La crisis que nos amenaza y el Premio Nobel de Economía

Publicado en 'Economía y Finanzas' por Belial, 16 Oct 2008.





  1. Belial

    Belial Suspendido

    Registro:
    23 Ene 2008
    Mensajes:
    2,110
    Likes:
    69




    Este articulo es una reflexion sobre los efectos negativos de una liberalizacion economica desmedida y muestra de q la inflacion tiene varios tipos y diferentes causas, asi como la relacion directa entre tipo de cambio e inflacion y bueno ademas q nos hace ver q esta crisis va a durar bastante tiempo..

    --------
    Como es ya conocido, Paul Krugman recibió el Premio Nobel en Economía este año. La Academia sueca ha premiado, principalmente, sus aportes al desarrollo del área conocida como Economía Internacional y su enorme contribución al desarrollo de lo que se conoce como Geografía Económica, así como su enorme capacidad para formular modelos matemáticos relativamente simples, para analizar problemas económicos complejos.
    Sin embargo, la Academia sueca también reconoce su contribución al análisis de la economía monetaria internacional. En esta línea de aportes se encuentran sus trabajos sobre la balanza de pagos y sobre el tipo de cambio, pero también su análisis de la crisis asiática a fines de los 1990’s y de la deflación japonesa, así como su análisis de la reciente crisis financiera internacional. Por su actualidad, empezamos analizando su más reciente contribución.
    ¿Qué dijo Krugman sobre la actual crisis financiera mundial, iniciada en EEUU? En primer lugar, condenó a la "ortodoxia republicana" que durante los últimos 30 años ha logrado reducir el rol del Estado y que redujo los impuestos para los más ricos con el argumento que eso haría crecer a la economía. Esas medidas debilitaron a la economía de EEUU y, la historia de que menos impuestos significa más empleos no resultó cierta ("Tax cuts didn´t work"). De igual modo, la desregulación financiera, impulsada por el senador conservador Phil Gramm es, seguramente, la responsable principal de la crisis mundial que vivimos.
    Desatada la crisis, cuando los bancos de inversión (para los que no existía ninguna forma de regulación) empezaron a quebrar y necesitaban ser salvadas por el Estado, Krugman escribió que si las instituciones necesitan ser rescatadas tal como lo son los bancos comerciales, entonces, deben ser reguladas como ellos ("if institutions need to be rescued like banks, they should be regulated like banks").
    Cuando la crisis se agravó y la Fed decidió comprar las llamadas "acciones basura" que poseían los bancos, Krugman rechazó esa medida afirmando que si el gobierno proveía de capital a los bancos y financieras, debería pedir a cambio una participación en la propiedad de esas empresas de modo que no se beneficien los responsables de la crisis de esas instituciones ("if the government is going to provide capital to financial firms, it should get what people who provide capital are entitled to — a share in ownership, so that all the gains if the rescue plan works don’t go to the people who made the mess in the first place"). Esto nos recuerda, dolorosamente, el salvataje que en Perú se hizo de los bancos Latino y Wiesse en el que ganaron los dueños que quebraron los bancos y perdió el Estado
    Con respecto al resto de su actividad académica, hay un trabajo que quisiera recordar, pues es relevante a la luz de la crisis que tenemos a la vista.
    Este es Un modelo de Crisis de Balanza de Pagos (1) . En él, el autor modela la situación en la que un gobierno trata de evitar la devaluación del tipo de cambio (en países en desarrollo esto ocurre, generalmente, porque se quiere evitar sus efectos sobre la inflación), y va gastando sus reservas en ese intento hasta que, dentro de un comportamiento totalmente racional, ocurre un súbito ataque especulativo que termina forzando una devaluación traumática. Al respecto, habría que recordar que, en los últimos 40 días, el BCRP, para evitar los efectos de la devaluación sobre la inflación, ha vendido 4,000 millones de dólares, pero el tipo de cambio, parafraseando a Vallejo, ¡ay! siguió subiendo.

    José Oscátegui
    Prof. Del dpto de economía de la PUCP

    Fuente: Actualidad Economica - La Republica
     


  2. limeño

    limeño Miembro frecuente

    Registro:
    31 Ago 2007
    Mensajes:
    130
    Likes:
    0
    El ex presidente de la FED Alan Greenspan acusado de haber permitido que se desarrollara la burbuja inmobiliaria que provoco la crisis financiera según sus propios comentarios estaba seguro de que los mercados libres y competitivos eran la mejor manera de organizar la economía, probaron la regulación, ninguna funciono realmente, por estas declaraciones fue confrontado el día de hoy por el comité de control gubernamental de la cámara de representantes.
     
  3. limeño

    limeño Miembro frecuente

    Registro:
    31 Ago 2007
    Mensajes:
    130
    Likes:
    0
    Ni China ni sus vecinos están para tirar del carro mundial: la angustia financiera llega a Asia

    Juan Pablo Cardenal | 8:30 - 27/10/2008


    [​IMG]

    El virus de la crisis financiera se propaga y ataca ahora a las economías emergentes que, hasta hace poco, no sólo parecían inmunes, sino que estaban llamadas a tirar del carro de la economía mundial ahora que Europa y Estados Unidos están metidos de lleno en las actuales turbulencias.

    Este mismo mes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó en sus previsiones que los países desarrollados apenas crecerán durante el próximo año, al contrario que los países emergentes, que lo harán a un ritmo sobresaliente dadas las circunstancias: más de un 6%.
    Pero la magnitud de la tormenta ha destapado ya la vulnerabilidad de varias de las pujantes economías emergentes, después de que los coletazos financieros hayan empezado a castigarlas de una punta a otra del planeta. "Los mercados emergentes empiezan a ser un desastre. Hay ahora cerca de doce de ellos que se encuentran en graves problemas financieros", declaró la semana pasada el profesor de la Universidad de Nueva York, Nouriel Roubini, que fue el primer gurú en predecir la crisis.
    Varios países asiáticos figuran entre los que han transmitido síntomas de debilidad en las últimas fechas. La crisis se siente en Asia en distintos frentes, pese a que los analistas admiten mayormente que las grandes reservas de divisas que atesoran y las lecciones de la crisis asiática de 1997-98, los colocan en una posición más sólida.
    Pero ello no significa que no estén afectados. Indirectamente, la caída de la demanda en Europa y Estados Unidos, unido a una recesión que parece inevitable, tiene ya un claro impacto para los emergentes asiáticos: el frenazo en seco de sus exportaciones a aquellos mercados. Y eso es dramático para unas economías, incluida la japonesa, que tienen en la exportación uno de sus pilares más importantes, sino el que más. China encarna perfectamente este modelo: se supone que sus bancos están básicamente limpios, sus reservas alcanzan los 1,9 billones de dólares y su crecimiento se ralentizará drásticamente en 2009? aunque seguirá a un envidiable ritmo del 8%.
    El ejemplo de Cantón

    Sin embargo, su sector exportador, especialmente el de la manufactura que requiere mano de obra intensiva, está siendo duramente castigado. Después de dos años de incrementos de costes laborales y de la apreciación del yuan, la crisis financiera ha supuesto la puntilla definitiva para muchas empresas de Cantón, cuna de la llamada fábrica del mundo. El impacto es doble: por un lado, la caída de pedidos internacionales; por otro, las crecientes restricciones en la concesión de crédito, tanto en China como en Hong Kong. "El tsunami financiero ha hecho restringir severamente las condiciones de crédito a los bancos de Hong Kong. Muchas empresas tienen problemas de liquidez", señaló la Federación Industrial de la ex-colonia.
    Así que los cadáveres han empezado a aparecer. Unas 70.000 empresas exportadoras de Cantón han ido a la bancarrota desde principios de año, reconoce el Gobierno. Entre ellas, la mitad de las compañías del sector juguetero, incluida Smart Union Group, proveedor principal de Mattel y otros gigantes jugueteros. En los 10 últimos días, cinco grandes empresas de los sectores textil, juguetero y eléctrico han tenido que cerrar, arrastrando al paro a decenas de miles de personas. El desastre continuará. "Miles de fábricas más cerrarán en 2009 porque las restricciones crediticias han creado un grave problema de cash flow a las empresas", pronostica Chan Cheung-yau, de la Asociación de Productores chinos de Juguetes.
    Al tiempo, como otros países emergentes, China se está viendo también impactada por el desplome de los precios de las materias primas, las cuales han servido para insuflar oxígeno a sus balanzas comerciales. Por su parte, la India, país que tradicionalmente se intuía desacoplado de las economías desarrolladas en virtud de la fortaleza de su mercado interior, está padeciendo en términos similares al sufrimiento chino. Esto es, se hunden sus exportaciones y se ralentiza el crecimiento hasta una previsión del 6% el próximo año, tras cuatro años consecutivos de alzas del 9% de media. Además, la Bolsa de Bombay pierde más del 58% desde enero y la rupia sufre una depreciación histórica frente al dólar.
    Con todo, de entre los emergentes asiáticos quien más se ha acercado al abismo es Corea del Sur. Y no sólo porque la riqueza de la cuarta economía de Asia depende directamente de las exportaciones. Paradójicamente, la apertura al capital foráneo está suponiendo su estrangulamiento financiero, reavivando los fantasmas de la crisis asiática de los 90. La sangría en los mercados bursátiles durante este octubre rojo y meses anteriores y, por consiguiente, la necesidad de los inversores extranjeros de cubrir sus posiciones, ha estimulado también en Corea del Sur la huida masiva del capital extranjero, llevando a la divisa surcoreana -el won- al borde del colapso y amenazando la liquidez en el sistema financiero del tigre asiático.
    Por si fuera poco, el colchón de las reservas de divisas de Corea del Sur, siendo importante, no es tan amplio como en otros países vecinos: se sitúa en los 240.000 millones de dólares. Por todo ello, el Gobierno de Seúl se vio en la urgente necesidad de salir al rescate e inyectó, la pasada semana, 130.000 millones de dólares en el sistema. Con todo, la amenaza del colapso no se ha disipado en absoluto.