La adolescencia de los gobernados en el país

Publicado en 'Actualidad Nacional' por perúamazónico, 24 Jun 2009.





  1. perúamazónico

    perúamazónico Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2009
    Mensajes:
    5,251
    Likes:
    977





    Probablemente hasta hoy, todavía asistimos a una forma conceptual y significativa de hacer gobierno que por muchos lustros sólo significó quién decide, quién manda y quién obedece. Y aún no hemos madurado lo suficiente como sociedad en su conjunto, pero ahora llegamos a asistir a una etapa previa de nuestra adolescencia democrática, donde las demandas no son un capricho, ni las exigencias meras rebeldías. Sin embargo, papá gobierno todavía cree que somos unos niños y sólo le debemos obediencia. Los extremistas, los radicales, son una amenaza latente del “respeto a la autoridad”, concepto que le es imprescindible a su forma monolítica de creerse la forma de gobernar y la democracia.

    Ahora bien, ¿por qué tanto extremismo en este tránsito a la rebeldía?, ¿es un capricho hormonal de los gobernados?, ¿es acaso la sinrazón espontánea de individuos de pluma y lanza manipulables?, ¿a qué obedecen tanto extremismo de un lado y otro que puedan hacer temblar las bases de un sistema de gobierno?.

    Al margen de lo que el propio gobierno pueda creer de estos grupos declarados en rebeldía, es clarísimo que para que haya autoridad en el gobierno, ésta no se puede imponer, la autoridad hay que sabérsela ganar. El gobierno incumplió con la consulta constitucional a los pueblos amazónicos, luego dice haber “reconocido errores”, se derogó los D.L. 1090 y 1064 y sin embargo aún mantiene en vigencia siete Decretos Legislativos igualmente inconsultos y por tanto anticonstitucionales, ¿con qué autoridad puede pedir que haya respeto a su gestión y “democracia”?.

    A estas alturas, las formas monolíticas de hacer gobierno, aún se mantienen en el gobierno, y en el inconciente colectivo de un pueblo todavía inmaduro, que se las cree de arriba-abajo, que a la par sólo puede alcanzar las inequidades de un “diálogo” a beneficio de parte, a beneficio del gobierno, que sólo busca transar, negociar, y alargarla cuanto más pro-tempore, una demanda que a su tiempo se debió solucionar empezando por su derogatoria y a la vez asistiendo a una nueva plataforma auténtica y real de diálogo, dentro de la ley marco del convenio 169 de la OIT.

     


  2. Renatto Perú

    Renatto Perú Miembro de oro

    Registro:
    20 Set 2007
    Mensajes:
    7,342
    Likes:
    3,046
    Si pues, desgraciadamente hay “muchos” que creen que es el ESTADO quien los parió, y por lo tanto este tiene que darle absolutamente todo. Gracias al cielo, hay personas que no pierden el tiempo “reclamando”, y trabajan en vez de bloquear carreteras.
     
  3. perúamazónico

    perúamazónico Miembro de oro

    Registro:
    13 Jun 2009
    Mensajes:
    5,251
    Likes:
    977
    A lo largo de nuestra historia republicana siempre hubieron demandas que buscaban satisfacerse a través de un Estado paternalista o asistencialista. A la vez que los gobernantes siempre tomaron la voz cantante en las decisiones de Estado, muchas veces en temas tan delicados de nuestra soberanía como el regalo de nuestro trapecio amazónico (Leticia) por parte de Leguía al Gobierno Colombiano.

    Somos un país multiétnico, pluricultural.... de muchas naciones que conformamos una sóla nacionalidad, un sólo país. Las comunidades amazónicas exigen su derecho a ser consultados. Hay quienes sólo ven una polarización entre sus exigencias, el Estado y el Gobierno, cuando bien podrían significar todo lo contrario; es decir, entrar a una nueva etapa de hacer gobierno de manera más activa, participativa, consensuada, realmente democrática. Es probable, que bajo estas formas de hacer gobierno con las poblaciones directamente afectadas de cualquier decisión gubernamental, se propicie una mejor forma de desarrollo más integral a todo nivel, a satisfacción de todas las partes involucradas; el Estado peruano, el gobierno de turno,los empresarios,las mismas poblaciones.

    Ojalá estemos en un nivel de madurez necesario, en el que se pueda ver con perspectiva este tránsito de quien gobierna y nosotros los gobernados, en el que asistimos de una infancia larga de nuestra historia, a una adolescencia en la cual cunden muchos conflictos, que debiera servirnos más allá de las diferencias como una gran lección, empezando por alejar las soberbias y resentimientos, abocados únicamente en una visión de país.