La manipulación en los medios de comunicación

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por Linuxis, 22 Oct 2008.





  1. Linuxis

    Linuxis Miembro maestro

    Registro:
    6 Nov 2007
    Mensajes:
    850
    Likes:
    23




    EJEMPLOS






    Unos ejemplos nos ayudarán a comprender la influencia manipulativa de los medios de comunicación:
    • Una empresa de publicidad decide promocionar un automóvil, y en el anuncio le pide al público que no se deprima si aún no ha adquirido ese modelo anunciado. En el fondo se puede observar un interés oculto y manipulador en este anuncio: se quiere señalar que el no tener ese automóvil puede ser causa de una depresión, o que si no lo tienes o no lo puedes adquirir, tienes motivos para estar deprimido. Pero podemos preguntarnos: después de ver el anuncio, cuántas personas se sienten deprimidas por no tener uno de esos automóviles?
    • En cuántas películas podemos ver la siguiente escena o similar!: el protagonista entra en un establecimiento donde le atiende una chica monísima. El flechazo es instantáneo. - A qué hora sales? Te apetece tomar una copa? Ni que decir tiene que la escena acaba en sexo.
    Es esto manipulación? Se trata de un flechazo que es irreal; apenas se da en la vida real, pero se nos presenta como algo generalizado. El espectador ve estimulada su fantasía y eso le anima a seguir viendo la película o a decir al terminar que le ha gustado. Si una película es un poco floja, un par de escenas de sexo la arreglan un poco.






    Y este es precisamente uno de los efectos más nocivos de los medios de comunicación audiovisuales: se llega a confundir la realidad con la fantasía: como esa escena es tan buena, tan fascinante... se llega a pensar que es real. Todos hemos leído con incredulidad noticias del siguiente tipo: una persona que después de ver Superman se lanzó desde la ventana de un 7 piso.
    • "Pues yo vi una vez una película y se decía que esto fue de otro modo". Las cosas son verdad, no porque lo diga el profesor o porque salga en los libros, sino porque lo dice la tele.
    Ese confundir la realidad con la fantasía tiene graves consecuencias: como la película acaba siempre bien se piensa que si se actúa como en la película se acabará bien, feliz, satisfecho. Un espectador desprevenido no nota esta diferencia: su capacidad de enjuiciar es adormilada por la excesiva repetición de imágenes. El público tolera lo que la Televisión presenta como normal. Se aceptan los actos violentos, las infidelidades, las venganzas, las mentiras, que en la trama de la película quedan justificadas por la bondad del fin perseguido por el héroe. Pero la película siempre acaba bien y nunca aparecen los efectos secundarios de las acciones.






    Algunas noticias asombrosas han llenado las páginas de los periódicos recientemente: en el Reino Unido un niño asesinó salvajemente a otro; casualmente era un adicto a las películas de terror y en especial le gustaban las del muñeco diabólico. Hace pocos meses tres niñas se escaparon de sus casas: querían correr `una aventura'. Casualmente la semana anterior, una protagonista de `Sensación de vivir' se había escapado con su novio para `correr una aventura' y castigar el mal humor de su represor padre que no acaba de entender que a las adolescentes les guste eso de fugarse con su novio.
    • Es necesario desarrollar el juicio crítico ante los medios de comunicación para no verse atrapados, manipulados, por ellos. Los anuncios publicitarios, los informativos, las producciones cinematográficas son, en el fondo, simples medios que disponen algunas personas concretas de manifestar sus peculiares puntos de vista. Por principio hay que dudar de ellos, contrastar esa información con la vida misma, con otros datos, comprobarlo uno mismo, antes de creerlo por el mero hecho de que ha salido en la Televisión o en el cine.
    Hay que desengañarse y aplicar el juicio crítico a los medios de comunicación. Así comprobarás por ti mismo que aunque te compres un Citroen XM, Señor de la carretera, tienes que seguir respetando las leyes de tráfico; comprobarás que las noticias del informativo del gobierno son distintas, contrarias, de las que aparecen en el periódico de la oposición; comprobarás también que la chica del supermercado a la que has preguntado si quiere tomar una copa a la salida del trabajo (te ha costado horrores y sudores el decírselo) te ha respondido con la más absoluta indiferencia que está casada, con dos hijos, y que pasa absolutamente de ti.


    CÓMO CONTRARRESTAR LA MANIPULACIÓN
    Es evidente que una información clara de las notas distintivas y de los efectos reductores de la manipulación puede contrarrestar esos mismos efectos. Casi nadie quiere ser engañado y menos en asuntos que afectan gravemente a su desarrollo personal.
    Por eso, saber que la manipulación -especialmente, la del sexo y la de los valores- se caracteriza por: ser antimejora; utilizar la ambigüedad o la mentira; apoyarse en las tendencias humanas de nivel inferior y en las situaciones de descontento; ejercer la tiranía en diferentes modalidades solapadas, y fomentar la incongruencia en la conducta de los manipulados, puede ser suficiente para reaccionar de algún modo, al menos procurando evitar esta influencia ambiental negativa.
    En la práctica, esta información no basta, porque a la claridad debe añadirse la fortaleza. Es necesario -para contrarrestar tan graves influencias- una profunda acción educativa, centrada en el desarrollo de las más importantes capacidades humanas y en la superación de las principales limitaciones del ser humano.
    Por tanto, la educación adquiere una significación nueva. No puede considerarse, como tantas veces se ha hecho, exclusiva de la edad infantil ni reducirse a cuestiones periféricas. A nivel humano, la educación es el arma de que disponemos para contrarrestar influencias ambientales que, intencionalmente, fomentan la autodestrucción del hombre.
     
    A Aradiah le gustó este mensaje.