La conquista de las tierras del Sur por los Incas

Publicado en 'Historia y Cultura Peruana' por Nirak, 13 Set 2007.





  1. Nirak

    Nirak Suspendido

    Registro:
    13 Set 2007
    Mensajes:
    49
    Likes:
    0




    La conquista incaica de Chile en el siglo XV, dirigida por el Inca Tupac Yupanqui, sucesor de Pachacutec, introdujo grandes cambios en el régimen social y cultural de los pueblos agro-alfareros chilenos.

    Los incas respetaron al principio algunos derechos y costumbres de los pueblos sometidos, en particular la propiedad común del ayllu (conjunto de familias emparentadas) que era la célula económica que conservaba el sentido igualitario, donde la explotación era colectiva y las aguas, tierras, pastos y bosques de propiedad comunal. Los miembros del ayllu se vieron obligados a pagar tributo y a reconocer al Inca como "hijo del Sol", pero no perdieron la propiedad colectiva de la tierra. Los incas cobraban tributos, esencialmente en oro, planificaban y fiscalizaban la construcción de canales, andenes y terrazas para el riego.

    Posteriormente los incas modificaron el ayllu en los territorios conquistados, imponiendo el cambio de poblaciones (mitimaes) y mezclando los ayllus. Los mitimaes eran grupos de colonizadores que los Incas trasladaban a las regiones conquistadas. Por ejemplo los mitimaes que se trasladaron al valle central de chile provenían de Arequipa, cerca del río Chile, lugar que habría dado el nombre al pais.

    Con el fin de cobrar los tributos y mantener la cohesión de su vasto imperio, los incas organizaron una forma embrionaria de Estado, a cargo de funcionarios especializados. A medida que fueron conquistando nuevos pueblos, los incas sustituyeron la autoridad del jefe del ayllu, que era elegido en asamblea, por la del "curaca", designado por el Inca, con lo cual se liquidaba el gobierno local en favor de la centralización administrativa. Los "curacas", representantes del Inca en los territorios conquistados como Chile, eran una especie de aristocracia Paralela que formaba parte del sistema jerárquico del Imperio, a cuya cabeza estaban los Incas y la nobleza de los "orejones", que constituían una casta militar, funcionaria y sacerdotal en desarrollo.

    Con el afianzamiento de estas capas sociales, el curacazgo, de permanente y vitalicio, se transformó en hereditario, consolidándose el régimen cerrado de casta. Con el establecimiento del curacazgo hereditario quedó liquidada la posibilidad a los jefes de los pueblos conquistados de ingresar a la casta dominante.Los rasgos autoritarios del imperio incaico han inducido a ciertos historiadores chilenos, como Jaime Eyzaguirre, a sostener que los incas organizaron una "sociedad estratificada que tuvo por base la eselavitud". En su comentado libro, Baudin pretendió demostrar que el incanato era una especie de "monarquía socialista", un socialismo estatal en beneficio de un pueblo élite. Lipschutz afirma que "el dominio político sirve a los incas de poderoso instrumento para el dominio económico en el marco de un régimen abiertamente señorial". En un libro anterior, el mismo autor habla enfatizado que "el mundo incaico es una sociedad netamente privilegiaria, comparable a la sociedad señorial o feudal europea aunque muy distinta de ella en algunos aspectos.