¿Impuestos o ahorros?... Ahorros

Publicado en 'Actualidad Nacional' por richardjt21, 21 Feb 2007.





  1. richardjt21

    richardjt21 Suspendido

    Registro:
    4 Ene 2007
    Mensajes:
    311
    Likes:
    1




    Ambas vertientes del espectro político coinciden en discutir –hoy en día- un tema central: el gasto público. Desde distintas aceras, pero en la misma vía. Por un lado, los socialistas argumentan sobre el gasto público y los problemas que genera el SNIP hacia el mismo. Para ellos, el gasto público debe mejorarse léase, inflarse- y debe ser ágil léase, manipulable-. Sobre lo primero, que debe mejorarse, es un tema que ya se cae de maduro a nivel internacional: más gasto implica mayores impuestos, y mayores impuestos implican menores ahorros, y menores ahorros implican menor inversión, menores salarios, menor tasa de capitalización…en resumen: mayor pobreza. Sobre lo segundo, que sean ágiles, solo queda una palabra por decir: corrupción.
    Los liberales, en la otra orilla, articulan desenfadadamente sobre cómo reorientar el gasto, cómo trabarlo, las ventajas del SNIP, y otras proposiciones que –a mi modo de ver- yerran en lo primordial. Hablar de gasto público –bueno o malo, no interesa- sin hablar de la fuente de los mismos, es una grosería malsana. Es caer en el juego de los estatistas e intervencionistas. Aclaremos el cuadro.
    El estado recibe ingresos de fuentes privadas –personas naturales y jurídicas- o de empresas del estado –expropiadas a privados o formadas con los ingresos provenientes de los mismos- por lo que no existe, técnicamente, ingresos “públicos”. Existe, una vez más, ingresos que provienen de fuentes privadas o ahora-estatales, que se convierten en fondos “públicos”. Es decir, de todos. Y así nomás, como si la cosa fuese sencilla, borran de un plumazo dos hechos importantes: que el estado expropia a unos para favorecer a otros –subsidio cruzado vía impuestos progresivos- y que los fondos expropiados generan un daño en la capacidad de crear riqueza para el grupo expropiado en cuestión. Los impuestos, que son la fuente principal de ingresos del estado, restan capacidad de ahorro; menos ahorro…ya saben ustedes.
    Entonces, llegamos a plantear una cuestión: ¿Cuál debe ser el objetivo del estado? ¿Debe ser omnisciente, todopoderoso, y otras categorías de tipo teísta, más que político? ¿O, por el contrario, debe permitir a las personas que opten por sus planes de vida y, entonces, brindar los mecanismos para que ello se cumpla (seguridad, administración de justicia)? Si la respuesta es hacia mayor estado, entonces vamos por el camino de Cuba, Venezuela, Bolivia, y sus pares ideológicos. Si, por el contrario, optamos por desterrar de nuestra mente la malsana idea que el estado lo puede todo, lo sabe todo, y por ende, lo arregla todo (cosa que ha probado fehacientemente NO hacer), entonces optamos por emular a Irlanda, Australia, Taiwán, y otros casos mini-estatistas.
    No hablemos de gasto público; hablemos de menos impuestos, de mayores ahorros, y de mayor inversión.

    INSTITUTO ACCION