Karl Raimund Popper

Publicado en 'Filosofía' por richardjt21, 23 Dic 2007.





  1. richardjt21

    richardjt21 Suspendido

    Registro:
    4 Ene 2007
    Mensajes:
    311
    Likes:
    1




    Esta es una pequeña reseña biografica de kar popper y su aporte al racionalismo y criticismo. Ademàs de el desarrollo de la libertad por medio de estas.

    ---

    Karl Raimund Popper nace en el seno de una familia de clase media judía el 28 de julio de 1902, en Viena. Estudia Filosofía, Matemáticas y Física, y hace público su primer trabajo sobre metodología científica a mediados de los años 30, tras haber cursado los estudios de Filosofía en la Universidad de Viena. Popper pertenece, pues, a la generación de los intelectuales europeos que vieron interrumpida su carrera por el incendio que asoló Europa en la tercera década del siglo XX; como ellos, incorporará con seriedad pero sin dramatismo esta experiencia a su vida intelectual.
    En 1934, cuando Hitler asume la Presidencia de Alemania, Popper publica La lógica de la investigación científica. En ella recoge el problema que, desde Aristóteles, ha preocupado a filósofos y científicos: ¿cómo fundamentar el conocimiento científico, por definición universal y necesario, en la experiencia empírica, por definición particular? Difícil explicación, que hacía embarrancar cualquier conclusión definitiva. En los últimos siglos la filosofía de la ciencia oscilaba entre sus extremos: Descartes lo confiaba todo a las leyes eternas de la razón, y Hume a las de la experiencia. Desde la universidad de la Viena Roja, Popper reflexiona sobre la cuestión y produce una obra desde entonces imprescindible.
    Mientras alumbraba élites intelectuales como nunca, una Europa esquizofrénica se lanzaba hacia el precipicio de la historia. Los positivistas y neopositivistas del Círculo de Viena dieron continuidad a la tradición empirista, haciendo filosofía en medio de la tormenta; la experiencia era el método de verificación de la ciencia. Popper fue amigo de varios de ellos, pero jamás fue positivista: ¿con qué legitimidad lógica –se preguntaba– puede fundamentarse una ley universal en un número siempre particular de experimentos? Poco duró la discusión: en 1936 Moritz Schlick es asesinado y el Círculo de Viena se disgrega. Rudolf Carnap, Carl Hempel, Alfred Tarski emigran apresuradamente, a Estados Unidos, Inglaterra. Popper lo hará en 1937, a Nueva Zelanda. Demasiado lejos. ¿Hasta qué punto influirá en su obra, quedar tan apartado de sus compañeros y de los liberales nacidos, como él, en los albores del siglo? En los antípodas dará clases en la Universidad de Canterbury. Y comenzará a dar forma a La sociedad abierta y sus enemigos, cerrada defensa de las democracias ante las ideologías totalitarias y referente del liberalismo de postguerra.
    Hoy, la conexión entre La sociedad abierta y el nazismo se ha convertido en un lugar común. Pero, ¡cuidado!, no son las mentiras nazis lo que abren los ojos de Popper ante el totalitarismo, sino las mentiras comunistas, que, como joven pacifista vienés, conoció de primera mano. Popper no se revuelve contra el irracionalismo y la violencia pura que desgarran Europa bajo el dominio alemán, sino contra el sistema que, en nombre de la humanidad y el progreso, comete los mismos crímenes... en nombre del proletariado. No es la revolución parda de 1933 lo que motiva la obra de Popper; es la roja de 1917.

    [...]

    Si esto es así, el criticismo de Popper y su defensa de la sociedad abierta no son fines en sí mismos, sino medios que reflejan la creencia de aquél en una determinada concepción del ser humano. "Es, en lo fundamental, una actitud que he tratado de formular (tal vez por primera vez en 1932): quizá yo esté equivocado y tú en lo cierto, quizá con un esfuerzo a la verdad nos acerquemos. [Esto constituye] una confesión de fe; fe en la paz, en la humanidad, en la tolerancia, en la modestia, en el esfuerzo por aprender de nuestros propios errores; y en las posibilidades del análisis crítico. Era un llamamiento a la razón".
    Esta frase de Popper constituye todo un programa humano, más allá del simple criticismo. Se trata de una serie de principios sobre los que descansa la sociedad abierta, que ya no es un fin, sino un medio para garantizar una actitud y una vida humanas. Así, no resulta difícil observar, en la era del yihadismo y la Educación para la Ciudadanía, que la defensa de la sociedad abierta se remite a unos principios que la trascienden. Veremos si intelectuales y políticos están a la altura del desafío o, por el contrario, damos en la apología de una nueva remesa de falsos profetas.

    --

    fuente: http://www.liberalismo.org/articulo/414/

    rjtt
     


  2. uckerboy

    uckerboy Miembro nuevo

    Registro:
    12 Nov 2008
    Mensajes:
    22
    Likes:
    9
    Un grande del pensamiento universal.. Karl Popper.