La condena a Alejandro Godoy

Publicado en 'Política' por Heraldoazul, 2 Nov 2010.





  1. Heraldoazul

    Heraldoazul Suspendido

    Registro:
    1 Oct 2010
    Mensajes:
    4,545
    Likes:
    2,966




    ¿El Derecho puede pronunciarse sobre las imputaciones realizadas por los Bloggers?

    Víctor Manuel Castillo Sánchez

    Imaginemos que se crea una página dedicada a injuriar y difamar a políticos opositores y posteriormente bloggers afines al gobierno o entidad se dedican a decir frases tales como “el cuestionable sujeto”, “el imputado de tales delitos”, “un rosario de acusaciones contra el sujeto”, y frases similares por el estilo y proceden a “linkear” la información cuestionable, intentando escudarse posteriormente en que ellos se han limitado a “reproducir” informaciones provenientes de otro medio. Para dichos efectos, el pleno ejercicio del derecho a que se publique la aclaración y rectificación respectiva es un derecho constitucionalmente garantizado.
    La situación señalada es un escenario posible, por lo cual debemos estar atentos a las posibles amenazas que se ejercen contra el derecho a la dignidad, honor y buena reputación desde el ciberspacio.
    Quiero compartir con ustedes algo que a estas alturas ya debiera estar firmemente asentado en la comunidad de bloggers: si bien es cierto que en Internet existe prácticamente la totalidad del conocimiento humano, no lo es menos que en dicho ámbito también hay de todo. Es decir, la abundancia de información disponible induce a muchos cibernautas a asumir que la referencia hallada (“googleada”) es la correcta, cuando –precisamente-, no es así. Si dudan de ello, investiguen acerca de la Wikipedia y muchos documentos de formato pdf que contienen inexactitudes.
    Pero, si bien es cierto que pueden hallarse inexactitudes en datos de índole académica o científica, no lo es menos que si voy a escribir de alguna persona -y más aun sabiendo que es una persona que ha sido objeto de múltiples cuestionamientos-, ello me debe inducir no a sumarme al coro, sino a desterrar el facilismo de reiterar algo sin que pueda sustentarlo mediante una actividad investigadora honesta. Si vamos a dar por hecho o como cierto a cualquier información residente en Internet, estamos renunciando a la capacidad crítica y honesta indagación que debe hacer todo aquel que se precie de llamarse a sí mismo investigador.
    El investigador a pesar de no inventar nada, precisamente por ello se encuentra en el deber de indagar la veracidad, razonabilidad y objetividad de los datos hallados, sino pregúntenle a los historiadores, arqueólogos y filólogos y en general a todo aquel que hace búsqueda de información en la labor intelectual.
    Por ejemplo, lo que sí me parece honesto y decente es que si yo voy a hacer un listado de los “escándalos”, lo que hago precisamente mediante el hipertexto, es construir algo, como si fuese un playgo informático, usando los links como herramientas ¿Acaso ello no puede generar responsabilidad alguna? ¿Estamos frente a una actividad que no debe generar consecuencia alguna? ¿La construcción de un hipertexto constituye per se, una actividad que debe quedar fuera de control judicial, tal como lo da a entender Marco Sifuentes? ¿Dicho ejercicio de la libertad de información y expresión, acaso no puede ser objeto de un uso abusivo, tal cual ocurre con otras actividades humanas?
    Ahora, considero que habiendo dejado en claro que el Derecho sí puede intervenir en el caso de un uso indebido de la libertad de expresión y del derecho a informar, también debemos reconocer que la sentencia generada ha sido un exceso, pues el único y verdadero justificativo es el que el blogger haya dicho del ciudadano Mufarech que es “una joya” y que tiene “tres perlas”.

    ----- mensaje añadido, 02-nov-2010 a las 08:47 -----

    Las dimensiones de la sentencia al Blogger de “Desde el Tercer Piso”

    No se puede tapar el sol con un dedo. La sentencia que condena a Alejandro Godoy es atroz por lo siguiente:

    - Decir joya y que uno tiene perlas, indudablemente tiene un sesgo peyorativo, pero no llega a incorporarse en el contenido constitucionalmente protegido del derecho al honor y buena reputación, no lesiona la dignidad ni mucho menos impide desenvolver libremente la vida de relación. En la medida en que no se está imputando al ciudadano Mufarech la comisión de ilícito alguno, no se entiende cómo o de qué manera se estaría lesionando el denominado bien jurídico “honor y buena reputación”.
    - Si lo que se pretendía era punibilizar la supuesta lesión al bien jurídico del ciudadano Mufarech, pues no se ha identificado con nitidez la conducta típica lesiva. Ello implica que a pesar que la conducta sería penalmente atípica, la magistrada ha intentado extender los alcances de la norma, en un sentido que la misma no justifica en modo alguno –por aplicación del principio de legalidad-. Si ello no se llama delito de prevaricato (es decir, decidir contra el sentido claro y expreso de la ley), francamente no sé cómo se le podría calificar.
    - La sentencia a todas luces es excesiva: Considero que dicha sentencia sí sería aplicable a quienes hacen basura televisiva y periodística, quienes son infinitamente mucho más nocivos, peligrosos y moralmente inmundos que el talentoso blogger condenado, quien en verdad no tiene nada de delincuente, ni de peligroso, ni de mala sangre. Realmente, la magistrada parece que ha tenido una actitud furibunda para con el blogger Alejandro Godoy.
     
    A Libertad le gustó este mensaje.