    Registro:
    24 Dic 2009
    Mensajes:
    3,054
    Likes:
    1,472




    Felipe Pigna historiador argentino y autor de la obra "los mitos de la historia argentina" le dedica un capitulo a Túpac Amaru:

    [​IMG]

    Civilización y barbarie:
    la rebelión de Túpac Amaru

    "Si triunfaran los indios
    nos hicieran trabajar
    del modo que ellos trabajan
    y cuanto ahora los rebajan
    nos hicieran rebajar.
    Nadie pudiera esperar
    casa, hacienda ní esplendores,
    ninguno alcanzará honores
    y todos fueran plebeyos;
    fuéramos los indios de ellos
    y ellos fueran los señores."

    COPLA ESPAÑOLA ANÓNIMA, 1780

    Justo es reconocer que el discurso del poder ha sido y es muy sabio. Decenas de generaciones de argentinos han crecido sabiendo cómo murió Túpac Amaru, sin recordar, y a veces sin saber, cuál fue el motivo de su postrer suplicio. Así, el último Inca no ha quedado en el imaginario colectivo como el símbolo de la libertad americana, sino como el másgráfico ejemplo del descuartizamiento.

    Todos los historiadores serios coinciden en señalar que la rebelión encabezada por Túpac Amaru fue el movimiento social más importante de la historia colonial del continente. Y los más recalcitrantes hispanistas admiten que el imperio corrió serio riesgo de desaparecer. Pero como los planteos de Túpac Amaru suenan tan actuales y como sus reivindicaciones sueñan aún hoy el sueño de los justos, sigue siendo prudente que la gente recuerde qué les pasa a los rebeldes cuando se toman demasiado en serio su rebeldía, pero que no se interiorice demasiado de los motivos, de las injusticias atroces que condujeron a k formación del ejército rebelde más justo que haya pisado el continente. La rebelión repercutió notablemente en nuestro país, y nuestras autoridades de entonces tuvieron un rol protagónico en la feroz represión que tuvo como respuesta.

    De un lado, estaban la milenaria civilización incaica y sus herederos, que peleaban por lo suyo: por sus tierras, su cultura y su derecho a una vida digna. Del otro, la barbarie de los invasores, cuyo único dios estaba representado por el oro y la plata, y cuyo medio para llegar a él era la codicia, que no reparaba en muertos. Los castigos infligidos a la familia de Túpac Amaru dejan muy en claro de qué lado de la oposición "civilización o barbarie" estaba cada uno.

    Nada de espejítos de colores

    [​IMG]

    Pese al relato interesado que nos quiere hacer creer que los habitantes originarios de estas tierras recibieron en todas parles a los invasores como dioses y se entregaron como corderos en el matadero, el viejo imperio incaico, al igual que gran parte del continente, resistió heroicamente el despojo y el genocidio.

    El primer intento de resistencia nació con la llegada de Pízarro en 1536 y fue encabezado por el hermano de Atahualpa, Manco Inca, en quienes los españoles habían puesto sus expectativas para que les facihtara el saqueo de aquellas ricas tierras.

    En abril del año 1536 Manco partió del Cuzco con la excusa de ir a buscar unas estatuas de tamaño humano para Hernando Pizarro, que gustoso dio el consentimiento. Manco también dijo que realizaría una cacería (el gran "chaco" o caza ceremonial de vicuñas), aunque lo que pretendía era realizarlos rituales previos a un enfrentamiento militar.

    Pocos días después los invasores se enteraron de que contingentes indígenas se habían concentrado en Yucay y enviaron soldados armados en su búsqueda, pero el intento fue desbaratado por los nativos. Por ese entonces, las tropas de Manco sumaban unos 10.000 hombres, sin contar a las mujeres, que, según el uso indígena, acompañaban a los combatientes.

    Tras arduos preparativos. Manco cercó la ciudad de Cuzco. Años más tarde, se recordaría el pavor que sufrieron los españoles sitiados, al verse rodeados por tal cantidad de hombres que permanentemente levantaban un gran vocerío y en las noches encendían fogatas que marcaban el cerco de la ciudad.

    Para evitar que Francisco Pizarro enviase refuerzos que rompieran desde afuera el cerco del Cuzco, Manco había coordinado también un ataque a Lima. Por su parte, Francisco Pizarro había decidido enviar una expedición al Cuzco a las órdenes de Gonzalo de Tapia, por la ruta de Pisco, En el ascenso anterior a Vílcashuaman, se toparon con las fuerzas del Inca cerca del río Pampas, donde se libró una sangrienta batalla que terminó con la derrota total de los españoles.Las tropas nativas siguieron su camino y arribaron a Parcos (Huancavélica), donde se las vieron con un nuevo contingente de españoles que trataban de avanzar hasta el Cuzco. Una tercera expedición enviada desde Lima por vía de Jauja fue sorprendida en Angoyacu, donde murió su jefe, Juan Morgovejo de Quiñones. La ruta del Mantaro quedó despejada para los naturales a través de otros dos combates:Jauja y Pariacaca.

    El 5 de setiembre de 1536 el ejército inca, a las órdenes de Quizo Yupanqui, llegó a las puertas de Lima y sostuvo varios duros encuentros con los españoles en Mama, Cañete, Mala, Chancay y Ate. Un contingente al mando de Pedro de Lerma intentó detenerlos en las inmediaciones de Puruchuco, pero los atacantes llegaron a instalarse en los cerros que rodeaban a la ciudad de los reyes y comenzaron a bajar para completar el ataque. Quizo Yupanqui había sido derrotado en Pachacámac por Alonso de Alvarado y, con el estratégico apoyo de tropas indígenas de diversos lugares,los españoles consiguieron la victoria final en Lima. Quizo Yupanqui y Cusí Rímac, los principales jefes de la ofensiva indígena, perecieron.

    [​IMG]

    En el Cuzco, el cerco a la ciudad terminó tras nueve meses,cuando retornaron las tropas de Almagro procedentes de Chile.

    Manco decidió trasladarse con su pueblo a la zona de Vikabamba, donde instalaría, con capital en la imponente ciudad sagrada de Machu Picchu, el Estado neoinca, que iba a perdurar hasta 1572. Ahí se restableció el antiguo ceremonial de la religión inca, con el rechazo de todo tipo de elemento cristiano.

    Manco fue sucedido por su hijo, Sayrí Ttipac, y su hermanastro, Titu CUSÍ, que hacia 1560 dominaba un extenso territorio.Ambos habrían de continuar la resistencia contra los españoles, hasta la muerte de Titu Cusi,en 1571, cuando nombró sucesor al hijo legítimo de Manco Inca, Túpac Amaru, que sería finalmente apresado y decapitado por los españoles. Así se puso fin a casi treinta y seis años de un Estado neoinca que mantuvo en jaque a los invasores y que atrajo a miles de indios fugitivos de minas y obrajes. Por aquellos años también se produjo el movimiento del Taki Ongoy, que en lengua quechua significa "canto o danza de la enfermedad". Fue un movimiento netamente mílenarista, "rabiosamente anticatólico y antihispano".

    Sus líderes, Juan Chocne, y las indias Santa María y Santa María Magdalena, propugnaron el rechazo del uso de las ropas españolas o cualquier elemento de índole hispana, incluso los nombres. Denunciaban a la Iglesia y al gobierno virreinal como los principales responsables de las condiciones de sometimiento de los indios. Anunciaban un diluvio inminente que acabaría con todos los españoles. Su tradición indicaba que el imperio había estado precedido por cuatro épocas o soles, de mil años cada una, por lo que justo en el año del estallido del movimiento, 1565, sucumbía la ultima luna, lo que originaría una nueva humanidad.
     
    Última edición: 27 Ene 2011
    A ElToroBravo y TurKo Kapak les gustó este mensaje.